Operación E: ¿polémica o irrelevante?

(Tiempo estimado: 6 - 11 minutos)

Francisco Bermúdez

En medio de tutelas, intereses económicos en juego, procuradores y jueces, por fin tuvimos el parto de los montes: la famosa película resultó ser una historia simplista aunque técnicamente aceptable.

Personaje secundario 

Después de ver la fastuosa entrega de los premios Oscar y de asistir a la exhibición de algunas de los filmes galardonados, me provocó ir a mirar Operación E. Tengo sentimientos encontrados frente a esta producción: uno bueno y uno malo. El bueno es la sensación artística que me dejó, el malo es el interrogante sobre la utilidad de la historia narrada.

 

Francisco Bermudez Operacion E cartel
Dirigida por el franco–español Miguel Courtois-Paternina, Operación E narra los sucesos en torno al nacimiento del hijo de la exsecuestrada Clara Rojas
Cartel de la pélicula.

Dirigida por el franco–español Miguel Courtois-Paternina, Operación E narra los sucesos en torno al nacimiento del hijo de la exsecuestrada Clara Rojas; de cómo las FARC entregaron el niño a un campesino de nombre José Crisanto Gómez, y del proceso de liberación de su madre, todo desde el punto de vista de Gómez. La producción colombo–española es impecable, los protagonistas son los actores Luis Tosar y Martina García. No tengo reparos frente a la cinta, desde un punto de vista cinematográfico, aunque en realidad me hubiera gustado ver un enfoque diferente de la historia

La película no entra en las intimidades de la concepción del niño ni del secuestro de Clara Rojas, simplemente describe el drama de este campesino colombiano al que las FARC encomiendan la misión de cuidar a Emmanuel.  Ya sé, muchos dirán que hay detalles íntimos que hubiera sido interesante conocer — sobre todo la identidad del padre de Emmanuel y demás circunstancias del embarazo — que a mí no me interesan para nada y sólo le conciernen a Clara Rojas.

No, eso no fue lo que me incomodó de la historia.  Lo que sí me produjo cierta desilusión fue el enfoque de la cinta: centrado únicamente en el drama del campesino colombiano José Crisanto Gómez. Artísticamente hubiera sido más enriquecedor abrir otros frentes narrativos: ¿por qué no se tuvo en cuenta el punto de vista de Clara Rojas? ¿Qué ocurrió con el gobierno colombiano? ¿Qué pensaban los secuestradores?  Los guionistas de la película tomaron la decisión y el riesgo de acumular la tensión narrativa en el personaje de Gómez.

Publicidad gratuita

Adicionalmente, la película ha sido objeto de una polémica derivada de una acción de tutela que interpuso Clara Rojas contra sus productores. La señora Rojas alegó que los derechos de su hijo se estarían vulnerando con la exhibición de la cinta, y que sería prudente que la película sólo se diera a conocer públicamente cuando Emmanuel hubiera alcanzado la mayoría de edad. La acción de tutela fue negada: el juez que conoció del caso no encontró motivos para determinar la vulneración de los derechos del hijo de Rojas.

 

Francisco Bermudez Operacion E Clara
La película ha sido objeto de una polémica derivada de una acción de tutela que interpuso Clara Rojas contra sus productores. 
Foto:  la exsecuestrada de las FARC Clara Rojas. EFE/Archivo

La Procuraduría, en cabeza de Ilva Myriam Hoyos, impugnó el fallo de acción de tutela alegando que efectivamente se estaba causando un daño psicológico al menor, y que por  tanto debería decretarse una compensación económica a título de indemnización. El juez de primera instancia sentenció que a la sociedad no se le podía privar de ver la cinta. En este sentido, no se encontró una vulneración o un inminente peligro de vulneración de los derechos del hijo de Clara Rojas.

En mi humilde concepto – como abogado – pienso que la película es excesivamente cuidadosa sobre este punto, que está aferrada a unos hechos inocultables y de dominio público que tarde o temprano el hijo de Clara Rojas conocerá en profundidad. Sí hubiera sido una vulneración a los derechos de Emmanuel presentar datos alejados de la realidad o presentar detalles que sólo atañen a la vida íntima del niño y de su madre.

Desafortunadamente, la historia de este menor es un hecho público que no sólo conoció la opinión colombiana, sino la del mundo entero, ya que la liberación de Clara Rojas fue noticia global. Por lo tanto, describir en una película lo que ya conocen todas las personas resulta prácticamente inofensivo.  En todo caso, no ilegal.

Obviamente la demanda contra la película ha despertado una excesiva curiosidad por verla: como sucede con todos los libros y películas demandados, el escándalo ha servido de publicidad gratuita a la cinta.

Esto me recuerda la polémica que surgió entre los realizadores de El código da Vinci y la Iglesia Católica, que acabó por convertir al libro en un bestseller y al filme en uno de los más taquilleros de la temporada. Esto podría suceder con Operación E: apenas ha sido exhibida en un par de festivales de cine.

Guión simplista, buena producción

Desde un punto de vista artístico, la cinta está técnicamente bien elaborada y las actuaciones son convincentes, aun si para el papel protagónico se escogió a un actor español con poca pinta de humilde colono de las selvas del Guaviare. Sin embargo, tenemos que reconocer que su acento se neutralizó un poco y que la caracterización de Tosar es aceptable. Martina García es una bella actriz colombiana que ha participado en telenovelas nacionales y que en los últimos años ha estado presente en producciones españolas con bastante fortuna. Encarna el rol de la esposa de Crisanto.

El guión gira en torno a dos momentos cruciales en el drama real de un campesino colombiano, quien —  bajo amenazas de la guerrilla — debe hacerse cargo de cuidar al hijo de Clara Rojas:

  • Cuando decide entregarlo al Instituto Colombiano de Bienestar Familiar (ICBF) ante los graves problemas de salud del niño.
  • Posteriormente, cuando las FARC exigen que Crisanto devuelva a Emmanuel, pues se han comprometido a liberarlo junto con su madre, en el ahí sí cinematográfico operativo que todos atestiguamos, sin saberse a ciencia cierta hace qué punto fue otra puesta en escena.
Me parece que el guión falla por simplista, ya que, por lo menos en Colombia, todos sabemos lo ocurrido. Si bien la historia de Crisanto Gómez estuvo rodeada de una nebulosa mediática y de sentimentalismo farandulero, el final es suficientemente conocido por la opinión pública nacional e internacional.

Un giro desconocido, un suspenso imprevisible, le hubieran dado mayor tensión narrativa a la película. Tal vez,  analizar en paralelo varios puntos de vista e introducir cierta libertad narrativa — sin caer en la mentira — le hubieran dado mayor dramatismo a la historia.

Alguien podría alegar: ¿pero si todos sabemos lo que ocurrió al final, cómo se le podría introducir suspenso a una historia previsible? La respuesta es muy sencilla: ubicando personajes ficticios dentro de una historia cierta.

La fórmula ya se ha aplicado en cintas exitosas como Titanic de James Cameron, por ejemplo. Todos sabemos que al final el barco se hunde, era previsible, pero lo que no sabíamos era el final de la historia ficticia de los personajes que encarnaron Leonardo DiCaprio y Kate Winslet.

¿Denunciar  o conmover?

El lado ético de la película es un asunto más controvertible. Colombia vive una penosa realidad desde hace varios años: la realidad de la guerra. Una guerra que ha dejado miles de víctimas; las heridas están todavía abiertas, gente real ha muerto, personas de carne y grueso han sufrido con esta pesadilla.

 

Francisco Bermudez Operacion E familia
Operación E muestra al parecer fielmente unos hechos que ocurrieron. 
Foto:
 http://www.tusemanario.com

¿Es ético mostrar tal drama en el cine? ¿Es útil? Yo respondería que eso depende del enfoque. Mostrar violencia por el simple hecho de hacerlo es poco ético, e inútil, por no decir nocivo. La realidad de Colombia en este aspecto es dolorosa, y las víctimas de esta violencia sólo claman que se le ponga fin al infierno que nos ha tocado vivir a todos los colombianos.

Pero una representación creíble de la realidad puede servir para crear conciencia sobre un problema, para que la gente tome decisiones, para que se despierte, o para que las personas salgan de sus pequeños mundos y se incorporen a la sociedad. En este sentido, retratar el drama de la guerra colombiana resulta útil.

Operación E muestra al parecer fielmente unos hechos que ocurrieron. No da una opinión sobre esos hechos, aunque al concluir la película el resultado es evidente: en esta guerra sólo hay víctimas: el campesino Crisanto es otra de las muchas víctimas de la guerra colombiana.  El niño Emmanuel y su madre también son víctimas, un retrato conocido, ya lo sabemos.

Allí falló el arte para apalancar la utilidad de la producción. En mi caso personal, ése fue el sabor que me dejó Operación E.  A otra espectadora – una señora mayor — la cinta le encantó. El arte es tan subjetivo…

 

*   Abogado, escritor, profesor, bloguero, filántropo.                

twitter1-1@fbermudezg                                   

 

 

Francisco Bermúdez*















 
 Muchos dirán que hay detalles íntimos que hubiera sido interesante conocer — sobre todo la identidad del padre de Emmanuel y demás circunstancias del embarazo — que a mí no me interesan para nada y sólo le conciernen a Clara Rojas.     







































 
Obviamente la demanda contra la película ha despertado una excesiva curiosidad por verla: como sucede con todos los libros y películas demandados, el escándalo ha servido de publicidad gratuita a la cinta.  












































 
Una representación creíble de la realidad puede servir para crear conciencia sobre un problema, para que la gente tome decisiones, para que se despierte, o para que las personas salgan de sus pequeños mundos y se incorporen a la sociedad. En este sentido, retratar el drama de la guerra colombiana resulta útil.   













 

Escribir un comentario

“Los comentarios en Razón Pública están sujetos a moderación, (de 8 am a 6pm hora de Colombia)con el fin de garantizar un intercambio de opiniones en tono respetuoso - serán bienvenidas la crítica aguda y la ironía - que enriquezcan el debate y resulten interesantes para lectores y autores.
En consecuencia, no se aceptarán comentarios del siguiente perfil:
1. Que constituyan descalificaciones, ataques o insultos contra los autores o contra otros participantes del foro de comentarios.
2. Que incluyan contenidos, enlaces o nombres de usuarios que razonablemente puedan considerarse insultantes, difamatorios o contrarios a las leyes colombianas.
3. Que incorporen contenido racista, sexista, homofóbico o discriminatorio por razón de nacionalidad,sexo, religión, edad o cualquier tipo de discapacidad.
4. Que hagan directa o indirectamente apología del terrorismo o de la violencia.
5. Que apoyen diferentes formas de violación de derechos humanos.
6. Que incluyan contenidos o enlaces que puedan ser considerados como publicidad disfrazada, spam o pornografía.
7. Comentarios sin sentido o repetidos, que serán eliminados sin piedad.

Los comentarios no reflejan necesariamente la opinión de Razón Pública, sino la de los usuarios, únicos responsables de sus propias opiniones.”


Código de seguridad
Refescar

Comentarios  

Mary
0 # Mary 20-08-2013 15:48
Muy bueno todo, pero quiero decir que me parece perfecto que el director no se interne en un conflicto social al cual no le concierne y de seguro si lo hubiese echo lo criticarían aun mas y creo que ust seria el primero, el drama de los protagonistas es bueno y no creo que sea nocivo mostrar con toda su crudeza la realidad y es que en canales tan basura como los 2 nacionales muestran cosas MUY poco éticas, espero no ofender pero muchas de las mejores películas galardonadas son dramas y mas que crudos, dolorosos y marchitos son reales y esta pelicular es un comienzo que le da al cine Colombiano para que miren que perspectiva debe tomar frente a esta realidad, no solo hacer cine sicario.
Responder | Responder con una citación | Citar | Reportar al moderador
José
0 # 8/10José 28-11-2013 22:22
Me parece que esta película es más importante para los no colombianos que conocen poco o nada de esa realidad, por lo que yo como extranjero valoro muy en alto esta película, me parece importante junto a otra Los colores de la montaña
Responder | Responder con una citación | Citar | Reportar al moderador

Esta semana en Razonpublica

Please publish modules in offcanvas position.