Suscríbase

¿Tiene futuro el nuevo Acuerdo con las FARC?

Firma del Nuevo Acuerdo entre el Gobierno Santos y las FARC.

Juan Carlos PalouLa refrendación en el Congreso parece un hecho cierto, pero el desarrollo jurídico y la ejecución de los acuerdos serán objeto de una confrontación política igual o aún más intensa hacia las elecciones del 2018.

Juan Carlos Palou*

Propuestas para una tributación progresiva y equitativa

Reforma Tributaria.

Mauricio Cabrera GalvisEl gran defecto del proyecto del gobierno es que el nuevo recaudo provendría sobre todo de los consumidores. Pero hay maneras viables de lograr que la reforma aumente la equidad sin que se pierdan sus otros objetivos. Aquí hay 14 propuestas específicas.   

Mauricio Cabrera Galvis*

Fiscal versus Ministerio de Justicia: la pelea por reformar la política antidrogas

Firma de los Nuevos Acuerdos de Paz.

Angélica DuránYa empiezan los enfrentamientos políticos y jurídicos que traerá la implementación del Acuerdo Final. Las condiciones de castigo al narcotráfico que se pactaron en La Habana son el primer motivo de discordia entre dos entidades del Estado.

Angélica Durán Martínez*

Análisis

(Tiempo estimado: 5 - 9 minutos)

Una sencilla nota del Director con ocasión de nuestro aniversario.

Hace 156 semanas, o tres años bien contados, vio la luz esta revista con un artículo central sobre las implicaciones de la Operación Jaque que por supuesto nos cayó de sorpresa y obligó a que cambiáramos la primera edición que con cariño y trabajo veníamos preparando desde hacía mucho tiempo. Desde entonces han pasado muchas cosas, imprevistas unas, previsibles otras, sucesos o procesos que emergen o prosiguen y que nosotros tratamos de hacer más comprensibles.

Pero hoy no quiero hablar de las noticias, ni intentaré pescar los hilos conductores que aquellos bichos raros que nos llamamos o nos llaman “analistas” buscamos siempre detrás y alrededor de las noticias: en este caso tres años –imposibles– por preñados de noticias, de sucesos y procesos que nos afectan e importan porque somos colombianos.

Más bien quisiera recordar y confirmar a los amables lectores –hoy, en la web, los interlocutores– lo que somos, lo que soñamos, lo que creemos estar logrando y las razones que tal vez explican la acogida tan amplia y calurosa que ha tenido este esfuerzo de tres años.

Razón Pública es un proyecto cultural cuyo objetivo es promover el análisis informado y la deliberación razonada acerca de los hechos y procesos que más afectan el presente y el futuro de la población colombiana.

El principal instrumento de la Fundación Razón Pública es la revista virtual que Usted tiene a la vista, que desde el 7 de julio de 2008 y bajo el lema “para saber en serio lo que pasa en Colombia”, viene siguiendo y analizando las principales noticias de interés público.

Más de 300 expertos y especialistas de primer nivel han publicado en este sitio alrededor de 1.200 textos breves y argumentados, en un formato periodístico y en un lenguaje accesible a gran número de lectores, sobre la actualidad política, económica, social, cultural e internacional de Colombia.

La revista se ha convertido en un espacio de diálogo sereno donde participan cada vez más ampliamente las comunidades de saber, las autoridades, los estamentos profesionales, las universidades, los comunicadores sociales, los dirigentes políticos, empresariales, cívicos y sociales, la comunidad internacional y el púbico educado en general.

Con orgullo pienso que hoy por hoy Razón Pública es un referente obligado en los círculos académicos, políticos y periodísticos. Su éxito se debe aparentemente a la feliz coincidencia de seis factores básicos:

1. Colombia tiene una especial necesidad, objetiva y percibida, de enriquecer la esfera de lo público, técnicamente entendida como el “espacio donde la ciudadanía se reúne para debatir con libertad sobre los asuntos colectivos e influir de esta manera en la política”. La conversación respetuosa, pluralista, basada en hechos, con argumentos rigurosos y en función del bien público debe primar sobre el debate emocional, las exclusiones, los prejuicios ideológicos, las afirmaciones efectistas o gratuitas, y los alegatos interesados que desafortunadamente abundan en nuestra esfera pública.

2. Por razones de rating, los medios masivos de todas partes pueden dedicar cada vez menos espacio a la atención de “nichos” o de públicos especializados, en este caso el público que podríamos llamar “culto”. Por eso en Colombia hay cada vez menos programas o secciones de “opinión” o de análisis más o menos riguroso, y esto deja un vacío que pueden llenar medios como nuestra revista.

3. El Internet por supuesto ahorra los grandes costos fijos de un medio tradicional y permite el acceso de un gran volumen de usuarios -en especial jóvenes, y educados-; es el medio más apto para cubrir “nichos”, en este caso el público “culto” que se interesa en Colombia; se resiste bellamente a las censura en cualquiera de sus índoles; y además se beneficia de innovaciones técnicas permanentes que facilitan la comunicación y la interacción entre los usuarios.

4. Colombia cuenta con una gran reserva de talento, de intelectuales, analistas y expertos motivados y dispuestos a contribuir de manera gratuita con su trabajo al proyecto cultural de Razón Pública.  

5. Existe también un público creciente que se interesa en entender “en serio” lo que pasa en Colombia, en la noticia contextualizada y en los debates debidamente razonados. Pero además de ser una fuente de información, como lo son los medios convencionales, para muchos usuarios la revista es un punto de encuentro y reflexión que amplía y aumenta la eficacia de sus redes temáticas o movimientos sociales respectivos.  

6. Razón Pública no es un medio periodístico ni es un medio académico o, mejor, es un medio que quiere combinar lo mejor de ambos mundos. 

  • Es periodístico en tanto se ocupa de las noticias, en tanto se dirige a un público amplio o está redactado para no especialistas, en tanto intenta textos breves, precisos y concisos en el lenguaje directo y vivo de los periodistas, en tanto quiere usar al máximo las potencialidades cada vez mayores de la web. Pero no es periodístico en tanto no compite por primicias noticiosas, sus redactores no son periodistas y su género no corresponde a la crónica, al informe especial o a la columna de opinión habituales en los medios, sino más bien al que hemos dado en llamar “periodismo analítico”·
     
  • Es académico en tanto aplica el saber especializado al examen de los hechos o procesos concretos, en tanto añade el por qué y el para qué al qué y al cómo, en tanto privilegia el rigor argumental, en tanto no se fija en lo que afirme el autor sino en cómo lo sustenta, en tanto, en fin, la revista es escrita por académicos. Pero no es académico en tanto su interés no es el avance de la ciencia o en tanto no se expresa en los lenguajes formales de las ciencias. 

Razón Pública quiere ser un puente entre los saberes especializados y la opinión pública para expandir y para enriquecer aquel “espacio donde la ciudadanía se reúne para debatir con libertad sobre los asuntos colectivos e influir de esta manera en la política”.

Razón Pública no es un proyecto comercial, ni partidista, ni confesional, como con todo derecho suelen ser los medios de comunicación viejos o nuevos. Es un proyecto de la polis, político, donde concurren muy generosamente algunas de las mentes más adiestradas en entender lo que pasa en Colombia y donde cada día esperamos contar con nuevas mentes.

Es un espacio, sobre todo, de lectores o de interlocutores que además son “usuarios”, que aumentan cada vez y que nos dicen hallar en estas páginas unos motivos y unas pistas suficientes para pensar más y querer más y trabajar más por Colombia.

Para los fundadores de Razón Pública, para el equipo de planta de la revista y para mí personalmente, esa retribución es harto más que suficiente. A cambio de ella, una sencilla palabra de gratitud a las analistas y los analistas y a las y los lectores-interlocutores-usuarios que en realidad son quienes hacen Razón Pública.

Y como con Ustedes nos esperan muchos años, no puedo concluir sin recordarles que hay estas ocho maneras, por lo menos, para seguir haciendo Razón Pública: 

  • Infórmese donde quiera y reflexione con nosotros;
  • Envíenos sus comentarios –necesitamos ampliaciones, correcciones y contra argumentos;
  • Conteste nuestras preguntas en “Dígalo en Razón Pública” –y sugiéranos otras;
  • Circule nuestros artículos entre sus amigos –las redes se hacen con redes;
  • Utilice nuestros materiales y nuestros argumentos para sus propios quehaceres o en sus conversaciones;
  • Escriba desde nosotros –el Consejo Editorial, sin censura y con rigor, decide sobre los textos;
  • Cuéntenos sobre Usted –necesitamos conocerle mejor para servirle mejor, y en próximas ediciones estaremos invitando sus respuestas;
  • Piense en una donación –necesitamos ampliar el círculo de donantes, y si Usted nos avisa, lo estaremos contactando. 

Por estas 156 semanas y por las muchas semanas que vendrán, sencillamente y otra vez: gracias.

HERNANDO GÓMEZ BUENDÍA
Director y editor general de Razón Pública 
 

* El perfil del autor lo encuentra en este link.

 

razonpublica

Hernando Gómez Buendía*

 

Escribir un comentario

“Los comentarios en Razón Pública están sujetos a moderación, (de 8 am a 6pm hora de Colombia)con el fin de garantizar un intercambio de opiniones en tono respetuoso - serán bienvenidas la crítica aguda y la ironía - que enriquezcan el debate y resulten interesantes para lectores y autores.
En consecuencia, no se aceptarán comentarios del siguiente perfil:
1. Que constituyan descalificaciones, ataques o insultos contra los autores o contra otros participantes del foro de comentarios.
2. Que incluyan contenidos, enlaces o nombres de usuarios que razonablemente puedan considerarse insultantes, difamatorios o contrarios a las leyes colombianas.
3. Que incorporen contenido racista, sexista, homofóbico o discriminatorio por razón de nacionalidad,sexo, religión, edad o cualquier tipo de discapacidad.
4. Que hagan directa o indirectamente apología del terrorismo o de la violencia.
5. Que apoyen diferentes formas de violación de derechos humanos.
6. Que incluyan contenidos o enlaces que puedan ser considerados como publicidad disfrazada, spam o pornografía.
7. Comentarios sin sentido o repetidos, que serán eliminados sin piedad.

Los comentarios no reflejan necesariamente la opinión de Razón Pública, sino la de los usuarios, únicos responsables de sus propias opiniones.”


Código de seguridad
Refescar

Comentarios  

Gloria Ortega Pérez
0 # Gloria Ortega Pérez 15-07-2011 01:11
Hernando y colaboradores de Razón Pública,
No se como lo hacen, financiar un proyecto de esta naturaleza es una tarea titánica. Van todos mis reconocimientos a cada uno por la labor, sin duda, una Revista de fondo que porporciona elementos en la formación de una opinión pública educada, comprometida con la verdad y en sentido de lo público.
Gracias, muchas gracias y vamos por tres y muchos años más.
Un abrazo,
Bunker
Responder | Responder con una citación | Citar | Reportar al moderador
Publicast

PublicastEl programa donde hablan los analistas de Razonpublica.

Ir a Archivo

 

Videocolumnas

Adriana

Oscar

Ver más videocolumnas

Caleidoscopio

Aurelio

Por Equipo Caleidoscopio  

Ver Archivo

Arte y Cultura

La educación cívica: ¿un anacronismo?

Antanas Mockus, promotor de la educación ciudadana.

Wiliam_DuicaLa directriz del presidente a su nueva ministra fue muy mal entendida. No se trata de volver a enseñar la urbanidad de Carreño sino de educar para la convivencia y para vivir dentro de las instituciones de un Estado de derecho.  

William Duica*

Por  twitter1-1​@Yeyonet

Este mes           Archivo

 

Lectura Pública

¿Es posible acabar los conflictos armados en Colombia?

Rafael Pardo

Camilo Vargas¿Qué lecciones se pueden derivar del proceso de paz con los paramilitares de hace más de una década para el proceso con las guerrillas hoy? ¿Cuáles son los errores que han llevado a la constante renovación de la guerra en Colombia?

 

Camilo Vargas Betancourt*

 

Recomendado

Medias verdades sobre el salario mínimo

Sede de la OECD en París.

Jorge Ivan Gonzales¿Será verdad que el de Colombia es demasiado alto?  ¿Que impide crear empleos?  ¿Qué no ayuda a combatir la pobreza? ¿O será que las estadísticas pueden usarse – o callarse- para mostrar – o esconder- lo que convenga?      

Jorge Iván González*

Mirada Pública

La Reserva Thomas Van der Hammen

Fotos: Daniel Bernal @danielbernalb

Nos escriben

RP en los medios

  • El acuerdo del Colón Lunes, 28 Noviembre 2016

    Hernando Gómez Buendía Decía mi abuela que Dios escribe derecho con líneas torcidas. Y es verdad: la ineptitud de nuestros dirigentes acabó en un resultado menos malo de lo que ellos mismos habían programado.