Suscríbase

El desarme de las FARC: el éxito si es posible

Desmovilización del EPL.

Álvaro Villarraga

Porque se trata de un momento decisivo para cerrar un largo ciclo de violencia, es importante repasar los antecedentes de desmovilización y desarme de otras guerrillas en Colombia. Lecciones para la paz duradera que parece estar tan cerca.

Álvaro Villarraga*

La informalidad laboral: qué es, qué tanto nos afecta y cómo llegar al fondo

Desempleados en Colombia.

Juan Guataqui

Es un fenómeno extendido, creciente, persistente y de graves consecuencias para todos. Por eso este abecé sobre las mediciones, las modalidades, las incidencias, las implicaciones y las raíces profundas de un problema esencial para Colombia.

Juan Carlos Guataquí

¿Es conveniente reducir el tiempo para la pensión de las mujeres?

Mujeres trabajadoras. Hay que avanzar hacia la equidad en el salario, el número de horas, y las tareas de la economía del cuidado.

Esther Sanchez

El Proyecto de Ley que se debate pretende reducir la hoy evidente inequidad de género. Pero en efecto no ayuda nada o casi nada. El problema es otro. Y esta son las razones.  

Esther Salazar

Análisis

(Tiempo estimado: 7 - 14 minutos)

Hernan Jaramillo RazonPublicaBienvenido el debate sobre la pertinencia y relevancia de la investigación científica en las universidades colombianas.  Es injusto acusar a los investigadores de dar la espalda a la realidad del país. Sus aportes son valiosos en múltiples disciplinas. 

Hernán Jaramillo Salazar*


Dos errores

En una columna desafortunada  —  “¿Ciencias Inútiles?”,  publicada en El Tiempo el pasado 13 de marzo  —  Jorge Orlando Melo plantea un debate necesario al afirmar que  como el desarrollo científico ha sido en otras partes causa del crecimiento, el país ha estimulado la investigación científica en las universidades, pero es una ciencia que tiene poco que ver con la realidad del país”.

 

Hernan Jaramillo Investigación universitaria cientifica
Foto: 
noticias.universia.net.co

La columna resulta desafortunada por ignorar esa misma “realidad del país”.

El columnista comete dos errores fundamentales, inconcebibles en un intelectual que ha tenido el privilegio de ser miembro de la Fundación del Banco de la República en temas de ciencia y tecnología, Director de la Biblioteca Luis Ángel Arango, jurado en varias oportunidades de los premios de ciencias de la Fundación Alejandro Ángel Escobar, e historiador con estudios en el exterior:

  • El primer error — como periodista — consiste en faltar al deber ético de confrontar siempre la información y verificar los datos antes de expresar una opinión; 
  • El segundo error — como intelectual, como historiador y como formador de mentes jóvenes — consiste en faltar al deber epistemológico de emitir opiniones en ciencia e investigación antecedidas por una búsqueda rigurosa de los datos y de los hechos y por asegurar la validez de las hipótesis.
¿Cómo podría escribirse la historia si no fuera mediante una confrontación profunda de hechos y realidades?  En este caso y en esta columna se desconocen los hechos y la historia.

Opiniones aparentemente “ilustradas” — como la siguiente — hacen un daño grave o a la investigación, a la ciencia y a las universidades de verdad, las universidades de excelencia: “Ahora, por principio, las universidades han puesto la investigación científica como parte de su "misión" y su "visión", y han definido medidas para calificar sus aportes. Estas mediciones, como la ciencia que practicamos, tienen que ver poco con los problemas del país”.

El profesor Melo parece sugerir que lo único importante es la relación universidad – empresa, cuando esta es una pequeña fracción de un universo mucho más amplio: la relación ciencia – sociedad, donde los aportes de la universidad colombiana han sido significativos. No se pueden mencionar solo las innovaciones marginales del pasado, cuando resulta abrumadora la evidencia de innovaciones radicales originadas recientemente en las universidades colombianas de élite.

El autor de la columna mencionada podría haberse tomado el trabajo de revisar publicaciones de Colciencias, como “75 maneras de generar conocimiento en Colombia. 1990-2005”, con los resultados concretos de proyectos de investigación en diferentes áreas del conocimiento.

El caso de Antioquia

La Universidad de Antioquia acaba de ser acreditada por  diez años, no como resultado de haber incorporado a la ligera en su misión y su visión una frase relacionada con la ciencia y el conocimiento.

 

Hernan Jaramillo Investigación universitaria cultivo
Foto: 
www.articulosweb.net

Su acreditación se explica por la intensa actividad de sus grupos de investigación.  Ahí reside el secreto de sus éxitos y de su impacto. Las cifras son el resultado de su cultura, de su historia, de su excelencia académica y de conocimiento.

Una visita a la Sede de Investigación Universitaria (SIU) y a sus grupos de investigación llevaría a una persona abierta de mente — sin arrogancia “intelectual” o “argumentos de autoridad” — a comprender los múltiples vínculos entre los resultados de la investigación y los problemas de la sociedad.

Son muchísimos los ejemplos: desde los grupos de investigación en salud y su aporte a la comprensión de enfermedades, con el desarrollo de patentes como el gen paisa, en el estudio–caso del Alzheimer, en el estudio de la tuberculosis, en el trabajo profundo del Programa de Estudio de Control de las Enfermedades Tropicales, de grupos como el de inmunogenética,  en el control de las enfermedades infecciosas, en el grupo de trasplantes, entre otros.

De los grupos dedicados a temas más cercanos a la empresa son innegables resultados concretos como los siguientes:

  • Patentes adoptadas por la industria de la corrosión y la protección, de coloides, de química orgánica de productos naturales.
  • El grupo de química de recursos energéticos patentó una planta generadora de gases calientes con aplicaciones efectivas en la industria del cemento.
  • La patente que protege una innovación mayor sobre un quemador atmosférico que atenúa los efectos de la altura, aumenta la eficiencia energética en procesos de calentamiento y garantiza una combustión higiénica. Esta innovación ya fue incorporada como sistema de combustión en un calentador de agua de paso que se comercializa desde hace un año y que fue diseñado y desarrollado por la empresa de electromésticos Haceb.
  • La cooperación del grupo de investigación en diagnóstico y control de la contaminación con EPM en temas de control de los embalses derivados de resultados de su investigación y con Uniban en la descontaminación de suelos en Urabá.
¿Es que acaso los temas de la calidad de las aguas y la microbiología ambiental no son pertinentes para la sociedad? Y ¿por qué no hablar de la pertinencia profunda de las ciencias básicas, la física, la química, la biología?

¿Por qué no profundizar en los aportes que a través de las ciencias sociales se le entregan a la sociedad para su comprensión, su historia y su cultura?  Trabajos como los de Maria Teresa Uribe y el grupo de estudios políticos o el de valores musicales regionales, ¿acaso no son importantes para la sobrevivencia de la sociedad?  Para no mencionar la historia, cuya investigación tampoco parece relevante para la sociedad, a juzgar por los argumentos de la columna de marras.

Sin salir del ámbito de la Universidad de Antioquia, cualquier lector o columnista podría indagar sobre los cerca de 250 grupos de investigación y encontrar resultados adoptados por diferentes espacios de la sociedad, con pertinencia y responsabilidad.

 

Hernan Jaramillo Investigación universitaria estudio
Foto: 
www.cext.es

Sin dejar a Medellín, podría visitar la Corporación de Investigaciones Biológicas para confirmar su relevancia científica de alcance mundial asociada en el área de salud.  Su lema “las ciencias al servicio de la Vida” tampoco es una fórmula ritual en la misión y la visión, sin sustento y desconectada de la realidad.

Y cruzando el puente, podría continuar este periplo admirable para visitar la Universidad Nacional de Medellín. Se encontraría fácilmente la huella imborrable de la Facultad de Minas: su compromiso de hacer ciencia para la sociedad sigue vigente en sus grupos de investigación.

El viaje seguiría por la Autopista Sur para llegar a EAFIT, donde admirar y comprender la profunda transformación institucional en investigación e innovación que se viene operando, en total coherencia con su origen empresarial.  Pero este prestigioso centro se ha convertido también en un espacio mayor para la sociedad: un ámbito de conocimiento e innovación, de música, de literatura, de ciencias y de ingeniería. Bastaría traspasar sus muros para encontrar en abundancia pruebas de lo que no se ha querido encontrar en la desafortunada columna periodística.

Investigación aplicada en la Nacional

Una mirada responsable al periódico de la Universidad Nacional (UN) — que circula ampliamente, entre otras por intermedio de El Tiempo, casa editorial que acoge con hospitalidad al columnista  — reconocería en cada edición avances y aportes a la sociedad colombiana en problemas relevantes.

Sin pretender un inventario exhaustivo, en las distintas ediciones mensuales podrían encontrarse artículos como los siguientes:

  • Cáncer pulmonar en colombianos distinto del resto del mundo: investigaciones en fármaco–genética del cáncer, realizadas por expertos de la Universidad Nacional de Colombia, constataron que los grupos humanos son diversos hasta en las características químicas de las moléculas que contienen los genes (conocidas como biomoléculas)……. “Hasta hace poco se creía que la información molecular del ADN de las poblaciones tenía diferencias mínimas; sin embargo, al comparar muestras de cáncer de pulmón de nativos colombianos y norteamericanos se evidenció una diferencia abismal en la expresión de los genes. Así, el diagnóstico de la enfermedad, que se hace a partir de métodos estandarizados en el planeta, se debería revaluar”.[1] 
  • En este mismo número, se encuentra que “sistemas silvo–pastoriles mejoran calidad de carne en el país: para que la carne colombiana sea más tierna, jugosa y cumpla con los estándares internacionales de calidad, investigadores agropecuarios ensayan sistemas productivos que podrían cambiarle la cara al sector.”  “Mientras mejoran las praderas involucrando un arbusto rico en proteína con pasto tradicional, ceban el ganado con una dieta aventajada en valor nutricional. Los resultados son promisorios”. 
  • Sin consultar otra edición, se encuentra también que “aceites esenciales salvan al tomate de árbol”, gracias a un trabajo de investigación de uno de los grupos de la Universidad Nacional.
  • Si tomamos al azar otro número — distante en el tiempo — se puede comprender el alcance de una “técnica para examinar tumores cerebrales en 3D”. Una herramienta de visualización en tres dimensiones les permitirá a los neurocirujanos conocer con precisión el tamaño y ubicación de los tumores cerebrales, para lograr su extirpación sin lugar a error. El sistema fue ingeniado por científicos de Colombia y México”.[2] 
  • En ese mismo número se informa sobre “cirugías ortopédicas en la vanguardia tecnológica: la osteotomía consiste en cortar los huesos para modificar su forma y orientación, explica el especialista Carlos García Sarmiento, ortopedista de la Universidad Nacional de Colombia, quien señala que de esta manera se repara la deformidad para aliviar el dolor y mejorar las partes afectadas en el paciente”. 
  • Incluso se constata la irradiación del impacto hacia el exterior del conocimiento aplicado: por ejemplo un proyecto de la UN que “beneficiará a 46 mil hogares en Honduras: una central hidroeléctrica con 40 megavatios de energía, diseñada por investigadores del Laboratorio de Hidráulica de la UN en Manizales, que suplirá la escasez de este recurso en Honduras. Es la primera vez que Colombia realiza un proyecto de esta naturaleza en el extranjero”. 
  • También se rinde cuenta del resultado del proyecto Información satelital, que tuvo como objetivo alertar sobre el desbordamiento de los ríos, para que la política pública pueda tomar decisiones a tiempo y evitar posibles eventos de catástrofe..
Al revisar apenas dos números — entre una colección muy grande que con esfuerzo ha venido realizando la Universidad Nacional — se revela la existencia de múltiples casos, múltiples esfuerzos investigativos, múltiples éxitos,  en múltiples áreas y disciplinas de investigación.

Opinión sin fundamento

La conclusión simple y clara es que al parecer el autor solo alcanzó a revisar algunas páginas web de universidades, donde no ha pasado de consultar las definiciones de misión y visión.  Tal frivolidad resulta imperdonable cuando se ha tenido el privilegio de ocupar posiciones importantes y participar de espacios donde se ha premiado la ciencia y la investigación del país.

 

Hernan Jaramillo Investigación universitaria laboratorio
Foto: 
noticias.universia.net.co

Podrían encontrarse programas y proyectos de investigación  realmente importantes para la sociedad colombiana — y de relevancia intelectual y académica a nivel internacional — en respetables instituciones como la Universidad de los Andes, la Javeriana, El Rosario, la  Universidad del Norte, la Universidad Industrial de Santander (UIS), la Universidad del Valle, entre otras.

Al recibir la acreditación por ocho años o más, se está reconociendo en estas instituciones la integración de la docencia y la investigación, y la obtención de resultados visibles e importantes.

La investigación en las universidades colombianas no es aislada ni fugaz: la acreditación de excelencia constata que recorren con pie firme el camino del conocimiento mediante sus programas de pregrado, sus maestrías de investigación y sus programas doctorales de excelencia, soportados por el conocimiento, la investigación y la innovación.

Esta columna posee una única virtud: se debería difundir entre los estudiantes en sus procesos de aprendizaje como ejemplo ilustrativo de una opinión sin fundamento.

* Decano de Economía de la  Universidad del Rosario.

  

 




















 
 El profesor Melo parece sugerir que lo único importante es la relación universidad – empresa, cuando esta es una pequeña fracción de un universo mucho más amplio: la relación ciencia – sociedad, donde los aportes de la universidad colombiana han sido significativos.















































 
 ¿Es que acaso los temas de la calidad de las aguas y la microbiología ambiental no son pertinentes para la sociedad? Y ¿por qué no hablar de la pertinencia profunda de las ciencias básicas, la física, la química, la biología?   










































 
 La investigación en las universidades colombianas no es aislada ni fugaz: la acreditación de excelencia constata que recorren con pie firme el camino del conocimiento mediante sus programas de pregrado, sus maestrías de investigación y sus programas doctorales de excelencia, soportados por el conocimiento, la investigación y la innovación.


















 

Escribir un comentario

“Los comentarios en Razón Pública están sujetos a moderación, (de 8 am a 6pm hora de Colombia)con el fin de garantizar un intercambio de opiniones en tono respetuoso - serán bienvenidas la crítica aguda y la ironía - que enriquezcan el debate y resulten interesantes para lectores y autores.
En consecuencia, no se aceptarán comentarios del siguiente perfil:
1. Que constituyan descalificaciones, ataques o insultos contra los autores o contra otros participantes del foro de comentarios.
2. Que incluyan contenidos, enlaces o nombres de usuarios que razonablemente puedan considerarse insultantes, difamatorios o contrarios a las leyes colombianas.
3. Que incorporen contenido racista, sexista, homofóbico o discriminatorio por razón de nacionalidad,sexo, religión, edad o cualquier tipo de discapacidad.
4. Que hagan directa o indirectamente apología del terrorismo o de la violencia.
5. Que apoyen diferentes formas de violación de derechos humanos.
6. Que incluyan contenidos o enlaces que puedan ser considerados como publicidad disfrazada, spam o pornografía.
7. Comentarios sin sentido o repetidos, que serán eliminados sin piedad.

Los comentarios no reflejan necesariamente la opinión de Razón Pública, sino la de los usuarios, únicos responsables de sus propias opiniones.”


Código de seguridad
Refescar

Comentarios  

Francisco Thoumi
+1 # Francisco Thoumi 27-03-2013 10:12
El Decano Hernán Jaramillo ha escrito una columna interesante en la que resalta los logros creativos de algunas universidades colombianas en años recientes y con base en eso ataca de manera personal al historiador Jorge Orlando Melo a quien acusa de “faltar al deber ético de confrontar siempre la información y verificar los datos antes de expresar una opinión” y “faltar al deber epistemológico de emitir opiniones en ciencia e investigación antecedidas por una búsqueda rigurosa de los datos y de los hechos y por asegurar la validez de las hipótesis” dos errores “inconcebibles en un intelectual que ha tenido el privilegio de ser miembro de la Fundación del Banco de la República en temas de ciencia y tecnología, Director de la Biblioteca Luis Ángel Arango, jurado en varias oportunidades de los premios de ciencias de la Fundación Alejandro Ángel Escobar, e historiador con estudios en el exterior”. Luego procede a descalificar la opinión de Melo: “Opiniones aparentemente ‘ilustradas’ — como la siguiente — hacen un daño grave o a la investigación, a la ciencia y a las universidades de verdad, las universidades de excelencia: ‘Ahora, por principio, las universidades han puesto la investigación científica como parte de su ‘misión’ y su ‘visión’, y han definido medidas para calificar sus aportes. Estas mediciones, como la ciencia que practicamos, tienen que ver poco con los problemas del país”.
Jaramillo termina su artículo de manera igualmente descalificadora y agresiva:
“Opinión sin fundamento
La conclusión simple y clara es que al parecer el autor solo alcanzó a revisar algunas páginas web de universidades, donde no ha pasado de consultar las definiciones de misión y visión. Tal frivolidad resulta imperdonable cuando se ha tenido el privilegio de ocupar posiciones importantes y participar de espacios donde se ha premiado la ciencia y la investigación del país.”
Concuerdo con el Decano Jaramillo en resaltar los logros investigativos de algunos programas universitarios en Colombia. Sin embargo, infortunadament e estos han sido pocos. Concuerdo también con Jorge Orlando Melo cuando concluye su artículo diciendo “la creatividad aplicada se ve en áreas más populares y menos científicas, como la moda, el diseño o la cocina. Pero pocas universidades pueden decir que su investigación sirve para algo distinto de alimentarse a sí misma. Las publicaciones son útiles porque se citan; los proyectos de investigación, porque forman nuevos investigadores que harán en el futuro proyectos parecidos. La investigación no produce conocimientos sino artículos e informes, congresos que convocan congresos, escalafones de revistas y de universidades”.
En efecto, la gran mayoría de las revistas académicas colombianas, especialmente en ciencias sociales tienen muy pocos lectores e influencia sobre la sociedad. Esto, a propósito, no es solamente un problema colombiano sino el resultado de un sistema universitario en el que el avance en la carrera del profesorado requiere publicar. Por eso, cada vez hay más revistas con más artículos poco relevantes.
Sin embargo, estoy en total desacuerdo con la manera en la que el Decano Jaramillo ha expresado su crítica al historiador Melo. Esta es la primera vez en la historia de Razón Pública en la que leo un artículo en el que se ataque la ética y la honradez intelectual de un columnista y se trivialicen las posiciones de los contradictorios . Razón Pública se ha caracterizado siempre por el reconocimiento legítimo de posiciones opuestas y como un foro que ha creado un espacio de diálogo de civilidad único en Colombia. Tanto así que en la guía para comentaristas la revista alega no publicar comentarios “Que constituyan descalificacion es, ataques o insultos contra los autores o contra otros participantes del foro de comentarios.” Creo que de acuerdo con este criterio Razón Pública no ha debido publicar el artículo del Decano Jaramillo.
Responder | Responder con una citación | Citar | Reportar al moderador
Iván Montenegro
0 # Iván Montenegro 27-03-2013 19:51
Es evidente la exageración y la falta de completitud temática en los dos artículos, resaltando que lo que puede apoyar la mayor objetividad es la evaluación de impacto de la investigación e innovación en Colombia. Al respecto me refiero a dos asuntos: 1)- La ausencia de una "cultura" de la evaluación por parte de grandes grupos de actores sociales -académicos, servidores públicos y empresarios- y 2)- existencia de muy pocos estudios de evaluación de impacto de la inversión en investigación e innovación en Colombia.

En primer lugar, existe una precaria "cultura" frente a la necesidad estudiar de manera objetiva y aplicando el método científico, los impactos de la inversión en investigación; no hay una expandida conciencia de su utilidad, que con seguridad implicará un mejor desempeño de investigadores y de los diseñadores de política pública al respecto; y como la comunidad académica es relativamente pequeña en Colombia, es sano que la mayor parte de los equipos de evaluadores sean extranjeros. Hay necesidad de superar una percepción que trata a la evaluación como una tendencia a una supuesta, aunque infundada, agresividad de unos grupos contra otros; más bien es un asunto de rigor en una necesaria rendición pública de cuentas frente a los "stakeholders" públicos-ciudad anos y privados; tal como lo plantea el Profesor Guillermo Hoyos: "no los científicos, ni los ingenieros, ni los técnicos, los ciudadanos tienen la última palabra en lo relativo a la incidencia social de la ciencia, la técnica y la tecnología" -Innovación y ciencia, revista ACAC XII No. 1 y 2; esta evaluación de impacto es un insumo fundamental para elevar la reflexión.

En segundo lugar, son contados los estudios de evaluación de impacto con relación a investigación, destacando que es necesario fortalecer su conceptualizaci ón y metodología; en cuanto al impacto de la innovación, los estudios econométricos realizados por el BID dan cuenta de impactos positivos en el sector empresarial; finalmente es necesario combinar los métodos cuantitativos referidos a la frecuencia de la incidencia de fenómenos con los métodos cualitativos que dan cuenta de los factores explicativos de los impactos de la inversión en ciencia e innovación. Creo que con estos estudios de evaluación nosotros ciudadanos contaremos con mejores elementos de reflexión para profundizar un debate que apenas y en buenahora empieza.
Responder | Responder con una citación | Citar | Reportar al moderador
Hernán Jaramillo Sal
0 # Hernán Jaramillo Sal 28-03-2013 10:07
Soy consciente de la polémica generada con Jorge Orlando. Es inevitable cuando una columna se genera como respuesta a una opinión y columna desafortunada, que tiene un impacto muy negativo, por lo que representa socialmente quien la escribe, en la ciencia y la tecnología y en la incidencia negativa hacia la universidad colombiana. Hoy la política hacia la universidad está representada en lo que expone JO Melo [Colciencias, Mineducación, entre otras instancias]. De allí la contundencia en escribir. La equivocación del profesor Thoumi en el comentario es total. No estoy tocando la ética personal de JO Melo, no es de mi ámbito, ni es el sentido de mi afirmación. Sí tomo el tema de la ética en el periodismo, que debe ser fundamentada en hecho y realidades. No es una interpretación conceptual el debate, es una serie de afirmaciones no sustentadas. Ahí está la esencia y el almendrón de la discusión.
Como bien me escribe una gran amiga periodista:
"Desde el punto de vista de los medios de comunicación, es importante diferenciar entre los columnistas de opinión y los periodistas. Los primeros opinan, los segundos informan. JO Melo es columnista y como tal puede opinar sobre cualquier cosa PERO, como dice el Código de Ética japonés del periodismo:
“Para los comentaristas editoriales también el objetivo es la información verídica. Aunque la interpretación de los hechos es subjetiva y susceptible de error, debe fundarse en un conocimiento y versión verdaderos de los hechos”
Responder | Responder con una citación | Citar | Reportar al moderador
Hernán Jaramillo
+3 # Hernán Jaramillo 29-03-2013 09:52
Soy consciente de la polémica generada con Jorge Orlando. Es inevitable cuando una columna se genera como respuesta a una opinión y columna desafortunada, que tiene un impacto muy negativo, por lo que representa socialmente quien la escribe, en la ciencia y la tecnología y en la incidencia negativa hacia la universidad colombiana. Hoy la política hacia la universidad está representada en lo que expone JO Melo [Colciencias, Mineducación, entre otras instancias]. De allí la contundencia en escribir. La equivocación del profesor Thoumi en el comentario es total. No estoy tocando la ética personal de JO Melo, no es de mi ámbito, ni es el sentido de mi afirmación. Sí tomo el tema de la ética en el periodismo, que debe ser fundamentada en hecho y realidades. No es una interpretación conceptual el debate, es una serie de afirmaciones no sustentadas. Ahí está la esencia y el almendrón de la discusión.

Como bien me escribe una gran amiga periodista:

"Desde el punto de vista de los medios de comunicación, es importante diferenciar entre los columnistas de opinión y los periodistas. Los primeros opinan, los segundos informan. JO Melo es columnista y como tal puede opinar sobre cualquier cosa PERO, como dice el Código de Ética japonés del periodismo:

“Para los comentaristas editoriales también el objetivo es la información verídica. Aunque la interpretación de los hechos es subjetiva y susceptible de error, debe fundarse en un conocimiento y versión verdaderos de los hechos”
Responder | Responder con una citación | Citar | Reportar al moderador
Juan Guillermo Gómez
+1 # Juan Guillermo Gómez 01-04-2013 12:04
La desafortunada columna del historiador Jorge Orlando Melo no debe sorprender. Ella simplemente hace eco de la indiferencia y el desprecio supersticioso que generan en la opinión pública colombiana las tareas de la vida universitaria. En un país en que la investigación científica ha venido aclimatándose con grandes dificultades en las últimas tres décadas, la voz del historiador Melo parece sumarse a la del dogma irracional del pasado.

Toda sociedad precisa de grandes esfuerzos para fomentar las ciencias. Muchas veces ellas tropiezan con la incomprensión generalizada. Muchas veces con la opinión autorizada, como es este caso, por razones inexplicables.

En un momento en que la desfinanciación de la universidad pública por parte del gobierno nacional es una realidad, y en un momento en que el presupuesto a la ciencia se ha visto comprometido por las maniobras parlamentarias -que le han regateado los considerables rubros de las regalías-, la columna del Melo solo contribuye al malestar público.
Resulta cierto que en economías poco diversificadas se demande menos innovación científica y se desestime la investigación, y que muchos resultados no resulten de impacto o aplicación inmediata. Pero la libertad de investigación y el impulso mismo de los grupos de investigación por adquirir nuevos conocimientos básicos o aplicados no se pueden coartar por una opinión desafortunada de un columinista irresponsable. No hay ciencias inútiles; hay más bien columnas sobrantes.
Las rectificaciones del investigador Hernán Jaramillo Salazar es corrección oportuna, que muy bien puede ampliarse.

Sería ocasión de hacer un balance del impacto de la investigación en la universidad colombiana, en las últimas décadas, desde el informe "Colombia, al filo de la oportunidad" (1994). Estudiar cómo ha modificado la cultura docente, ha incentivado los posgrados, ha amplificado la oferta curricular seria, ha fortalecido la comunidad académica y científica del país, ha creado vínculos con comunidades internacionales de las que antes se carecía, ha fomentado las publicaciones científicas nacionales y la participación en las internacionales .

Igualmente, es preciso investigar los tremendos tropiezos y fracasos de Colciencias, la financiación menguada de las investigaciones , la concentración de poder de algunos grupos y universidades en detrimento de otros grupos y universidades, la producción aparente e inflada, la atomización de los grupos y sus tendencias atomizantes, los escalafonamient os más aparentes que reales, etc. Pero esto es una asunto de estudio e investigación.
Todo ello se debe ver, en fin, a la luz del último "Informe" sobre la situación universitaria colombiana del Banco Mundial (enero 2013) -que deja a nuestra universidad mal parada- y de las expectativas del documento básico de la MANE.
Responder | Responder con una citación | Citar | Reportar al moderador
Juan Pablo Marín Día
+1 # Juan Pablo Marín Día 01-04-2013 20:06
Como profesor universitario, emprendedor y estudioso de la innovación lo único que puedo decir de esta columna es que siempre se puede encontrar evidencia positiva para todo.
El simple hecho de tomar una autocrítica de una realidad que es triste en el país y tratar de ocultarla con unos pocos ejemplos deja ver que existe una falta de introspección en el autor de este artículo. Los esfuerzos en "defender la investigación universitaria" deberían utilizarse para promover mejores esquemas de transferencia tecnológica útiles, pragmáticos y con impacto medible.
Responder | Responder con una citación | Citar | Reportar al moderador
Conversaciones sobre economía con César Ferrari

El gasto público y el acuerdo social en la Constitución de 1991

Con Gustavo Zafra

Ir a archivo

Videocolumnas

Mónica Parada

Mónica Parada

Ver más videocolumnas

Arte y Cultura

Territorios negros: fiestas y festivales como mecanismos de lucha

Festival de Música del Caribe.

Andreiza_AnayaLa música es una herramienta de reivindicación de los pueblos afro. Eventos como el Jamming Festival de Bogotá son escenarios donde se pueden apreciar esas expresiones que van más allá de los ritmos tradicionales y hacen sentir con fuerza sus ideales.

 Andreiza Anaya*

Por  twitter1-1​@elblachocaricat

Este mes           Archivo

 

Lectura Pública

El control constitucional: más allá del derecho

Magistrados de la Corte Suprema de Justicia

Juan CeballosLa novedosa aproximación de este libro a la función política del control constitucional abre posibilidades sorprendentes para entender nuestra historia pero también  herramientas para el análisis de coyuntura. Por ejemplo sobre el fallo del fast-track. 

Juan Sebastián Ceballos*

Recomendado

Atentado en el Centro Comercial Andino: ¿seguirán los ataques en Bogotá?

Homenaje a las víctimas del atentado en Bogotá.

Jorge MantillaParece que aún se sabe poco y sin embargo hay mucho que decir sobre el ataque mismo, sobre lo que probablemente harán las autoridades, sobre el gran desafío que hay debajo, sobre el oportunismo de muchas reacciones, sobre la vida cotidiana que se sigue…y sobre lo que las autoridades tendrían que hacer.      

Jorge Mantilla*

Mirada Pública

Los colores de Bogotá

Fotos: @elbisnet Elbis Bonilla

Nos escriben

  • Economia del pais

    Si el país vivía antes de los hidrocarburos ahora que están en una caída de que mas vive el país de las reformas tributarias el gobierno tiene que apretar el cinturón y mermarle a la burocracia que es la que compra la conciencia de nuestros dirigentes que son unos cliente listas y corruptos. Por Marino García en el artículo de Sara Piñeros: La economía que nos deja este gobierno.

RP en los medios

  • Y no hubo posconflicto Viernes, 23 Junio 2017

    Hernando Gómez Buendía Nos anunciaron la paz como el albor de una nueva sociedad, pero en realidad fue el fin de una penosa enfermedad. ElEspectador.com