​Qué és RP    Suscríbase     Boletines    Contactar    Analistas Facebook Twitter   Youtube

RazonPublica.com

La tierra y cómo repartirla: el caso de la Unidad Agrícola Familiar

(Tiempo estimado: 3 - 6 minutos)

Yesid-CastroA raíz de la Ley de Víctimas y Restitución de Tierras y los programas de restitución de tierras ha revivido el debate sobre la UAF: ¿Cuánta tierra necesita una familia campesina para vivir dignamente? ¿Es sensato prohibir o limitar la compraventa de parcelas?

Yesid Castro Forero

Una pregunta difícil

La Unidad Agrícola Familiar (UAF) fue creada para responder a una pregunta difícil: ¿Cuánta tierra necesita una familia campesina para vivir dignamente? Y por lo tanto: ¿Cuánta tierra se debe entregar a una familia en un programa de reforma agraria o de titulación de baldíos?

Son obvias la utilidad y la razón de ser del concepto: un criterio técnico para distribuir de manera equitativa un bien escaso -la tierra con vocación agropecuaria- buscando al mismo tiempo garantizar un ingreso familiar mínimo, pero digno. Claramente, es un criterio de economía campesina y de producción a pequeña escala, pero no aplicable a grandes empresas agropecuarias.

El concepto de la UAF fue utilizado inicialmente por la Ley 135 de 1961 como criterio para establecer el tamaño del predio que se entregaría a cada familia en los programas de colonización y de parcelación de predios privados. La titulación de baldíos no estaba sujeta a este criterio, sino a un límite máximo de 450 hectáreas que podía elevarse a 1.000 en casos especiales y a 3.000 en determinadas regiones de pastos naturales en los Llanos Orientales. Sin embargo a partir de la Ley 160 de 1994 la titulación de baldíos quedó sujeta al criterio de la UAF.

La Ley 160 de 1994 define la UAF como “la empresa básica de producción agrícola, pecuaria, acuícola o forestal cuya extensión, conforme a las condiciones agroecológicas de la zona y con tecnología adecuada, permite a la familia remunerar su trabajo y disponer de un excedente capitalizable que coadyuve a la formación de su patrimonio. La UAF no requerirá normalmente para ser explotada sino del trabajo del propietario y su familia, sin perjuicio del empleo de mano de obra extraña, si la naturaleza de la explotación así lo requiere.”

Prohibiciones inútiles

Siempre ha preocupado a los gobiernos cómo evitar que la estructura democrática de la propiedad, lograda en algunas regiones mediante la distribución y titulación de unidades agrícolas familiares, se pierda con el paso del tiempo a medida que los beneficiarios venden sus propiedades y los compradores acumulan tierras y reviven la vieja estructura concentrada que se quiso corregir.

También les preocupa que las unidades familiares se fragmenten en unidades “antieconómicas” que frustran el objetivo de garantizar un ingreso familiar digno.

La solución tradicional de estos problemas ha consistido en prohibir la concentración y la fragmentación. En Colombia han estado vigentes las siguientes prohibiciones:

 

  1. Comprar más de una UAF en zonas que eran originalmente baldías (derogada parcialmente por la Ley del Plan de Desarrollo 2010-2014)
  2. Enajenar, gravar o arrendar la UAF de parcelaciones; esta prohibición era inicialmente a perpetuidad, luego durante 15 años, y hoy por 12 años a partir de la fecha de la adjudicación.
  3. No realizar directamente la explotación adecuada de la UAF.
  4. Fraccionar los predios rurales en extensiones inferiores a la UAF.

Estas prohibiciones chocan muchas veces con las necesidades de los parceleros y adjudicatarios de baldíos, y con los intereses de inversionistas, empresarios y acaparadores de tierras. En otras palabras, van en contravía de las fuerzas del mercado y por lo tanto en la práctica se realizan numerosas transacciones clandestinas o disfrazadas que agravan el problema de la informalidad del mercado de tierras.

La prohibición de comprar más de una unidad agrícola familiar y de enajenar la UAF es muy controversial porque implica utilizar el concepto de la UAF para fines ajenos a su naturaleza. Como dijimos arriba, la UAF es la respuesta lógica a la pregunta: ¿Cuánta tierra necesita una familia campesina para vivir dignamente? La prohibición pretende que la unidad familiar sea también respuesta a la pregunta: ¿Cuánta tierra puede adquirir un empresario privado?

Opciones mejores

La concentración improductiva de la propiedad agraria puede ser combatida mediante otros instrumentos, como los impuestos, la extinción del dominio, o la expropiación por incumplimiento de la función social de la propiedad. Las prohibiciones referidas a la UAF no han evitado la concentración y en cambio tienden a perjudicar a los pequeños propietarios, porque el limitar las posibilidades de venta desvaloriza su patrimonio.

De igual manera, para preservar los valores de la economía campesina existen otros instrumentos como las Zonas de Reserva Campesina o los modelos asociativos que permiten desarrollar grandes explotaciones agropecuarias y agroindustriales con economías de escala, sin renunciar a la pequeña propiedad. Las prohibiciones a los parceleros coartan su derecho a cambiar de actividad y restringen el mercado de arrendamientos.

Finalmente, el fraccionamiento de las unidades familiares ocurre en la práctica y es fuente de mayor informalidad. Prohibirlo es incoherente frente al hecho de que más del 90 por ciento de los títulos expedidos por el Instituto Colombiano de Desarrollo Rural (INCODER) en los últimos años, corresponden a predios inferiores a la UAF.

* Economista de la Universidad Nacional y candidato al Ph.D. de la Universidad de Boston. Ha sido asesor o funcionario del Ministerio de Agricultura, la Secretaría de la Comunidad Andina y la Cancillería, profesor de varias universidades y consultor en política de tierras.

Las opiniones son responsabilidad exclusiva del autor.

 

Comentarios   

javier echeverry
+1 #4 javier echeverry 02-01-2013 16:47
la uaf tiene una medida real en hectareas o cuadras?
Citar
Hecor
0 #3 Hecor 07-08-2012 00:33
Como es que hacen el calculo de la UAF, para realizar la estratificación rural, y que tipo de metodología se utiliza, esto ya que tengo una finca de 5 hectareas y 5125 metros y van a llevar acabo la estratificación rural esto afecta el pago predial? me podría explicar y orientar como es que se hace la mencionada estratificación o mejor la actualización de esta..
Gracias.
Citar
reinaldo barrera gom
0 #2 reinaldo barrera gom 14-07-2012 02:47
me pregunta es que tengo una finca de 4 hectarias 7800 metros y me han rechasado prestamos por la medida de la finca por el articulo 44 y45 de la ley 160 de 1994 u se me han cerrado muchas puertas, estoy preocupado porque necesito un prestamo y no puedo por esta ley que puedo hacer gracias por su ayuda.
Citar
Alvaro Chaves
0 #1 Alvaro Chaves 21-10-2011 21:46
Interesante artículo del autor ya que las preguntas que se hace al comienzo son cruciales toda vez que se ha tratado de realizar un mecanismo de distribución de activos entre los que cultivan la tierra. No obstante, el trasfondo del asunto va más alla y tiene que ver con el desarrollo económico regional y la relación estrecha entre mercados de trabajo urbano y rural. De acuerdo con Debraj Ray profesor de desarrollo económico de la Universidad de Nueva York (NYU, el problema de la distribución de la tierra puede ser más desigual que la distribución de la propiedad del trabajo. En este sentido, el mercado de trabajo surge como un mecanismo para que los pequeños propietarios de tierra (minifundistas) o las persinas sin tierras ofrezcan sus servicios de mano de obra a los grandes terratenientes que necesiten más trabajo que el que proporciona su familia para el cultivo des sus tierras. Así mismo, Debraj Ray el una reforma agraria puede tener dos efectos principalmente: i). Los beneficiarios de la reforma estarán más capacitados para trabajar a cambio de la remuneración vigente (salario mínimo o un jornal), es decir su renta no laboral ha aumentado pues tiene más tierras para alquilar y ii). los que pierden tierra estarán más dispuestos a trabajar, ya que su renta laboral ha disminuido, y con esta su remuneración mínima.
Citar

Escribir un comentario

“Los comentarios en Razón Pública están sujetos a moderación, (de 8 am a 6pm hora de Colombia)con el fin de garantizar un intercambio de opiniones en tono respetuoso - serán bienvenidas la crítica aguda y la ironía - que enriquezcan el debate y resulten interesantes para lectores y autores.
En consecuencia, no se aceptarán comentarios del siguiente perfil:
1. Que constituyan descalificaciones, ataques o insultos contra los autores o contra otros participantes del foro de comentarios.
2. Que incluyan contenidos, enlaces o nombres de usuarios que razonablemente puedan considerarse insultantes, difamatorios o contrarios a las leyes colombianas.
3. Que incorporen contenido racista, sexista, homofóbico o discriminatorio por razón de nacionalidad,sexo, religión, edad o cualquier tipo de discapacidad.
4. Que hagan directa o indirectamente apología del terrorismo o de la violencia.
5. Que apoyen diferentes formas de violación de derechos humanos.
6. Que incluyan contenidos o enlaces que puedan ser considerados como publicidad disfrazada, spam o pornografía.
7. Comentarios sin sentido o repetidos, que serán eliminados sin piedad.

Los comentarios no reflejan necesariamente la opinión de Razón Pública, sino la de los usuarios, únicos responsables de sus propias opiniones.”


Código de seguridad
Refescar

Compartir

en tus redes sociales

Esta semana en RP