RazonPublica.com - Para saber en serio lo que pasa en Colombia

Ernesto VillarealLas de América Latina no aparecen entre las cien mejores universidades del mundo.  Una radiografía completa, precisa y preocupante de nuestras universidades y de por qué seguimos retrasados en la globalización del saber y la competitividad.

Ernesto Villarreal*

Universidades latinoamericanas: malas condiciones, peores resultados

El debate entre críticos y defensores del prohibicionismo no se basa en verdades demostradas –ni demostrables- sino más bien en posiciones morales o políticas que cada quien ha adoptado a lo largo de su vida. Por eso estamos en un diálogo de sordos.

Francisco E. Thoumi*

Guerra contra las drogas: ¿se puede cambiar el paradigma?

Víctor de Currea El virus va a llegar. Y no estamos preparados. ¿Cómo podríamos estarlo si el sistema de salud  no es capaz de proveer los insumos sanitarios, ni de llevar a cabo programas preventivos, ni de evitar el dengue o controlar la industria farmacéutica?

Víctor de Currea-Lugo*

¿Y si el Ébola llegara a Colombia?

Análisis

¿Para qué quiere el dueño de la tienda más importante del siglo XXI un viejo periódico del siglo XIX?

(Tiempo estimado: 4 - 8 minutos)

La compra del Washington Post por el dueño de Amazon no es apenas un acto simbólico ni una manera de mostrar su riqueza. Es más interesante: su pasión por innovar puede significar, ahora sí, el comienzo del fin de la prensa tradicional.

La compra del Washington Post por el dueño de Amazon no es apenas un acto simbólico ni una manera de mostrar su riqueza. Es más interesante: su pasión por innovar puede significar, ahora sí, el comienzo del fin de la prensa tradicional.

recomendado  amazon

recomendado  amazon washington  post 

“Hay una cosa de la que estoy seguro: no habrá periódicos impresos dentro de 20 años”, decía el dueño de Amazon, Jeff Bezos, en una entrevista el año pasado.

Y va y esta semana compra The Washington Post. ¿Se equivocaba entonces o lo hace ahora? La aparente contradicción desaparece si se separa el sustantivo, periódicos, del adjetivo, impresos. Puede que ese sea el destino del Post y el resto de periódicos. Bezos nos lo irá mostrando.

Cuando el pasado lunes se anunció la compra del Washington Post (o WaPo como lo llaman en Estados Unidos) por parte del fundador, presidente y principal accionista de Amazon por 250 millones de dólares, todo el mundo empezó a preguntarse el porqué, el para qué.  

Bezos, en su carta a los empleados del WaPo, nos lo aclara.

· Lo hace primero porque puede. Bezos es, según la lista de millonarios de Forbes, el 19 más rico del mundo, por delante de los fundadores de Google o el mismo George Soros. Su fortuna personal se estima en algo más de 25.000 millones de dólares. No hace falta coger la calculadora, comprar el WaPo le supone desprenderse del 1%. ¿Quién no estaría dispuesto a dejarse unos euros en hacerse con uno de los tres periódicos más importantes de Estados Unidos. Y más, cuando tus acciones de Amazon permiten que lo recuperes en un día. Pero no se trata sólo de dinero. 

· “Hablamos de una cabecera que es un auténtico símbolo: ochenta años de historia —  en perspectiva norteamericana  — dedicados al periodismo de calidad, el único periódico que fue capaz de mover de su silla a todo un presidente de los Estados Unidos”, dice Enrique Dans, profesor de la IE Business School, a El Huffington Post. 

Ese valor simbólico lo destaca el propio Bezos en la mencionada carta: “El periodismo juega un papel fundamental en una sociedad libre y el Washington Post, como diario local de la capital de Estados Unidos, es especialmente importante”. 

 

Sin prisa por los beneficios

La trayectoria de Bezos ayuda a entender el paso que acaba de dar. Renunció a una vida acomodada que le daba su trabajo en una gestora de fondos de inversión para empezar a vender libros (de papel) por internet desde Amazon.

Ahora es un coloso que vende casi de todo, trabajan 90.000 personas y tiene unos ingresos de 61.000 millones. Bezos gana tanto dinero que puede dedicar una relativa calderilla a recuperar los cohetes que propulsaron la nave que llevó al hombre a la Luna, intentar democratizar la exploración espacial o el proyecto de crear un reloj casi eterno.

“El valor principal de Bezos es la innovación, la capacidad de pensar sin las ataduras de quien proviene del negocio tradicional. El principal problema que tienen los negocios tradicionales — el WaPo es una empresa familiar cuya propiedad no ha cambiado desde los años 30 — está relacionado con cómo acomodar la innovación disruptiva. Las principales innovaciones suelen provenir o bien de nuevos entrantes, o bien de cambios bruscos que permiten tomar decisiones, como en este caso un cambio en la propiedad”, explica Dans. Además, el propio Bezos ha demostrado en el pasado que no tiene prisa por obtener beneficios. 

 

Reinventar el negocio

El dueño de Amazon se hace con el WaPo en el peor momento de la historia del periódico y la prensa en general. En 1993 llegó a superar los 800.000 lectores. 20 años más tarde, son casi la mitad. Su tirada lleva siete años consecutivos bajando. A eso se une el descenso continuado de la publicidad. Según Bloomberg, los ingresos han caído hasta el 44% de lo que ingresaban seis años atrás. En 2012, por ejemplo, tuvo unas pérdidas operativas de 53,7 millones de dólares.

La culpa, como siempre es de internet y lo decía el propio Bezos en la carta mencionada: “Internet está transformando casi todos los aspectos del negocio de la prensa: acortando los ciclos de las noticias, erosionado las fuentes de ingresos tradicionales y facilitando nuevos tipos de competencia, algunos de ellos con apenas coste o coste cero en la recogida de la información”. Los cambios tenían que llegar “con o sin nuevo dueño”, escribe también en la misiva.

“Bezos no está intentando acabar con el negocio de la prensa. Él esta intentando reinventarlo, en una carrera contra compañías de la talla de Apple y Google por desarrollar el más amplio abanico de innovadores dispositivos y servicios de noticias y entretenimiento”, escribe Business Week. El enemigo, en todo caso, es el papel y la pesada estructura levantada sobre él.

Para Dans, “la mayoría de los medios tradicionales están enrocados en que no se pueden hacer determinadas cosas, ven algunos cambios únicamente como amenazas terribles, y no son capaces de plantearse nada que amenace el negocio tradicional. Algunos siguen pensando en negocios de papel o intentando protegerlos, cuando el papel es únicamente el medio que resultaba más eficiente para transmitir información hasta el siglo pasado y no merece ningún tipo de apego”.

Aunque la compra la ha hecho Bezos a título personal y no como Amazon, sería una estupidez no aprovechar las sinergias entra el periódico y la tienda. El flamante responsable de Flickr, el español Bernardo Hernández, decía hace unos días en la Cadena Ser que Amazon se podría aprovechar de la red de distribución del WaPo y el resto de cabeceras locales que han entrado en el lote. Pero a Amazon ya le va bastante bien y será el WaPo el que se aproveche de Amazon. Puede que Bezos decida a medio plazo cargarse la impresión en papel, las rotativas y la red de repartidores y regalar uno de sus Kindle con la suscripción al periódico.

Aunque el propio Bezos decía que ni había plan ni hoja de ruta, que tocaba inventar, su llegada al negocio puede suponer un punto de inflexión. “Las consecuencias de un WaPo emprendiendo una vía de cambios disruptivos con un inversor de referencia detrás que lo permita pueden tener una muy amplia influencia en la industria en general”, sostiene Dans.

 

* Periodista de tecnología, ciencia y cultura. Colaboró con El Mundo,  participó en la fundación de Público.

Tomado de: The Huffington Post España.  Publicado el 11/08/2013.

 

 

 

 

 

Miguel Ángel Criado*

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

   

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

  

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

  

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Escribir un comentario

“Los comentarios en Razón Pública están sujetos a moderación, (de 8 am a 6pm hora de Colombia)con el fin de garantizar un intercambio de opiniones en tono respetuoso - serán bienvenidas la crítica aguda y la ironía - que enriquezcan el debate y resulten interesantes para lectores y autores.
En consecuencia, no se aceptarán comentarios del siguiente perfil:
1. Que constituyan descalificaciones, ataques o insultos contra los autores o contra otros participantes del foro de comentarios.
2. Que incluyan contenidos, enlaces o nombres de usuarios que razonablemente puedan considerarse insultantes, difamatorios o contrarios a las leyes colombianas.
3. Que incorporen contenido racista, sexista, homofóbico o discriminatorio por razón de nacionalidad,sexo, religión, edad o cualquier tipo de discapacidad.
4. Que hagan directa o indirectamente apología del terrorismo o de la violencia.
5. Que apoyen diferentes formas de violación de derechos humanos.
6. Que incluyan contenidos o enlaces que puedan ser considerados como publicidad disfrazada, spam o pornografía.
7. Comentarios sin sentido o repetidos, que serán eliminados sin piedad.

Los comentarios no reflejan necesariamente la opinión de Razón Pública, sino la de los usuarios, únicos responsables de sus propias opiniones.”


Código de seguridad
Refescar

 

Caleidoscopio

Sin Dios

  • Memoria y patrimonio

    Hospital San Juan de Dios I El Hospital San Juan de Dios se encuentra cerrado desde 1999. Desde hace algún tiempo, diferentes personas e instituciones vienen haciendo esfuerzos para reabrirlo. En el marco de la serie Memoria y Patrimonio...

Por Equipo Caleidoscopio

Videocolumnas

Negrete

  • ¿Están desprotegidos los páramos de la minería?

    Para Rodrigo Negrete el plan nacional de desarrollo obliga a proteger los páramos, pero el decreto 2041 de licencias ambientales va en contravía al permitir que los ecosistemas de páramos estén expuestos a la minería.

“Dejusticia"

  • El problema carcelario en Colombia

    ​ Para la investigadora de Dejusticia Carolina Villadiego el problema en las cárceles del país obedece a diversas causas y a ellas se suma el actual paro judicial.

Ver más videocolumnas en

 

Arte y Cultura

Manos sucias: Buenaventura en la pantalla

un joven afro remando

Sebastien Lough​urst​La película Manos sucias, actualmente en cartelera, tiene detrás la historia de varios jóvenes actores que decidieron no repetir la historia de sus personajes en la pantalla y se dedicaron a la actuación a pesar de todas las dificultades.

Sébastien Longhurst*

Sazón Pública

“Timochenko

Por Yeyotwitter1-1​@yeyonet

       

Lectura Pública

Los estudiantes y la cultura: cuando la educación nace predeterminada

Pierre Bourdieu

Tatiana Castañeda​Reseña de un ensayo con más de cuarenta años, pero que todavía resulta válido para entender por qué la educación sigue siendo inequitativa desde el momento mismo del ingreso de los estudiantes a la escuela.

Tatiana Castañeda López*

Recomendado

¿Cómo le ha ido a la reelección presidencial en los países andinos?

El presidente Santos rodeado de diferentes personajes que le ayudaron a impulsar la ley de equilibrios

Un repaso de los ires y venires de esta figura en la historia reciente de Colombia, Venezuela, Ecuador, Perú y Bolivia deja lecciones dicientes e inquietantes sobre cómo y por qué se adoptan o eliminan la reelección y los cambios en períodos de gobierno.

Fabián Acuña*

Mirada Pública

Nos escriben

  • Problemas irremediables

    Comentario al artículo Metro para Bogotá: ¿por fin? de Jorge Acevedo: El metro para la movilidad de Bogotá sería como poner una curita en una gran herida, toda vez que el problema es de logística, algo de lo que carecen los proyectos distritales. Así mismo, me parece un poco equívoco pensar un metro en los inestables suelos de Bogotá, al final podría suceder que termine siendo peor la "cura" que la propia enfermedad. [...] Por Paula Bonilla    

RP en los medios

  • Las noticias que no son

    Viernes, 17 Octubre 2014

    Hernando Gómez Buendía Colombia tiene problemas reales, como la pobreza, la pavorosa destrucción del medio ambiente o la ineficiencia aparatosa de un Estado que emplea alrededor de dos millones de personas que no nos dan seguridad, ni justicia, ni...