Carta abierta a Alfonso Cano

(Tiempo estimado: 15 - 30 minutos)

marcela_anzolaUna carta personal, serena y balanceada al comandante de las FARC, donde se exploran uno por uno sus argumentos históricos y sus razones actuales para justificar la lucha guerrillera. Esta misiva franca pero respetuosa y algo extensa sin duda es de lectura obligatoria para quienes piensen que la guerra debe proseguir y para quienes todavía buscan una salida negociada al conflicto interno que vivimos desde hace medio siglo.

Medófilo Medina*

145Personas de carne y hueso

Comandante Cano:

Me dirijo a usted apoyado en dos razones.

La primera es la circunstancia de haberlo conocido personalmente y de haber interactuado como miembros de la Juventud Comunista. Estudiamos en la misma facultad de la Universidad Nacional; es cierto, Usted entraba cuando yo egresaba del pregrado.

La última vez que hablamos brevemente fue durante mi visita al Campamento del Secretariado de las FARC del 26 al 29 de febrero de 1986, en las postrimerías del proceso de paz que comenzó en 1982. Llegamos allí con la colega de la Universidad Nacional Rocío Londoño, quien había iniciado su investigación sobre el dirigente campesino Juan de la Cruz Varela y estaba interesada en conocer la visión de Manuel Marulanda y de Jacobo Arenas sobre Varela.

También conocí a Joaquín Gómez en Moscú cuando adelantaba su carrera en la Universidad de la Amistad de los Pueblos, y yo el doctorado en la Universidad de Moscú. Me impresionaban su disposición sencilla, su talante festivo.  

Al comandante Pablo Catatumbo lo aprecio, podría decir, como colega: recuerdo algunas conversaciones sobre historia de Colombia durante mi visita a la sede del Secretariado. Aparte de su evidente erudición histórica, mostraba una preocupación muy típica de la profesión: la necesidad de las fuentes de información, de conservarlas y recuperarlas mediante la investigación. Me habló con preocupación del archivo de las FARC o al menos de la documentación que no estaba organizada, sistematizada, sino apenas conservada. Me he preguntado luego: ¿Se ha preservado aquella documentación tan valiosa para la historia contemporánea de Colombia?  

Recuerdo también un encuentro con Iván Márquez en una larga conversación donde tomó parte Daniel Pecaut, una tarde reverberante en Florencia en los tiempos del Proceso de Paz de La Uribe. Entonces Iván ejercía como miembro del Congreso de la República en representación de la Unión Patriótica. Habíamos compartido afanes en la lucha estudiantil con quien se convertiría en el comandante París en las filas de las FARC.

A Usted, a los dirigentes que he nombrado, no los podría ver a través de los prismas construidos por la propaganda de los medios de comunicación. Tampoco los asumo en la condición de héroes, aunque he admirado su decisión de tomar riesgos y afrontar sacrificios en defensa de una concepción social y política. La imagen que de Ustedes tengo es la humana que guarda mi retina, asociada con el intercambio en actividades o discusiones políticas. En efecto Ustedes fueron gente de estudio y dirigentes políticos urbanos antes de convertirse en cuadros militares.

Los colombianos necesitan entender el por qué de la guerra

La segunda razón para esta carta es que he pensado hace mucho sobre la necesidad que objetivamente tendría el ciudadano corriente de conocer la argumentación de las FARC, y de sopesar tanto su visión del país actual como sus propuestas hacia el futuro.  

Durante años he sido profesor e investigador de la historia contemporánea de Colombia, y en los últimos quince años he dedicado también esfuerzos al estudio de América Latina. Subrayo: no soy experto en las FARC, pero dada la época de la que me he ocupado, he tenido que leer y reflexionar sobre el Conflicto Interno por cuanto es parte inseparable de nuestra historia. Por supuesto en estas líneas está incorporada mi sensibilidad de ciudadano atento a las cosas del bien común.  

La intención primordial del grupo de intelectuales que, junto con la senadora Piedad Córdoba, le escribió a ustedes una carta era iniciar un intercambio epistolar más allá de las diatribas y la estigmatización. Debo reconocer que tal objetivo cedió ante las urgencias del momento y se extravió en los quehaceres ciertamente necesarios del intercambio humanitario.  

Creo que sigue siendo válido insistir en un intercambio epistolar de esta naturaleza, el cual tendría sentido independientemente de los avatares de la guerra y de las dificultades políticas y técnicas que rodearían una tal comunicación. Un intercambio de cara a la opinión pública y donde puedan participar quienes quieran hacerlo y crean que la palabra razonable mantiene su fuero aún bajo las circunstancias más adversas. 

En la coyuntura de Colombia y en la fase actual del conflicto interno es por demás necesario y oportuno profundizar la reflexión sobre el mismo y abrir la discusión amplia y democrática, bien sobre la inevitabilidad de la guerra o bien sobre las posibilidades de la paz.  

Malos augurios

Hace pocos días el almirante Edgar Cely, comandante de las Fuerzas Militares (Declaraciones para Caracol Radio, junio 15 de 2011) refiriéndose a la confrontación con Ustedes afirmó: “Este es un momento histórico, tenemos que estar unidos; estamos en los veinte metros finales más importantes”.

Pero tan preciso acotamiento de distancias militares no convence ni al mismo personaje que lo ha fijado. En el mismo reportaje había dicho el almirante, aludiendo a las acciones recientes de las FARC: “Cambiaron su estrategia y ahora están generando una situación que entendemos perfectamente, pero nosotros también estamos cambiando nuestra estrategia” (énfasis añadido). Pues bien: cuando se habla o cuando se proyectan estrategias, estamos refiriéndonos a un período más largo del que tomaría recorrer esas cortísimas distancias.  

Por su parte en el reportaje que el periódico español Publico.es difundió el mismo día de las declaraciones del almirante Cely, Usted, comandante Cano, advirtió: “Mientras no aboquemos seriamente, entre todos, la búsqueda de soluciones a los problemas estructurales del país, la confrontación será inevitable. Unas veces más intensa, otras no tanto. En algunos momentos con la iniciativa militar del Estado, en otros con la iniciativa popular, en una trágica ciclotimia que debemos superar, inteligentemente, con grandeza histórica”.  

Lo que el párrafo deja en pie es la mención a la “trágica ciclotimia” y esto nos lleva a entender que para Usted la paz sigue siendo lejana, o que estamos abocados a seguir en una curva de confrontación sin término y donde no se asoma todavía algún futuro esperanzador para los colombianos. Aunque parezcan modestas hay novedades que exigirían especial reflexión.  

En su reportaje resulta muy limitada su referencia a la Ley de Víctimas, a cuyo proyecto Usted le había prestado mayor consideración en el video difundido por Anncol en enero del año en curso. Al respecto permítame una breve digresión. Sobre el sentido político de esta ley hablan tanto la criminal ofensiva que se ha puesto en marcha contra los restituidos como también el coro de voces de latifundistas y ganaderos tradicionales, inversionistas agrícolas y de sus voceros políticos que la presentan como violación al sagrado derecho de la propiedad privada y golpe a la “confianza inversionista”.

Los asesinatos buscan disuadir a los campesinos empeñados en recuperar sus tierras de proseguir con el movimiento, al tiempo que se proponen apartar a las autoridades de su acción para la aplicación de la ley. Ya antes el país ha sido testigo del desarrollo de ofensivas y campañas de esa índole cuando se ha ensayado poner en marcha políticas agrarias de orientación progresista. Yo me pregunto hoy, Comandante, ¿Volverán tales sectores a imponer de nuevo su designio?

Los argumentos históricos de las FARC

Quisiera referirme a enunciados de las FARC que unas veces se encuentran formalizados programáticamente y otras veces se reiteran de modo más informal en reportajes y declaraciones concedidos por Usted o por sus compañeros del Secretariado, como aquellos que se han conocido durante los últimos meses.

Se trata de fórmulas verbales que en el discurso de las FARC se asumen como axiomas o sentidos comunes. Yo quisiera abrir sólo algunos de tales códigos hasta ahora cerrados, para hacerlos objeto del intercambio dialéctico.

Comienzo por los argumentos sobre el origen del movimiento armado.  

La Autodefensa campesina original

Un primer enunciado reza: la lucha armada en Colombia no nació por decreto de nadie; fue la respuesta popular a la violencia de latifundistas y ganaderos amparados por un régimen político antidemocrático y excluyente.

En principio la afirmación es verdadera, pero a mi juicio hace falta seguirla con distancia crítica en su desarrollo. Sin duda en 1949 y en algunas regiones donde venían consolidándose los movimientos de colonos y campesinos, resultó inevitable organizar la autodefensa armada, no ya en defensa de la tierra sino de la vida misma. Pero ya en la primera pausa de “La Violencia” en 1953, había motivos para plantearse la reorganización de un movimiento agrario que, por ejemplo en el Sur del Tolima, venía trabajado con vigor desde mediados de los años treinta. No sobra recordar que en Chaparral, el Partido Socialista Democrático (denominación temporal del Partido Comunista) había tenido ya dos concejales campesinos, uno de ellos el legendario Isauro Yossa.

Pero la reorganización del movimiento campesino no ocurrió. Al contrario cundió el desconcierto y se prolongó la confrontación con antiguos combatientes liberales que respondieron de manera aún más enconada y en efecto agravaron la violencia.

Marquetalia: el viraje

Permítame hacer memoria del hecho crucial que Ustedes con razón han celebrado como el hito fundacional de las FARC. Ese hecho comenzó con la agresión a los pobladores de Marquetalia por parte del Ejército apoyado por fuerzas de Estados Unidos mediante el tristemente célebre Plan LASO. La respuesta que allí se dio era inevitable y la hazaña de los colonos y campesinos quedará inscrita en los anales de la lucha del pueblo colombiano. Analizando aquella coyuntura, Pierre Gilhodés escribió que entre 1964 y 1965 el Ejército colombiano “se inventó un enemigo”, dado que previamente no había una actividad militar en esa avanzada de la colonización.

Luego una decisión de los colonos llevó a convertir las autodefensas en guerrillas. En 1966 el X Congreso del Partido Comunista mediante otra decisión le dio contenido estratégico a la lucha armada guerrillera al adoptar la política de combinación de todas las formas de lucha como su teoría y su práctica.  

El paro cívico del 77 y la oportunidad perdida

Sólo menciono otro momento crucial. La escogencia de una opción sería decisiva para iniciar otra etapa de la lucha guerrillera y por lo mismo otra fase del conflicto interno en Colombia. Se trata, comandante Cano, de la lectura del Paro Cívico Nacional (PCN) del 14 de septiembre 1977 que hicieron la dirección de las FARC y la mayoría de la izquierda.  

Aquella fue una protesta formidable, un capítulo de la historia de la muchedumbre política en Colombia. Pero muchos concluyeron, de manera subjetiva, que se acercaba la hora de hacer confluir la movilización cívica con la acción armada de la guerrilla, en un formidable torrente insurreccional que resultaría irresistible. Recordará usted que el M-19 fue la guerrilla que de manera más acelerada readecuó su acción a esa previsión. Las FARC concluirían su aprestamiento para actuar de forma más ofensiva en la VII Conferencia que tendría lugar en 1982.

Aún me sigue sorprendiendo que el establecimiento colombiano hubiera llegado a la misma conclusión, pero en dirección contraria: El PCN habría sido un intento de insurrección cuya reedición debía evitarse a toda costa. El presidente Turbay Ayala y el ministro de Defensa, general Camacho Leiva, desarrollaron entonces una ofensiva brutal y desinstitucionalizada en defensa de las instituciones.

La derecha y la izquierda asimilaron el PCN desde sus propias matrices de pensamiento y no pudieron o no quisieron entender lo que aquel acontecimiento había significado realmente. La polarización del país ganó terreno al tiempo que la presencia de las mafias narcotraficantes se hacía sentir en la economía, la sociedad y la política. Esta coincidencia de fenómenos resultaría trágica.

La izquierda hubiera debido estudiar el Paro y la serie de los paros cívicos locales que habían tenido lugar entre 1957 1977. A mi juicio, era necesario ajustar la política a la primacía de los escenarios urbanos y adecuarla a la cultura política que había reflejado aquella protesta multitudinaria contra el alto costo de la vida. El camino escogido fue insistir en las mismas estrategias de antes y darles la espalda a las nuevas realidades.  

Sumapaz y Viotá: un modelo alternativo

En la historia colombiana se encuentran modelos de lucha armada, que Usted conoce bien, donde la guerra terminó sin pasar por una derrota de los combatientes. Aludiré a uno de ellos, uno especialmente pertinente porque tuvo su origen por la misma época y dentro de la misma matriz política donde nacieron las FARC. Me refiero al movimiento campesino encabezado por Juan de la Cruz Varela en Sumapaz y Oriente del Tolima.  

En esas regiones los campesinos tomaron las armas a finales de 1949, combatieron eficazmente contra la policía y las bandas al servicio de los gamonales y caciques conservadores hasta 1953. En octubre de ese año entregaron las armas en Cabrera y se reincorporaron a sus parcelas. Volvieron a ser objeto de persecución sangrienta y nuevamente fueron a la lucha armada en defensa de la vida. Hasta el Sumapaz llegó la honda del la campaña militar desencadenada por el gobierno de Rojas Pinilla entre noviembre de 1954 y mediados del año siguiente contra el movimiento agrario del Oriente del Tolima, conocida como la Guerra de Villarica.

Cuando la Junta Militar que sustituyó a Rojas en 1957 pintó algunas posibilidades de paz, Varela entabló conversaciones y presentó un pliego de demandas que fue aceptado por el gobierno. Años después él mismo evocaría aquel breve período de paz en los siguientes términos: “Las tropas fueron retiradas, nos dieron todas las garantías, salíamos a los pueblos, convivíamos con el Ejército, con la policía y las autoridades. Es un reconocimiento de honor al mérito, porque parecía que nunca hubiéramos estado en guerra” (Rocío Londoño Botero, Juan de la Cruz Varela. Sociedad y política en la región de Sumapaz (1902-1984), Bogotá: Universidad Nacional, 2011, p.570).

Los campesinos volvieron al trabajo en sus propiedades. No se trató ciertamente de una marcha bucólica. Las bandas de terratenientes causaron asesinatos, ocasionaron víctimas y atropellos económicos, pero los campesinos se quedaron, no permitieron el despojo de sus tierras. En ello jugó un papel decisivo el hecho de que los campesinos hubieran podido mantener la organización y la movilización de la gente.  

También por los tiempos de “La Violencia” de 1946 a 1964, el movimiento agrario de Viotá negoció acuerdos para el Tequendama, que hicieron de esta región una comarca de paz en medio de la guerra. Debo anotar además que tanto en Sumapaz como en el Tequendama, el Partido Comunista respaldó las alternativas de la paz. Estos casos merecen ser estudiados con detenimiento en el momento actual cuando no obstante el ruido de los tambores de la guerra la paloma de la paz intenta levantar su vuelo.  

Comandante Cano, si bien no desconozco que el origen y el desarrollo de los conflictos sociales obedecen a razones objetivas y a causas estructurales, por otra parte subrayo el papel de las decisiones o de las escogencias entre alternativas políticas que llevan a cabo las partes en el conflicto. Si destaco el resultado de escogencias de caminos distintos del que hasta hoy han transitado las FARC, lo hago en virtud de aquella sabiduría elemental según la cual las cosas que comienzan por voluntad de las personas también pueden acabarse por voluntad de las personas.

Paso ahora a conversar, si me disculpa Usted esta ya larga misiva, sobre las razones sobre las cuales las FARC ponen el mayor énfasis para insistir en la lucha armada bajo las circunstancias actuales de Colombia.

Pobreza y desigualdad acuciantes

Comienzo por los factores que harían inevitable la acción armada: las causas estructurales como la pobreza, la monstruosa desigualdad en la distribución del ingreso, la inconmovible concentración de la propiedad sobre la tierra, la imposibilidad de las mayorías para acceder a una educación de calidad o a los servicios de salud….  

Por supuesto la lucha armada hunde sus raíces en este océano de privaciones e iniquidades. Creo que pocos negarían la validez del argumento. Paradójicamente los militares que pusieron en marcha la maquinaria de guerra contra campesinos y colonos a mediados del decenio de 1960 introdujeron en el mundo oficial lo que el general Ruíz Novoa, Ministro de Guerra llamó entonces las causas estructurales de la subversión y que en el decenio de 1980 otro general, Landazabal Reyes Ministro de Defensa denominó como los “factores objetivos” de la violencia.

Pero aunque el argumento sea tan convincente en términos éticos y en términos lógicos, no deja, Comandante, de mostrar grietas cuando se lo somete a ciertas preguntas críticas y en el contexto concreto de Colombia.

Preguntas inquietantes

Sin contar sus años de actividad como autodefensa campesina, las FARC ya tienen 47 años de existencia. Es pertinente preguntar: ¿Cuáles son los beneficios que esta lucha abnegada de tres generaciones de hombres y mujeres guerrilleros le han traído a Colombia? ¿Cuáles grupos de trabajadores rurales o urbanos han logrado conquistas sociales duraderas por obra de las FARC durante este medio siglo? Más allá de los recursos polémicos, no descarto que Usted, Comandante, disponga de respuestas que yo ignoro y que sería del más alto interés para todos conocer. 

La utilización del Conflicto

En este punto debo aludir al uso del conflicto interno por parte de los sectores dominantes para impulsar sus propios intereses económicos, sociales y políticos. Es evidente que los señores de la guerra, los paramilitares amparados por sectores de las Fuerzas Armadas y otros actores legales o ilegales opuestos al interés de los trabajadores y de las fuerzas democráticas se benefician de maneras muy distintas de la existencia y la prolongación del conflicto interno en contravía de los cambios que las FARC se propusieron desde su creación. Hay en especial razones para pensar que el fenómeno Uribe se gestó en el contexto del con razón llamado “síndrome del Caguán”, un fenómeno político – emocional que arrastró a la mayoría de la opinión y la puso en manos de la extrema derecha.

La parapolítica, cuyo camino fue abierto por el paramilitarismo contrainsurgente y mafioso, ha sido el mecanismo más eficaz de reclutamiento de un nuevo personal político. Esa clase política accedió a las esferas de la dirección del Estado y de los partidos, creó sus redes de neo-clientelismo, e indujo a un nuevo balance de las participaciones regionales en el aparato del Estado.

Los apoyos populares de las FARC

Comandante: no tengo duda que a lo largo de su historia las FARC han contado con bases sociales de apoyo. En regiones enteras han sido el único Estado para la población excluida del acceso a bienes y servicios. A la larga se admitirá que por la acción de la insurgencia grandes regiones que por largo tiempo fueron periféricas han entrado paradójicamente en el proceso de la integración nacional. El hecho de que Colombia haya sido un país de colonizaciones y que aún en el siglo XXI haya frontera agraria abierta constituye uno de los fundamentos para entender la sociología de la guerrilla.

También entre las mayorías pobres de las grandes ciudades hay sin duda sectores que apoyan la lucha armada y personas de otros medios sociales que lo hacen por motivos políticos o ideológicos.

De aquí se siguen al menos dos grandes consecuencias. Por una parte no parece realista ni sensata la política de exterminio que proclaman o reclaman algunos sectores. Por otra parte no sería posible que el movimiento guerrillero acepte poner fin al conflicto interno mediante el trámite de una simple reinserción.  

Apoyo insuficiente para lograr los cambios

Señalado lo anterior, debo añadir que el balance objetivo de los apoyos sectoriales y regionales al actuar de las FARC no constituye la base sociopolítica que les permita a las FARC encabezar el vasto movimiento político de las masas urbanas y rurales que se hace necesario para lograr cambios profundos en Colombia.  

Las potencialidades de transformación que los movimientos armados han podido crear en su larga historia germinarán solo cuando ellos logren ser parte efectiva y por tanto creíble de un movimiento democrático por la paz. Por supuesto: la salida negociada del conflicto no significará el cumplimiento automático de los cambios, pero sin duda contribuirá a crear las condiciones para que la gente luche por ellos de manera políticamente más efectiva y humanamente más constructiva.

El conflicto y la interferencia de Estados Unidos

Comandante: las FARC desde un comienzo reclamaron el desarrollo soberano de Colombia y en especial se opusieron a nuestra subordinación inveterada respecto de Estados Unidos. Pero, otra vez, los sectores dominantes han usado el conflicto para afianzar su alienación irrestricta con los intereses económicos y geopolíticos de ese país.

Cuando el segundo gobierno de Uribe estableció el Acuerdo de Cooperación Militar con el pretexto de combatir “el terrorismo”, el embajador de Estados Unidos William Bronfield trató de tranquilizar a quienes se alarmaron o indignaron, al decir que no se trataba de algo nuevo sino de renovar un acuerdo anterior. Ese acuerdo no era otro que el Pacto Militar Bilateral firmado el 17 de abril de 1952. Tal ocurrencia bien podía tomarse como un desplante cargado de cinismo, en tanto el Pacto del 52 fue un acto de vergonzosa sumisión al interés militar de un país extranjero; corrían los tiempos de la participación de Colombia en la aventura de Estados Unidos en Corea.  

No quisiera que esta reflexión mía se tomara como un reclamo al movimiento armado por no haber logrado la adopción de una política internacional independiente. En todo caso esta sería una responsabilidad que trasciende a los alzados en armas. Pero a mi juicio el que Colombia cuente con “la guerrilla más antigua del mundo”, como suele decirse, tampoco ha servido para disminuir la dependencia frente al imperialismo.

Asesinato de los opositores: el exterminio de la Unión Patriótica

Comandante Cano, me refiero ahora a un punto que suele paralizar la discusión con quienes defienden la continuidad de la lucha armada: se trata del asesinato o la persecución de quienes han hecho dejación de las armas por parte de sectores del Estado, de sicarios al servicio de terratenientes, ganaderos, empresarios u otras fuerzas de derecha.

Esta en realidad es la expresión aguda de la intolerancia inscrita en el sistema político colombiano respecto de las corrientes alternativas o de izquierda que pretenden irrumpir en la escena política o impulsar los movimientos sociales.

En su ya mencionado reportaje para Publico.es, recordó Usted la serie bicentenaria de líderes populares que han sufrido la violencia y que va desde el atentado al Libertador hasta los asesinatos de Jaramillo Ossa y Cepeda Vargas, para concluir de manera lapidaria: “Porque en Colombia a la oposición democrática y revolucionaria, la asesina la oligarquía. La masacre de la Unión Patriótica es la muestra palmaria.”

¿Quién podría sensatamente negar que la anterior afirmación tiene bases muy ciertas?

Y sin embargo una vez más es necesario abrir las fórmulas cerradas. La Unión Patriótica fue víctima de una alianza conformada por sectores de las Fuerzas Armadas, mafias del narcotráfico, gamonales políticos y paramilitares. Pero estas fuerzas contaron a su favor con el hecho de que la UP, surgida por convocatoria de las FARC, es decir por un movimiento guerrillero que hacía parte de un proceso de paz, tuvo que cargar con el fardo de sostener la política de combinación de todas las formas de lucha.

Me parece que en la encrucijada de 1984 se planteaba la disyuntiva: o bien se profundizaba el proceso de paz y la guerrilla se transformaba en una fuerza política sin apoyaturas militares, o bien se continuaba con la acción insurgente renunciando a la creación de una organización política legal.

Usted mismo ha insistido desde hace ya tiempo en un tipo de organización política distinto y por definición, ilegal, lo cual, conceptualmente al menos, tiene más coherencia que la fórmula de 1984.

El intento de sentarse en dos sillas a un mismo tiempo fue una decisión inevitablemente utópico-catastrófica. No soy tan ingenuo para pensar que los exterminadores de la UP se hubieran convertido en palomas de la paz o en defensores de Derechos Humanos ante la decisión de renuncia a las armas por parte de los insurgentes. Sin embargo considero que amplios sectores políticos y corporativos del país se hubieran constituido en dique de contención frente a esa alianza siniestra. Guiados por la ética, o aún por pautas mecánicas del principio de justicia, hay fuerzas de opinión considerables que en casos semejantes han jugado en defensa de quienes optan por dejar las armas.  

El M19: las respuestas del gobierno y de la opinión

Quizá, comandante Cano, sea pertinente recordar acá que en los acuerdos preliminares entre el M-19 y el gobierno Barco se adoptaron compromisos que luego fueron parte del proyecto de reforma constitucional que debatía el Congreso en 1989. El gobierno se vio obligado a retirar el proyecto por la inclusión del tema de la extradición que auspiciaron las mafias. Pero si entonces el presidente no estuvo en condiciones de cumplir, los votantes resarcieron al M-19: primero en las elecciones al Congreso de 4 de marzo de 1989 y luego, más ampliamente, en las elecciones a la Constituyente del 9 de diciembre de 1990.

Otra cuestión sería discutir lo que hizo el M-19 con semejante capital político. Pero en aquella encrucijada confluyeron una organización guerrillera en proceso de paz y el vigoroso movimiento ciudadano por una nueva Constitución -la que sería adoptada en el 91.

Respuesta sibilina

No puedo concluir sin referirme a una pregunta que a Ustedes siempre les formulan y con la cual seguramente los seguirán apremiando: la relación de las FARC con los negocios de la droga, dados en especial los altos costos de la guerra en Colombia.

Debo admitir el desconcierto que me produjo su respuesta en la citada entrevista para Público.es: “Quisiera serle taxativo en esto: ninguna unidad fariana, de acuerdo a los documentos y decisiones que nos rigen, (énfasis añadido) pueden sembrar, procesar, comerciar, vender o consumir alucinógenos o sustancias psicotrópicas. Todo lo demás que se diga es propaganda”.

Yo no quisiera figurar entre los propagandistas, pero no puedo ignorar que su remisión a “los documentos y decisiones que nos rigen” fue una manera muy peculiar de respuesta sobre la cual habría que concluir sencillamente que dentro de las FARC sucede lo que ocurre en Colombia: que la ley se obedece pero no se cumple.  

Los signos de cambio en América Latina

Los partidarios de la salida política al conflicto solemos buscar los signos que anunciarían la paz en cada coyuntura. No pocas veces se trata de meras proyecciones del deseo; pero esta carta no quiere anticipar escenarios futuros, sino apelar de manera realista o aún desencantada al análisis de los factores e intereses particulares, corporativos o existenciales que sustentan la guerra colombiana, para invitarlo, comandante Cano, a repasar su peso frente a los beneficios que para todos tendría el compromiso efectivo con la salida negociada del conflicto.

Las tendencias sociales, políticas y geopolíticas que desde hace un decenio se vienen observando en América Latina estimulan el análisis y alientan la controversia democrática. En Brasil, en Venezuela, en Bolivia, en Ecuador en Argentina y Uruguay se vienen ensayando caminos de participación nueva de la gente, se adoptan políticas sociales más o menos profundas según el prisma desde el cual se las mire, se plantean apuestas por el avance de un mundo multipolar contra las formas más aberrantes de la dependencia con respecto al imperialismo, se dan pasos de un mayor control de las riquezas y los recursos propios.  

Todos estos países pasaron por experiencias insurgentes a las cuales encontraron término ¿Quién hoy podría invocar como emblemática particularidad colombiana la prolongación de una guerra que no parece que pueda prolongarse sino a costa de descomponer a sus protagonistas militares y de enervar a toda la nación con el culto a los valores de muerte?

La perpetuación de la guerra no puede erigirse en mito nacional ni el programa de la destrucción del adversario en un objetivo colectivo exaltante.

Es una decisión

Comandante Cano: Quisiera concluir con una cita de la Asociación Campesina del Valle del Río Cimitarra: “A nuestro entender, el conflicto puede tener salida atacando sus causas objetivas, mediante la realización de reformas políticas, económicas y sociales, que permitan mejorar las condiciones de vida y de trabajo de la población colombiana. Pero también, a partir de la voluntad y decisión política expresa de las fuerzas en contienda”. (Encuentro Nacional de Comunidades, afrodescendientes e indígenas por la tierra y la paz en Colombia. “El diálogo es la ruta” Barrancabermeja, Agosto 12-15 de 2011).

Es una aspiración que se fortalecerá en la medida en que las señales aún débiles pero ciertas de paz que se originan en el gobierno y aquellas que Usted y sus compañeros han lanzado en los últimos meses se plasmen en una auténtica y concreta opción por la paz.

Historiador.

* El perfil del autor lo encuentra en este link.

 

Escribir un comentario

“Los comentarios en Razón Pública están sujetos a moderación, (de 8 am a 6pm hora de Colombia)con el fin de garantizar un intercambio de opiniones en tono respetuoso - serán bienvenidas la crítica aguda y la ironía - que enriquezcan el debate y resulten interesantes para lectores y autores.
En consecuencia, no se aceptarán comentarios del siguiente perfil:
1. Que constituyan descalificaciones, ataques o insultos contra los autores o contra otros participantes del foro de comentarios.
2. Que incluyan contenidos, enlaces o nombres de usuarios que razonablemente puedan considerarse insultantes, difamatorios o contrarios a las leyes colombianas.
3. Que incorporen contenido racista, sexista, homofóbico o discriminatorio por razón de nacionalidad,sexo, religión, edad o cualquier tipo de discapacidad.
4. Que hagan directa o indirectamente apología del terrorismo o de la violencia.
5. Que apoyen diferentes formas de violación de derechos humanos.
6. Que incluyan contenidos o enlaces que puedan ser considerados como publicidad disfrazada, spam o pornografía.
7. Comentarios sin sentido o repetidos, que serán eliminados sin piedad.

Los comentarios no reflejan necesariamente la opinión de Razón Pública, sino la de los usuarios, únicos responsables de sus propias opiniones.”


Código de seguridad
Refescar

Comentarios  

Francisco Thoumi
+3 # Francisco Thoumi 11-07-2011 10:21
Estimado Medófilo:

Proviniendo desde "la otra orilla" debo expresarle mi admiración y apoyo a sus esfuerzos.

Un abrazo
Responder | Responder con una citación | Citar | Reportar al moderador
Joe Hug
-2 # Joe Hug 11-07-2011 11:32
Cada vez mas las FARC hacen de gerentes de campaña de la arrogante derecha anti colombiana. Su existencia perse, asesinatos y humillacion a los pobres del campo y la barriada, son la plataforma que justifica la lucha contra el pensamiento individual por el cambio. Las FARC son enemigas del CAMBIO.
Responder | Responder con una citación | Citar | Reportar al moderador
Jorge Acevedo
0 # Jorge Acevedo 11-07-2011 15:45
Medófilo, me parece un esfuerzo muy valioso por argumentar contra la sinsalida en que estamos. Pero creo conveniente aclarar o corregir su cita al final de un documento de fecha agosto de 2011, en este artículo de julio de 2011. Ojala encuentre oidos atentos en su interlocutor.
Responder | Responder con una citación | Citar | Reportar al moderador
ricardo reyes
0 # ricardo reyes 11-07-2011 15:47
Es posible segun las noticias que a este comandante lo maten antes de poder responder. En otras palabras el momento actual no da lugar a reflexion ni pensamiento, no hay argumentos para construir sino para destruir. Es en estos momentos precisamente que un articulo como el suyo es una insisitencia necesaria sobre un "imposible". Articulo valioso para tener en cuenta hoy o mañana si hay mañana, gracias por el llamado a la cordura.
Responder | Responder con una citación | Citar | Reportar al moderador
jose rodriguez
-6 # jose rodriguez 11-07-2011 15:50
Medofilo fue profesor mio en la Nacional y siempre lo he apreciado.
Esta vez también, pero con distancia. Al profesor se le olvida que esta tratando con criminales y les habla con guante de seda.
Bien, por mi profesor, mal por el concepto. Habla de tú a tú con Cano pero se arrodilla.
Responder | Responder con una citación | Citar | Reportar al moderador
juan manuel
0 # juan manuel 11-07-2011 16:40
Me parece un análisis de Medófilo es un análisis serio y ponderado que busca, con argumentos, dar respuesta a un anhelo nacional y es ponerle fin al conflicto armado en Colombia atacando sus causas objetivas y creando espacios democráticos y tolerantes de participación política, sobre todo en los actuales momentos donde las fuerzas más recalcitrantes de la ultraderecha siguen creyendo que la única salida del conflicto es la armamentista.
Responder | Responder con una citación | Citar | Reportar al moderador
Mario Hernández
+1 # Mario Hernández 11-07-2011 19:23
Gracias, Medófilo, por la decisión de realizar un diálogo directo y personal con uno de los bandos de la guerra prolongada. Esto nos permite pensar y reconocer, como colombianos o ciudadanos comunes y corrientes, que en cualquier guerra siempre hay personas de carne y hueso que juegan su vida por diferentes razones y valores. Sólo por esta vía podremos avanzar en una alternativa a la guerra. Cuando la única idea que aparece en las mentes de las mayorías es la de seres no humanos, asesinos y terroristas, que sólo merecen el exterminio, no hay salida alguna. Pensar en la condición humana de la guerra y en la posibilidad de reflexionar, abre una puerta en el muro de la obstinación.
Responder | Responder con una citación | Citar | Reportar al moderador
Manuel Vega
+3 # Manuel Vega 11-07-2011 20:08
Iniciativas de este tipo son muy escasas en el ámbito intelectual. En efecto, a algunos les parece que el tema esta muy trillado, otros, simplemente, prefieren compartir las tesis sobre el conflicto propuestas por RCN, José Obdulio et al y analizar la guerra desde las barreras tranquilas de la Universidad. Sin lugar a dudas una reflexión histórica seria como esta puede estimular un diálogo más abierto y comprometido de cara a la solución del conflicto colombiano.
Responder | Responder con una citación | Citar | Reportar al moderador
jairo.cuaran@yahoo.e
-3 # jairo.cuaran@yahoo.e 11-07-2011 20:44
Profe.
Comparto el 99% de lo dicho. Pero en honor a la verdad.
La UP no pudo hacerse cargo de la combinación de las formas de lucha porque nunca la reconocio taxativamente. Si no me funcioan mal la memoria, en la Plataforma Politica de la UP nunca hubo un reconocimiento de esa naturaleza.
Un abrazo y siga adelante profe...
Responder | Responder con una citación | Citar | Reportar al moderador
alonso
+1 # alonso 11-07-2011 23:13
Exclente articulo ojla tenga voces de aliento de tal forma que se pudeda organizar un verdadero movimento de paz con justicia social, es decir con desarrllo del articulo 1 de la Carta Politica
gracias
Responder | Responder con una citación | Citar | Reportar al moderador
Ana Marcela
-2 # Ana Marcela 12-07-2011 04:07
Profesor Medófilo, debo decirle que en su carta usted aborda puntos sensibles y plantea preguntas que de la forma más elegante le da durísimo a las FARC, pero no sería mejor ser un poquito más contundentes y claros para exigir de una vez por todas un verdadero proceso de paz? Usted me recuerda a mi profesor -y su colega de estudio en Lomonosov- Lenin Florez en las clases de historia de América Latina que impartía en la Universidad del Valle: conocen bien el tema, dan muchos rodeosy al final, uno no sabe exactamente qué fue lo más importante de la clase.
Responder | Responder con una citación | Citar | Reportar al moderador
Alpher Rojas
+5 # Alpher Rojas 12-07-2011 07:23
Estimado Maestro Medófilo:

lo menos que puede expresar un colombiano sensato en esta hora tan difícil del país, es admiración por su iniciativa. Se trata de una carta que resiste ampliamente el adjetivo de "Histórica", tanto por el afortunado recuento de hechos a los que tanto la insurgencia como quienes la combaten deben mirar para no repetir. Es dable esperar que el comandante Cano responda con serenidad esta misiva, que constituye uno de los mejores documentos publicados en la corta historia de Razón Pública. Alpher Rojas
Responder | Responder con una citación | Citar | Reportar al moderador
Luis
-3 # Luis 12-07-2011 09:51
Las preguntas inquietantes que el autor de la carta formula son apropiadas.
El país se hunde en un pozo de odios y las farc ha sido uno de los principales constructores de ese odio entre colombianos, por su abultado y absoluto nivel de criminalidad. Lo cual indicaría que las farc son un fracaso histórico. Uno podría concluir que las farc han sido un factor de impulso y apoyo de los sectores dominantes para impulsar sus propios intereses económicos, sociales y políticos. Parecería que solo tendrían el interés de colaborar o negociar con estos sectores dominantes que han destrozado el país para que continúen haciéndolo dentro del marco de los intereses del gran capital mundial. Sería saludable entonces que las farc acepten que fracasaron históricamente.
Responder | Responder con una citación | Citar | Reportar al moderador
Lázaro Hidalgo
+3 # Lázaro Hidalgo 12-07-2011 10:30
Magnífica reflexión, en la que encuentra uno en sus bien formulados planteamientos plena identidad en propósitos de la anhelada convivencia nacional. El historiador demuestra aquí que no sólo tiene amplios referentes en los sucesos cruentos y en las vías de la paz, sino capacidad de iluminar los túneles en que a veces se camufla la dialéctica de los combatientes de distinto signo pasra justificar su cruenta testarudez. Felicitaciones al gran profesor de la universidad Nacional Medófilo Medina, distinguido siempre por su sabiduría y conocimiento de la historia nacional. Qué páginota se ha halado. LH.
Responder | Responder con una citación | Citar | Reportar al moderador
Fernando Nieto
-7 # Fernando Nieto 12-07-2011 10:49
Que el cilencio de los que por accion y omicion no nos retumbe friamente en los oidos
Responder | Responder con una citación | Citar | Reportar al moderador
Gilberto Herrera S
+5 # Gilberto Herrera S 12-07-2011 10:51
Medófilo: ha hecho Usted un buen análisis, que abre un debate bien interesante. Me encanta leer un documento como su carta abierta a Cano, tan ponderado, sensato y, por qué no decirlo, con gallardía. Ojalá Cano lo tome en serio, al igual que el resto de la dirección de las FARC, que por andar en los trajines de la guerra han dejado de lado los análisis fundamentales de la misma, que no son otros que la solución política del conflicto, en sus aspectos estratégicos y tácticos.
Sin pensamiento estratégico no hay solución estratégica.
Lo felicito por el análisis que hace. Le deseo muchos éxitos.
Responder | Responder con una citación | Citar | Reportar al moderador
David
-6 # David 12-07-2011 12:20
Muy buen documento, visto desde un hombre de izquierda muy interesante, lastima que el autor desperdicio su tiempo, a ellos ya no les interesa nada de esto, las farc son su forma de ganarse la vida y su negocio y lucharan a muerte por seguirlo teniendo sin importarle 5 el pais
Responder | Responder con una citación | Citar | Reportar al moderador
Carlos Medina Galleg
+3 # Carlos Medina Galleg 12-07-2011 12:39
Mi apreciado MEDOFILO

He leido con especial fascinacion tu CARTA al Comandante CANO en el doble sentido en que la misma se presenta: El primero para el personaje y su organizacion, desde la historia y sus discursos y, el segundo aun más importante para la sociedad colombiana en su conjunto que debia despertar en acciones a demandar de los actores de la guerra su opcion DECIDIDA por la paz y la profundizacion de la democracia. Quienes nos hemos colocado al frente se la defensa de la solucion politica negociada, nos agobia la obstinacion con que se va encendiendo la hoguera de la guerra no para que se consuman quienes combaten bajo su propia responsabilidad , sino, una inmensa poblacion indefensa que no puede representar peligro alguno para nadie. Te envio un abrazo fuerte y saludo tu carta con entusiasmo.

Carlos Medina Gallego
Responder | Responder con una citación | Citar | Reportar al moderador
Miguel Escobar
-5 # Miguel Escobar 12-07-2011 12:47
Interesante articulo, pero la realidad Colombiana es tal que lo unico que se vera en un maniana es el resurgimiento de cualquier tipo de grupo armado con cualquier fundamentacion por que estamos en el Pais del egoismo, de la intolerancia de la corrupcion y de la injusticia, de la ilegalidad, el del atajo nada de lo que se plantee se podra implementar ya que nuesta idiosincrasia y cultura es la de los criminales, por que eso fue la desendencia que nos ofrecio la colonizacion espaniola. Nada que hacer!
Responder | Responder con una citación | Citar | Reportar al moderador
Luis Urueña
-9 # Luis Urueña 12-07-2011 12:56
Son ciertas dichas apreciaciones, pero vayamos al grano:La verdadera disciplina de las Farc en Colombia ya no existe, sus pensamientos estan encaminados hacia otros intereses. Por ende, es hora que el señor Alfnoso Cano o como se llame, cese sus acciones que van en deterioro del pueblo colombiano. Colombia entera quiere la paz, la mejor salida para Cano es desmovilizarse para que salga de esa clase de vida de vida que lleva que no lo deja vivir en paz. Si es que verdaderamente quiere el progreso para nuestro pais, debe cambiar de aptitud, buscar de Dios que es allì donde està la verdadera moral para su adelanto moral y espiritual, y no con esa forma de pensamiento de maldad y odio. Busca el amor verdadero para ti mismo y para los demas.Si verdaderamente quiere el progreso para nuestro pais debes primero buscar el progreso moral de ti mismo para que mejore su forma de ser, pensando en el bien y haciendo el bien.
Responder | Responder con una citación | Citar | Reportar al moderador
juana Darco
-2 # juana Darco 12-07-2011 14:38
Buen artìculo.
Si las Luchas no nacen por Decreto sino por Iniciativa.
Deben terminar de igual forma.
Por Iniciativa.
Por que no tomarla y hacer oficial sus políticas.
Responder | Responder con una citación | Citar | Reportar al moderador
Mariano Useche
-4 # Mariano Useche 12-07-2011 16:29
Aunque la carta del profesor Medina merece análisis más detenidos, me parece que minimiza un aspecto que se volvió crucial en el mantenimiento de la guerra: el control que al parecer ejercen dentro de las FARC los narcotraficante s, pese a lo que normativamente Cano alegue haber dispuesto para que no ocurra, como dijo en la entrevista al medio español citado en la carta. La duda a dilucidar es: ¿hasta qué punto los pocos o muchos que dentro de las FARC, en todas sus estructuras de mando, podrían apostarle a un proceso de paz son rehenes económicos de sus financiadores narcotraficante s de dentro y fuera de la guerrilla? Eso, sin melindres epistolares, es el punto a dilucidar. Aú así se trata de un buen esfuerzo aunque en mi opinión, vano, a estas alturas.
Responder | Responder con una citación | Citar | Reportar al moderador
yesidfilosofíaunal
+3 # yesidfilosofíaunal 12-07-2011 21:04
Todos los procesos y decisiones políticas de los últimos cien años, han rezagado el nivel de la conciencia y la cultura ciudadana sin que exista una razón histórica que vincule las situaciones sociales y los procesos económicos con el objetivo fundamental de garantizar un orden político, económico y social justo. Ni siquiera el ilusionismo constitucional representa esa razón histórica como suficiente para materializar dicho orden porque no puede saltar por encima de su propia sombra : la anarquía... miren no más de cerca como se gesta la reforma a la justicia.. para no hablar de justicia social... jejejeje
Responder | Responder con una citación | Citar | Reportar al moderador
yesid  acosta zuleta
+2 # yesid acosta zuleta 12-07-2011 21:30
Clama por sus propios méritos que en los últimos cincuenta años de la vida pública colombiana, no exista una razón histórica diferente al ilusionismo constitucional extraviado y sin referencias ni estudios ni decisiones trascendentales que reflejen estos procesos históricos y sus movimientos sociales armados, para cambiar de rumbo hacia la consecución de un orden político justo que vincule las situaciones sociales y los procesos económicos con las ideologías políticas. Ha sido balbuceante y muy tímida la justicia constitucional para desarrollar anhelos de justicia social plena universal y cumplida
Responder | Responder con una citación | Citar | Reportar al moderador
navi
+1 # navi 12-07-2011 23:36
siempre viviremos como lacayos , en este país muy pocos tienen cultura , la información esta tergiversada ,cada día nuestra legislación se mueve en detrimento del pueblo, y el pueblo sumiso sigue creyendo q los malos son las farc, la única solución esa la educación, verbigracia argentina donde el pueblo es el q gobierna y Colombia como alguna vez dijo martín de francisco , somos una masa ignara y despreciable
Responder | Responder con una citación | Citar | Reportar al moderador
Tito
0 # Tito 13-07-2011 03:30
En colombia, quienes han demostrado ser fieles a sus ideales politicos, son las FARC-EP. las FARC-EP estan en la mira del imperio de la burgesia colombiana esta misma oligarquia quien a utiliza como estrategia el terrerismo de estado. Si las FARC-EP las atacan tanto es simplemente porque son la unica organizacion politica que mantenido su lucha, por una paz con justicia social para todos los colombianos. como bien podemos analizar las razones por las cuales las FARC-EP nacieron estas continuan. las FARC-EP siempre hablan de paz
Responder | Responder con una citación | Citar | Reportar al moderador
Fabio Mejía
+3 # Fabio Mejía 13-07-2011 08:48
El artículo recoge buena parte de nuestra historia reciente de una manera interesante. Valdría la pena hacerle esas mismas preguntas y exigirle de manera contundente a la "otra orilla", al gobierno quien es ciertamente el verdadero responsable y llamado de manera obligada a solucionar los problemas de inequidad social y económica que se da en Colombia. Las FARC son el resultado, no la causa y el dolor de cabeza no se soluciona con una simple aspirina, hay que encontrar y solucionar el problema en su raiz.
Responder | Responder con una citación | Citar | Reportar al moderador
Fcoco Javier Cuadros
+2 # Fcoco Javier Cuadros 13-07-2011 08:57
Estimado Medofilo;
En el 2008 cuando apareció en escenario publico el dialogo epistolar propuesto por colombianas y colombianos por la paz resurgió la esperanza del entendimiento, de la reconciliación, de la paz, mediada por el dialogo y no por la palabra que atropella y descalifica al contradictor. Retomar el dialogo epistolar por iniciativa personal, luego de haber pasado casi tres años, tiene aún mayor valor.
Esta iniciativa de la mano de las demás como el Encuentro de comunidades campesinas, afrocolombianas e indígenas por la tierra y la paz que se realizara en Agosto en Barrancabermeja , la iniciativa de los estudiantes del mandato estudiantil por el acuerdo humanitario y la paz de Colombia, y otras más, son la fiel muestra de una gran fuerza que se está configurando hacia la paz dialogada.
Adelante!

Francisco Javier Cuadros
Responder | Responder con una citación | Citar | Reportar al moderador
Medófilo Medina
+6 # Medófilo Medina 13-07-2011 09:11
Me ha resultado de verdad estimulante el alto número de comentarios que los lectores han puesto en Razón Pública sobre mi Carta a Cano. Esos comentarios son diversos. Concuerdan unos con la argumentación del autor y otros la controvierten, incluso con crudeza. Es natural en tratándose de un asunto que como el Conflicto Interno suscita las más encontradas opiniones y despierta las más opuestas emociones. No tendría sentido que yo intentara dar respuesta a los comentarios. La Carta está pensada para provocar un amplio debate al cual están invitados todos y por supuesto busca una respuesta.
Contesto puntualmente a un aspecto del comentario de Jorge Acevedo quien se refiere a una cita que se trae al final de la Carta y que se extrae de un documento fechado en agosto de 2011 cuando la Carta corresponde a Julio del mismo año. Se trata del Llamamiento de la Asociación Campesina del Valle del Río Cimitarra que convoca a un Ecuentro que tendrá lugar en Barrancabermeja del 12 al 15 de agosto de 2011. La Convocatoria a dicho Encuentro se puso a circular con antelación al evento mismo.
Medófilo Medina
Responder | Responder con una citación | Citar | Reportar al moderador
Fabio Mejía Botero
+3 # Fabio Mejía Botero 13-07-2011 09:24
El artículo recoge buena parte de nuestra historia reciente de una manera interesante. Valdría la pena hacerle esas mismas preguntas y exigirle de manera contundente a la "otra orilla", al gobierno quien es ciertamente el verdadero responsable y llamado de manera obligada a solucionar los problemas de inequidad social y económica que se da en Colombia. Las FARC son el resultado, no la causa y el dolor de cabeza no se soluciona con una simple aspirina, hay que encontrar y solucionar el problema en su raiz.
Responder | Responder con una citación | Citar | Reportar al moderador
Luis Eduardo Payres
+2 # Luis Eduardo Payres 13-07-2011 12:29
Excepcional articulo y ajustado a lo que un ser pensante y sensato puede producir.lo interesante sería que es poco probable,que el gobierno y los actores en guerra se pronuncien.Se requieren de reformas estructurales para dirreccionar al pais a un futuro mejor no con populismo y beneficiendo siempre a los mismos.
Responder | Responder con una citación | Citar | Reportar al moderador
Roberto ortiz
-1 # Roberto ortiz 13-07-2011 16:32
La diplomacia tiende a ser un silencio ensordecedor...
Responder | Responder con una citación | Citar | Reportar al moderador
Leonardo B.
0 # Leonardo B. 13-07-2011 16:33
Se trata de un documento bien pensado, una solicitud de explorar escenarios de paz planteados en unos terminos que expresan enormes dosis de realismo. Pero de igual modo, en el documento subyacen grandes dosis de compromiso con el cambio social y amor a Colombia. Un ejercicio etico de un intelectual insobornable. Ojalá tenga una respuesta pronta.
Responder | Responder con una citación | Citar | Reportar al moderador
Luis Emil Sanabria D
-1 # Luis Emil Sanabria D 13-07-2011 18:49
Es un documento muy acertado y esperanzador, un análisi que nos llena de optimismo en esta lucha constante por alcanzar la Paz en Colombia. pido autorizacion para publicarlo en nuestra web: www.redepaz.org.co.
atentamente
Luis emil Sanabria duran
presidente Nacional REDEPAZ
Responder | Responder con una citación | Citar | Reportar al moderador
Antonio Muñoz V
0 # Antonio Muñoz V 13-07-2011 20:05
Aplaudo y siempre aplaudiré las iniciativas para encontrar el camino de la paz tantas veces trazado y otras tantas extraviado.
Profesor Medófilo quiero felicitarlo porque sé que no debió ser fácil articular tantas ideas en ese recuento histórico sin perder de vista el objetivo; entablar una conexión poderosa con uno de los actores del conflicto, una conexión , un dialogo, un intento por retomar y argumentar no solo para interpretar el proceso si no para entender que no tiene sentido seguir…
Para mi es impresionante como el articulo muestra de manera clara como cada quien a lo largo de la historia cambia sus pensamientos y posturas a través de la experiencia y los años, esta es una invitación a que el comandante Cano lea el nuevo contexto en el que se encuentra, y entienda que no es el mismo de décadas atrás.

Gracias,Medófilo
Responder | Responder con una citación | Citar | Reportar al moderador
ricardo reyes
+1 # ricardo reyes 14-07-2011 16:53
Muy bueno hablar con Cano, o con la cupula de las farc, que quieren reformas y cambios estructurales, pero ocurre que del otro lado no se requieren esos cambios, todo lo contrario, se quiere el mantenimiento y profundizacion de las actuales condiciones. Como eso es imposible, SI surge la necesidad de pensar un desenlace, la pregunta es, hay desenlaces que nos aniquilen como proyecto de pais, nacion, civilizacion? vamos para establecernos como los paises centroamericano s modelo compatible con el actual sistema de cosas? o como los hermanos suramericanos?
Responder | Responder con una citación | Citar | Reportar al moderador
Lorena Garcia
+3 # Lorena Garcia 14-07-2011 17:20
El articulo tiene doble valor al reflejar la opinión de un academico, y ser humano y el traer el eje historico para poder evaluar la realidad actual.
La historia muestra que el metodo que ha escogido el poder para enfrentar los opositores es muy numeroso y variado, pero el exterminio opera para ellos satisfactoriame nte, y es bueno saber que aparece inexorablemente cuando la posibilidad de integracion y cambio se dan, entonces hay que contar con este elemento siempre como una k constante muy poderoza pero que no ha podido determinar ni sostener un equilibrio, por ello se de renunciar a esta arma de doble filo.
Responder | Responder con una citación | Citar | Reportar al moderador
Santiago Jiménez
0 # Santiago Jiménez 14-07-2011 17:58
Aplaudo y agradezco al autor esta carta abierta donde expresa de una manera franca y clara las inquietudes que la mayor parte de la sociedad "pensante" colombiana tiene respecto a la realidad de las guerrillas en Colombia. Ojala que el señor Cano responda con la misma entereza y civilidad, sin incurrir en calificativos ni en las desgastadas frases de cajon que le hemos escuchado a los guerrilleros durante tantos años, sino que nos hable de manera clara para que todos podamos ver un poco el mundo como ellos lo ven y nos podamos acercar al entendimiento de sus puntos de vista.
Muchas gracias Dr. Medina.
Responder | Responder con una citación | Citar | Reportar al moderador
OSVALDOCCH
-13 # OSVALDOCCH 14-07-2011 18:20
el autor de la misiva, pese a su ejemplar capacidad intelectual, no es claro ni concreto en sus concepciones, porque deja abiertas ciertas brechas que mas bien estimulan al cabecilla de las farc para que continue en sus actividades ilegales, no solo contra la fuerza publuica, sino contra la indefensa e inerme poblacion civil. ASDEMAS NO HACE ALUSION A LAS MASACRES QUE SE HAN ORIGINADO Y DE MANERA SOTERRADA LAS OCULTA, dandoles una tacita aprobacion a ese accionarf criminal de las farc, sin dejar de reconocer que cano no esta en plan de paz.POR OTRA PARTE NO FUE ENFATICO NI CONTUNDENTE PARA HACERLE VER A SU AMIGO, A QUIEN DICE ADMIRAR, QUE SU LUCHA ES INFRUCTUOSA, AMEN DE NEGATIVA. En conclusion, este autor esta haciendo protagonismo politico, sin reconocer que el gobierno esta dentro de las leyes, no asi su querido aMIGO.
Responder | Responder con una citación | Citar | Reportar al moderador
Juan Lagos
-4 # Juan Lagos 14-07-2011 19:09
Apreciado Medófilo. Valoro y respeto su misiva a Cano. Pero Me parece que te pasaste de diplomático y te faltò precisiòn en detalles que quizà el comun denomidador de los colombianos y colombianas no comprende porque nuestro ùnico medio de informaciòn son los malditos noticieros. Por ello siento que quedaste en deuda con los lectores y cumpliste sòlo con ser simpàtico con la guerrilla. Podría en cada parràfo tomar muchas expresiones y precisarlas aùn màs,pero no hay tiempo. La existencia de nuestra guerrilla es legìtima pero hoy es anacrònica. Nacieron con un fin que hoy està degradado y sucio. Grandes Violaciones al Derecho Humanitario encabezan la lista, como por ejemplo el reclutamiento forsozo de niños y niñas, obligadas estàs ùltimas a prostituirse por no haber suficientes dentro de la organizaciòn, y obligadas a abortar una y otra vez. Vinculacìon directa con la droga. Fuiste realmente blando Medòfilo, pues a TODOS nos consta que las farc son parte del negocio de la droga, compran, vende, intercambian con armas y con naves, establecen precios de compra venta y de impuesto para financiarse...o de què crees tù que se financian? Comandantes corruptos y dañanos, sicarìos a sueldo en muchos lugares, que con el excedente del impuesto a la coca han comprado grandes propiedades y vehìculos para sì y sus familias (ni tontos que fueran), y tambièn siembran terror y muerte...Y LO PEOR...tienen en sus filas gente reclutada por cualquier cosa menos por simpatìas polìticas. Ahora bien, el daño que le han hecho a la poblaciòn civil es tanto, que ve tù a los diferentes pueblos donde han hecho presencia permanente las farc y dinos aquì en este foro si es cierto que gozan de respaldo.-lo que gozan es de temor-la gente los acepta porque les toca o porque necesitan sus oscuros servicios (amenzar, desterrar o matar a alguien)y de èsto ùltimo hacen uso incluso los polìticos pro o anti farc.
Algo màs:las farc se han vuelto grandes destructores del ecosistema apoyando explotaciones ilegales de metales y minerales. Tambièn han apoyado grandes proyectos mafiosos a costa de lo que sea...entonces: pueden hoy en dìa llamarse EJERCITO DEL PUEBLO?.Respond e por favor en este foro pero sin diplomacia, pues yo creo que las farc en lugar de apostar, le estàn dando argumentos al PARA-ESTADO, para que por todos los medios sigan cosechando oscuros triunfos socioeconòmicos y polìticos.
Responder | Responder con una citación | Citar | Reportar al moderador
catdiego
-4 # catdiego 14-07-2011 19:23
A veces ante la barbarie de la guerra proyecto mi deseo para la exterminacion de la guerrilla pues la veo como la excusa perfecta que ha impedido la aparicion de alternativas politicas y democraticas. Sin embargo su texto me permite recordar, entender las razones del conflicto, ver que toda la tragedia colombiana tiene bases muy profundas. Bases que espero que los colombianos no olvidemos cuando la guerrilla y la extrema derecha permitan desarrollar una verdadera democracia. gracias!
Responder | Responder con una citación | Citar | Reportar al moderador
gloria Durango
+1 # gloria Durango 14-07-2011 22:58
La carta del profesor es un memorial undívago y lleno de impresiciones, tanto históricas como ideológicas, entre otras cosas, porque sus apreciaciacione s, más que hacer referencia a motores que desataron fenómenos socilógicos en Colombia, se quedan en simples reclamos de lo que pudo haber sido y no fue. La estructura del discurso que plantea este profesor es una copia de la historiagrafía de Marquarat, cuyo discurso es insulso y superficial, pero que es propio de los contenidos de las especializacion es, maestrías y doctorados que se diseñan en las universidades europeas. Una lectura objetiva y desprevenida de los acontecimientos de la colombia contemporánea (materia de estudio para economistas, sociólogos e historiadores serios) nos muestra que el marxismo, hoy más que nunca, tiene vigencia y que la lucha de clases no ha sido superada, es decir, es un proyecto vigente dentro de una concepción de la dialéctica histórica. En consecuencia, la negociación, en los términos del M-19, del Quintín Lame, o del mismo EPL, no es probable en la ética fariana. Hay muchas más impreciciones en el discurso del profesor (la financiación del conflicto con narcóticos: toda guerra civil se ha financiado históricamente con recursos ilícitos....), que será,, seguramente tema de debate....
Responder | Responder con una citación | Citar | Reportar al moderador
Pablo Pueblo
-6 # Pablo Pueblo 14-07-2011 23:33
Cito a Luis Urueña:
Son ciertas dichas apreciaciones, pero vayamos al grano:La verdadera disciplina de las Farc en Colombia ya no existe, sus pensamientos estan encaminados hacia otros intereses. Por ende, es hora que el señor Alfnoso Cano o como se llame, cese sus acciones que van en deterioro del pueblo colombiano. Colombia entera quiere la paz, la mejor salida para Cano es desmovilizarse para que salga de esa clase de vida de vida que lleva que no lo deja vivir en paz. Si es que verdaderamente quiere el progreso para nuestro pais, debe cambiar de aptitud, buscar de Dios que es allì donde està la verdadera moral para su adelanto moral y espiritual, y no con esa forma de pensamiento de maldad y odio. Busca el amor verdadero para ti mismo y para los demas.Si verdaderamente quiere el progreso para nuestro pais debes primero buscar el progreso moral de ti mismo para que mejore su forma de ser, pensando en el bien y haciendo el bien.


Cordial saludo,
te sugiero que antes de escribir tus pensamientos, los aclares, pues suena interesante cuando mencionas el "amor" que nos puede brindar la "moral" del "bien" o en palabras más precisas, la moral (la lógica del deber ser) de lo que está correcto a tu manera de percibir la "realidad", una concepción inmensamente parcializada, constituida por un reglamento hegemónicamente instaurado.
Además, mencionas, que sin el accionar de las FARC viviríamos en "paz", pues te hago una amena invitación a que reflexiones acerca del significado de este termino y las condiciones a las que estas expuesto a diario.
También percibí que usas de manera imperativa la palabra "progreso", pero, ¡eres consiente de lo que este significa?, siendo consecuente con los fines de este, es decir situándolo en la cotidianidad.
Responder | Responder con una citación | Citar | Reportar al moderador
M.H.G. S.
+2 # M.H.G. S. 15-07-2011 02:29
Profesor Medina. Su articulo es un documento imparcial y desapasionado que recoge gran parte de la historia del conflicto armado y que le aporta al lector elementos para comprender mejor la magnitud y complejidad de esta guerra que se vive en nuestro país. La inequidad, la falta de oportunidades, el desamparo del estado y la concentración de la riqueza son factores generadores de violencia imposible de erradicar por la vía democrática. Pero a su vez la guerrilla parece no poder interpretar las necesidades del pueblo colombiano por lo que carece del apoyo popular. Por lo tanto creo que no nos queda más remedio que aprender a convivir con este conflicto armado que seguramente se prolongará por años. Felicitaciones por tan importante articulo, una muestra más de su profundo conocimiento sobre la historia de Colombia.
Responder | Responder con una citación | Citar | Reportar al moderador
Alberto Mejía Vélez
+2 # Alberto Mejía Vélez 15-07-2011 07:01
Es de aplaudir el valor moral y patriótico del Sr. Medófilo al escribirle la carta a Alfonso Cano. No es justo que Colombia prosiga en una guerra absurda que lo único que ha hecho es detener el progreso de la Nación. En un pequeño párrafo dice algo que creo que es lo que pretende la Farc: "La perpetuación de la guerra no puede erigirse en mito nacional ni el programa de la destrucción del adversario en un objetivo colectivo exaltante". La única "guerra" qué debe hacerse en Colombia todos unidos, es contra el hambre.
Responder | Responder con una citación | Citar | Reportar al moderador
Francisco Franco
-3 # Francisco Franco 15-07-2011 08:40
Dentro de la excelente reconstrucciòn històrica de las llamadas farc, no deja de sorprender tristemente la mìnima, por no decir inexistente, alusiòn a los efectos generados por ellos mismos de la llamada "lucha", como han sido por años las masacres de civiles inocentes(Bojay à), secuestros (12 años recien cumplidos algunos policias, otros tanto civiles muertos) y asesinatos aleves (los diputados del valle), amèn del lucrativo negocio de la droga...
Responder | Responder con una citación | Citar | Reportar al moderador
hugo paternina
-1 # hugo paternina 15-07-2011 09:35
Profesor, Medófilo:

Su lúcida y singular comunicación dirigida a Alfonso Cano y el resto de los comandantes que integran el Secretariado de la Farc, sin duda, debe ser valorada como el supremo interés que comparte la mayoría de los colombianos/as por hallarle una salida negociada al conflicto en Colombia. En ese justo meridiano me ubico y creo fervientemente que todos aquellos pasos conducentes a hacer de la búsqueda de la paz algo público y, por tanto, descorporativiz ado se pone al orden del día. Su comunicación es tanto oportuna como necesaria. Y lo es como quiera que procura descotidianizar lo cotidiano, lo que no es otra cosa que hablar de los múltiples meandros para poder lograr una paz sostenible y sustentable, y especialmente para restarle perímetro a quienes desde la delirante y extrema derecha procura seguir convirtiendo a Colombia en un parque temático del horror. Desde luego que las FARC tienen cosas que explicitarle a la sociedad colombiana tanto frente al decurso de la guerra como a un posible horizonte de paz, lo propio debe hacer el Estado y el gobierno que empeñado en ganar esta guerra parece no entender que hace rato la perdió. Y la perdió cuando ha incurrido en delito de lesa humanidad y crímenes de guerra, esos que ha venido cometiendo secularmente contra indefensos campesinos, indígenas, afros y sindicalistas. ¿La pregunta frente a todo esto sería cuánta paz quieren el Estado, las FARC y la sociedad misma? El debate está abierto y no dudo en suscribir los acertados comentarios del profesor Medófilo.

Con aprecio y admiración,

Hugo paternina.
Madrid. España
Responder | Responder con una citación | Citar | Reportar al moderador
Andrés Pérez
+2 # Andrés Pérez 15-07-2011 11:27
Este interesante análisis, deja entrever como la lucha armada guerrillera se convirtió paradógicamente en un estandarte de la derecha para afianzar aun mas las causas que dieron origen al conflicto armado en Colombia (la desigualdad social y económica, la concentración de tierra y poder económico, etc.). Pienso que la mas nefasta consecuencia de la lucha armada guerrillera son las autodefensas. Para nadie es un secreto que la guerra es el negocio mas rentable que existe y es una ironía o un fuerte anacronismo, que la lucha armada guerrillera genere exactamente lo contrario a sus pretensiones.

El verdadero reto es proponer salidas politicas y pacificas al conflicto, para ver qué respuesta da el establecimiento y las fuerzas oscuras del estado con intereses tan contrarios. Esta lucha es inerte para la mayoría, solo logra lucrar a unos pocos.
Responder | Responder con una citación | Citar | Reportar al moderador
Tavin
+2 # Tavin 15-07-2011 11:49
Una reflexión profunda acerca de la genesis, desarrollo y evolución sempiterna del conflicto social en colombia.Abre posibilidades y caminos que nos permiten explorar nuevas alternativas hacia la paz que anhela el pueblo colombiano, gracias doctor Medofilo.
Responder | Responder con una citación | Citar | Reportar al moderador
EnriqueGarcia Ruiz
+6 # EnriqueGarcia Ruiz 15-07-2011 13:41
Estimado Medofilo, agradeciendole la generosidad con que presenta un panorama del conflicto en Colombia. Quiero mostrarle la importancia que tiene la FARC y en general la lucha armada, que es una expresion de la lucha politica. Esta no involucra solamente a los personajes que destaca la historia, sino tambien a muchas personas anonimas que somos afectadas por las condiciones socioculturales que sostiene el establecimiento desde hace tiempo y que supera en años al ciclo vital de muchos. Soy uno de esos que nacio ya bajo este regimen de dictadura civil, por esto los referentes psicosocialesen los cuales me desarrollo, commo la mayoria del pueblo comun, corresponden a la propaganda desplegada por el grupo que se encuentra en el poder (oligarquia)due ño de los medios masivos de comunicacion, que a traves de sus representantes en el ministerio de educacion y en el gobierno busca imponer comportamientos , pensamientos y emociones. En la lucha pro liberarse de este sometimiento fisico y sicologico la existencia de las armas de la revolucion, son claves para alimentar el espiritu de rebelion necesario para romper esta red en la que se encuentran atrapadas muchas cabezas conciente e inconcientement e. Para ilustrar mi idea piense en escribir una carta similar al grupo militar-economi co-politico en el poder pidiendole las reformas politicas, economicas y sociales, con las que perderian la prerrogativas que mantienen por medio del fraude, la coaccion moral y fisica y la compraventa de votos. Asi mismo a algunos no nos gustaria perder metodos revolucionarios para expresar una voluntad popular contraria al sistema que hace valer los privilegios de unos pocos a base de fuerza fisica y psicologica.Mie ntras esto perdure no habra paz y se justifica cualquier mvto que luche por implantarla con armas y sin ellas.
Responder | Responder con una citación | Citar | Reportar al moderador
Dr. Arturo Rodríguez
+1 # Dr. Arturo Rodríguez 15-07-2011 15:18
Aplaudo la iniciativa del Prof. Medófilo Medina y su decidida acción a instalar un debate sincero por el restablecimient o de la justicia social en Colombia. Por lo que respecta, a la esperanza que había puesto la razón estatal, su meta no se ha visto cumplida. Quiénes la propusieron (en los siglos XVIII y XIX), y más tarde sus herederos (los intelectuales que han gobernado desde el Estado) en el siglo XX y (de lo que va del siglo XXI), una gran parte de estos, aún no la han recibido (la razón estatal). Aún falta promover la reconciliación entre la razón estatal y aquéllos que agonizan por satisfacer sus necesidades diarias más elementales, a quien ella (la razón estatal) sólo amarguras como eterna herida deja. También aquí se requiere de una gran cuota de coraje. En este sentido, la lógica juega un papel preponderante. Es decir, para realizar la reconciliación entre la razón egocéntrica (aquélla que dirige los asuntos del Estado) y la gran masa de desposeídos de los bienes sociales necesarios, se requiere de una acción sincera (dinámica y sin reservas) por parte de las y los intelectuales collombianos, disidentes de la razón egocéntrica.
Responder | Responder con una citación | Citar | Reportar al moderador
Oriana Suarez
+2 # Oriana Suarez 15-07-2011 16:11
Medofilo Medina
estimado maestro y colega, he leído atentamente su carta, y estoy completamente convencida que los intelectuales deberíamos jugar una buena parte en las decisiones que se tomen acerca de la paz, no creo que la paz deba ser una decisión de Estado sino de todos, porque en ese momento se le da poder de negociar a la clase política que como sabemos nunca le ha importado en bien general sino el propio. le agradezco haber planteado estos interrogantes y elevar la discusión en un plano mas abierto e intelectual. espero las respuestas del comandante Cano y que de allí salga algo fructífero para los colombianos que soñamos con una nueva Colombia
Responder | Responder con una citación | Citar | Reportar al moderador
Carlo
+1 # Carlo 15-07-2011 18:48
Por eso es que en la actualidad, el ciudadano comun le cuesta enterarse del marco en el que se desarrolla este conflicto, una carta abierta tan densa. Por mas de que vaya dirigida a una persona especifica, se supone que es para que la siga de cerca el ciudadano comun que quiere tener una vision mas amplia del conflicto, al ir en la mitad de esta uno ya enfrenta una sensacion de perdida de la percepcion del tema por la sobre carga de informacion.

Quiza de amigo a amigo, o historiador a comandante, se puedan enunciar y formular tantos planteamientos como los depositados por el autor, pero cual es el objetivo de la misma?
Documentar a la opinion acerca del por que del accionar de la guerrilla? hacer un recorrido historico del mismo?
Es la historia algo preponderante en el presente?
Las causas de lucha de ese movimiento se encuentran intactas en el presente? y el metodo de lucha usado hasta el momento, hace parte de los desafios que necesita afrontar un moviento serio en los tiempos actuales?
Responder | Responder con una citación | Citar | Reportar al moderador
Ulises Rodriguez
+1 # Ulises Rodriguez 16-07-2011 20:56
Para leer con calma las apreciaciones de tan notable historiador.
Responder | Responder con una citación | Citar | Reportar al moderador
louis albert
0 # louis albert 17-07-2011 23:26
Por su parte en el reportaje que el periódico español Publico.es difundió el mismo día de las declaraciones del almirante Cely, Usted, comandante Cano, advirtió: “Mientras no aboquemos seriamente, entre todos, la búsqueda de soluciones a los problemas estructurales del país, la confrontación será inevitable...YA LO DIJO EL SEÑOR CANO Y ES CLARO, LA CULPA ES DE TODOS LOS COLOMBIANOS, SINO HAY CAMBIOS NO HABRA NADA, SEGUIREMOS OTROS 50 AÑOS MAS EN LO MISMO.
Responder | Responder con una citación | Citar | Reportar al moderador
GUILLERMO CARMONA MO
-5 # GUILLERMO CARMONA MO 20-07-2011 21:35
todo lo que tenga que ver con terroristas es una verguenza para este pais, que lastima que hayan personas que aun crean en semejante farsa de mentiras, la guerrilla solo esta interesada en acresentar sus fortuna con el trafico de drogas y secuestrando inocentes de lo contrario hace rato que las cosas se hubieran arreglado en este pais, que lastima no comparto ni compartinre de por vida las cochinadas que hacen la octava plaga del mundo, es un asco.
Responder | Responder con una citación | Citar | Reportar al moderador
Emilio
+1 # Emilio 22-07-2011 00:20
No me parece densa sino extensa. Pero no tanto como el problema que se propone analizar, el cual lleva ya medio siglo. Hombre, comparado con medio siglo, ¿qué son treinta o cincuenta minutos de análisis?

Cito a Carlo:
Por eso es que en la actualidad, el ciudadano comun le cuesta enterarse del marco en el que se desarrolla este conflicto, una carta abierta tan densa. Por mas de que vaya dirigida a una persona especifica, se supone que es para que la siga de cerca el ciudadano comun que quiere tener una vision mas amplia del conflicto, al ir en la mitad de esta uno ya enfrenta una sensacion de perdida de la percepcion del tema por la sobre carga de informacion.

Quiza de amigo a amigo, o historiador a comandante, se puedan enunciar y formular tantos planteamientos como los depositados por el autor, pero cual es el objetivo de la misma?
Documentar a la opinion acerca del por que del accionar de la guerrilla? hacer un recorrido historico del mismo?
Es la historia algo preponderante en el presente?
Las causas de lucha de ese movimiento se encuentran intactas en el presente? y el metodo de lucha usado hasta el momento, hace parte de los desafios que necesita afrontar un moviento serio en los tiempos actuales?
Responder | Responder con una citación | Citar | Reportar al moderador
Emilio
-1 # Emilio 22-07-2011 00:28
Cuando decís "verdadero responsable" espero estar entendiendote bien si digo que el gobierno es a quien le corresponde la responsabilidad de afrontar los problemas estructurales con el apoyo y la participación del pueblo colombiano. Ya que Democracia es el gobierno del pueblo. Al pueblo y a los administradores elegidos por éste es a quienes corresponde.

Sería de verdad bueno preguntarle al gobierno. Además, hay que aprovechar que el actual presidente parece ser álguien que se deja preguntar. Porque Alvaro no dejaba ni que le preguntaran ni que lo cuestionaran...

Cito a Fabio Mejía Botero:
El artículo recoge buena parte de nuestra historia reciente de una manera interesante. Valdría la pena hacerle esas mismas preguntas y exigirle de manera contundente a la "otra orilla", al gobierno quien es ciertamente el verdadero responsable y llamado de manera obligada a solucionar los problemas de inequidad social y económica que se da en Colombia. Las FARC son el resultado, no la causa y el dolor de cabeza no se soluciona con una simple aspirina, hay que encontrar y solucionar el problema en su raiz.
Responder | Responder con una citación | Citar | Reportar al moderador
Carlos E. Pineda D.
0 # Carlos E. Pineda D. 26-07-2011 11:08
Bien analizada la problemática Social y Política que tiene este país desde hace más de 60 años, a la cual no ha cambiado nada la confrontación y que seguimos mal en peor, cada día los campesinos pierden sus tierras, los trabajadores pierden sus empleos, los viejos pierden sus derechos a pensionarsen, y nada cambia, y como lo dice el propio Cano al Periódico Español Publico.es "LA CULPA ES DE TODOS LOS COLOMBIANOS, SINO HAY CAMBIOS NO HABRA NADA, SEGUIREMOS OTROS 50 AÑOS MAS EN LO MISMO". y Porqué culpa de todos, miremos actualmente, se nos pinta con un mundial de fútbol, una carrera de atletismo, una cantidad de ferias y fiestas y nada sucede; mientras el pueblo en su mayoría, sigue desempleada, aguantando hambre, no poder pagar servicios públicos, no poder pensionarse, no recibir beneficios para su familia, etc,etc. el pueblo seguirá ciego y la guerrilla no actua en favor del más necesitado, sino en beneficio propio a costillas de la droga que tanto mal le hace a la humanidad.
Responder | Responder con una citación | Citar | Reportar al moderador
Juan Carlos Eslava
0 # Juan Carlos Eslava 09-08-2011 02:04
Indudablemente la carta de Medófilo es incitante, oportuna y provocadora. Aunque tiene un destinatario específico, y deberemos esperar si éste acepta la invitación al dialogo público, la preocupación subyacente trasciende al historiador y al lider guerrillero puesto que nos enfrenta a preguntas que nos atañen a todos los colombianos: es inevitable la guerra en Colombia? la justicia social solo se consigue con la lucha armada? la lucha guerrillera es legítima actualmente? quiénes han sido los beneficiarios de la guerra en Colombia? es posible hacer oposición política en Colombia sin ser considerado objetivo militar? en últimas, cuál es la mejor forma de ayudar al bienestar de la gente?
Por supuesto, los asuntos a tratar son candentes y generan todo tipo de pasiones y opiniones encontradas, pero justamente esa es la riqueza del llamado que se esta haciendo: en medio de la desazón y la tragedia, hay que volver a hacer ciertas preguntas que alguna vez se hicieron y hay que hacer otras que tal vez incomodan. Y en la busqueda de las respuestas, tal vez encontremos alguna salida.
Responder | Responder con una citación | Citar | Reportar al moderador
claudio
+4 # claudio 20-08-2011 10:28
Medofilo dice usted: Los colombianos necesitan entender el por qué de la guerra.
y le agradezco la pregunta creo que cualquier Colombiano lo menos que tiene que preguntarse es el por que lo están matando de una forma tan barbara.
Génesis.
"Quienes lo conocen aseguran que no quiere a los Estados Unidos. Se ha pronunciado a favor de la nacionalización de la banca y otras formas de socialismo de Estado que pueden incluir la industria del petroleo. Gaitán tiene la habilidad para manejar las emociones de los desposeídos y un fino talento para la demagogia y la agitación política. Podría ganar la presidencia mediante proceso democrático.(Ga rcia Márques
en sus memorias)
Pierre Gilhodés escribió que entre 1964 y 1965 el Ejército colombiano “se inventó un enemigo”.
Este enemigo seria perpetuo porque todos sabemos que Los campesinos no hemos cambiado y regresaremos una y otra vez al trabajo y lucharemos por nuestras propiedades y una y otra vez tendremos que realizar nuestras marchas del silencio. Miremos que hasta hoy Las bandas de terratenientes unidos a las transnacionales siguen causaron brutales asesinatos.
los campesinos claro, si, se quejan a los pies de los altos tribunales, pero estos hoy como ayer les siguen ignorando y permiten y encubren con estrategias varias el despojo de sus tierras, de su identidad campesina y comunitaria algo fundamental para la desorganización y la movilización de las gentes.

A su pregunta.
¿Cuáles son los beneficios que esta lucha abnegada de tres generaciones de hombres y mujeres guerrilleros le han traído a Colombia? ¿Cuáles grupos de trabajadores rurales o urbanos han logrado conquistas sociales duraderas por obra de las FARC durante este medio siglo?
De igual forma podemos hacerla al los responsables del los últimos 50 años de gobierno; y seguramente llegamos a conclusiones similares ya que "para entender la sociología de la guerrilla" hay que entender la sociología del gobierno, y su mano oculta en le terrorismo de estado o en una guerra no declarada ante los organismos internacionales .
El hecho de que Latinoamerica haya sido un continente de variados tipos de colonizaciones hoy neo-colonizacio nes económicas dadas por las transnacionales y las grades corporaciones del siglo XXI que hacen que se piensen que hay aun hay "frontera agraria abierta" y esto constituye uno de los fundamentos para entender no solo la sociología de la guerrillas Latinoamericana s sino las luchas de las supervivencia y de sujeción de muchos pueblos y de sus movimientos cívicos, democráticos, étnicos y de todo tipo de resistencias populares en un mundo que se desgarra al filo incesante del Neoliberalismo y su política de exterminio con sus crisis económicas. (Si, seria interesante profundizar en este tema)
le digo que poder entender con claridad el ¿porque?,no es posible porque no creo aun sin ser uno de ellos que el
movimiento guerrillero acepte poner fin al conflicto interno mediante el trámite de una simple reinserción; le es necesario al pueblo entender el porque muchos de los militares se niegan a participar en los diálogos de paz; para esto tenemos que mirar que un resultado favorable a la paz, tendría que dar una desmilitarizaci ón parcial y purificación de las fuerzas Armadas, así como el desmantelamient o de muchas de sus unidades policiales y de inteligencia; su inminente reestructuració n y reducción y en donde la voz de los militares o la voz de la Guerra no siga dominando la economía y la lógica nacional.
por algo el abogado estadounidense Paul Wof lleva mas de una década buscando que obliguen a la CIA a entregar sus archivos sobre el asesinato de Gaitán denominado "supuesta identidad del asesinato de Gaitán"

en la misma linea de ananliss entendemos que La violencia simbólica como las ejecuciones publicas de lideres (Gaitan,Galan,U p etc...) o la política, el desplazamiento forzado y masivo y la implicación del gobierno en los crímenes de estado dejan claro que para lograr extirpar la violencia hace falta un marco donde la impunidad en altas instituciones políticas y jurídicas dejen de ser un termino confuso.(de guerra sucia)
Estudiando La cronologia presidencial en Colombia que es una
historia de los Canallas donde la impunidad y la ignorancia protegen a los canallas asi como ha ocultado la Escuela de las Americas hoy Instituto de Cooperación para la seguridad Hemisférica, ha ocultado y enterrado, descuartizado, desaparecido y torturado a cientos de miles de Suramericanos junto con sus democracias.

Mire señor Medofilo: cuando se habla de paz todos están atentos en este país pero cuando se habla de redistribución de la riqueza las cosas no encajan ya que la paz es buena mientras no toque a los dueños del pais hoy señores de la Guerra.

¿diga usted que estarían dispuestos a negociar los dueños del pais? o mejor aun ¿porque no le envía una carta a los dueños del pais?
que como dijo Salvatore Macuso:(AUC)¡El paramilitarismo fue una política de Estado!.
y asi la Motosierra y los descuartizamien tos Utilizada por primera vez en Trujillo se convertiría en un símbolo del Terrorismo De Estado Paramilitar.

yo soy un Colombiano. un triste Colombiano realista que entiende que mi IP es mi identidad y la doy sin miedo porque en Colombia no hay nada que Ocultar por que ante los Tiranos no hay que tener miedo...
y que se pudran Uribe y Santos y los 50 años de gobiernos anteriores para que en nuestra futura Patria surjan nuevas semillas bien abonadas con toda la podredumbre de nuestras trajedias donde hemos aprendido a no tener miedo ni al diablo di al Infierno porque no tenemos ni bienes ni distinciones,ni honor y asi poder decir con amargo sudor en mi frete que se vallan todos, que dejen de mentir todos sobre los libros y sobre los papeles mientras la realidad del Colombiano esta bañada en roja sangre de inocentes. Madito sea Tu gobierno Colombia, maldita tu Democracia tirana que como una polilla te roe como una rata desde adentro de tus entrañas.
Mi amada Colombia, se que tendrás que resucitar para que puedas contarnos quienes te han matado y torturado durante décadas.
Responder | Responder con una citación | Citar | Reportar al moderador
Carlos Daniel Pérez
+1 # Carlos Daniel Pérez 31-08-2011 16:18
Comenzando por los políticos, que jamás dejaran que haya paz, ya que perderían inrremediableme nte su fortin, su riqueza, su corrupción. A los políticos les importa un pito la paz y justicia social. La paz esta en la justicia social, en la anticorrupciòn. Los super sueldos de presidentes, ministros,congr esitas, magistrados, jueces, y sus super millonarias pensiones, jamás las perderìan, jamás perderían sus superprivilegio s. Estos seres no saben de justicia, no sben de paz. Son los dueños de los privilegios, son los administradores del presupuesto. son lod que deciden quien recibe los auxilios, si por agro ingreso seguro o por cualquier otro metodo de apoderarse de el presupuesto. Legislan para sus conveniencias, toda ley es para su pecunio o para fortalecer sus posiciones. Muy acertada la reflexión del destacado profesor Medolfilo. Dejar las armas es la clave. Uribe practicamente fue nombrado por las farc y eln, los culpables de todo, los responsables de la reelección, que no quieren entender que el pueblo el 4 de febrero dijo no más farc, no más eln. Tendriamoa hace mucho tiempo un gobierno como Venezuela, España, Ecuador, Argentina, Brazil, y congresos de perfil social humano, con programas de tipo agrari, educativo, médico, social, etc. Si no paramos la guerra mi querido Alfonso Cano, jamás veras la paz en Colombia, jamás veremos la justicia social, y tu vida habrá sido arida y sin ningún valor para todas las generaciones sacrificadas y venideras. Alfonso y cupula de las Guerrillas, dejense de vainas y hagamos de Colombia una nación con grandes principios y valores, la constitución y sus reformas, para evitar que los bandidos se sigan robando a Colombia.Espero entiendan. Yo se que tontos no son, yo sé que no son ignorantes.
atentamente,

Carlos Daniel Pérez
Responder | Responder con una citación | Citar | Reportar al moderador
Roberto Castro
0 # Roberto Castro 18-09-2011 22:22
Hay dos asuntos de cuya claridad depende la formulación de políticas correctas para la guerra o para la paz: el papel de los empresarios nacionales y el asunto del cultivo y elaboración de sustancias sicoactivas a partir de la hoja de coca. Estos dos asuntos fueron tratados muy tangencialmente . El autor coloca a los empresarios en "la derecha" y Cano condena de manera simplista y apresurada la fabricación y el comercio de drogas ilegales. Hay que profundizar en estos dos asuntos, cuya definición es de vital importancia. Si aceptamos que en Colombia hay una clase empresarial de carácter nacional, sin vínculos y sí con contradicciones antagónicas con el gran capital extranjero; que puede y debe ser una aliada de la cruzada por la independencia nacional; si aceptamos esto, repito, entonces no tiene ninguna justificación política la práctica del secuestro y la extorsión a los pequeños y medianos empresarios nacionales; el asunto del secuestro y la extorsión al empresario nacional es definitorio para recuperar la credibilidad perdida y empezar a salir de ese profundo barranco delictivo en el que precipitaron su ejército de manera tan lamentable los nobles y educados ideólogos farianos. Lo de la droga hay que enfocarlo como una imposición moralista de la puritana sociedad estadinense que impone sus parámetros morales para regular una actividad que corresponde al ámbito del libre albedrío individual. Si EE. UU. considera ilegal la droga, allá ellos, que controlen sus fronteras y su población, ese no es problema nuestro. Nosotros no tenemos por qué adoptar sus hipócritas ideas morales, ni mucho menos imponer sus leyes en las filas insurgentes; mucho menos cuando se pretende encabezar una rebelión popular. No les de miedo declarar permitido el cultivo y comercio de los derivados de la coca y, en el ámbito legal, propugnar por un cambio de actitud que permita al menos poner sobre la mesa el necesario tema de la legalización. Claro que en la debilidad política en que se encuentran, es entendible que se plieguen a la fácil salida de condenar el cultivo y comercio de la coca en contravía de la realidad que afrontan nuestros campesinos acosados por el abandono y el atraso.
Responder | Responder con una citación | Citar | Reportar al moderador
Ivan Rodriguez
0 # Ivan Rodriguez 05-11-2011 14:18
Veo que algunos no están de acuerdo con esta carta. Yo si me siento identificado! Pero más allá de dividir a quienes les simpatizan de los que no (que es algo que ya llevamos mucho tiempo haciendo), creo que lo importante es resaltar la gran sensibilidad que Ud profesor Medina muestra por los temas del País. Gracias!
Responder | Responder con una citación | Citar | Reportar al moderador
JAIRO RAMOS
+1 # JAIRO RAMOS 06-11-2011 02:37
Y EL DESTINATARIO ESTA MUERTO
Responder | Responder con una citación | Citar | Reportar al moderador
Hernán Camacho
0 # Hernán Camacho 10-01-2012 15:52
Mañana 11 de Enero en el Semanario VOZ estará en exclusiva la respuesta de Timoleón Jiménez, a la carta del profesor Medofilo. Un documento de talla para el debate sobre la paz en Colombia.
Responder | Responder con una citación | Citar | Reportar al moderador
Jesús
0 # Jesús 17-01-2012 21:18
El conflicto armado colombiano se convirtió en el mercantilismo y la nueva invasión de los territorio y culturas ancestrales de los pueblos indígenas, Esta llamada guerra que "defiende para unos la democracia y para otros la injusticia social" no puede seguir en el mercado en donde las necesidades de subsistencia de los más excluidos, sea el intercambio por el "valor de las armas". Dr. Medina, el pueblo necesita más misivas de reflexiones de este tipo, para que la sociedad colombiana no se vaya por el abismo del guerrerismo salvaje.
Responder | Responder con una citación | Citar | Reportar al moderador

Esta semana en Razonpublica

Please publish modules in offcanvas position.