Esta es una página libre de publicidad. Aquí puedes pensar con tranquilidad.  Registrate

​El Acuerdo de Paz

(Tiempo estimado: 5 - 10 minutos)

Firma de los Acuerdos de Paz con las FARC.

Juan Carlos Palou

Las propuestas de los candidatos

El futuro del Acuerdo es incierto, pero hay tres caminos previsibles. Dos de ellos –el de Duque y el de Vargas– son francamente preocupantes.

Juan Carlos Palou*

Los caminos de la paz

La incertidumbre sobre el futuro del proceso de paz es muy grande, pero están empezando a consolidarse algunas certezas electorales que no auguran un futuro venturoso para el Acuerdo que busca poner fin definitivo a un conflicto muy dañino para Colombia.

Al analizar los planteamientos de los varios candidatos acerca del Acuerdo Final, se concluye que estamos ante tres rutas posibles a saber:

  • incumplimiento frontal, 
  • incumplimiento solapado, o
  • cumplimiento parcial de lo acordado.

Incumplimiento frontal

Esta es la propuesta del Centro Democrático (CD) que, en las palabras francas de Fernando Londoño consistiría en “hacer trizas” el Acuerdo. Y en efecto: el senador José Obdulio Gaviria ya ha anticipado un referendo para derogar la totalidad del Acuerdo Final.

Candidato Presidencial, Iván Duque.
Candidato Presidencial, Iván Duque.  
Foto: Conexión Capital

Pero, para no asustar a los votantes del “centro”, el candidato Iván Duque ha matizado la propuesta al decir que modificaría solo tres aspectos del Acuerdo:  

  • Eliminaría la posibilidad de que el narcotráfico sea considerado delito conexo al delito político y por lo tanto amnistiable;
  • Eliminaría el carácter voluntario de la sustitución de cultivos ilícitos para convertirlo en forzoso;
  • Impediría la llegada al Congreso de los miembros de las FARC antes de haber sido juzgados por crímenes de lesa humanidad y crímenes de guerra. 

Pero los tres “pequeños” cambios anteriores contradicen la esencia del Acuerdo Final: la justicia transicional y la participación política para los excombatientes.

1. Impedir que el narcotráfico se considere conexo al delito político es convertir a todos los miembros de las FARC en potenciales candidatos a la extradición.

Pero además hay que recordar que el Acuerdo no propone una declaración general del narcotráfico como delito conexo, sino que en cada caso el acusado debe demostrar que su  delito buscaba financiar el proyecto político-militar de la organización guerrillera y no el enriquecimiento personal de los delincuentes.

Los partidarios del Sí han quedado fragmentados y con pocas posibilidades de unirse en una sola coalición antes de la primera vuelta. 

2. Eliminar la sustitución voluntaria de cultivos ilícitos para pequeños productores implicaría volver a las políticas de mano dura es decir, a la persecución de campesinos, indígenas y afrocolombianos dedicados por necesidad a cultivar coca, amapola y marihuana.

La erradicación forzosa y el posible regreso a la fumigación tienen la ventaja de la eficacia simbólica: demuestran carácter y compromiso del gobierno al infligir un castigo a esas poblaciones “transgresoras”. Se tranquiliza así a la comunidad internacional y sobre todo a Estados Unidos. Pero con seguridad la ineficacia de esta estrategia será la misma que se ha demostrado en los últimos treinta años.

        3. Venir a exigir ahora que los candidatos del partido FARC al Congreso se sometan primero a la Jurisdicción Especial para la Paz implicaría un cambio de fondo en esta jurisdicción y pondría en entredicho las diez curules de las FARC.

¿Cómo contener ese curso de acción del Centro Democrático?

  • Internamente ayudaría la movilización política de sectores sociales que ya han empezado a recibir los beneficios de la paz o que ven en el Acuerdo una herramienta para superar los rezagos más sentidos del sector rural.
  • Internacionalmente podría ayudar la presión de Naciones Unidas y de países prestigiosos que han acompañado, valorado y apoyado el proceso y el Acuerdo de paz colombianos.

Bajo un gobierno de Duque se pondría a prueba la eficacia de las salvaguardas jurídicas  diseñadas para proteger el Acuerdo -aunque algunas ya fueron desmontadas por la misma Corte Constitucional-. Pero modificar esos blindajes implicaría trámites ante órganos donde el nuevo gobierno no tendrá un control absoluto: el Congreso y la Corte Constitucional.

Puede leer: El Acuerdo de paz debe cumplirse, pero no es intocable.  

En todo caso, el uribismo tiene una larga tradición de desconocer o manipular las demandas de los sectores populares. Es hábil también para cooptar o intimidar a sus opositores políticos. Veremos entonces cuál término reemplazaría al de “mermelada” en el argot político.

Sin embargo, si los costos políticos de la destrucción frontal del Acuerdo son demasiado altos, Duque siempre podrá recurrir al curso de acción alternativo: el del incumplimiento solapado.

Candidato Presidencia, Germán Vargas Lleras.
Candidato Presidencia, Germán Vargas Lleras. 
Foto: Vicepresidencia de la República

Incumplimiento solapado

Cualquier presidente que no tenga la voluntad real de cumplir el Acuerdo, podrá sencillamente desmantelarlo de manera lenta, persistente e imperceptible. Bastaría con aplicar una estrategia de mezquindad en lo presupuestal y lo institucional para frustrar el desarrollo del Acuerdo.  

Puede parecer paradójico, pero esta sería la alternativa escogida por Vargas Lleras. Paradójico porque el carácter desafiante de este candidato no lo hace proclive a las sutilezas propias de la acción solapada. Pero en su larga trayectoria política ha demostrado que se mueve bien en las aguas tempestuosas de la contradicción política. Hoy se le endilgan muchos errores tácticos que explicarían su mal desempeño en las encuestas de opinión, pero si llega a la Presidencia –cosa que no es impensable– lo que hoy es considerado error será revaluado como sagacidad y acierto.

Lo que Vargas querrá preservar del Acuerdo es la desmovilización de las FARC, y por ello deberá evitar que su mezquindad sea argumento para que esa organización se declare en rebeldía y amenace con retornar a la guerra. Esto es improbable como decisión colectiva, pero inevitable en términos de individuos o facciones que se unan a las disidencias de las FARC.

El Acuerdo acumula ya una doble pérdida de legitimidad: la derrota del plebiscito y la bajísima votación obtenida por las FARC en las parlamentarias.

Para contrarrestar estas deserciones, Vargas podría concentrarse en los procesos de reintegración, de modo que asegure la permanencia de los exguerrilleros rasos en la legalidad, pero dejaría a un lado otros aspectos estratégicos del Acuerdo. Tal sería el caso de la Reforma Rural Integral y de la Solución al Problema de las Drogas Ilícitas.

  • Ya el fiscal general –tan afín a Vargas Lleras– ha propuesto nada menos que la “refundación de la política antidrogas”, término de ingrata recordación que en todo caso apunta a reforzar el punitivismo.
  • En cuanto a la Reforma Rural Integral, es un hecho que Vargas Lleras, por su origen social, no es tan cercano a los sectores terratenientes como Uribe. Su conexión es indirecta y está mediada por sus controvertidos acuerdos políticos regionales y locales. De ese comportamiento del candidato se puede deducir que aspira a lograr lo que el politólogo Francisco Gutiérrez Sanín le atribuye a Uribe: la capacidad de gobernar con los actores políticos y sociales, legales e ilegales. Estos últimos son furiosos defensores del statu quo en el sector rural.

Encuentre en Razón Pública: Vargas Lleras, o la derecha dura

Con seguridad la mezquindad será perceptible, pues muchos actores nacionales e internacionales con conocimiento profundo del Acuerdo y con voces y conexiones poderosas ejercerán un control intenso sobre la implementación. Esto permitirá desenmascarar la estrategia y hacerla ver como un incumplimiento frontal, de modo que aumentarán los costos políticos para el gobierno que lo haga.

Cumplimiento parcial

La historia muestra que ningún acuerdo de paz se cumple al pie de la letra. Más allá de la voluntad o del compromiso del próximo gobierno, la implementación siempre será parcial, aunque no por ello superflua o insuficiente para consolidar la paz.

Candidatos Gustavo Petro, Sergio Fajardo y Humberto de la Calle.
Foto: Elaboración propia

Los candidatos que proponen cumplir el Acuerdo son Fajardo, De la Calle y Petro. Todos ellos aseguran que lo harán por convicción. Afirmaciones creíbles, dada su trayectoria y el apoyo que manifestaron durante el proceso de negociación con las FARC.

La desconfianza y la conflictividad han aumentado con la implementación o, más bien, con su retraso.

Pero Fajardo y Petro abrieron su campaña a otros temas, aquellos que afectan a las poblaciones mayoritarias del país, que son urbanas y distantes de la realidad rural. De la Calle, como exnegociador, es el emblema de la defensa del Acuerdo.

De este modo, los partidarios del Sí han quedado fragmentados y con pocas posibilidades de unirse antes de la primera vuelta. Se podría decir que los partidarios del No tienen un proyecto político común: oponerse al Acuerdo. Los partidarios del Sí dan por sentado el apoyo al Acuerdo y se concentran en otros temas de la agenda: la corrupción, la educación, el cambio climático.

Esa circunstancia deja huérfano al Acuerdo, entre otras cosas porque el uribismo logró estigmatizarlo de tal forma que invocarlo o defenderlo no despierta entusiasmo, sino pérdida de popularidad.

También hay que decir que el Acuerdo acumula ya una doble pérdida de legitimidad: la derrota del plebiscito y la bajísima votación obtenida por las FARC en las parlamentarias. Esta última circunstancia, aunque desmonta la falacia de que las FARC se tomarían el país, hace que el Acuerdo parezca la concesión de prebendas excesivas para una fuerza política tan insignificante.

Y sin embargo cualquier persona que haya leído serenamente el texto del Acuerdo sabe   que este propone iniciativas para el beneficio general de la población y que contiene propósitos que de cumplirse modernizarían al país y lograrían una mayor integración campo-ciudad.

Pero se está empezando a desvanecer la esperanza de que la implementación le devuelva legitimidad al proceso de paz. Hasta ahora la desconfianza y la conflictividad han aumentado con la implementación o, más bien, con su retraso.

Está por verse si el próximo cuatrienio continuará la polarización en torno al cumplimiento del Acuerdo. Al parecer vamos en esa dirección.

* Consultor independiente.

Escribir un comentario

“Los comentarios en Razón Pública están sujetos a moderación, (de 8 am a 6pm hora de Colombia) con el fin de garantizar un intercambio de opiniones en tono respetuoso - serán bienvenidas la crítica aguda y la ironía - que enriquezcan el debate y resulten interesantes para lectores y autores.
En consecuencia, no se aceptarán comentarios del siguiente perfil:
1. Que constituyan descalificaciones, ataques o insultos contra los autores o contra otros participantes del foro de comentarios.
2. Que incluyan contenidos, enlaces o nombres de usuarios que razonablemente puedan considerarse insultantes, difamatorios o contrarios a las leyes colombianas.
3. Comentarios sin sentido o repetidos, que serán eliminados sin piedad.

Los comentarios no reflejan necesariamente la opinión de Razón Pública, sino la de los usuarios, únicos responsables de sus propias opiniones.”


Código de seguridad
Refescar

Las propuestas de los candidatos

El Acuerdo de Paz

El futuro del Acuerdo es incierto, pero hay tres caminos previsibles. Dos de ellos –el de Duque y el de Vargas– son francamente preocupantes. Juan Carlos Palou*

Seguridad y convivencia ciudadana: sin novedad en el frente

Los desafíos complejos -pero también acuciantes- les quedaron grandes a los candidatos. Sus propuestas son viejas, dejan grandes vacíos y no sirven para mucho. María Victoria Llorente* - Jerónimo Castillo Muñoz**

​La salud

En medio de un rosario de lugares comunes, hay algunas propuestas novedosas y polémicas que marcan las diferencias reales entre los candidatos. Iván Jaramillo Pérez*

Esta semana en Razonpublica