facebook   twitter   youtube 

Las drogas

(Tiempo estimado: 6 - 11 minutos)

Cultivos ilícitos.

Hernando ZuletaLas propuestas de los candidatosHoy se sabe bastante sobre cómo abordar los problemas de producción, mercadeo y  consumo de las drogas ilícitas en Colombia: ¿qué tan serias son entonces las propuestas de los candidatos?  

Hernando Zuleta*

Partir del conocimiento**

La política de drogas debe basarse en la evidencia disponible.

  • En cuanto a la producción, la historia reciente indica que la erradicación (aérea o manual) de cultivos ilícitos puede tener éxito local y temporal. Pero en su conjunto, los individuos y comunidades que se benefician del cultivo tratan de mantenerlos aunque sea en otro sitio. Por eso no basta con erradicar: hay que eliminar los incentivos económicos, para lo cual se necesitan mayor presencia del Estado, provisión de bienes públicos y mejoría en las condiciones de vida de las comunidades.  
  • Por el lado del consumo, la prohibición a rajatabla no hace más que agravar el problema -y además las medidas represivas afectan más a los agentes que se lucran menos del negocio-.  

También es necesario precisar las causas del problema vale decir, las circunstancias que llevan a los agentes a involucrase en actividades de producción, distribución o consumo de drogas ilícitas:

  • Por el lado de la oferta, la pobreza, la falta de oportunidades laborales y la ausencia de Estado son rasgos que promueven la producción de sustancias ilícitas.
  • Por el lado de la demanda, los entornos familiares y escolares y, en particular, la imitación de otras personas son factores decisivos. El consumo problemático es más común en individuos que viven en condiciones de aislamiento.

Cultivos

Erradicación de cultivos ilícitos.
Erradicación de cultivos ilícitos.      
Foto: Policía Nacional de Colombia

Según el Departamento Nacional de Planeación, el 86 por ciento de los municipios con cultivos de coca están categorizados como rurales o rural-dispersos, el 58 por ciento presenta conectividad deficiente, y la pobreza multidimensional es, en promedio, de 87,3 por ciento.

Por otra parte la producción de  hoja de coca puede representar hasta el 35 por ciento del valor agregado de un municipio, de manera que no es fácil sustituir este cultivo. Y los ingresos derivados de estas siembras son entre 4 y 7 veces mayores que los ingresos tributarios del municipio respectivo, lo cual muestra que los gobiernos locales tienen poca capacidad para enfrentar las economías ilícitas. Y además los municipios donde hay cultivos tienen un índice de desarrollo institucional significativamente inferior al de los municipios donde no hay cultivos. 

En ese orden de ideas, la política de cultivos ilícitos debe incluir una propuesta de desarrollo rural. No obstante, el desarrollo toma tiempo y, por ende, las políticas que busquen mejorar las condiciones de vida y reducir los incentivos para el cultivo de coca no producirán resultados a corto plazo.

Es necesario precisar las circunstancias que llevan a los agentes a involucrase en actividades de producción, distribución o consumo de drogas. 

Las autoridades deben tener esto en mente, pues de lo contrario sucumbirán a la tentación de recurrir a políticas efectivas a corto plazo, pero nocivas a largo plazo. Se necesitan metas claras que sean evaluadas tanto con indicadores intermedios (logros de desarrollo) como finales (área sustituida).

Ahora bien, el gobierno central no debe imponer el modelo de desarrollo, sino involucrar a los actores locales y concertar arreglos institucionales, pues la estrategia nacional no puede ignorar las peculiaridades de cada zona o municipio.  

Y en todo caso los programas locales de sustitución presentan tres riegos importantes: seguridad, viabilidad y medio ambiente. 

  • Seguridad: la resistencia de las organizaciones criminales a abandonar el negocio se plasma en  amenazas o asesinatos de líderes sociales que promuevan la sustitución. Por eso se necesita  vigilancia policial, evitar que otras actividades ilegales se sumen a la producción de drogas y ganar legitimidad para las instituciones.  
  • Viabilidad: algunas comunidades cocaleras se encuentran en regiones apartadas done es difícil proveer bienes públicos y lograr el acceso a los mercados legales.
  • Medio ambiente: algunas comunidades cocaleras habitan en áreas protegidas donde no es deseable ningún tipo de agricultura. Por eso un elemento clave en la discusión de políticas es la posibilidad de relocalizar a  estas comunidades.

Política criminal

Los esfuerzos de la policía y de los jueces deben enfocarse en los eslabones donde se acumula más dinero, en los más violentos y en donde los niveles de corrupción son elevados. Por eso las acciones del Estado son más eficaces cuando se afectan los laboratorios y el transporte a gran escala.

Encuentre en RP: El tratamiento penal diferenciado para pequeños cultivadores en el limbo.

También es prioritario combatir el lavado de activos, lo cual implica tramitar el Estatuto contra las Finanzas Ilícitas y aumentar las capacidades y recursos de las  instituciones respectivas.  

En cuanto al micro-tráfico, la evidencia señala que el arresto de distribuidores locales o la incautación de pequeñas cantidades no aumentan el precio callejero de las drogas y por lo tanto no disminuyen el consumo, pero en cambio distraen tiempo y recursos que podría usarse con mayor eficiencia.

Consumo

La mayoría de los colombianos no usan drogas ilegales, y sólo una pequeña proporción de los usuarios desarrolla patrones de dependencia y uso problemático. Además, diferentes drogas tienen efectos distintos para la salud. Por eso es necesario darles un trato diferenciado a las sustancias.

Encuentre en RP: Ni somos un país de consumidores, ni la dosis personal es el problema.

Mientras que los programas de prevención puramente didácticos no tienen grandes efectos, aquellos que mejoran las aptitudes sociales con entornos protectores en la familia y la escuela, ofrecen resultados promisorios.

Importa que Colombia asuma una postura clara en el escenario internacional y trabaje con la cooperación para golpear al narcotráfico en las etapas donde hay mayor creación de valor.

En el caso de los usuarios regulares, se necesita cambiar la criminalización por una política de salud pública efectiva. Se ha comprobado que la criminalización no resuelve el problema y agrava el daño derivado de las actividades de comercio y consumo.

Concertación institucional

Hoy tenemos demasiadas instituciones involucradas en la política de drogas, algunas veces con tareas redundantes y hasta contradictorias entre sí. Y los recursos asignados no corresponden al alcance de las metas.

Por eso debe considerarse la propuesta de la Comisión Asesora para la Política de Drogas de crear una entidad coordinadora de carácter permanente, con rango de agencia presidencial,  autonomía financiera y administrativa, que asigne los recursos a las varias entidades ejecutoras.

También importa que Colombia asuma una postura clara en el escenario internacional y trabaje con sus aliados en dos frentes:

  • La cooperación para golpear al narcotráfico en las etapas donde hay mayor creación de valor, y
  • La adopción de una estrategia conjunta para presionar cambios en la legislación internacional.

Las propuestas

Debates sobre la legalización y la dosis mínima.
Debates sobre la legalización y la dosis mínima.  
Foto: Senado de la República

Los candidatos, con excepción de Iván Duque, coinciden en la intención de implementar los acuerdos de La Habana. En términos generales, esto implica una visión de desarrollo y metas de largo plazo en materia de cultivos, y una visión de salud pública en materia de consumo.  

Glifosato

Duque es el único que ha propuesto volver a utilizar esta sustancia para erradicar los cultivos ilícitos. Esto responde al aumento del área cultivada desde el 2012, y el candidato afirma que el glifosato es eficaz cuando se trata de amplias extensiones de cultivos continuos, aunque no lo sea  cuando los cultivos están dispersos. Pero esta medida tendría otros problemas:

  • Primero, es ineficiente. El costo de erradicar una hectárea por esta vía es mucho mayor que el valor de mercado de la hoja cosechada en la misma hectárea.
  • Segundo, esta estrategia ignora las causas del fenómeno y crea un clima de tensión y desconfianza entre las comunidades y las instituciones.
  • Tercero, las aspersiones de glifosato tienen efectos nocivos sobre el medio ambiente y la salud humana, y
  • Cuarto, en el pasado el éxito de las aspersiones aéreas se vio empañado por un gran aumento de cultivos en áreas protegidas.

Legalización

Duque y Vargas manifiestan su oposición absoluta a cualquier tipo de legalización y creen que hay que redoblar la lucha contra el narcotráfico.

De la Calle no aborda directamente el tema, pero afirma que el consumo debe tratarse como un problema de salud pública y que los consumidores no deben ir a la cárcel.

Fajardo y Petro coinciden en que la regulación estatal del mercado es un paso aconsejable mientras las drogas sean ilegales. Por ende, los dos candidatos proponen avanzar  hacia la legalización de la marihuana recreativa.

La evidencia disponible indica que esta medida ha reducido la violencia en los estados donde se ha legalizado y en los estados limítrofes, no ha agravado los problemas asociados con el consumo y ha permitido aumentos significativos en el recaudo tributario. Esta medida entonces sería beneficiosa para Colombia, pero habría de aplicarse de manera cautelosa.

Dosis personal

Ninguno de los candidatos tiene una propuesta concreta sobre la zona gris derivada de la llamada dosis personal o de aprovisionamiento, pero Iván Duque propone prohibirla. Aunque con esto   parece romper el consenso, las implicaciones prácticas de esta reforma serían muy pocas. 

Según la idea de Duque, los portadores de la dosis mínima no tendrían cárcel sino confiscación de la sustancia,  multa y remisión a un centro de salud.  Pero es difícil encontrar la diferencia entre esta fórmula y la que ya ordena el nuevo código de policía en Colombia.  

Lo que falta discutir

Además de la concertación institucional, hay por lo menos dos temas importantes que han escapado a la atención de los candidatos:

Las salas de consumo supervisado, un tema que involucra tanto la perspectiva de reducción de daño como la posición frente a la legalización. Dado que la administración Petro en Bogotá impulsó los Centros de Atención Médica a Drogodependientes (CAMAD), es de creer que este candidato mantendría el programa desde la Presidencia.

El papel de Colombia en el contexto mundial. Tal vez con Duque o con Vargas, Colombia podría  afianzarse como gran aliado de Estados Unidos y abandonar la idea de un consenso internacional donde se acepte que la lucha contra las drogas ha sido un fracaso y donde se promueva un cambio global en la política. Por otro lado existe la posibilidad de impulsar usos alternativos (legales) de la hoja de coca. 

*Doctor en Economía (Universitat Pompeu Fabra), director del CEDE y profesor asociado de la Facultad de Economía de la Universidad de los Andes.

Escribir un comentario

Agradecemos a los investigadores, académicos y profesionales que contribuyen con sus artículos, declaraciones y caricaturas inéditos para ser publicados en la Revista Razón Pública. Los autores son responsables de sus ideas y de la presentación de los hechos en este documento.

“Los comentarios en Razón Pública están sujetos a moderación, (de 8 am a 6pm hora de Colombia) con el fin de garantizar un intercambio de opiniones en tono respetuoso - serán bienvenidas la crítica aguda y la ironía - que enriquezcan el debate y resulten interesantes para lectores y autores.
En consecuencia, no se aceptarán comentarios del siguiente perfil:
1. Que constituyan descalificaciones, ataques o insultos contra los autores o contra otros participantes del foro de comentarios.
2. Que incluyan contenidos, enlaces o nombres de usuarios que razonablemente puedan considerarse insultantes, difamatorios o contrarios a las leyes colombianas.
3. Comentarios sin sentido o repetidos, que serán eliminados sin piedad.

Los comentarios no reflejan necesariamente la opinión de Razón Pública, sino la de los usuarios, únicos responsables de sus propias opiniones.”


Código de seguridad
Refescar

Esta semana en Razonpublica