La paz es un juego de suma positiva

(Tiempo estimado: 4 - 8 minutos)

Delegación de Paz del Gobierno Nacional.

Hernando LlanoSometer  los acuerdos de paz a un plebiscito implicaría un bando ganador y otro bando perdedor. Pero con la paz podemos ganar todos, y esto tiene consecuencias importantes: urge pasar de la polarización a la construcción de confianza.

Hernando Llano Ángel*

Jugando en serio

La teoría de los juegos es una ciencia respetable y compleja, que ha merecido varios premios Nobel, que explica situaciones o procesos muy diversos, que tiene aplicaciones prácticas de altísimo valor, y que a los estudiantes suele causarles dolores de cabeza.

Pero aquí nos bastará con recordar apenas la distinción elemental que está en la base de todo ese andamiaje.  Los juegos – que pueden ser alegres o pueden ser tan trágicos como un conflicto armado- se dividen en tres categorías:

  • Los juegos más conocidos – y menos interesantes- son los juegos “suma cero”, o donde lo que gana un jugador equivale a lo que pierde el contrincante (por ejemplo: apostemos mil pesos al cara o sello); pero también hay
  • Juegos  de “suma positiva”- donde las ganancias totales exceden a las  pérdidas totales- y hay
  • Juegos de “suma negativa”, donde las pérdidas de todos son más que las ganancias de todos.    

Ganemos la paz

Delegación de paz de las FARC.
Delegación de paz de las FARC.
Foto: Facebook FARC-EP

La paz no es como el fútbol, un juego suma cero o donde el triunfo de un equipo significa la derrota del contrario, pagando incluso el precio de su eliminación del campeonato en disputa. Es decir -en el caso del fútbol profesional de Colombia- su exclusión del campo de juego más apreciado por todos los equipos nacionales: las copas o torneos internacionales.

Por eso no deja de encerrar cierta ironía que la selección colombiana de fútbol le haya ganado a Bolivia en  La Paz,  justo un día después que el gobierno y las FARC anunciaran el aplazamiento de la firma del  acuerdo de paz.  La paz es un juego de “suma positiva” es decir, un juego donde ganan todos los participantes – y en este caso los propios guerrilleros y otros actores obtendrían la ganancia más valiosa, la conservación de sus vidas para seguir actuando en el campo de juego mayor de la política-. Por el contrario en la guerra todos pierden. Es un juego de suma negativa, ya que incluso  el vencedor sufre pérdidas, que en este caso son muy considerables.

De lo anterior se siguen varias consecuencias, y entre ellas una de suma importancia política: no tiene mucho sentido someter el eventual acuerdo de La Habana a la aprobación de la ciudadanía mediante un mecanismo como el plebiscito, pues inevitablemente habrá un bando que gana y otro que pierde.

Parafraseando a don Miguel de Unamuno, en la paz se trata de convencer mientras que en la guerra lo que importa es vencer, pese a los costos tan altos.

68 años después

Por eso ya va siendo hora de reconocer que, como hace ya tiempo argumentó el director de  esta revista, “el conflicto armado de Colombia es una guerra de perdedores”. El Estado,   las comunidades, las víctimas, la sociedad en su conjunto y hasta los propios combatientes- -soldados, policías y guerrilleros- hemos pagado precios demasiado altos. Tanto así que las 225 mil muertes  de esta lucha entre el Estado y la insurgencia  superan con creces el número de víctimas de la Violencia entre facciones fratricidas conservadoras y liberales.

Han transcurrido más de 68 años desde el reclamo justo y airado de Jorge Eliécer Gaitán al  presidente Ospina Pérez en su célebre “Oración por la paz”: “pedimos pequeña cosa y gran cosa: que las luchas políticas se desarrollen por la vía de la constitucionalidad”, y todavía no hemos sido capaces de oírlo, aunque así figure solemnemente en el artículo 22 de la Constitución: “La paz es un derecho y un deber de obligatorio cumplimiento”.

Desde esta perspectiva, el gobierno y las FARC se han convertido en prisioneros de la refrendación y corren el riesgo de no permitir que todos los colombianos exploremos  el camino de la paz de una manera imaginativa y creadora. En vez de eso – y tanto el uno como la otra- están  contribuyendo a agudizar la polarización y el veto a la búsqueda de salidas políticas, como de modo claro y radical lo expresaron hace apenas unos días las movilizaciones del Centro Democrático en varias ciudades.

A lo cual viene a sumarse la incongruencia criminal e irresponsable del ELN de pretender avanzar en negociaciones con el gobierno sin renunciar al secuestro y los atentados contra bienes civiles, reforzando el discurso belicista del expresidente Uribe y la desconfianza creciente de la ciudadanía en la paz. Una vez más el ELN demuestra que la violencia hace mucho dejo de ser una bandera de liberación nacional para convertirse en la mejor aliada de las fuerzas más reaccionarias, como también el terrorismo yihadista en Europa está aupando a la extrema derecha.  

Y para completar el panorama nacional de extravío, confusión y sabotaje deliberado a la difícil y difusa senda política de la paz, el narcoparamilitarismo cínicamente se camufla bajo la sigla de “Autodefensas  Gaitanistas de Colombia”, al tiempo que el propio ministro del interior, Juan Fernando Cristo, reconoce que semanalmente es asesinado un líder popular.

En conclusión

Jorge Eliécer Gaitán en el Teatro Municipal, en 1947.
Jorge Eliécer Gaitán en el Teatro Municipal, en 1947.
Foto: Biblioteca Luis Ángel Arango

La estrategia del gobierno nacional para hacer la paz (el “peacemaking” que analizan los especialistas) es decir, para alcanzar formal y solemnemente la firma del cese bilateral y definitivo del fuego, como el primer paso en firme para construir la paz (el “peacebuilding”)  se encuentra bloqueada y extraviada en una especie de limbo político, geográfico y social.  

Un limbo que políticamente limita con la desconfianza mutua, exacerbada por el auge del narcoparamilitarismo, mientras que geográfica y socialmente está aquejada por la búsqueda estatal de lanzar al ostracismo y aislar totalmente de la población campesina respecto de las FARC, confinándola a una especie de gueto o campamento militar.

Vista con objetividad, la pretensión del gobierno va en contravía de lo acordado en el punto dos sobre Participación Política en clave de “apertura democrática y construcción de paz”:

  • ¿Cómo civilizar y politizar a las FARC si obstinadamente se pretende aislar a sus miembros del entorno social y campesino del cual son parte?
  • ¿Cómo romper su relación con las armas si al mismo tiempo se los separa –como un agente infeccioso y peligroso—de la población civil?  

La respuesta a estos interrogantes depende de la construcción de confianza entre las partes y especialmente del acompañamiento de la misión de las Naciones Unidas --a la manera de árbitro imparcial-- para que todos podamos proseguir el “juego suma positiva” de la política sin armas.

Todo lo cual es un asunto mucho más vital y más urgente que el nebuloso y contraproducente plebiscito, completamente inadecuado para abordar la construcción de paz por sus efectos de polarización social, bloqueo y suma cero en el campo del juego político.

 

* Politólogo de la Universidad Javeriana de Bogotá, profesor Asociado en la Javeriana de Cali, socio de la Fundación Foro por Colombia, Capítulo Valle del Cauca. Publica en el blog: calicantopinion.blogspot.com. 

 

Escribir un comentario

“Los comentarios en Razón Pública están sujetos a moderación, (de 8 am a 6pm hora de Colombia) con el fin de garantizar un intercambio de opiniones en tono respetuoso - serán bienvenidas la crítica aguda y la ironía - que enriquezcan el debate y resulten interesantes para lectores y autores.
En consecuencia, no se aceptarán comentarios del siguiente perfil:
1. Que constituyan descalificaciones, ataques o insultos contra los autores o contra otros participantes del foro de comentarios.
2. Que incluyan contenidos, enlaces o nombres de usuarios que razonablemente puedan considerarse insultantes, difamatorios o contrarios a las leyes colombianas.
3. Comentarios sin sentido o repetidos, que serán eliminados sin piedad.

Los comentarios no reflejan necesariamente la opinión de Razón Pública, sino la de los usuarios, únicos responsables de sus propias opiniones.”


Código de seguridad
Refescar

Comentarios  

Carlos Julio Mayorga
0 # EconomistaCarlos Julio Mayorga 13-04-2016 16:52
La paz no significa ausencia y negación de conflicto pero tampoco rendición del enemigo para someterlo a una justicia que la contra parte no ha creído ni cree que es legitima ni representa los intereses de los mas desfavorecidos y vulnerables, por eso la paz comienza por el cambio de las reglas de juego por unas mas justas, incluyentes y democráticas, lejos de los intereses partidistas y de grupos de poder económico y político. La paz debe estar por encima de todas las consideraciones particulares, para darle paso a los intereses de la colectividad
Responder | Responder con una citación | Citar | Reportar al moderador
DAMIRO  PANTOJA
-3 # LA PAZ ES UN JUEGO DE SUMA POSITIVODAMIRO PANTOJA 14-04-2016 10:15
MANIPULADOR, COMO SERÁ QUE PARA MEDIO ACLARAR LAS COSAS CON LAS FARC, CUANDO SE LE ESTA SALIENDO DE LAS MANOS CUALQUIER ACUERDO Y MANDA A SU HERMANOS ENRIQUE SANTOS CALDERON A TATAR DE ARREGLARLAS, A SABIENDAS QUE ESTE ENRIQUE SANTOS FUE FUNDADOR DEL M-19 Y AHORA MILITANTE DE LAS FARCS. HASTA DONDE NOS QUIERE LLEVAR ESTE APATRIDA DE JUAN MANUEL SANTOS, A QUE SEAMOS UNA REPUBLICA COMO VENEZUELA, NO SEÑOR LLANO, LOS COLOMBIANOS DE BIEN VAMOS A VOTAR EN CONTRA DE TODOS ESOS ACUERDOS ACORDADOS BAJO LA MESA SIN DARSELOS A CONOCER ANTES DE APROBARLOS AL PUEBLO COLOMBIANO,.
Responder | Responder con una citación | Citar | Reportar al moderador
Guillermo
0 # PhdGuillermo 02-06-2016 09:46
El argumento utilitarista de la paz queda siempre en entredicho, porque siempre puede haber personas que consideran que pierden muchísimo con el acuerdo de la Habana. Dichos acuerdos van a modificar nuestro contrato social (constitución), y es estúpido pensar que en dicha modificación no debería participar el constituyente, de alguna forma. El plebiscito es la forma más expedita que permite nuestro contrato social. Además es una señal para los "negociadores de la paz" que no tienen carta abierta para modificar nuestra constitución. Yo voy a votar que sí, pero eliminar la participación de la ciudadanía sólo es la primera cuota de un conflicto futuro mucho mayor.
Responder | Responder con una citación | Citar | Reportar al moderador

Centrales

El Acuerdo de paz debe cumplirse, pero no es intocable

El fallo de la Corte Constitucional confirma que el Acuerdo con las FARC obliga al Estado, y más aún: el blindaje constitucional del Acuerdo sí puede modificarse. Por José Gregorio Hernández

Erradicación forzada: los efectos de una meta sin sentido

Los muertos de Tumaco son solo uno de los muchos conflictos que está produciendo esta estrategia. Por Juan Carlos Garzón* - Manuela Suárez**

La ruptura de Cambio Radical con el Gobierno: nada nuevo bajo el sol

A medio camino entre la vicepresidencia y la campaña electoral, entre Santos y Uribe, entre “los principios” y las conveniencias, entre el oportunismo y la oportunidad, aquí está la jugada del partido de Germán Vargas Lleras. ¿Qué sigue? Por Fabián Alejandro Acuña*

Esta semana en Razonpublica

Please publish modules in offcanvas position.