facebook   twitter   youtube 

​​¿Por qué votaré No?

(Tiempo estimado: 5 - 10 minutos)

Acuerdos de paz realizados en la Habana, Cuba.

Jose Gregorio HernandezEl plebiscito no es acerca de la paz. Es para aprobar o rechazar el Acuerdo Final, un documento específico que redactaron el gobierno y las FARC. Y desde el punto de vista de un amigo de la paz que es también un jurista el documento no es satisfactorio.    

José Gregorio Hernández Galindo*

Votar informados

No escribo estas líneas desde una posición partidista. Lo hago desde la academia, con criterio objetivo, en paz y libertad, sobre la base de los razonamientos, no del insulto, ni de la descalificación. Tampoco escribo a partir del miedo, la venganza o el rencor, porque ninguno de esos sentimientos es compatible con la búsqueda de la paz.   

Tampoco busco conmover, ni despertar emociones, porque en mi criterio el voto no debe (y no puede) ser emocional, ni ser inducido a la manera de los reflejos condicionados pues con esto estaríamos tratando al ciudadano como se trata de amaestrar los animales. Por eso pienso que es una falta de respeto a la inteligencia del votante el invitarlo al Sí como un apoyo simple al sueño de la paz.  

El voto en el plebiscito no debe provenir de las pasiones sino de valorar las opciones planteadas, que deben ser medidas y sopesadas. El voto debe ser consciente. No debe emanar de la fe sino de la razón. Para ello es indispensable la plena información sobre aquello por lo cual se vota. Hay que hacerlo así para evitar el arrepentimiento inútil y extemporáneo, como el de muchos ciudadanos ingleses cuando se dieron cuenta de los efectos reales del Sí mayoritario en favor de la salida de su país de la Unión Europea.

Como en el caso de los enfermos que van a ser intervenidos, el médico debe hacer conocer de manera completa y clara los efectos de la operación y sus riesgos. De allí en adelante, lo que prima es la voluntad del paciente, en uno u otro sentido, y su decisión refleja su consentimiento informado.

El voto debe ser consciente. No debe emanar de la fe sino de la razón.

La diferencia radica en que en la “intervención quirúrgica” que se hará en Colombia para que el pueblo (o más exactamente el 13 por ciento del censo electoral) decida a favor o en contra del Acuerdo Final de Paz está en juego el porvenir del país en muchos aspectos sociales, económicos, jurídicos y políticos, así como la estabilidad institucional y el futuro de varias generaciones.

El plebiscito es un mecanismo de participación ciudadana que, si bien no era necesario para dialogar con grupos armados, ya fue convocado. Ahora todos tenemos el derecho de votar, sea cualquiera el sentido del voto. Si estamos en una democracia participativa, ello debe hacerse en libertad, con serenidad, sin presiones, sin guerra sucia, sin descalificaciones, y respetando los criterios de los demás sobre la base de que nuestra opinión se respeta. Hay que votar de manera civilizada, Sí o No, pero con respeto y con seriedad.

Los ciudadanos colombianos ya han sido y están siendo bombardeados por la propaganda que pretende hacerlos reaccionar por reflejo y votar al impulso de las emociones. Sin embargo, quiero reiterar aquí algunos puntos del Acuerdo que, desde la perspectiva jurídica, he venido cuestionando desde hace un tiempo.

No

Procesos a favor de la paz.
Procesos a favor de la paz. 
Foto: Facebook Juan Manuel Santos

Ante todo quiero subrayar que no confundo, ni quisiera que mis compatriotas confundieran, la paz (como valor supremo, derecho fundamental y deber ciudadano) con el Acuerdo Final pactado entre los delegados del gobierno colombiano y los de la guerrilla de las FARC. Una cosa es el farragoso y mal redactado texto de 297 páginas que nos han puesto a votar, y otra muy distinta la paz, que debe ser el objetivo prioritario de los colombianos.

He dicho que no me opongo a los diálogos de paz. Por el contrario, he sido un amigo permanente de la concordia mediante el diálogo con miras a una solución política, en vez de la confrontación armada, que no ha dejado sino sangre, muertos, llanto y destrucción. Acompañé desde el principio la iniciativa del presidente Santos de procurar por la vía pacífica el cese al fuego bilateral y definitivo, y la terminación del doloroso y fratricida conflicto promovido y adelantado por las FARC contra el Estado colombiano. Nadie intelectualmente honesto me puede señalar como enemigo de la paz, porque no lo soy. Quienes tengan alguna duda pueden examinar las varias sentencias proferidas por la Corte Constitucional con mi firma o ponencia, así como mis libros, artículos y columnas (radiales y escritas) en torno de este asunto.

Sin embargo, después del trámite y aprobación del Acto Legislativo 1 de 2016 (Acto Legislativo para la Paz), que a mi juicio no respetó las prescripciones constitucionales, he formulado observaciones sobre los vicios formales y los riesgos institucionales de esta iniciativa.

Hoy, ante la pregunta formulada por el gobierno en el plebiscito del 2 de octubre no puedo optar por el Sí porque debo conservar mi coherencia y, sobre todo, la fidelidad a mis convicciones jurídicas.

A algunos ha extrañado que quien esto escribe se incline por el No. Esta es mi decisión personal, adoptada en ejercicio de un derecho fundamental e inalienable, para el cual no requiero permiso de nadie. Adopto esta decisión en uso de mi libertad, la misma libertad que reclamo y respeto para quienes van a votar por el Sí.

Las razones

Procesos en contra del plebiscito.
Procesos en contra del plebiscito. 
Foto: Facebook Álvaro Uribe Vélez

He dado a conocer mi opinión, aclarando que no he sido ni seré vocero ni representante de movimiento o partido político alguno. Pero coincido con lo dicho y escrito en los últimos días por importantes dirigentes de distintas tendencias, en especial con lo expuesto por varios juristas sobre la validez de la respuesta negativa frente al interrogante presidencial.

Para empezar, hay que definir bien el objeto del plebiscito. Se está preguntando por el apoyo o rechazo al Acuerdo Final. No se está consultando a los colombianos si queremos que las FARC entreguen las armas y se vinculen a las instituciones. Tampoco se está preguntando si queremos que cesen en sus acciones terroristas e ingresen a la política.

La pregunta de fondo no es sobre una política o decisión del gobierno, sino sobre un documento específico que entrará en vigor el 3 de octubre y será considerado Acuerdo Especial, en los términos del artículo 3 común a los Convenios de Ginebra de 1949, lo que hará que ingrese automáticamente y como un todo al bloque de constitucionalidad.

Esto significa que no se votará para escoger entre la paz y la guerra, aunque así lo ha mostrado la publicidad oficial, la cual contraría a la Corte Constitucional, cuya Sentencia C-379 de 2016 exigió que el votante no fuera confundido con estas referencias. Se vota a favor o en contra de un documento construido por el gobierno y las FARC, que, además, no involucra a otras organizaciones como el ELN o las Bacrim.

Creo que habrá impunidad para los delitos cometidos contra la humanidad.

Si uno es honesto y coherente, no puede aprobar mediante el sufragio un documento con el cual no se identifica, o sobre el cual tiene serias reservas. Y yo tengo muchas reservas sobre lo previsto en el Acuerdo Final. Por ejemplo:

  • Según el Acto Legislativo mencionado, el Congreso deberá convertir en reformas constitucionales y en leyes lo pactado, sin poder discutir ni modificar lo que presente el gobierno. Como si fuera poco, el presidente de la República gozará de facultades extraordinarias que él mismo se puede prorrogar.
  • Los votantes van a apoyar o a rechazar emocionalmente un documento cuyos contenidos y verdaderos alcances ignoran, inducidos por una propaganda engañosa.
  • En materia de justicia, discrepo del Acuerdo por razones similares a las expuestas públicamente por el vicepresidente de la República: el Acuerdo implica que puedan revivirse procesos ya fallados, desconociendo la cosa juzgada y el principio non bis in ídem (“no dos veces por lo mismo”).
  • El Acto Legislativo 1 de 2016 se tramitó inconstitucionalmente. El artículo 375 de la Constitución dice que en el segundo período de sesiones para aprobar un acto legislativo “solo podrán debatirse iniciativas presentadas en el primero”. Pero en este caso fueron introducidos temas de fondo en los debates de la segunda vuelta (inclusive en el séptimo y el octavo debates).
  • No comparto la adopción del Acuerdo Final como Acuerdo Especial de Derecho Internacional Humanitario, al amparo del artículo 3 común de los Convenios de Ginebra, ni su incorporación al bloque de constitucionalidad. Considero que los acuerdos con las FARC no encajan en el supuesto de la norma internacional, que se refiere a conflictos en curso, no a los terminados, como se supone que ocurriría en este caso.
  • Creo que no se ajusta al derecho, ni a la realidad, llevar el narcotráfico a la categoría de delito conexo con el delito político.
  • No acepto que el sistema de Justicia Especial de Paz incluya jueces extranjeros o designados por una ONG internacional, o por Naciones Unidas. Ese es un asunto de la soberanía del Estado colombiano, que no podemos confiar a foráneos, por destacados que sean, ajenos a nuestra realidad y a nuestro ordenamiento legal.
  • No comparto la concesión de facultades extraordinarias al presidente, imprecisas y autoprorrogables, pues con ello se rompe una larga tradición jurídica y democrática, resguardada por la jurisprudencia de la Corte Suprema de Justicia y de la Corte Constitucional.
  • En el Acuerdo hay demasiados compromisos y obligaciones que asume el Estado colombiano, sin una razonable reciprocidad por parte de la guerrilla.
  • No están claras en el texto las reglas sobre penas. El lenguaje es melifluo y engañoso, y creo que habrá impunidad para los delitos cometidos contra la humanidad.

 

* Cofundador de Razón Pública. Para ver el perfil del autor, haga clic en este enlace.

 

Escribir un comentario

Agradecemos a los investigadores, académicos y profesionales que contribuyen con sus artículos, declaraciones y caricaturas inéditos para ser publicados en la Revista Razón Pública. Los autores son responsables de sus ideas y de la presentación de los hechos en este documento.

“Los comentarios en Razón Pública están sujetos a moderación, (de 8 am a 6pm hora de Colombia) con el fin de garantizar un intercambio de opiniones en tono respetuoso - serán bienvenidas la crítica aguda y la ironía - que enriquezcan el debate y resulten interesantes para lectores y autores.
En consecuencia, no se aceptarán comentarios del siguiente perfil:
1. Que constituyan descalificaciones, ataques o insultos contra los autores o contra otros participantes del foro de comentarios.
2. Que incluyan contenidos, enlaces o nombres de usuarios que razonablemente puedan considerarse insultantes, difamatorios o contrarios a las leyes colombianas.
3. Comentarios sin sentido o repetidos, que serán eliminados sin piedad.

Los comentarios no reflejan necesariamente la opinión de Razón Pública, sino la de los usuarios, únicos responsables de sus propias opiniones.”


Código de seguridad
Refescar

Comentarios  

Alberto Garcia
+1 # SeñorAlberto Garcia 26-09-2016 07:27
Muy fácil desde la "academia" votar por el NO, total qué son unos cuántos muertos más, seguramente ninguno de ellos"academico ".
Y de los jóvenes colombianos que mueren que? Desde un punto de vista "académico" apenas modificarán un poquito las estadísticas, pero serán la cuota necesaria para conservar, por encima de los seres humanos, los "preceptos académicos" y la "pureza de los académicos"
Bueno y si este comentario, escrito en lenguaje coloquial, es sometido al análisis de la "academia" seguramente no tendrá ninguna validez
Responder | Responder con una citación | Citar | Reportar al moderador
Fernando Gomez Giral
0 # SrFernando Gomez Giral 26-09-2016 16:33
Dr. Jose Gregorio: A pesar de su explícito esfuerzo por hacer ver su opinión como ajena a cualquier interés político y/o partidista, es evidente que sí lo tiene y que, dicho sea de paso, es imposible no tenerlo porque este es un tema político.
Leido su discurso, la primera impresión que causa es la de que el Sr ex-magistrado de la corte constitucional, debe ser el asesor jurídico del senador Uribe en este tema de los acuerdos de La Habana, no porque esté a favor del NO (lo cual respeto), sino porque los argumentos son idénticos a los del Centro Democrático y por tratarse de un jurista como Ud no quiero caer en la imprudencia de afirmar que Ud se los calcó al mentado partido político.
Responder | Responder con una citación | Citar | Reportar al moderador
Fernando Gomez Giral
-2 # SrFernando Gomez Giral 26-09-2016 16:35
Pasemos a sus argumentos.
Ud parte de de una afirmación sesgada cuando "sentencia" que "el doloroso y fratricida conflicto" fue promovido por las FARC, ocultando malintencionada mente que el Estado y la clase burgues-terrate niente que lo sustenta, es la contraparte responsable de iguales o peores atrocidades.
Responder | Responder con una citación | Citar | Reportar al moderador
Fernando Gomez Giral
-1 # SrFernando Gomez Giral 26-09-2016 16:36
En su observación a la aprobación del Acto Legislativo para La Paz, tiene razón al señalar un vicio de forma, pero ante la premura y la necesidad de la norma es preferible sacrificar la forma por el contenido y no colgarnos del inciso que finalmente no le causó daño a nadie y si sirvió para darle confianza a la mesa de negociaciones.
En cuanto a "LAS RAZONES", su primera objeción resulta supremamente extraño que la haga un jurista de sus calidades al pretender que el acuerdo cobije a entes u organizaciones que no estuvieron en la mesa, como el ELN o las BACRIM y lo peor es que Ud perversamente incluya a esta última organización criminal de delincuentes comunes que nada tienen que ver con el delito político. ¿Cuál es su afán de confundir Sr exmagistrado de la Corte Constitucional?
Responder | Responder con una citación | Citar | Reportar al moderador
Fernando Gomez Giral
0 # SrFernando Gomez Giral 26-09-2016 16:36
Y claro que hay que preguntar es por la aprobación del documento, de los acuerdos, de la negociación como puerta de entrada a la implementación de Las Paz.
En segundo lugar, el documento entra al bloque de constitucionali dad, no porque los negociadores se hayan inventado esta figura política, sino porque el derecho internacional lo contempla, lo permite y lo está permitiendo sin ninguna objeción de ninguno de los organismos internaciones que confluyen a la mesa como observadores y garantes.
Ud afirma gratuitamente que todos los votantes lo van a hacer emocionalmente; esa es una afirmación subjetiva suya que además deja mucho qué desear de su confianza en el constituyente primario Sr exmagistrado de la Corte Constitucional.
Responder | Responder con una citación | Citar | Reportar al moderador
Juan Guevara
0 # EMOCIONESJuan Guevara 28-09-2016 20:57
La campaña por el Sï es emotivamente dirigida, pues se le está haciendo creer al público que con la aprobación de los acuerdos se va a obtener la paz y el cese de la violencia en el campo y las ciudades, cuando ello no depende ni de los acuerdos ni de la FARC, pues el gobierno no ha podido evitar que los otros grupos guerrrilleros y bandas criminales ocupen el vacío dejado por las FARC, no hay nada que indique dicho propósito sino la mera ilusión, que dicho sea de paso es igual a las promesas de candidatos en epocas electorales.
Responder | Responder con una citación | Citar | Reportar al moderador
Juan Guevara
+1 # razón y no emociónJuan Guevara 26-09-2016 22:07
Excelente artículo. Agregaría que la nación debe reflexionar sobre ese afan de querer arreglar todo por la vía de la conciliación y los acuerdos de paz y de toda naturaleza. Si queriendo a corto plazo arreglar un problema de trascendencia social de una manera facilista no se compromete el futuro de las instituciones del estado y el imperio de la ley. Individuo y Estado no son sujetos equiparables a la hora de considerar la respuesta que deben tener frante a un infractor o victimario, en el uno hay consideraciones emocionales y espirituales en el otro racionales en función de un orden social.
Responder | Responder con una citación | Citar | Reportar al moderador
Juan Pablo Paez
0 # paz pa´ las farJuan Pablo Paez 27-09-2016 11:03
Pareciera que solo la euforia explica sobradamente el voto por el SI porque lo que firmaron NO soporta examenes desde la razon, la sensatez o siquiera el sentido comun
Responder | Responder con una citación | Citar | Reportar al moderador
Claudia S
0 # DiscrepanciasClaudia S 27-09-2016 15:44
Mi estimado Dr Hernández vine a leerlo porque me ha llamado la atención su recorrido profesional, no pudo decepcionarme al ver que usted exige un acuerdo perfecto apegado a la norma, me quiere decir en el mundo cuántos acuerdos perfectos dieron lugar a una mediana convivencia entre ciudadanos de distinto pensar y actuar? Voy con el Si porque a diferencia de usted a mi me interesa parar ésta guerra que evidentemente muchos dirigentes del país no pudieron lograr. Recuerde, es mejor un acuerdo imperfecto que una guerra perfecta, una guerra que nadie gana pero si en la que todos perdemos.
Responder | Responder con una citación | Citar | Reportar al moderador
Diego Naranjo
0 # Respetado SeñorDiego Naranjo 28-09-2016 12:52
al leer su texto, desde mi opinión encontre que fue muy sensato, al principio, luego fue reduciéndose a argumentos jurídicos. Y finalmente dice que no está de acuerdo con que el sistema de justicia especial este conformado por extranjeros, apelando a un argumento fútil de soberanía. Si queda en manos de nacionales, teniendo en cuenta que abogados, magistrados etc... Hacen parte de la elite, muy poco de neutralidad habrá en sus decisiones, tanto para favorecer como para dilatar. La justicia en Colombia requiere de la intervención especial de entes internacionales , para no recaer en manos de personajes como el procurador con una marcada posición política
Responder | Responder con una citación | Citar | Reportar al moderador
Diego Puerta
0 # AcademiaDiego Puerta 28-09-2016 13:07
¿Desde el punto de vista de la academia? En un país que se desmorona al rededor nuestro, ¿de que ha servido la academia y tanta especialización del conocimiento? Coorresponsable s de esta guerra tan brutal.
Responder | Responder con una citación | Citar | Reportar al moderador
Yecid Muñoz
0 # En resumenYecid Muñoz 28-09-2016 15:05
El doctor Hernández votará "No" por motivos perfectamente leguleyeriles y porque CREE, aunque el texto de los acuerdos dice explícitamente lo contrario, de que habrá impunidad para delitos de lesa humanidadad... Eso se llama gadejo. Y gadejo en un asunto en el cual las ganas de j... Son impresentables.
Responder | Responder con una citación | Citar | Reportar al moderador
Jhon Alexis Mendoza
0 # Totalmente de acuerdoJhon Alexis Mendoza 28-09-2016 17:48
Independienteme nte de quien gane el plebiscito si el sí o el no lo importante es saber que pasará con los colombianos. ¿Qué pasará con la población que en un mayor o menor grado está involucrada con lo que resulte del acuerdo de paz?. Es necesario que entidades internacionales intervengan en este acuerdo pero es correcto afirmar que los que de verdad pueden opinar al respecto son los que han vivido en Colombia y saben de la condición por la que ha pasado el país durante tantos años.
También es muy importante resaltar lo que pasa con la publicidad engañosa pues detrás de todo esto hay quienes manejan los medios de comunicación y desequilibran la balanza hacia el lado negativo o menos conveniente para nuestra futura nación.
Sin embargo habrá que ser positivos ante los resultados de este próximo 2 de octubre y colaborar en lo que más esté a nuestro alcance.
Responder | Responder con una citación | Citar | Reportar al moderador
Raquel
0 # Yo voto "Sí"Raquel 28-09-2016 20:07
Si es verdad que la publicidad en general está basada en emociones y eso es lo que nos mueve, nos mueve al votar por el Sí, creer que la historia de nuestro país puede cambiar, que las cosas pueden mejorar para todos... Quizás muchas cosas no funcionen pero considero que el poder salvar una vida, es más grandioso!!

Y aún más me parece impresionante que a quienes les ha tocado de cerca la guerra sean capaces de decir "Sí" y quienes solo la ven frente a un televisor o la escuchan en un radio digan que "No"
Responder | Responder con una citación | Citar | Reportar al moderador

Esta semana en Razonpublica