facebook   twitter   youtube 

Rusia 2018 en memes: fútbol, política e identidad nacional

(Tiempo estimado: 5 - 9 minutos)

Mundial de Rusia 2018.

David_Quitin_razon_publica.jpg - 8.04 kBDivertidos, dolorosos, alegres, mordaces…pero siempre elocuentes sobre la realidad política y sobre nuestra forma de vernos como nación.

David Quitián Roldán*

Memes y fútbol

maldita-derecha-quitian.jpg - 92.13 kB

El equipo nacional de fútbol tiene el don de disparar el ingenio popular, la perspicacia y la ironía de los millones de hinchas que se le entregan a cambio de ilusiones y alegrías.

Ese escenario se eleva a la ene potencia en las redes sociales mediante expresiones de alta carga simbólica como los memes, sobre todo en tiempos del mega-evento deportivo por excelencia de la modernidad: la Copa Mundo de la Fifa. 

Un hecho social total

junio-quitian.jpg - 67.63 kB

El fútbol, esa “estructura estructurada estructurante”, en términos del sociólogo Pierre Bourdieu, produce conductas sociales que implican a comunidades de sentido como las naciones. Así, produce narrativas totalizantes sobre lo que somos y lo que no somos.

En otras palabras, en ciertos países donde el fútbol es mucho más que un deporte, las emociones que producen las copas mundiales son también un escenario para la re-recreación de lo nacional, como lo advirtió para Brasil el antropólogo Roberto Da Matta.

Ese contexto que invita a un colectivo social a pensarse en términos de una sola variable (en este caso, el fútbol) se llama hecho social total: a eso están obligadas las sociedades en épocas de efervescencia política (por revolución, elecciones o dictadura), de frenesí carnavalero o de mundiales de fútbol.

Los hechos sociales totales no pueden juzgarse con categorías morales. Son el fruto de procesos sui generis en cada sociedad, generalmente anticipan transformaciones sociales y se caracterizan por su corta duración.

El fútbol, produce narrativas totalizantes sobre lo que somos y lo que no somos.

Según esas explicaciones, el Mundial de fútbol en Colombia se aproxima mucho a la definición de hecho social total: la vida cotidiana y la rutina social se reducen al pentagrama futbolero y deben ser reinventadas, en el lapso entre la clasificación y la eventual eliminación, en clave de la Selección Nacional.

Esa re-recreación, reinvención e imaginación colectivas sobre lo que somos y no somos tiene lugar en dispositivos culturales muy variados, como los memes, que muestran los universos de sentido que compartimos y que apelan al sentido del humor, a la ironía y a la burla como estrategia comunicativa para ganar preeminencia y legitimidad.  

Tratar de clasificar el sinnúmero de memes que se producen a diario no es una tarea fácil. Sin embargo se pueden señalar al menos tres momentos entre la clasificación a la Copa Rusia 2018 y las primeras fechas de esta cita mundialista

De politólogos a directores técnicos

politologos-a-directores-quitian.jpg - 52.73 kB

El primero de esos momentos fue la futbolización de las elecciones presidenciales- que también puede entenderse en sentido contrario, como la politización del fútbol-.  Allí, el meme que decía: “Por ahora todos somos politólogos, en junio seremos expertos comentaristas de fútbol” resume ese lapso de exacerbación electoral combinada con fiebre amarilla de Selección Colombia.

La inusitada victoria del Deportes Tolima en la final de la liga nacional ante el encopetado Atlético Nacional se volvió tendencia en redes y creó la siguiente frase: “Si Tolima le pudo ganar a Nacional, el domingo Petro le podrá ganar a Duque”.

Las denuncias de fraude en la primera vuelta presidencial inspiraron una serie de memes que mostraban los marcadores de ese partido en el formato E14 de la Registraduría, donde se enmendaba el resultado final y se mostraba como ganador a Nacional.

Twitter y Facebook se llenaron de memes que mencionaban a un “Grupo de la muerte” (que en el Mundial se refiere al grupo más difícil de la Copa), conformado por la alianza de derecha, en cabeza de Andrés Pastrana e incluyendo a César Gaviria y Germán Vargas con el Centro Democrático.

Como colofón: la publicación de un calendario mundialista que mostraba las fechas de cada partido donde se podía leer “Colombia contra Japón”, “…contra Polonia”, “…contra Senegal”. El 17 de junio, fecha de la segunda vuelta presidencial se podía leer: “Colombia contra Uribe”.

¿Más unidos que nunca?

unico-uribe-quitian.jpg - 99.79 kB

Un segundo momento fue la post-elección presidencial, cuando el país quedó dividido en dos bandos que siguen disputándose en redes sociales.

La publicidad se ha valido de esa división para emitir comerciales, como el patrocinador cervecero, que habla de la polarización y propone como solución la ingenua consigna de “Unidos somos más”.

Cada bando esperaba la victoria de la Selección, pero con la inesperada derrota ante Japón nadie pudo reclamar para sí el triunfo del “equipo de todos”. Por eso cada uno decidió culpar al otro de la desgracia futbolera.

En algunos memes se advertía que “había que entrar a Petro ya que el equipo estaba flojo de izquierda”; mientras que otros mordazmente anunciaban que Fajardo se había roto “la tibia”.  Otros expresaron la amargura por la mano de “La roca” Sánchez que originó penalti, expulsión y el 1 - 0, mostrando la imagen con la siguiente frase: “maldita derecha que va a acabar con Colombia”.  

Esa re-recreación, sobre lo que somos y no somos tiene lugar en dispositivos culturales muy variados, como los memes

En esa vorágine de mensajes, algunos atribuían la áridez de triunfos de los seleccionados nacionales al doble mandato de Álvaro Uribe (cuando Colombia no clasificó a los mundiales). Otros señalaron que la entrega de la bandera a Falcao por parte de Juan Manuel Santos fue la “sal” de la mala suerte en ese debut ante los nipones. Dimes y diretes entre los que se colaba la expresión “Qué madrugada tan chimba” con la imagen de Vargas Lleras. 

La división del país en estas elecciones contrastó con la situación de hace cuatro años. En tiempos de Brasil 2014, el presidente-candidato Santos logró asociar su imagen y la del proceso de paz con la Selección Colombia. Su primer discurso después de hacerse reelegir lo hizo enfundado en la camiseta nacional. En ese momento la dirigencia negociadora de las FARC también usó la camiseta tricolor para demostrar que pasaban a “jugar del mismo lado” que el resto del país.

También se pierde fuera de la cancha

partido-chimbo-quitian.jpg - 85.67 kB

La primera derrota de la Selección Colombia hizo perder ilusiones, pero a la vez ganó intensidad en la representación de una sola nación en el escenario global del Mundial. Así, el mal comportamiento de los hinchas colombianos en Rusia pareció ser la justificación moral de nuestra derrota en el campo.

Algunos videos virales que mostraron la mala educación y la “falta de cultura” (o, más bien, la persistencia de la cultura traqueta) parecieron explicar nuestra derrota como proyecto de nación y la consiguiente caída de la Selección:

  • El aprovechar el desconocimiento del español por parte de hinchas de otras nacionalidades para mofarse de modo machista y sexista (en los casos conocidos, las ofendidas eran mujeres),
  • Y la orgullosa infracción de la ley: algunos hinchas entrando licor camuflado a los estadios.

Ejemplos de esa comparación cultural, que se vale de la lógica de un “país de primer mundo” que vence a un país “tercermundista”, son los memes que comparan el sushi con la morcilla y los vídeos que muestran a hinchas japoneses recogiendo la basura del estadio luego del partido, ante la mirada admirada de aficionados colombianos.

Sigue viva la ilusión

muerte-quitian.jpg - 79.79 kB

Con la victoria contra Polonia y los goles de Yerry Mina, Radamel Falcao y Juan Guillermo Cuadrado, Colombia entera parece dejar en un segundo plano la vergüenza nacional ante los japoneses.

El partido nos devolvió la esperanza de clasificar a octavos de final, que alegró el domingo de millones de hogares colombianos que celebraban de manera extemporánea el día del padre (que se aplazó para que no coincidiera con las elecciones).

El humor masificado que hemos vivido también ha estado presente en otros países como Argentina y Brasil.

La coincidencia entre día del padre y el partido inspiró memes que daban cuenta del estereotipado e ideal mundo del varón, que ve fútbol todo el día y es atendido por sus mujeres y sus hijos.

Pero el partido no estuvo exento del toque político: la lesión y la salida de Abel Aguilar y el ingreso de Mateus Uribe, así como su buena actuación, animaron los memes que lo anunciaban como “el único Uribe al que todo el país ama”.

El humor masificado que hemos vivido también ha estado presente en otros países como Argentina y Brasil, con sus estrellas Messi y Neymar, lo que permite afirmar que si existe algún escenario donde el mundo sea de veras una aldea global, ese escenario no es otro que la mágica época del Mundial.

*Doctor en antropología por la Universidad Federal Fluminense. Profesor, investigador de la Corporación Universitaria del Meta- Unimeta. Texto que hace parte del proyecto "El Mundial en mi ciudad: prácticas, rituales, performances y discursos animados por la Copa Rusia 2018".  

Escribir un comentario

Agradecemos a los investigadores, académicos y profesionales que contribuyen con sus artículos, declaraciones y caricaturas inéditos para ser publicados en la Revista Razón Pública. Los autores son responsables de sus ideas y de la presentación de los hechos en este documento.

“Los comentarios en Razón Pública están sujetos a moderación, (de 8 am a 6pm hora de Colombia) con el fin de garantizar un intercambio de opiniones en tono respetuoso - serán bienvenidas la crítica aguda y la ironía - que enriquezcan el debate y resulten interesantes para lectores y autores.
En consecuencia, no se aceptarán comentarios del siguiente perfil:
1. Que constituyan descalificaciones, ataques o insultos contra los autores o contra otros participantes del foro de comentarios.
2. Que incluyan contenidos, enlaces o nombres de usuarios que razonablemente puedan considerarse insultantes, difamatorios o contrarios a las leyes colombianas.
3. Comentarios sin sentido o repetidos, que serán eliminados sin piedad.

Los comentarios no reflejan necesariamente la opinión de Razón Pública, sino la de los usuarios, únicos responsables de sus propias opiniones.”


Código de seguridad
Refescar

Esta semana en Razonpublica