facebook   twitter   youtube 

­XVI Festival de Música del Pacífico “Petronio Álvarez”: el ‘Currulao’ más grande del mundo.

(Tiempo estimado: 5 - 9 minutos)

Ariel_Fernando_Hincapie_RazonPublicaUna manifestación cultural única, donde la identidad y la cultura afro tienen en Cali una cita anual para proyectar su fuerza, su riqueza y su orgullo en torno a la música, denominador común en medio de una gran diversidad.

Ariel Fernando Hincapié Ossa*


 

“Somos Pacífico,
estamos unidos”.
Chocquibtown


 

Esencia afro

Sólo una pequeña parcela de la vasta diversidad cultural de nuestro país: el Pacífico colombiano — región agreste, golpeada, pero alegre y segura de sí misma — constituye en sí misma una identidad, sin duda fuertemente influida por la tradición de la amplia población afrodescendiente, que ha habitado históricamente en la región.

Ariel_Hincapie_Petronio3
Foto: Breyner Huertas, 
Festival Petronio Álvarez.

Petronio Álvarez (1914 – 1966), de Buenaventura, fue uno de estos hijos del litoral, todos con el fuego de la música en la sangre, cuya obra musical es un patrimonio de la Costa Pacífica, de la raza afrocolombiana y de toda Colombia.

Dio su nombre al Festival de Música del Pacífico más grande del país — y probablemente del mundo — en cuanto a ritmos y música tradicional del Pacífico. Uno de estos ritmos es el Currulao, nombre lleno de sabor y ritmo, que originalmente designa un espacio de encuentro para la música, en este caso en su contexto tradicional, negro, Pacífico.

El Festival surgió como un gran Currulaoun espacio para el encuentro de los diferentes ritmos que componen la inmensa riqueza musical de una cultura tan diversa como la afro, que se manifiesta auténtica en sus ritmos, su danza, su gastronomía, su estética y sus costumbres.

¿Por qué en Cali?

Siempre asociada con la salsa, Cali demuestra que el espectro musical de su esencia afro es inagotable, al recibir año a año a este Festival – como el Pacífico a las ballenas – que en dieciséis ediciones ha recogido lo más representativo del folclor del litoral, con la meta de difundir, promover y proteger el legado cultural.

Ariel_Hincapie_Petronio2Foto: Breyner Huertas, 
Festival Petronio Álvarez.

Luis Alberto Sevillano, Productor General del Festival, asegura que “la Secretaría de Cultura de Cali está para preservar este tipo de cosas que no tienen protección y que además no son comerciales. Nosotros creemos que además de proteger la música estamos protegiendo las tradiciones, el acervo cultural, la forma de caminar, la forma de comer, la forma de vestir, la forma de tratar. Cali es una ciudad negra, Cali es una ciudad Pacífico; es una ciudad donde 66 por ciento de las personas se reconocen afrocolombianos, donde el 50 por ciento tiene pigmentación negra. Recoge a todo el Pacífico y al recoger el Pacífico recoge su tradición”.

La evolución del Festival a lo largo de estos años se ha reflejado entre otros aspectos en la inclusión de mayor número de categorías de competencia para las bandas, pasando de una sola en sus inicios a cuatro: chirimía, violines caucanos, marimba y versión libre o fusión.

Participan 40 agrupaciones escogidas en concursos zonales en los municipios del litoral, más allá de los límites del departamento del Valle, extendiéndose a comunidades negras de Chocó, Nariño y Cauca, en un ejercicio de inclusión social y de promoción del folclor por toda la región.

Los incentivos para los ganadores han aumentado: el primer lugar en cada categoría recibe 12 millones de pesos, 9 millones los ganadores del segundo lugar y 6 millones los terceros lugares; además de los premios de 3 millones a los mejores intérpretes de clarinete, marimba y vi­olín; a la mejor interpretación vocal, a la mejor canción inédita y al mejor arreglo musical.

El Festival entrega un total de 126 millones de pesos en premios además de la inversión en logística y producción (alrededor de 250 millones) que la administración local ha garantizado como parte de una política distrital de cultura comparable a los Festivales al Parque en Bogotá y a la política de MetroCultura en Medellín, donde la cultura y las manifestaciones van de la mano del concepto de la industria cultural, del elemento comercial.

“El Petronio Álvarez no sólo es la muestra al mundo de la esencia tradicional del Pacífico, sus músicas, sus bebidas, su gastronomía y artesanías, sino que se convierte en el motor de la industria de la Cultura del Pacífico”, asegura María Helena Quiñónez, Secretaria de Cultura y Turismo de Cali.

Mucho más que música

La Ciudadela Cultural Petronio Álvarez, ubicada en esta edición en la Unidad Deportiva Panamericana, fue el complejo que albergó del 15 al 20 de agosto a más de 350 mil asistentes, durante todo el Festival, que pudieron disfrutar además de las 40 bandas en competencia, la presentación de las bandas ganadoras en las cuatro categorías del año pasado, así como del grupo NSAA Dance Ensemble de Estados Unidos y de un homenaje a las Cantaoras del Pacífico Sur, portadoras de una tradición oral declarada Patrimonio Cultural de la Humanidad por la UNESCO y a quienes el festival buscó dar visibilidad.

Ariel_Hincapie_Petronio1Foto: Breyner Huertas, 
Festival Petronio Álvarez.

En forma paralela a las actividades musicales, la agenda del Festival contó con una programación académica de talleres, conversatorios, y exposiciones, que al igual que el Quinto Encuentro Infantil de Música Tradicional ‘Petronito’, aparecen como una apertura y una descentralización del Festival más allá de los escenarios principales para el acceso de toda la población.

La identidad afro también se reflejó en la belleza negra, en la artesanía, en la gastronomía del Pacífico, que pudieron exhibirse en la Muestra Industrial Afro, donde el arte, los peinados, las prendas y los accesorios — presentados por modelos escogidos mediante convocatoria abierta — brillaron para dar a conocer una identidad, una forma de ser. El ‘Remate Gastronómico’ cerró el Festival, ofreciendo las delicias tradicionales de las bebidas y la gastronomía del Pacífico.

Por otra parte, las bandas y agrupaciones tuvieron la oportunidad de participar en una rueda de negocios con empresarios del sector y con representantes de festivales internacionales con el fin de promover e internacionalizar el talento auténtico de la región. Un claro ejemplo es la conocida agrupación Chocquibtown, que pasó por el Festival antes de su despegue internacional definitivo.

La promoción simultánea de todos los elementos de la cultura Pacífica — una gran maquinaria perfectamente aceitada para mostrar la diversidad cultural en una sociedad de consumo — es una lección bien aprendida de otros festivales como Rock al Parque en Bogotá, orientados a impulsar una industria cultural masiva mediante una política coordinada de cultura, juventud y turismo.

Con un presupuesto ocho veces menor, el Festival Petronio Álvarez recibe la misma cantidad de asistentes durante cinco días de Festival — Rock al Parque dura tres días — con mayor número de actividades.

El talento de grupos de músicos y de artistas muchas veces en condiciones vulnerables recibe un fuerte estímulo y reconocimiento. Se incentiva a los niños y a los jóvenes a conocer y a amar sus raíces culturales, promoviendo su participación con conocimientos prácticos para construir sus propios instrumentos.

En contraste, Rock al Parque va dirigido a un público joven y amante del Rock — bello y desenfrenado arte del siglo XX — y logra atraer a las mejores bandas internacionales — muy bien pagadas en dólares por cierto — realiza montajes espectaculares en tres mega–escenarios y promueve a las bandas locales seleccionadas que reciben un estímulo mínimo, porque para éstas “lo importante es tocar en una vitrina como Rock al Parque”.

El Festival Petronio Álvarez no está centrado en la presentación de intérpretes de un género musical, sino de toda una cultura que se vuelca hacia afuera para darse a conocer, mostrando la riqueza cultural del Pacífico. Desde esta perspectiva, guarda cierta similitud con eventos como el Festival de la Leyenda Vallenata, el Festival del Mono Núñez, el Festival de la Gaita y el Festival Nacional de Música Carranguera.

* Periodista, Publicista, Historia del Arte. Productor y Realizador TV y Radio Online. Documentales y Cortos. Melómano. Iconoclasta.

Escribir un comentario

Agradecemos a los investigadores, académicos y profesionales que contribuyen con sus artículos, declaraciones y caricaturas inéditos para ser publicados en la Revista Razón Pública. Los autores son responsables de sus ideas y de la presentación de los hechos en este documento.

“Los comentarios en Razón Pública están sujetos a moderación, (de 8 am a 6pm hora de Colombia) con el fin de garantizar un intercambio de opiniones en tono respetuoso - serán bienvenidas la crítica aguda y la ironía - que enriquezcan el debate y resulten interesantes para lectores y autores.
En consecuencia, no se aceptarán comentarios del siguiente perfil:
1. Que constituyan descalificaciones, ataques o insultos contra los autores o contra otros participantes del foro de comentarios.
2. Que incluyan contenidos, enlaces o nombres de usuarios que razonablemente puedan considerarse insultantes, difamatorios o contrarios a las leyes colombianas.
3. Comentarios sin sentido o repetidos, que serán eliminados sin piedad.

Los comentarios no reflejan necesariamente la opinión de Razón Pública, sino la de los usuarios, únicos responsables de sus propias opiniones.”


Código de seguridad
Refescar

Esta semana en Razonpublica