facebook   twitter   youtube 

¿A quién le interesa una cultura de paz?

(Tiempo estimado: 3 - 6 minutos)

Nicolas PernettDe la misma forma como se fue consolidando una cultura del odio, ahora resulta urgente utilizar el poder de los medios masivos para desmontarla y en su lugar construir una cultura de paz. ¿Cómo convencerlos?

Nicolás Pernett*

Cultura de odio, cultura de paz

Para que haya paz en Colombia no bastará con que se llegue a buen término en los actuales diálogos entre el gobierno y la guerrilla de las FARC, ni con que todos los actores armados  abandonen sus acciones guerreristas.

Si todos estos factores se dieran, todavía quedaría un pueblo educado en una cultura del odio y de la venganza, una cultura de la guerra, de la que todos los agentes culturales son responsables en mayor o menor medida, y que constituye un componente estructural de la violencia de las últimas décadas en Colombia.

Si dejaran de disparar las armas, ¿lo harían también los programas de televisión, las ululantes voces de la radio y los promotores de violencia que incendian todos los días las conciencias de Colombia con constantes llamados a destruir al otro, al enemigo? ¿Será que los mismos que critican las posibilidades de diálogos de paz — dando a entender que son una forma de debilidad y de claudicación — están dispuestos a trabajar desde sus columnas de prensa o sus productoras de televisión por una cultura de paz

Embrujados con la violencia

 

 

Nicolás Pernett  Cultura PazFoto: www.cubadebate.cu 

En Colombia la violencia no tiene origen solamente en condiciones políticas y económicas objetivas, estructurales y profundas, que es necesario cambiar, sino en una serie de agentes culturales del odio, que también deben desmovilizarse para que podamos siquiera considerar la posibilidad de vivir mejor como sociedad.

Es patente que nuestra televisión, especialmente la producida por los canales privados, se ha convertido en una maquinaria incitadora de violencia, que a diario deja una impronta difícil de borrar en las mentes en formación.

Desde las telenovelas y seriados que enseñan a ser “machos” a los televidentes — cargando armas y portándose como rufianes, máxima expresión de la “verraquera” colombiana — hasta los noticieros que nos han convencido de que en cada esquina nos espera la muerte o algo peor, y que cada colombiano es un ejército enemigo, son reproductores culturales de la violencia, y es necesario exigirles otra manera de abordar su negocio del entretenimiento, pues su labor ha sido también una arma de sugestión masiva en nuestro conflicto.

Cómo se puede esperar que surja una cultura del diálogo entre los colombianos si muchos de sus periodistas muestran precisamente lo contrario en las producciones diarias de noticias: un diálogo de sordos en donde el ataque al otro está por encima de la comprensión racional de sus ideas y la creación de estereotipos de las minorías que solo enseñan a temerlas, excluirlas o despreciarlas, reemplaza a la construcción de una idea de Nación que incluya a todos los que vivimos en este país.

En nuestra televisión prácticamente han desaparecido los programas de entrevistas, donde nuestros ídolos televisivos se sentaban a conversar sosegadamente sobre temas profundos o mundanos, pero con el tiempo y la tranquilidad que de alguna manera influían en las prácticas de diálogo que se reproducían al interior de los hogares.

Ahora lo que se encuentra en la diversión para las masas es el típico locutor deportivo que en medio de su ataque al contrario o a los integrantes del equipo que dice defender destila veneno, rencor y muerte, y los hace pasar como “pasión por la camiseta”.

La primera década del siglo XXI vio en Colombia la entronización de un modelo televisivo basado las enseñanzas de las producciones norteamericanas, en el que lo escandaloso, lo morboso, lo sangriento, estimulaba las reacciones más primitivas en los espectadores y aseguraba el rating volviendo adictas a las personas a las emociones más básicas de miedo y odio.

Este modelo de entretenimiento acompañó y legitimó los años del uribiato, en los que se volvieron la norma la descalificación grosera, el insulto estentóreo y el ensalzamiento de la violencia armada en nombre de la exaltación de “los héroes de la patria”.

Los resultados de estos años de cultura de guerra son evidentes en el presente: neonazismo, matoneo infantil, violencia de género, aumentos desproporcionados en las cifras de riñas callejeras, etc.

Medios para la paz

 

 

8.2. Nicolás Pernett  cultura Paz Foto: www.kaosenlared.net

Si la sociedad colombiana espera alguna vez salir de la violencia cotidiana que hoy nos aqueja tiene que desembrujarse de este estado mental que lleva a pronunciar balazos en cada contexto de nuestra vida cultural: desde los cantantes vallenatos que promocionan su música haciéndole el juego a la “cultura paraca” que se tomó buen parte del territorio, hasta los intelectuales que han asumido como modo de posicionamiento la destrucción simbólica total de cuanta producción artística que no sea de su agrado.   

Por supuesto, mucho se ha hecho por azuzar la violencia en Colombia desde los estrados políticos y los púlpitos religiosos, hoy como ayer; pero no me refiero a estos actores del conflicto en este momento, porque, después de todo, la mayoría de ellos han vivido en Colombia precisamente de la perpetuación de la guerra.

Pero sí hay mucho que hacer por construir una cultura de paz desde los medios de la cultura donde la ciudadanía y la inteligencia del país pueden tener incidencia. Nuestros comunicadores e intelectuales pueden dejar de incentivar el odio irracional por el contrario y mostrar que hay otras posibilidades en el ser humano para interactuar en sociedad.  

Todos podemos ser asesinos o solidarios de acuerdo al contexto en el que nos eduquen, y la verdad patente es que en Colombia el culto a la violencia se ha tomado buena parte de las prácticas y producciones cotidianas.

Todos dicen querer la paz, muchos trabajan por ella, pero ¿cuántos están dispuestos a ayudar a construir una cultura que la promueva? Este trabajo es urgente y arduo, y solo verá sus resultados reales en el largo plazo. ¿Alguien está interesado?  

*Historiador

Escribir un comentario

Agradecemos a los investigadores, académicos y profesionales que contribuyen con sus artículos, declaraciones y caricaturas inéditos para ser publicados en la Revista Razón Pública. Los autores son responsables de sus ideas y de la presentación de los hechos en este documento.

“Los comentarios en Razón Pública están sujetos a moderación, (de 8 am a 6pm hora de Colombia) con el fin de garantizar un intercambio de opiniones en tono respetuoso - serán bienvenidas la crítica aguda y la ironía - que enriquezcan el debate y resulten interesantes para lectores y autores.
En consecuencia, no se aceptarán comentarios del siguiente perfil:
1. Que constituyan descalificaciones, ataques o insultos contra los autores o contra otros participantes del foro de comentarios.
2. Que incluyan contenidos, enlaces o nombres de usuarios que razonablemente puedan considerarse insultantes, difamatorios o contrarios a las leyes colombianas.
3. Comentarios sin sentido o repetidos, que serán eliminados sin piedad.

Los comentarios no reflejan necesariamente la opinión de Razón Pública, sino la de los usuarios, únicos responsables de sus propias opiniones.”


Código de seguridad
Refescar

Comentarios  

Gilberto Álvarez  E
+1 # Gilberto Álvarez E 17-06-2013 20:57
Señor
Nicolás Pernett

Excelente su exposición. Definitivamente la PAZ no es el callar de los fusiles. Tenemos que conversar más con la seguridad que si lo hacemos, todos, en todos los espacios, vamos a disparar menos y tendremos al final menos armas, menos cárceles, menos represión, menos juzgados, más cultura, más maestros, más recreación, más fraternidad,mej or calidad de vida, mayor convivencia, más desarrollo, más civilidad, verdadera democracia. Es una buena hora para UN GRAN PACTO NACIONAL, donde estemos todos, sin exclusión alguna.
Los medios tienen una gran responsabilidad ética y social respecto a la cultura violenta con la que peligrosamente nos han venido familiarizando: Apología al no trabajo, al dinero fácil, al imperio de la fuerza, a que todo se vale para lograr de manera facilista lo que se quiere, a que el dinero todo lo puede, entre otros. En esa dirección las publicaciones que madrugan a despertar a la comunidad mostrando en primera página la orgía de sangre del día anterior, poco le aportan a la construcción de sociedad, aunque puede ser muy importante la rentabilidad que este negocio genere.
Responder | Responder con una citación | Citar | Reportar al moderador
Carlos Hernández
-2 # Carlos Hernández 17-06-2013 21:49
El tema del artículo es de toda la importancia, pero creo que no se puede limitar a una opinión que, al menos en apariencia, carece de sustento fáctico. Lo digo ante afirmaciones como esta: "Los resultados de estos años de cultura de guerra son evidentes en el presente: neonazismo, matoneo infantil, violencia de género, aumentos desproporcionad os en las cifras de riñas callejeras, etc". ¿Cómo argumenta el autor que esos fenómenos son una consecuencia directa del consumo de ciertos contenidos mediáticos? No todos quienes vemos televisión violenta salimos a matar inmediatamente. A este debate, que no es nuevo y se pone en boga cada que sale una nueva novela o telenovela sobre narcotráfico o violencia, falta darle más argumentación basada en hechos.
Responder | Responder con una citación | Citar | Reportar al moderador
legolo
0 # legolo 17-06-2013 22:50
Excelente artículo y valioso el llamado a la cultura de la paz.Desde hace mucho tiempo nos viven incitando al odio, al extermino del que no comulga con nuestra forma de pensar, a imponer nuestras ideas con sangre y fuego y eso es lo que debemos cambiar y defendernos civilizadamente de los pregoneros del odio. Alguien ha visto o escuchado un trino sin sangre , odio o deseo de venganza de Uribe? Por ejemplo.
Responder | Responder con una citación | Citar | Reportar al moderador
Ap
0 # Ap 20-06-2013 13:42
Buena como columna de opinión, flojo como artículo de análisis, le falta mucha profundidad. El tema es importante pero se trata de manera muy vaga, el apartado"medios para la paz" es supremamente simplista y no se ve por ningún lado un trabajo de investigación con respecto a iniciativas en el campo, que indudablemente existen. El autor, más que un historiador, parece un buen observador.
Responder | Responder con una citación | Citar | Reportar al moderador

Esta semana en Razonpublica