facebook   twitter   youtube 

El Soldado Micolta y la imagen de las personas negras en Colombia

(Tiempo estimado: 5 - 10 minutos)

Niños afrocolombianos en Riosucio, Chocó.

Ana Maria Ferrerira Detrás de un personaje que parece gracioso y que ahora es debatido se esconde una dolencia social que es penetrante, sutil, y sumamente dañina. Por qué el Soldado Mikolta es un serio enemigo de la paz.    

Ana María Ferreira*

Ya paso er tiempo

re loj eclavos

somo hoy tan libre

como lo branco.

“Serenata”

Candelario Obeso

Ser negro en Colombia

Mucha gente supone ingenuamente que Colombia no es una sociedad racista porque somos mestizos, y está creencia está tan arraigada que los chistes sobre personas negras se ven como algo normal y,  de hecho, como algo muy gracioso. Son comunes los gracejos sobre las características físicas o la manera de ser de los afrodescendientes,  y estos chistes o expresiones suelen describirlos como si fueran iguales entre sí: todos son perezosos y todos son tontos.

Pero debajo de los chistes, el racismo es una realidad apabullante en nuestro medio: para los afrodescendientes es más difícil coger un taxi, entrar a un bar de moda o ingresar a una universidad. Y en nuestras calles los negros son objeto de requisas policiales con más frecuencia que los demás ciudadanos.

El blackface

En estos días la actitud anterior fue puesta en tela de juicio a propósito de un personaje del humorista Roberto Lozano: el Soldado Micolta.  Este soldado es un afrocolombiano que habla con marcado acento del Pacífico y es obviamente medio perezoso y medio tonto. Debido a la controversia, Lozano tomó una decisión medio tibia: dejará de pintarle la cara negra a su personaje más famoso. Esta decisión no se debe a un cambio en su manera de pensar  sino a la presión del colectivo Chao Racismo y otros sectores de la sociedad.

Con el fin de subrayar el origen étnico de su personaje, Lozano pinta su cara y su cuerpo de color negro – un recurso conocido en Estados Unido como el “blackface” (“cara negra”), que resulta ser uno de sus rasgos más ofensivos para los afroamericanos.   Lozano podría argumentar ignorancia, pues en Colombia no tuvimos esta práctica, pero la ignorancia no puede ser una excusa: el blackface se usó durante mucho tiempo como un  modo de burlarse de las personas  negras. En Estados Unidos y en muchas otras sociedades racistas, los personajes negros eran ridiculizados casi exactamente de la misma manera que el Soldado Micolta.  Pero la práctica del blackface fue vetada hace ya mucho tiempo en todo el mundo porque se reconoce de manera explícita que ella es una de las múltiples formas del racismo. 

Del humor a la exclusión

Los medios de comunicación masiva y en apariencia también la mayoría de los colombianos  se enfurecen si un programa de televisión chileno, una periodista española, un locutor argentino o un político norteamericano hacen un chiste sobre los colombianos,   si algún extranjero hace un comentario humorístico sobre nuestra relación con las drogas o sobre las mujeres colombianas. 

La pregunta por supuesto es por qué estos mismos medios de comunicación o estas mismas personas no se indignan cuando alguien se burla de los gays, de los pastusos, de los negros,  o de las personas con Síndrome de Down.

Este es un humor perezoso, tonto y especialmente innecesario.

Por supuesto que no intento hacer la apología de lo políticamente correcto. El humor es casi necesariamente irrespetuoso y puede incluso ser grotesco, vulgar o corrosivo.  Pero no hay mérito en burlarse de alguien por el color de su piel, por su filiación religiosa  o por su preferencia sexual.  De hecho este es un humor perezoso, tonto y especialmente innecesario.

El humor es un arma poderosa. La caricatura, la burla, los chistes, la parodia, no son sólo catárticas y liberadoras, sino que son necesarias, casi obligatorias cuando se intenta expresar la alegría y la libertad.  Buenos ejemplos de este humor pueden ser “Tola y Maruja”, los personajes inventados por Carlos Mario Gallego (Tola) y Sergio Valencia (Maruja).  Tola y Maruja (desde el 2008 Luis Alberto Rojas es quien representa a Maruja), son dos hombres disfrazados toscamente de mujeres, pero sus chistes no buscan burlarse de las mujeres o de las comunidad transgénero.  De hecho, ellos utilizan el humor y el disfraz como una herramienta para criticar y reflexionar inteligentemente sobre la política en Colombia.  Por oposición al personaje de Lozano, Tola y Maruja utilizan el humor como una expresión de su agudeza.

En una sociedad como la nuestra donde las cosas más disparatadas hace parte de la  realidad y donde la violencia es parte de la vida  cotidiana, el humor puede ser un recurso especialmente eficaz  para enfrentar y para transformar aquella realidad.  Pero la mera  frivolidad de la risa, como en el caso de Lozano, el afán inmediatista y superficial, no pueden ser excusas para humillar o denigrar a algunos de los miembros la sociedad colombiana.     

Candelario Obeso

El poeta momposino Candelario Obeso.
El poeta momposino Candelario Obeso.
Foto: Biblioteca del Banco de la República

El poeta, quien fue también un talentoso traductor, escribió parte de su obra desde Bogotá donde vivió -al igual que muchos colombianos negros hoy en día- los prejuicios de esta sociedad.  Cuenta por ejemplo su biógrafo Vicente Caraballo que el futuro presidente liberal Francisco Javier Zaldúa, a quien Obeso no conocía, le hizo un comentario racista mientras caminaba por la Plaza de Bolívar.  Al comentario Obeso respondió: “¿Soy un macho negro? / ¡Pues de ello me alegro! / Soy negro y soy macho, /como dice usted. / Y siempre prefierser un macho negro a ser un burro blanco / como su merced”.Uno de mis poetas colombianos favoritos, el momposino Candelario Obeso (1849-1884) conocía muy bien el poder del humor.  En muchos de sus poemas, Obeso se burla de la anquilosada poesía colombiana y de las asfixiantes reglas de la gramática, y escribe casi copiando el habla de los bogas negros del Magdalena: “-Negra re mi vira / A ronde va?/ Quérate en mi rancho / No te queje má; / Mira que me aflige / Tu infelicirá… / Oye mis arrullo / Palomita ama!“ (Cuento a mi ejposa). 

En uno de sus poemas más famosos, “Canción del boga ausente”, Obeso hace uno de los mejores chistes de la literatura colombiana al dedicarle su poema -lleno de palabras que no están en el diccionario- a “Los señores Rufino Cuervo y Miguel Antonio Caro” máximas autoridades de la corrección del lenguaje.  Candelario Obeso como un hombre inteligente, como un poeta negro, utiliza el humor como una reflexión.

Incapaces de entender

Lo paradójico del racismo, precisamente en un país como Colombia, es que pocas personas pueden definirse como blancas, de modo que el racismo no es solo un resultado de la ignorancia y el prejuicio, sino además una forma de negar la propia identidad.  Incluso muchas veces el racismo pone de presente la incomodidad de ser quienes somos, la ingenua pretensión de querer ser más norteamericanos, más europeos, en últimas más blancos. 

Esta incapacidad de entender el problema tiene todo que ver con el problema

Dentro de esa misma lógica, mucha gente se ha expresado en favor de mantener el personaje del Soldado Micolta, y el propio Lozano se ha mostrado sorprendido por la reacción de algunas personas negras.  Esta incapacidad de entender el problema tiene todo que ver con el problema: el Soldado Micolta en sí mismo no es el quid de la cuestión, es solo su reflejo; el problema real es el racismo y la discriminación, es la incapacidad de ver la realidad por fuera de nuestra única y limitada perspectiva. 

Tanto Lozano como sus fans piensan que el personaje no es racista, pero muestran su ceguera cuando se niegan a reconocer la opinión de las personas negras que se sienten ofendidas. Es una lógica perversa, encerrada en sí misma o basada en el supuesto de que  si yo no considero que algo sea ofensivo, entonces no lo es para ninguna otra persona.   El problema tiene que ver también con nuestra incapacidad de empatía: es hora de entender que el personaje medio perezoso y medio tonto de esta historia no es el Soldado Micolta, sino el propio Roberto Lozano y sus fans.

Otra forma de violencia

Colombia es un país donde la violencia está tan generalizada, que muchos actos de agresión son pasados por alto.  Debido a la normalidad de la violencia en nuestras relaciones cotidianas, ya no sabemos diferenciar entre el humor y la agresión.  Hay muchas formas de violencia simbólica y nuestra sociedad las ha venido normalizado poco a poco; están presentes en nuestro lenguaje, en la forma como hacemos fila, como celebramos un partido de fútbol, como conducimos un carro o como nos comportamos en Transmilenio. 

Estamos en un momento decisivo de la historia nacional, estamos cerca de un acuerdo  que puede poner fin a la guerra en Colombia.  Podemos empezar a soñar en una sociedad que se sacude de años y años de violencia, pero la paz no son los soldados de ambos bandos, no son solo los políticos y las firmas.  La paz va a ser un trabajo de todos porque tiene que pasar por desarmar el lenguaje, por las escuelas que forman a los ciudadanos del mañana. La paz será dejar atrás el racismo y la exclusión. Para la paz tendremos que pensar en los otros, necesitamos el esfuerzo de comprender que si una situación es denigrante para un miembro de nuestra sociedad debe ser un problema de todos.

 

* Doctora en Literatura y Estudios Culturales de la Universidad de Georgetown. Es profesora en la Universidad de Indianápolis, donde enseña e investiga sobre América Latina. Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

twitter1-1@annwenders 

 

Escribir un comentario

Agradecemos a los investigadores, académicos y profesionales que contribuyen con sus artículos, declaraciones y caricaturas inéditos para ser publicados en la Revista Razón Pública. Los autores son responsables de sus ideas y de la presentación de los hechos en este documento.

“Los comentarios en Razón Pública están sujetos a moderación, (de 8 am a 6pm hora de Colombia) con el fin de garantizar un intercambio de opiniones en tono respetuoso - serán bienvenidas la crítica aguda y la ironía - que enriquezcan el debate y resulten interesantes para lectores y autores.
En consecuencia, no se aceptarán comentarios del siguiente perfil:
1. Que constituyan descalificaciones, ataques o insultos contra los autores o contra otros participantes del foro de comentarios.
2. Que incluyan contenidos, enlaces o nombres de usuarios que razonablemente puedan considerarse insultantes, difamatorios o contrarios a las leyes colombianas.
3. Comentarios sin sentido o repetidos, que serán eliminados sin piedad.

Los comentarios no reflejan necesariamente la opinión de Razón Pública, sino la de los usuarios, únicos responsables de sus propias opiniones.”


Código de seguridad
Refescar

Comentarios  

Jhovangi
+4 # MasculinoJhovangi 23-11-2015 13:35
Tenemos hoy una oportunidad ya que la puerta el conocimiento se abre para la sociedad colombiana tenemos que comprender el clasismo y el racismo tienen una raíz tan profunda qué habrá que combatir desde la educación
Responder | Responder con una citación | Citar | Reportar al moderador
Ana Ferreira
0 # GraciasAna Ferreira 23-11-2015 13:47
Exactamente!!! Ojalá aprovechemos el momento histórico para construir algo mejor
Responder | Responder con una citación | Citar | Reportar al moderador
Edinson
+2 # nEdinson 23-11-2015 16:02
Muy buen articulo, comparto con lo que dice, la gente de fondo niega el racismo por que a la luz todo el mundo sabe que colombia es un pais mestizo, pero el racismo es campante, no mas con lo del soldado micolta salio, se reflejo, y lo pero es que la sociedad no acepta que hay racismo, mucha gente es racista por que se creen mas blancos que otros, desconociendo el cafe con leche que somos, todo esto es mas bien de identidad de donde venimos.
Responder | Responder con una citación | Citar | Reportar al moderador
Ana Ferreira
0 # Es verdadAna Ferreira 24-11-2015 11:34
Supongo que poco a poco y en espacios como este, podemos ir poco a poco tratando de empezar un diálogo más productivo
Responder | Responder con una citación | Citar | Reportar al moderador
Baylor
+2 # De acuerdoBaylor 23-11-2015 16:36
De acuerdo contigo Ana María. El racismo, la violencia y la exclusión están tan arraigados en Colombia que cualquier intento de progreso como sociedad pensante y justa nos parece subversivo. Hay que ver como se rasgan las vestiduras aquellos colombianos que defienden al soldado micolta. Pero hay que verlos también como se indignan cuando se hacen chistes sobre nuestro país y las drogas, las prepagos y el narcotráfico ¿Acaso eso también no es humor?
Responder | Responder con una citación | Citar | Reportar al moderador
Ana Ferreira
0 # Es increíbleAna Ferreira 24-11-2015 11:33
Comparto también tu frustración, no entiendo como los chistes que me ofenden a mi no son chistosos, pero los que ofenden a otros si lo son!! Nos falta mucha solidaridad
Responder | Responder con una citación | Citar | Reportar al moderador
Moisés Pianeta Solan
+2 # Trabajar desde la escuelaMoisés Pianeta Solan 23-11-2015 19:58
Es indudable que el trabajo en contra del Racismo hay que comenzarlo desde la escuela y más que un trabajo del Estado debe ser un compromiso de nuestras organizaciones. Es hora que todos nos pongamos la camiseta desde cado uno de nuestros entornos. Amigos el trabajo es nuestro!
Responder | Responder con una citación | Citar | Reportar al moderador
Ana Ferreira
0 # Muy importanteAna Ferreira 24-11-2015 11:32
Seguro que si! gracias por los comentarios!
Responder | Responder con una citación | Citar | Reportar al moderador
Edgar García Gonzále
+2 # La escondida discriminaciónEdgar García Gonzále 24-11-2015 14:43
Excelente artículo, viene como un buen fresco en medio del calor que agito esta grotesca burla, permítame expresar mi pláceme por su razonable pluma, necesaria cuando se apabulla con un soterrado racismo, esta situación se hace más agresivo contra una indefensa comunidad, carente de medio de poder para hacer reconocer esta denigrante socarronería. Para algunos, no es nada discriminatorio aunque origino comentarios en pro y contra al escuchar un sin número de rechazos a esta justa solicitud para que dejaran de burlarse de nosotros los afrocolombianos , muchos ignorantes destaparon su resentida manera de ser y pensar
Responder | Responder con una citación | Citar | Reportar al moderador
ENRIQUE MONT
-4 # Para reflexionar.ENRIQUE MONT 26-11-2015 11:29
Discrepo sustancialmente con tu artículo. Inicialmente resulta peyorativo señalar razas entre la humanidad, cuando en sí tenemos rasgos, facciones y tonalidades diferentes, algo que no indica necesariamente una raza. La raza humana es única; caso diferente entre los perros, gatos, vacas, entre otros, que poseen diferencias genéticas unos de otros de manera abismal; entre humanos no existe esa diferencia. Habiendo aclarado esto, el término racismo y su uso, será entonces una prolongación despectiva, ya fuese para bien o para mal, de la exclusión cultural de un pueblo hacia otro. En cuanto al blackface, resulta poco inteligente decir que es lo mismo aquí que allá, siendo que si bien en EEUU se utilizó de una manera discriminatoria , en Colombia, aún ignorando esa realidad, signifique lo mismo "¡Adiós festival de blancos y negros!". Aquí, el pintarse la cara para resaltar un rasgo, de ninguna manera significa inmediatamente una actitud agresiva en contra de una cultura en particular.
Responder | Responder con una citación | Citar | Reportar al moderador
ENRIQUE MONT
-5 # Para reflexionar 2ENRIQUE MONT 26-11-2015 11:29
La manera de actuar del personaje Soldado Micolta resulta particular, sí, no se puede negar su actitud y que asimismo hace reír a muchos (no es mi caso). Pero indicar que ese personaje representa a toda la población negra o que ofende a toda una cultura resulta insensato, cruel y discriminatorio . ¿Entonces sólo los negros pueden hablar bien o mal de ellos mismos, según este artículo?; ¿sólo los negros se pueden reír de sí mismos? ¿Será que no me puedo disfrazar de negro porque entonces estoy discriminando? Habrá que reflexionar.
Responder | Responder con una citación | Citar | Reportar al moderador
ENRIQUE MONT
-5 # Para reflexionar 2ENRIQUE MONT 26-11-2015 11:29
Como dije, la raza humana tiene rasgos particulares, como también lo pueden ser la calvicie, gordura y la altura; ¿la gorda Fabiola es la única que tiene derecho a hablar de los gordos por ser gorda? ¿No podré hacer reír a la gente con chistes de gente narizona? Y si es el caso, entonces ¿Estaré ofendiendo a todos los narizones del mundo? Un pensamiento insulso de esta categoría es el que lleva a que no se concreten políticas públicas en determinados sectores del país, debido a que quien las hizo no tiene las mismas particularidade s fisionómicas de quienes serán los beneficiados, aun compartiendo intereses, conocimientos y cultura.
Responder | Responder con una citación | Citar | Reportar al moderador
Jhon
+2 # El edén esta en ColombiaJhon 29-11-2015 08:44
Nos hemos acostumbrado a la violencia en todas sus formas en consecuencia de los 200 años de guerras que a sufrido nuestra nación por ello esta oportunidad que nos presenta la vida es el momento para perdonarnos y reconciliarnos con nosotros mismos y nuestro semejante aceptando la hermosura de Colombia en su plurietnia y multicultural.
Responder | Responder con una citación | Citar | Reportar al moderador
Ana Ferreira
0 # OjaláAna Ferreira 29-11-2015 13:09
Es cierto Jhon, ojalá sepamos aprovechar está oportunidad. Un abrazo solidario
Responder | Responder con una citación | Citar | Reportar al moderador
Luis Arboleda
-4 # Prohibido reírLuis Arboleda 29-11-2015 13:59
Me tomé el trabajo de leer toda la columna, mi conclusión es que hay mucha gente desocupada que trata de desocupar a los demás, primero fue el boicot contra los chistes de pastusos, luego de gays, luego de ancianos, luego intentaron la libre expresión de los programas radiales como "LA LUCIÉRNAGA" un día de estos no nos vamos a poder reír ni de nosotros mismos #respeto
Responder | Responder con una citación | Citar | Reportar al moderador
german felacio
+1 # Primero La Pazgerman felacio 28-02-2016 19:41
Todo Lo Que Dice Esta Muy Bien, la gente de fondo Sabe Que Colombia Siempre Ha Sido Un Pais Mestizo y Nadie Nace Como Quiere Si No Lo Que Dios Quiera Para Uno, pero el racismo es algo Que No Deberia Existir En Nuestro Pais Ya Que Una gran parte de la poblacion es mestiza, se reflejo, y lo pero es que la sociedad no acepta que hay racismo, mucha gente es racista por que se creen mas blancos que otros, Sabiendo Que Nadie Es Mas Y Menos Que Nadie!
Toda Persona Es Como Quiere Ser Y Ya Basta Con Lo Del Soldado Micolta!
Responder | Responder con una citación | Citar | Reportar al moderador

Esta semana en Razonpublica