Toru Takemitsu

(Tiempo estimado: 2 - 3 minutos)

Toru Takemitsu

Toru Takemitsu
Músico y Compositor 
1930 - 1996

Takemitsu es considerado, de manera casi unánime, como el compositor moderno más importante de Japón y el primero en recibir reconocimiento de los compositores contemporáneos de Occidente. Curiosamente, su decisión de dedicarse a la música ocurrió a los catorce años, durante la guerra, cuando, según cuenta él mismo, un oficial, conmovido por el duro trabajo del grupo de adolescentes bajo su mando, dedicados a la labor de construir trincheras, los invitó a escuchar, en secreto, un disco de música popular francesa. El joven Takemitsu quedó maravillado por la belleza de la canción "Parlez-moi d'amour", cantada por Lucienne Boyer. Después de la guerra, en un proceso de formación musical casi de autodidacta, se dedicó a escuchar la música clásica occidental y a evitar, por prevención, la música tradicional japonesa, debido a las resonancias nacionalistas que ésta había adquirido durante la guerra. También resulta extraño que haya reencontrado el valor de la música de su país por influencia de un compositor norteamericano de vanguardia: John Cage. En la década de los sesenta, Takemitsu participó activamente en grupos de experimentación musical, pero con el oído puesto en la posibilidad de integrar en esos experimentos la música tradicional de Japón. Su primera obra importante fue el Requiem para orquesta de cuerdas (1957), elogiado por Stranvinsky. En 1967, por encargo de la Filarmónica de Nueva York, compuso un concierto para biwa, shakuhachi y orquesta, titulado November Steps, en un difícil intento de integrar los dos instrumentos característicos de la tradición japonesa al formato occidental del concierto con orquesta sinfónica. Un año antes había escrito una obra breve, Eclipse, para esos dos instrumentos, y en 1973 volvió a ellos, otra vez con orquesta, en Autumn. En los setenta, la reputación de Takemitsu como músico de vanguardia estaba consolidada, lo que le permitió alternar con colegas europeos como Xenakis y Stockhausen. Su interés por integrar las dos tradiciones, occidental y japonesa, se manifiesta en dos obras de ese decenio: In an Autumn Garden para conjunto tradicional gagaku (1973) y A Flock Descends into the Pentagonal Garden para orquesta (1977). Takemitsu fue también un destacado compositor de música para cine y en este oficio trabajó con algunos de los directores más notables de Japón, en películas como Ran de Kurosawa, La mujer en la arena de Teshigahara, Kwaidan de Kobayashi, El imperio de la pasión de Oshima. Murió en Tokyo en 1996. Había nacido en la misma ciudad, en 1930.

 

Escribir un comentario

“Los comentarios en Razón Pública están sujetos a moderación, (de 8 am a 6pm hora de Colombia) con el fin de garantizar un intercambio de opiniones en tono respetuoso - serán bienvenidas la crítica aguda y la ironía - que enriquezcan el debate y resulten interesantes para lectores y autores.
En consecuencia, no se aceptarán comentarios del siguiente perfil:
1. Que constituyan descalificaciones, ataques o insultos contra los autores o contra otros participantes del foro de comentarios.
2. Que incluyan contenidos, enlaces o nombres de usuarios que razonablemente puedan considerarse insultantes, difamatorios o contrarios a las leyes colombianas.
3. Comentarios sin sentido o repetidos, que serán eliminados sin piedad.

Los comentarios no reflejan necesariamente la opinión de Razón Pública, sino la de los usuarios, únicos responsables de sus propias opiniones.”


Código de seguridad
Refescar

Centrales

El Acuerdo de paz debe cumplirse, pero no es intocable

El fallo de la Corte Constitucional confirma que el Acuerdo con las FARC obliga al Estado, y más aún: el blindaje constitucional del Acuerdo sí puede modificarse. Por José Gregorio Hernández

Erradicación forzada: los efectos de una meta sin sentido

Los muertos de Tumaco son solo uno de los muchos conflictos que está produciendo esta estrategia. Por Juan Carlos Garzón* - Manuela Suárez**

La ruptura de Cambio Radical con el Gobierno: nada nuevo bajo el sol

A medio camino entre la vicepresidencia y la campaña electoral, entre Santos y Uribe, entre “los principios” y las conveniencias, entre el oportunismo y la oportunidad, aquí está la jugada del partido de Germán Vargas Lleras. ¿Qué sigue? Por Fabián Alejandro Acuña*

Esta semana en Razonpublica

Please publish modules in offcanvas position.