Edición del lunes 10 de diciembre de 2018

 facebook   twitter   youtube 

¡Queremos cumplir 10 años más!

#DonaAquí

Por Hernando Gómez Buendía

La Organización Luis Carlos Sarmiento Angulo: ¿el verdadero Estado colombiano?

(Tiempo estimado: 7 - 13 minutos)

Luis Carlos Sarmiento.

Aurelio SuarezEl empresario tiene gran influencia sobre todos los ámbitos de la sociedad colombiana. ¿Cuál es su cuota de responsabilidad en el escándalo de Odebrecht?*

Aurelio Suárez**

Leer más...

Un fiscal ad hoc: ¿la solución?

(Tiempo estimado: 6 - 12 minutos)

Duque y Martínez.

jorge ivan cuervoNecesitaríamos otra fiscalía para investigar la corrupción relacionada con Odebrecht sin que el fiscal Martínez interfiera ni tenga que renunciar. ¿Cómo llegamos a esto?

Jorge Iván Cuervo*

Leer más...

El fantasma del revisionismo histórico ronda el Centro Nacional de Memoria Histórica

(Tiempo estimado: 5 - 10 minutos)

CNMH.

Jefferson JaramilloVicente Torrijos fue nombrado y renunció el mismo día a la dirección del CNMH. Mientras el gobierno insiste en que se reescriba la memoria histórica del conflicto armado para que le dé gusto a la derecha, las organizaciones de víctimas insisten en que se garantice la idoneidad, la legitimidad y sus derechos con la selección del director.

Jefferson Jaramillo* - Érika Parrado**

Leer más...

El nuevo Código de Minas: una industria desbocada y un gobierno débil

(Tiempo estimado: 5 - 10 minutos)

Juan-Pablo-Ruiz-SotoLa locomotora se le salió de las manos al gobierno: la extracción acelerada no le conviene a la Nación, pero sí a las mineras. La precariedad institucional y normativa quedaría intacta bajo el nuevo Código.

Juan Pablo Ruiz*

Y ahora la Amazonia y el Chocó

No se entiende por qué el presidente Santos presentó en Río + 20 la noticia de que Colombia acababa de crear las llamadas “Áreas Estratégicas Mineras” como una buena nueva ambiental. Con estas en efecto se pretende expandir la minería en zonas ricas por su biodiversidad, nada menos que en la Amazonia y en el Chocó: una superficie de 17,6 millones de hectáreas.

Juan_Pablo_Ruiz_consecion_paramo
El Ministro Cárdenas propone que las concesiones ya asignadas en los páramos y algunas reservas forestales se adelanten a costa de la sociedad colombiana.
Foto: Rodrigo Hurtado

La precariedad de nuestras instituciones aconseja una moratoria en la actividad minera, pues esa locomotora avanza desbocada. Pero la resolución 045 del 20 de junio de 2012, que crea esas áreas estratégicas, es más un incentivo que una moratoria a la actividad minera en zonas críticas

La resolución 045 sostiene que uno de los propósitos de las “Áreas Estratégicas Mineras” es adelantar estudios geológico–mineros para que en un periodo no mayor de 10 años se definan y adelanten proyectos que el Ministerio de Minas considera estratégicos para el país. Es decir, está incentivando la minería en estas áreas y no es una moratoria.

Las condiciones actuales de las instituciones mineras hacen que esta declaratoria de “Áreas Estratégicas Mineras” induzca los siguientes fenómenos:

  • Que se aumente el riesgo de destrucción de las bases de recursos naturales renovables;
  • Que se produzca un alto impacto social e incluso que se aumente la vulnerabilidad de la sociedad colombiana;
  • Que los recursos naturales no renovables (los mineros) sean extraídos sin el beneficio económico y social que resultaría de ejercer esta actividad de manera técnica y escalonada, atendiendo al desarrollo sostenible y no al afán de recibir divisas para un crecimiento acelerado de corto plazo, no sostenible y basado en una baja valoración del capital natural no renovable. 

Otros impactos indirectos se relacionan con los patrones de ocupación del territorio que acompañan a la minería, por el desarrollo de infraestructura y por la especulación con los usos del suelo.

La precariedad institucional también causa pérdidas económicas, como las que se han hecho evidentes con el caso de Cerro Matoso. Desde el punto de vista macroeconómico, el actual flujo de divisas asociado con las ventas masivas de otros minerales incluido el petróleo ha desestabilizado a la economía colombiana, que ya acusa síntomas de enfermedad holandesa. Más valdría desacelerar la monetización de los reintegros mineros y hacer un mejor uso de este capital, ahorrándolo en el exterior.

Juan_Pablo_Ruiz_concesion_CerroMatosoLa precariedad institucional también causa pérdidas económicas, como las que se han hecho evidentes con el caso de Cerro Matoso.    Foto: cordoba.gov.co

Otro aspecto crítico: buena parte de estos territorios son resguardos indígenas y tierras comunales de comunidades negras, lo cual exige consulta previa, proceso que obviamente no se observó antes de publicar la resolución 045.

Lamentablemente los campesinos y productores agropecuarios, que hoy hacen un uso productivo del territorio –no solo en estas zonas, sino en todo el territorio nacional– constituyen un grupo particularmente vulnerable frente a la minería. A este respecto, el Ministerio de Agricultura ya ha hecho sonar las alarmas.

Los ecosistemas naturales bien preservados –como en el caso de la Amazonia y del Chocó– cada día tienen un mayor valor económico, pues representan servicios ambientales que se hacen más escasos en todo el planeta y que se valorizan rápidamente. Este análisis no aparece en ninguna parte.

En síntesis, en lugar de acelerar la minería en Amazonia y Chocó, debería declararse una moratoria: sencillamente el gobierno no puede garantizar que las “Áreas Estratégicas Mineras” se exploten en el interés superior de la Nación debido a la precariedad de las instituciones, incluyendo las normas que regulan la actividad minera: el Código de Minas.

Viejas mañas y nuevo código

El Ministerio de Minas y Energía viene elaborando el proyecto de ley para reformar el código minero, que en su versión más reciente propone reformar el artículo 34 de la Ley 685 de 2001, para permitir que las concesiones ya asignadas en los páramos y algunas reservas forestales se adelanten de todas maneras, aún a costa de la sociedad colombiana.

Juan_Pablo_Ruiz_concesion_resguardoBuena parte de ese territorio es resguardos indígenas y tierras comunales de comunidades negras, lo cual exige consulta previa, proceso que obviamente no se observó.    Foto: Notiagen

Al referirse a las zonas excluibles de minería, la propuesta de reforma dice que “No podrán ejecutarse trabajos y obras de exploración y explotación minera en zonas declaradas y delimitadas conforme a la normatividad vigente como de protección y desarrollo de los recursos naturales renovables o del ambiente.”

Luego menciona que “…las zonas de exclusión mencionadas serán las que han sido constituidas y las que se constituyan como áreas que integren el sistema de parques nacionales naturales, parques naturales de carácter regional, zonas de reserva natural protectora y demás zonas de reserva forestal, ecosistemas de páramo y los humedales.”

Esto excluye las áreas protegidas de menor categoría como los parques naturales municipales, las reservas naturales de la sociedad civil y los distritos de manejo integrado, entre otras.

La propuesta cierra este párrafo diciendo que estas zonas deben ser delimitadas por el Ministerio de Medio Ambiente. Esta última frase puede dar origen a abusos prácticos, aun en las áreas mencionadas, pues según esto todo lo que no ha sido delimitado puede ser concesionado.

Como la ley 2ª de 1959 delimita gran parte del país, este proyecto de ley dice que en estas áreas se pueden otorgar títulos mineros, haciendo la aclaración de que solo se podrán iniciar trabajos una vez el área sea sustraída por la Autoridad Ambiental.

En otras palabras, se seguirán otorgando títulos mineros en reservas forestales y como dice más adelante el proyecto “se deberá demostrar la adecuada coexistencia de las actividades mineras con el objetivo del área forestal”.

En la interpretación más favorable, se salvarían los páramos delimitados en el Atlas de Páramos de Colombia del Instituto Humboldt. Pero existe un detalle grave que autorizaría cierta actividad minera en los páramos: el párrafo segundo del artículo 7 dice:

“En caso que a la entrada en vigencia de la presente ley se adelanten actividades de construcción, montaje o explotación minera con título minero y licencia ambiental o su equivalente en áreas que anteriormente no estaban excluidas, se respetarán tales actividades hasta su vencimiento, pero estos títulos no tendrán opción de prórroga, ni cambio de modalidad.”

Si el propósito es excluir los páramos de la minería, el proyecto de reforma debería decir que en todos los casos se suspenden las actividades mineras en los páramos y que en caso de que ya se estén adelantando, se definirá un mecanismo de ley para compensar a los inversionistas que hayan realizado inversiones en estas áreas dentro de las normas y la ley, y protegidos por un título minero y una licencia ambiental legalmente tramitada y concedida.

El proyecto de reforma al código minero muestra la intención de proteger hacia el futuro algunos de los ecosistemas estratégicos, pero condena a la Nación –y de paso a todos los colombianos– a perder el valor de los servicios ambientales asociados a todos los ecosistemas estratégicos ya titulados. Es absolutamente necesario revisar a fondo esta propuesta, pues buena parte de nuestros páramos y de otros ecosistemas estratégicos ya tienen títulos mineros.

Más capacidad institucional y más voluntad política

Es urgente incrementar los recursos financieros y la capacidad institucional de las autoridades ambientales para minimizar el impacto ambiental de la minería y de la exploración y explotación de hidrocarburos. No se puede seguir expandiendo la minería si no existe la capacidad institucional para asegurar una minería responsable

La minería no es una actividad sostenible, pero sí puede generar recursos para el desarrollo sostenible: un ejemplo de estrategias inteligentes son los países nórdicos en Europa, donde se han adoptado indicadores que relacionan la expansión minera con el apoyo al desarrollo sostenible de otros sectores, la formación de capital humano y el aumento del bienestar social.

Los recursos mineros constituyen un patrimonio de la Nación. La información sobre concesiones, contratos y regalías debe ser pública y de fácil acceso. El gobierno tiene que justificar ante el país los acuerdos con las grandes compañías mineras, así como el ritmo acelerado de extracción de nuestro capital natural.

La minería debe quedar restringida o excluida en ciertas partes del territorio nacional en función de criterios de Ordenamiento Ambiental Territorial. En particular, en las zonas de Páramo se deben suspender de raíz los títulos mineros. En la Amazonia y el Chocó es preciso declarar una moratoria minera hasta tener la capacidad que garantice minimizar los impactos negativos y maximizar el monto de las regalías y su uso a favor del desarrollo sostenible.

* Economista. Gerente Desarrollo Organizacional en Epopeya Colombia. Representante Ambiental al Consejo Nacional de Planeación.

 

Escribir un comentario

Agradecemos a los investigadores, académicos y profesionales que contribuyen con sus artículos, declaraciones y caricaturas inéditos para ser publicados en la Revista Razón Pública. Los autores son responsables de sus ideas y de la presentación de los hechos en este documento.

“Los comentarios en Razón Pública están sujetos a moderación, (de 8 am a 6pm hora de Colombia) con el fin de garantizar un intercambio de opiniones en tono respetuoso - serán bienvenidas la crítica aguda y la ironía - que enriquezcan el debate y resulten interesantes para lectores y autores.
En consecuencia, no se aceptarán comentarios del siguiente perfil:
1. Que constituyan descalificaciones, ataques o insultos contra los autores o contra otros participantes del foro de comentarios.
2. Que incluyan contenidos, enlaces o nombres de usuarios que razonablemente puedan considerarse insultantes, difamatorios o contrarios a las leyes colombianas.
3. Comentarios sin sentido o repetidos, que serán eliminados sin piedad.

Los comentarios no reflejan necesariamente la opinión de Razón Pública, sino la de los usuarios, únicos responsables de sus propias opiniones.”


Código de seguridad
Refescar

Comentarios  

JOSE ESPITIA NIETO
+1 # JOSE ESPITIA NIETO 22-08-2012 15:33
Recuerden existe un modelo propuesto en Europa por "ECUADOR" para ser apoyado, llamado "FUTURO SIN PETROLEO", donde se crea un fondo para compensar y evitar su Efecto Colateral al medio ambiente y no negociar la emisión de CO2 con pago de países desarrollados (Igualmente estamos alterando el curso normal de la sostenibilidad del recurso mundial, no se debe tener como base de control ambiental; para el caso "FUTURO SIN EXTRACCIÓN MINERA Y SI AL RECICLAJE DE LA MATERIA Y SU RE-TRANSFORMACI ON" (solo es transformar tecnica inversa y reutilizar ese recurso mineral) en especial en zonas productoras del recurso mas importante de la HUMANIDAD "AGUA", recordemos que no existe ningún sistema de compensación que iguale a la evolución de los sistemas que alteramos.
Responder | Responder con una citación | Citar | Reportar al moderador
el desaparecido
+1 # el desaparecido 23-08-2012 06:56
Cual gobierno?. Cuales derechos? cual democracia?.
cual presidente? por que carajo la gente y mas los intelectuales tiende a hablar de luciones y de proyectos inacabados como se de realidades se tratara.
la hablar de esta forma les das poder, y le das crédito a sus mentiras y a los mas de 500 a;os de enga;os.
se vienen tiempos interesantes de integridad y de lucha por concretar las ilusiones y los proyectos de un pueblo que todos los días llora a sus muertos, libertad para latinoamerica y para todos los latinoamericano s.
Responder | Responder con una citación | Citar | Reportar al moderador

VideocolumnasVideocolumnas

 

Mafe Rojas

  • ¿Emisiones 0 en Bogotá 2040?

    Este ambicioso proyecto busca que los vehículos que circulen en 2040 en la ciudad, sean de cero emisiones. Por María Fernanda Rojas.

Alejandro Palacio

Videocolumnas10 aniversario

 

Hernando Gomez Buendia

  • Estado Colombiano en deuda con las mujeres

    Después de diez años de la ley 1257, el estado colombiano no ha logrado avanzar en una plena eliminación de las violencias contra las mujeres. Por Adriana Alquichides.

Ver más videocolumnas

Arte y Cultura

Boca Juniors vs. River Plate: El triunfo del colonialismo

(Tiempo estimado: 4 - 8 minutos)

Estadio Santiago Bernabéu, donde se jugó la final de la Copa Libertadores 2018.

David QuitianLa final más larga de la historia incluyó problemas meteorológicos, cancelaciones y actos de violencia. Después de muchas discusiones y especulaciones, se llevó a cabo en un estadio español. ¿Quién ganó realmente?

David Quitián*

RP en los medios

  • Duque y los estudiantes Sábado, 08 Diciembre 2018

    Los colombianos elegimos a este presidente por ser buena persona, y ahora deberemos pagar las consecuencias.    Hernando Gómez Buendía*

Ver más RP en los medios

Mirada Pública

Welcome to Bogota

Fotografías de Angélica Zambrano @Anyelik 

Recomendado

Lo bueno, lo malo y lo feo de la Ley de financiamiento

¿Ahora sí pasará la Ley de Financiamiento?.

Daniel Wills¿Se pregunta qué pasó con la reforma tributaria, ahora que se cayó la impopular ampliación del IVA? Aquí se lo contamos en palabras comprensibles.

Daniel Wills*

Sazón Pública

Por Anyelik y Papeto.
Esta semana      Archivo

Nos escriben

  • Esperanza

    La comisión de la verdad en los próximos 3 años intentará explicarnos lo inexplicable para que nuestra guerra tan incomprensible pueda algún día ser comprendida, hay esperanza, necesita acompañamiento. Creo en el trabajo de los comisionados por sus historias de vida, por favor manténganlos informados e iremos construyendo la posibilidad de reconciliación a pesar de estar tan divididos. La guerra nos marcó pero la Comisión puede señalar los caminos. Por Leonor Peñaranda, en el artículo de William DuicaLa Comisión de la verdad y su papel para la democracia

La Fundación RAZÓN PÚBLICA es una entidad sin ánimo de lucro ni carácter partidista constituida en 2008 para servir como un punto de convergencia y un instrumento para la expresión de los intelectuales colombianos comprometidos con el proyecto de una sociedad pacífica, democrática, legal, justa y productiva.

La Asamblea General de Razón Publica está integrada por sus fundadores, por los autores y autoras que contribuyen de manera regular a esta revista, por los donantes a la Fundación y por el equipo de planta de la revista.

Hernando Gómez Buendía Director y editor generalFernando Garavito Pardo (Q.E.P.D.) Editor emérito
• Equipo de edición: Valentina Landínez @Valelandinez, Ricardo Díaz, Érika Mesa, Paula Pinzón, Juanita Eslava.  
Valentina Salazar Imágenes • Caricaturas: Papeto (@Papetopintapeor), Anyelik (@Anyelik)

 Paula Pinzón  Coordinadora administrativa paula.pinzon@razonpublica.org.co
Angélica Zambrano  Videocolumnas y webmaster angelica.zambrano@razonpublica.org.co @Anyelik 
Daniela Garzón Coordinadora editorial daniela.garzon@razonpublica.org.co  @Ginethdani