facebook   twitter   youtube 

Los efectos y escenarios del cambio climático en Colombia

(Tiempo estimado: 4 - 7 minutos)

Desastres naturales.

Oscar Andrés CastañoLos daños producidos por el calentamiento global no serán los mismos en todos los países y en todas las regiones. ¿Qué le espera a Colombia en un escenario climático que ya está empezando a ser muy difícil de manejar?* 

Óscar Andrés Castaño Ferro**

“El calentamiento global es cierto, pero también es utilizado como una ventaja política, una manera de los países ricos de retrasar la industrialización de potencias emergentes y así mantener su hegemonía”.

Martín Caparrós

Una preocupación vieja

Fue muy valioso que el actor de cine y activista político Leonardo di Caprio participara en Antes que sea tarde, un magnífico documental que nos muestra las transformaciones y los impactos negativos que el cambio climático ha tenido sobre la superficie terrestre a escala global.

El cambio climático ha sido una preocupación de gobiernos, instituciones y expertos desde la famosa Conferencia de Estocolmo en 1972. Desde entonces el problema se ha agravado, debido principalmente a la intensificación del consumo, la utilización de combustibles fósiles y la emisión a la atmósfera de los gases de efecto invernadero (GEI).

Los cambios de los patrones y de los ciclos climáticos han traído una amplia gama de efectos negativos que hacen más frágil el equilibrio ambiental de la Tierra. El deshielo de los casquetes polares, la intensificación de los períodos de sequía y de lluvia, son algunas de las consecuencias de un modelo de producción contaminante basado en el uso   de costumbres fósiles y en la búsqueda incesante de materias primas para fabricar bienes cuyo consumo creciente se considera como un sinónimo de “desarrollo”.  

El cambio climático ha sido un factor de inestabilidad en la vida social en todos los niveles, así como la base de una nueva geopolítica de los conflictos que pone en riesgo la seguridad humana.

Efectos diferenciados

Alerta en la Sierra Nevada del Cocuy.
Alerta en la Sierra Nevada del Cocuy. 
Foto: Pronósticos y Alertas 

Los cambios en los sistemas ambientales y socioeconómicos, así como en la distribución espacial de las actividades humanas varían de acuerdo con la ubicación geográfica, de manera que sus consecuencias serán diferentes para cada región.

Pero como anota Martín Caparrós, en los países en vía de desarrollo es donde los efectos se sienten con más fuerza y donde tienden a volverse estructurales, debido en buena parte a la persistencia de poderes económicos que presionan al Estado para ciertas actividades económicas casi sin regulación, como en el caso de la minería a gran escala. Por esto es importante conocer y llamar la atención sobre las transformaciones y efectos que el cambio climático ha tenido sobre Colombia, e identificar los lugares más vulnerables frente a este fenómeno, que tiende a agravarse dado que los esfuerzos políticos parecen más retóricos que una apuesta genuina por el cambio.

Según Naciones Unidas Colombia es un país altamente vulnerable al cambio climático.

Según Naciones Unidas Colombia es un país altamente vulnerable al cambio climático. Instituciones científicas como el Instituto de Hidrología, Meteorología y Estudios Ambientales (Ideam) han establecido que anualmente se pierde entre un 3 y un 5 por ciento de masa glaciar en el país, y se proyecta que en unos 20 o 30 años Colombia no tendrá esa condición eco-sistémica. Por ejemplo la sierra nevada del Cocuy y la Sierra Nevada de Santa Marta presentan condiciones críticas de acuerdo con los datos del Ideam:

Fuente: IDEAM

Mientras este problema siga creciendo, la pérdida sistemática de la masa glaciar seguirá siendo uno de los principales indicadores del cambio climático en el país y en el resto de países de la zona ecuatorial que tienen estos maravillosos ecosistemas.

Activismo ecológico de Leonardo DiCaprio.
Activismo ecológico de Leonardo DiCaprio.
Foto: Wikimedia Commons 

Pero hay otros indicadores que no son menos preocupantes, como el aumento de la temperatura, el nivel de los ríos y los niveles de precipitación, entre otros, que vienen siendo monitoreados por el IDEAM (llamado Servicio Colombiano de Hidrología y Meteorología hasta 1993) desde 1969.

El aumento de la temperatura se ha acelerado con fuerza desde 1995. En Colombia, instituciones y expertos sostienen que en las ciudades situadas a mayor altura sentirán con mayor rigor dicho aumento, mientras que en las populosas ciudades ubicadas en las líneas litorales el riesgo de inundación se hará más grande debido al crecimiento del nivel del mar.

Este factor climático también perturba la resiliencia hidrológica. Esto produce, por un lado, un daño directo en los cultivos debido a las alteraciones en los patrones de sequía y precipitación; y por otro lado reduce la disponibilidad de agua (aproximadamente el 66 por ciento de los colombianos experimentará el desabastecimiento del líquido vital, según estudios de la Universidad Nacional).

La contaminación de fuentes hídricas, el avance del extractivismo y el fracking también están contribuyendo a esta crisis del agua. En Casanare por ejemplo, esto es una realidad hace tiempo

Fuente: Diario la República, 2015

Un futuro de miedo

Colombia perderá biodiversidad terrestre y marítima, no solo como consecuencia del aumento de la temperatura sino del deterioro ambiental producido por el aumento de la deforestación y la desertificación de las zonas más sensibles.

Todos estos escenarios acabarán por afectar la salud de la población: enfermedades como el dengue y la malaria se agudizarán si las condiciones económicas y políticas continúan tal como están.

Reversar esta tendencia será difícil dado que los países desarrollados son los que orientan la política global con respecto al cambio del clima, y la reciente decisión de Donald Trump de revocar la política ambiental de la administración Obama es un duro revés a lo alcanzado en la materia.

El Ideam estima que para el 2100 la temperatura habrá aumentado en 2,14 °C.

Las estrategias de adaptabilidad al cambio climático, así como los niveles de organización política y económica de las áreas más vulnerables serán decisivos para minimizar estos efectos negativos. Si no hay un cambio en el modelo de desarrollo económico, el Ideam estima que para el 2100 la temperatura habrá aumentado en 2,14 °C.

Por eso hay que pensar seriamente en la invitación que Leonardo di Caprio hizo en su documental: tomar conciencia de los pequeños cambios en los patrones de consumo que cada uno de nosotros puede realizar es una ayuda valiosa que puede cambiar esta tendencia, antes que sea tarde.

 

* Razón Pública agradece el auspicio de la Universidad de Ibagué. Las opiniones expresadas son responsabilidad del autor.

**Docente de geografía de la Universidad del Tolima y la Universidad de Ibagué.

twitter1-1@tiremeuncentro

 

Escribir un comentario

Agradecemos a los investigadores, académicos y profesionales que contribuyen con sus artículos, declaraciones y caricaturas inéditos para ser publicados en la Revista Razón Pública. Los autores son responsables de sus ideas y de la presentación de los hechos en este documento.

“Los comentarios en Razón Pública están sujetos a moderación, (de 8 am a 6pm hora de Colombia) con el fin de garantizar un intercambio de opiniones en tono respetuoso - serán bienvenidas la crítica aguda y la ironía - que enriquezcan el debate y resulten interesantes para lectores y autores.
En consecuencia, no se aceptarán comentarios del siguiente perfil:
1. Que constituyan descalificaciones, ataques o insultos contra los autores o contra otros participantes del foro de comentarios.
2. Que incluyan contenidos, enlaces o nombres de usuarios que razonablemente puedan considerarse insultantes, difamatorios o contrarios a las leyes colombianas.
3. Comentarios sin sentido o repetidos, que serán eliminados sin piedad.

Los comentarios no reflejan necesariamente la opinión de Razón Pública, sino la de los usuarios, únicos responsables de sus propias opiniones.”


Código de seguridad
Refescar

Esta semana en Razonpublica