facebook   twitter   youtube 

¿Está en crisis la industria textil?

(Tiempo estimado: 5 - 10 minutos)

Industria textil en Colombia.

Oscar MedinaEsta industria tiene una enorme importancia para Colombia, pero hoy se halla ante una encrucijada que demanda medidas eficaces para enfrentar los retos de la competitividad, el contrabando y los altos costos laborales, tributarios y financieros. 

Óscar Eduardo Medina**

Una industria banderalogo eafit

El sector de textiles y confecciones es uno de las principales fuentes de empleo en Colombia. Según el vicepresidente de la Cámara Colombiana de la Confección, Enrique Gómez Giraldo, de esta industria dependen unos 850.000 puestos de trabajo directos e indirectos. Y de su parte el Instituto para la Exportación y la Moda (Inexmoda) estima que este sector genera el 24 por ciento del empleo manufacturero.

Así mismo, esta industria participa con alrededor del 10 por ciento del Producto Interno Bruto (PIB), por encima de renglones tradicionales como el café.

El 90 por ciento de las compañías colombianas que integran este sector pertenece a la categoría de pequeñas y medianas empresas (PYMES), según esta es definida por las leyes 590 del 2000 y 905 del 2004, que se ocupan de promover el sector: se trata de empresas con un máximo de 200 trabajadores y de hasta treinta mil salarios mínimos legales (22.132.000 pesos para el 2017) de activos totales.

El sector de textiles y confecciones tiene una larga tradición en Colombia, como  demuestran entre otros:

  • La presencia de dos grandes empresas centenarias –Coltejer (fundada en 1907) y Fabricato (fundada en 1920)-;
  • La pujanza de una red productiva y de negocios en la ciudad de Medellín, que aglutina alrededor del 40 por ciento de las diez mil fábricas situadas en siete ciudades colombianas y es promovida por la Alcaldía de Medellín y la Cámara de Comercio de Medellín para Antioquia;
  • Ferias internacionales de renombre como Colombiatex, Colombiamoda o el Salón Textil

Durante el año pasado (2016) las exportaciones del sector ascendieron a cerca de 677 millones de dólares (2,1 por ciento del total exportado por Colombia), pero en 2007 estas exportaciones sumaron 1.575 millones de dólares (o un 5,2 por ciento del total).

Indicios de la crisis

Contrabando afecta gravemente la industria textil
Contrabando afecta gravemente la industria textil
Foto: Policía Nacional

Según la Encuesta Mensual Manufacturera para junio de este año, el sector ha sufrido un serio deterioro con relación al mismo periodo del año pasado, como se puede ver en el Cuadro siguiente:

Indicadores principales del sector textil y de confecciones, 2016-2017 (variación porcentual)

 

Producción

real

Ventas

reales

Empleo

total

Hilatura, tejeduría y acabado de productos textiles

        -19,9%

-13,4%

   -8,8%

Confección de prendas de vestir

        -13,0%

-11,1%

   -5,3%

Fuente: Notas Confidenciales, Edición 5.875 (Agosto de 2017)

Bajo estas circunstancias, hace unos días Fabricato anunció la suspensión de actividades productivas entre el 26 de agosto y el 10 de septiembre de este año aduciendo, entre otras razones, la necesidad de mantener un flujo de caja saludable y el impacto de la rebaja en los aranceles y el ingreso masivo de textiles y ropa de contrabando. Por su parte, el DANE reconoció la pérdida de cincuenta mil empleos como consecuencia del contrabando.

Pero ¿a qué se debe esta nueva crisis del sector? Las razones podrían agruparse en cinco rubros a saber:

  • Falta de competitividad.
  • Impacto del contrabando.
  • Costos laborales.
  • Tasas impositivas.
  • Costos de financiamiento.

Falta de competitividad

Durante los últimos años ha sido evidente la modernización del sector, en cuanto a maquinaria y procesos. Los telares y otras máquinas obsoletas, como los de la extinta compañía Colibrí, han sido reemplazados por unas herramientas modernas y eficientes. Pero aún falta “mucha tela por cortar”.

La renovación de maquinaria fue estimulada por el Gobierno durante la primera década de este siglo mediante beneficios tributarios como el descuento en el impuesto a la renta por la inversión en activos productivos. Y sin embargo el Banco Mundial estima que la formación bruta de capital fijo (FBCF) en Colombia llegó apenas a un 25 por ciento en 2016. Esto implica una caída o en el mejor de los casos, un estancamiento con relación a los años anteriores que habría sido extensiva al sector textil y habría frenado su modernización.

Colombia ha mostrado un buen desempeño en aspectos de diseño, valor agregado y nuevos productos, como demuestran nuestra creciente participación en eventos internacionales y las ruedas de negocios de ferias como Colombiamoda y Colombiatex.

La competitividad no aumenta solo mediante la renovación de los equipos o las mejoras en diseños, sino también con la optimización de la cadena de valor y el aprovechamiento de las redes productivas y de negocios, así como de las alianzas entre empresas del sector.

De lo anterior surge la pregunta de por qué varias empresas de esta industria no forman una unidad productiva en una zona franca para llevar a cabo tareas comunes, como decir el empaque, el lavado, el prensado o el teñido de materiales. Esta unión aumentaría la eficiencia de los procesos sin necesidad de que las empresas revelen o compartan sus estrategias de mercado, y es el tipo de iniciativas que harían falta para elevar la productividad del sector como un todo.

Impacto del contrabando

Las cifras a este respecto son simplemente son alarmantes. Según la DIAN, el contrabando alcanza los 6 mil millones de dólares, y cerca del 27 por ciento de este monto afecta a las industrias textiles. La corrupción y la falta de controles aduaneros son escandalosos, y este es un cáncer que se devora al país.

Hace unos años el Estado colombiano intentó imponer ciertos controles y  restricciones a la importación de confecciones y textiles, especialmente de aquellos procedentes de Panamá. Debido a ello este país demandó a Colombia ante la Organización Mundial del Comercio (OMC), quien en 2015 falló a favor de Panamá. Este caso debe servir como lección sobre qué tipo de aranceles y salvaguardas deben emplearse para que la OIM no sancione a Colombia.

Y en todo caso es necesario actuar de modo decidido en el diseño e imposición de  barreras arancelarias para el ramo, como el Gobierno actual ha venido estudiando.

Costos laborales

Muestras de moda en Colombia.
Muestras de moda en Colombia.
Foto: Urna de Cristal

La industria textil depende enormemente de la mano de obra. Los costos laborales en Colombia son más altos que los de algunos países asiáticos- y esto se suma al hecho de que algunos de estos países no practican el “comercio justo”, en especial en cuanto a la contratación y el trato de la mano de obra-.  

Estas condiciones ponen a Colombia en una situación de “desventaja” competitiva, porque el costo de producción en aquellos lugares es inferior y – sobre todo en épocas de “vacas flacas”- los compradores optan por adquirir el producto más barato (aunque su calidad puede no sr igual). Campañas como la de “Consuma nacional” se vuelven más difíciles de adelantar cuando la economía no va bien.

El aumento reciente de la franja del horario nocturno en un 13 por ciento aumenta los costos del trabajo nocturno en un 4 por ciento. Pero por otra parte hay que tener en cuenta los efectos del aumento de exigencias para las empresas de cualquier tamaño, como el nuevo sistema de gestión de la seguridad y salud en el trabajo (SG-SST), que de hecho encarece la mano de obra.  

Esto no significa que el SG-SST no sea deseable, sino que debería incluir  consideraciones especiales para las PYMES, particularmente en cuanto a la relación costo/beneficio de algunas de estas nuevas directrices legales.

Tasas impositivas

Es un hecho: según el Informe Mundial de Competitividad que publica el Foro Económico Mundial, Colombia es uno de los tres países del mundo con una tasa impositiva más alta.

Para el 2016, la tasa global fue del 75,4 por ciento sobre las utilidades de las empresas, lo cual sitúa a Colombia en el puesto 137 entre los 140 países analizados. En contraste, en el 2010 Colombia ocupaba el puesto 123 entre 133 países: la situación ha tendido a empeorar.

Y durante el año en curso la economía se ha visto afectada por el alza del 16 al 19 por ciento en la tarifa del IVA.

Colombia sin duda necesita una reforma tributaria de verdad integral o “estructural”, en lugar de las reformas alcabaleras, como las que se han presentado desde el 2012. Esperemos que la reforma que seguramente vendrá en el 2018 sea integral.

Costos de financiamiento

Finalmente, los costos de financiamiento para las PYMES – y especialmente para el sector de textiles y confecciones- son excesivamente altos.  

Es común encontrar en el sector tasas de interés del “DTF + 18 puntos” (es decir 18 puntos por encima del promedio que reciben los titulares de los depósitos a término fijo- DTF- a un plazo de 90 días). Dicho de modo más simple: esta tasa equivale a casi cinco veces el nivel de la inflación.

¿Cómo puede una compañía pagar tasas del 25 por ciento anual – o sea pagar el doble del capital prestado en un plazo de cuatro años? Las inversiones en innovación, renovación de maquinaria, capital de trabajo y expansión a nuevos mercados quedan así muy abajo en la lista de prioridades: este es un mundo irreal desde el punto de vista financiero.

En buen momento el Banco de la República ha comenzado a reducir la tasa de intervención, esperando que esta medida realmente se traduzca en menores intereses y   márgenes de intermediación del sector financiero.

*Razón Pública agradece el auspicio de la Universidad Eafit. Las opiniones expresadas son responsabilidad del autor.

**Administrador de Negocios y Contador Público de la Universidad Eafit, MBA y MIS de la European University de Amberes (Bélgica), especialista en Estudios Políticos, docente y gerente del Fondo Mutuo de Inversión de los trabajadores de la Universidad Eafit.

 

Escribir un comentario

Agradecemos a los investigadores, académicos y profesionales que contribuyen con sus artículos, declaraciones y caricaturas inéditos para ser publicados en la Revista Razón Pública. Los autores son responsables de sus ideas y de la presentación de los hechos en este documento.

“Los comentarios en Razón Pública están sujetos a moderación, (de 8 am a 6pm hora de Colombia) con el fin de garantizar un intercambio de opiniones en tono respetuoso - serán bienvenidas la crítica aguda y la ironía - que enriquezcan el debate y resulten interesantes para lectores y autores.
En consecuencia, no se aceptarán comentarios del siguiente perfil:
1. Que constituyan descalificaciones, ataques o insultos contra los autores o contra otros participantes del foro de comentarios.
2. Que incluyan contenidos, enlaces o nombres de usuarios que razonablemente puedan considerarse insultantes, difamatorios o contrarios a las leyes colombianas.
3. Comentarios sin sentido o repetidos, que serán eliminados sin piedad.

Los comentarios no reflejan necesariamente la opinión de Razón Pública, sino la de los usuarios, únicos responsables de sus propias opiniones.”


Código de seguridad
Refescar

Esta semana en Razonpublica