facebook   twitter   youtube 

¡Queremos cumplir 10 años más!

#DonaAquí

Por Hernando Gómez Buendía

El salario mínimo diferencial por regiones: un elemento para la reducción de la informalidad

(Tiempo estimado: 5 - 9 minutos)

Trabajo informal.

luis arangoUna hipótesis novedosa sobre una de las causas de la informalidad que afecta a la mitad de los trabajadores, y una propuesta controversial sobre qué hacer con el salario mínimo en Colombia: hay que ajustarlo según la productividad laboral en las distintas ciudades.*

Luis Eduardo Arango**

Informalidad: reduce el bienestar de los trabajadores y afecta la economía

La informalidad laboral es un fenómeno generalizado en Colombia: según las mediciones del DANE, prácticamente la mitad de la población ocupada trabaja informalmente.

Según la Organización Internacional del Trabajo (OIT), algunas de las carencias que sufre un trabajador informal y que lo hacen especialmente vulnerable son las siguientes:

  • Falta de una ocupación estable;
  • Ingresos insuficientes y variables;
  • Jornadas laborales no reguladas;
  • Falta de protección contra accidentes de trabajo, enfermedades provisionales y despido arbitrario;
  • Bajo nivel de capacitación y profesionalización;
  • Imposibilidad de adquirir y mantener calificaciones profesionales, e
  • Inexistencia derechos de sindicalización o representación colectiva en el mercado laboral.

La informalidad laboral también tiene consecuencias adversas para la economía:

Según las mediciones del DANE, prácticamente la mitad de la población ocupada en el país trabaja informalmente.
  • Afecta el crecimiento del PIB por la menor acumulación de capital humano y físico;
  • Reduce los incentivos para la innovación y la absorción del cambio técnico;
  • Afecta las finanzas públicas por el menor recaudo de impuestos y por la falta de aportes al sistema de salud y al sistema de pensiones;
  • Afecta la equidad porque el Estado recauda menos recursos para invertir en programas sociales.

Salario mínimo e informalidad

Salarios mínimos.
Salarios mínimos.  
Foto: Defensoría del Pueblo

Colombia tiene una de las más altas tasas de informalidad laboral de América Latina. En Chile, por ejemplo, la informalidad no supera el treinta por ciento. Además, el salario mínimo en Colombia - medido como proporción del salario mediano- es uno de los más altos mientras que el producto por trabajador, el indicador usual de la productividad del trabajo, es uno de los más bajos.

Si tenemos en cuenta que el salario de las personas generalmente refleja su capacidad de producir, lo anterior sugiere que en Colombia el salario mínimo está por encima de la productividad de los trabajadores con los menores niveles de calificación. Y esta sería, a su vez, la razón por la cual las empresas formales no contratan personas de baja cualificación, lo que hace que estas deban acudir a actividades informales. Así, dada la baja productividad laboral, el nivel actual del salario mínimo constituye una causa de la informalidad laboral.

La propuesta

En la investigación “Informalidad laboral y elementos para un salario mínimo diferencial por regiones en Colombia” () realizado en conjunto con Luz Adriana Flórez, encontramos que la proporción de trabajadores informales varía considerablemente entre las distintas ciudades y regiones de Colombia, lo cual puede estar reflejando diferencias en la productividad laboral a lo largo del territorio. Encontramos además que en algunas regiones donde el salario mínimo es relativamente alto en relación con los salarios de trabajadores más calificados, la informalidad también es alta.

El salario mínimo debería reflejar la productividad de las personas que poseen cualificaciones muy básicas.

Frente a esta situación los autores proponemos que los aumentos del salario mínimo sean mesurados y diferenciales. Para ello podrían conformarse cuatro grupos de ciudades, así:

  1. Ciudades con tasa de informalidad laboral baja (Bogotá, Manizales y Medellín), donde se tendría el salario mínimo más alto.
  2. Ciudades con informalidad media (Barranquilla, Bucaramanga, Cali, Pereira, Cartagena, Tunja y Popayán), donde el salario mínimo debe ser inferior al de las ciudades del grupo I.
  3. Ciudades con tasa de informalidad alta (Pasto, Villavicencio, Ibagué, Armenia y Neiva), cuyo salario sería inferior al de las ciudades de los grupos I y II.
  4. Ciudades con tasa de informalidad muy alta (Cúcuta, Montería, Florencia, Valledupar, Quibdó, Riohacha, Santa Marta y Sincelejo), donde el salario mínimo debe ser el más bajo.

Los incrementos salariales se harían de manera escalonada tal como se muestra a continuación:

  1. En las ciudades del grupo 1 se haría un incremento del salario mínimo de x por ciento acordado en el seno de la Comisión de Concertación de Políticas Salariales y Laborales.
  2. En el grupo II, el incremento correspondería al 75 por ciento del aumento del grupo I.
  3. En las ciudades del grupo III, el incremento sería del 50 por ciento del aumento del grupo I.
  4. En las del grupo IV, el incremento del salario mínimo sería del 30 por ciento del aumento del grupo I.
  5. Estos aumentos escalonados se harían por espacio de cuatro años. A partir del quinto año los incrementos porcentuales de los cuatro salarios mínimos existentes serían iguales. Además, cuando en una ciudad aumente la informalidad laboral y pase, por ejemplo, del grupo I al II, o del II al III, o del III al IV, esta no verá reducido su salario mínimo. Las municipalidades no mencionadas en la lista anterior, así como las zonas rurales, se asimilarían todas al grupo IV. Es importante señalar que esta propuesta no contempla reducciones del salario mínimo nominal.

Bondades de la propuesta

Reunión del cronograma para la negociación del salario mínimo.
Reunión del cronograma para la negociación del salario mínimo.  
Foto: Ministerio de Trabajo

La idea de un salario mínimo diferencial busca mitigar las carencias laborales que sufren los trabajadores de baja productividad. En la medida en que las empresas estén dispuestas a pagar un salario mínimo con las prestaciones correspondientes, los trabajadores podrán tener un mejor plan de vida, ser capacitadas por sus empresas y seguir estudiando para tener posibilidades de ganar un mayor salario en el futuro.

El salario diferencial también podría aumentar la movilidad de la mano de obra y, en consecuencia, empresas que antes no veían interés en la creación de empleo encontrarían incentivos para hacerlo.

El salario mínimo diferencial es una medida utilizada en muchos países. Inclusive, en los años sesenta existía en Colombia por sectores y zonas del país. Los salarios mínimos rural y urbano se unificaron por razones de equidad, pero realmente se generó un problema mucho más grave: la informalidad.

La informalidad aumentó la inequidad, pues una fracción importante de la población ni siquiera obtiene el salario mínimo. Hoy en día más de 9 millones de personas tienen un ingreso laboral inferior al salario mínimo y la informalidad laboral en el campo supera el 80 por ciento.

Otra de las bondades del mecanismo aquí propuesto sería poner los temas de productividad e informalidad laboral en la agenda del país. Las autoridades económicas nacionales y locales, los centros de competitividad, las instituciones educativas y de capacitación de la mano de obra, los gremios de la producción y los propios trabajadores tendrían que actuar de manera decidida para aumentar la productividad laboral y mejorar las condiciones de vida de los colombianos más pobres.

Salario y algo más

De acuerdo con el estudio aquí resumido, los costos laborales no salariales también afectan la tasa de informalidad. Entre estos costos se encuentra el cuatro por ciento del valor de la nómina con destino a las Cajas de Compensación Familiar, cuya conveniencia necesita sin duda un examen más detenido.

Hoy en día más de 9 millones de personas tienen un ingreso laboral inferior al salario mínimo y la informalidad laboral en el campo supera el 80 por ciento.

Hay otras cosas que tendrían que hacerse. Por ejemplo

  • aumentar la productividad de la mano de obra sobre todo en las regiones de mayor informalidad laboral,
  • fortalecer los mecanismos de inspección del cumplimiento de la norma del salario mínimo,
  • tener una estructura tributaria que favorezca la generación de empleo, y
  • educar a la gente sobre los beneficios de ser un trabajador formal.

Adicionalmente, para la mejor localización de los trabajadores en el país se requiere un buen funcionamiento del Servicio Público de Empleo.

Por último -y en el plano puramente operativo- la propuesta de este artículo implicaría modificar la sentencia C-815/99 de la Corte Constitucional, en virtud de la cual los reajustes al salario mínimo no pueden estar por debajo de la inflación. Ahora las variables centrales serían la informalidad y la productividad.

*Las opiniones contenidas en este artículo y en el documento “Informalidad laboral y elementos para un salario mínimo diferencial por regiones” son exclusivas de sus autores y los contenidos no comprometen al Banco de la República- Colombia ni a su Junta Directiva.

** Investigador principal de la Unidad de Investigaciones del Banco de la República, economista por la Universidad Libre de Pereira, especialista en Política Económica por la Universidad de Antioquia, magister y Ph.D. en Economía por la Universidad de Liverpool, editor de los libros “El mercado de trabajo en Colombia: hechos, tendencias e instituciones” y “Desempleo femenino en Colombia”.

Escribir un comentario

Agradecemos a los investigadores, académicos y profesionales que contribuyen con sus artículos, declaraciones y caricaturas inéditos para ser publicados en la Revista Razón Pública. Los autores son responsables de sus ideas y de la presentación de los hechos en este documento.

“Los comentarios en Razón Pública están sujetos a moderación, (de 8 am a 6pm hora de Colombia) con el fin de garantizar un intercambio de opiniones en tono respetuoso - serán bienvenidas la crítica aguda y la ironía - que enriquezcan el debate y resulten interesantes para lectores y autores.
En consecuencia, no se aceptarán comentarios del siguiente perfil:
1. Que constituyan descalificaciones, ataques o insultos contra los autores o contra otros participantes del foro de comentarios.
2. Que incluyan contenidos, enlaces o nombres de usuarios que razonablemente puedan considerarse insultantes, difamatorios o contrarios a las leyes colombianas.
3. Comentarios sin sentido o repetidos, que serán eliminados sin piedad.

Los comentarios no reflejan necesariamente la opinión de Razón Pública, sino la de los usuarios, únicos responsables de sus propias opiniones.”


Código de seguridad
Refescar

Comentarios  

Carlos
+3 # Qué novedad proponer bajar salarios!Carlos 27-11-2017 07:58
Se le olvidó al autor mencionar que los ingresos salariales de Colombia son los más bajos de la región. Que sean más altos comparados con la media, lo que implica es que son muy bajos para toda la sociedad.
El problema del desempleo en Colombia es porque todos los trabajadores tienen bajos ingresos, que no pueden activar la demanda efectiva, y por tanto, se vuelve un círculo vicioso, las empresas no contratan porque no venden, y así...

Es bien sabido que el salario no determina el nivel de empleo, cuando una firma tiene expectativas de ventas altas contrata trabajadores, y así sucesivamente.

Bajar salarios, tantos años de estudio, y Miles de economistas, y la única propuesta recurrente es bajar salarios para aumentar empleo.
Responder | Responder con una citación | Citar | Reportar al moderador

Esta semana en Razonpublica