facebook   twitter   youtube 

Odebrecht: certezas, interrogantes y lecciones

(Tiempo estimado: 5 - 9 minutos)

Odebrecht

David OrtizLas grabaciones de Jorge Enrique Pizano han vuelto a remover el avispero. ¿Qué podemos aprender de este caso? ¿Qué interrogantes quedan por resolver?

David A. Ortiz Escobar*

Cómo funciona la corrupción

La corrupción no debe ser entendida como una serie de hechos aislados, sino como una empresa organizada que funciona gracias a un conjunto de acuerdos (explícitos e implícitos) y a un sistema de promesas y amenazas que aseguran la cooperación entre todos los participantes de la red.

Este tipo de empresas criminales cuentan con la participación de actores muy diversos —y bien posicionados— incluyendo entre otros a empresarios, políticos, funcionarios de gobiernos o funcionarios de la rama judicial

Odebrecht es un ejemplo de empresa criminal en red transnacional, es decir, una empresa que cuenta con operaciones y actores en distintos países, lo cual le facilita la descentralización de sus actividades.

En Colombia, la multinacional brasileña está involucrada en casos como el del interceptor Tunjuelo-Canoas (al cual está vinculado el exalcalde de Bogotá Samuel Moreno) y el del proyecto de navegabilidad del río Magdalena (Navelena). Pero el centro del escándalo es la adjudicación en 2014 de la vía Ocaña-Gamarra al consorcio Ruta del Sol, donde Odebrecht era el socio mayoritario con el 62 por ciento de participación en el negocio.

Según la información que se conoce hasta el momento, la multinacional pagó sobornos para que la vía fuera adicionada al contrato que ya tenía el consorcio, es decir, al tramo Puerto Salgar – San Roque, un tramo por el cual también pagó un soborno en 2010. Para asegurar condiciones favorables, Odebrecht contrató al exsenador cordobés Otto Bula, quien habría recibido 4,6 millones de dólares para realizar las gestiones correspondientes.

Le recomendamos: Odebrecht: expansión internacional y corrupción.

La dimensión política: certezas y preguntas

Proyecto Ruta del Sol II
Proyecto Ruta del Sol II
Foto: Agencia Nacional de Infraestructura 

Ahora bien, la historia de Odebrecht en Colombia no es simplemente un caso de “plata por contratos". En realidad, la dimensión política del escándalo es crucial para entender cómo se estructuró la red de corrupción.

Lamentablemente, el mapa de esta dimensión aún es muy incompleto. Parte de los sobornos fueron entregados al también cordobés y entonces senador Bernardo ‘el Ñoño’ Elías, quien logró reelegirse como senador en 2014 con una votación impresionante. Además, es sabido que Elías y otros políticos de la costa afines al gobierno utilizaron sus maquinarias para asegurar la reelección de Juan Manuel Santos en segunda vuelta.

Aunque Elías ha repetido que la destinación principal del soborno de Odebrecht fue financiar la reelección de Santos en 2014, aún hay muchos vacíos sobre quiénes fueron las fichas del gobierno que participaron en la red de corrupción y por qué esos recursos acabaron en la campaña de Santos. En efecto, uno de los implicados en el caso es Roberto Prieto, gerente de la campaña Santos 2014. Aunque Prieto aceptó que Odebrecht sí financió algunos gastos de la campaña de 2010, hasta el día de hoy niega que las coimas que pagó la multinacional hayan sido utilizadas para la campaña presidencial del 2014.

Por otro lado, Luis Fernando Andrade, exdirector de la Agencia Nacional de Infraestructura (ANI) y quién dio visto bueno a la adición del tramo Ocaña-Gamarra, asegura que la agencia actuó siguiendo los procedimientos establecidos en ese tipo contratos. Tanto Andrade como Prieto tienen procesos abiertos en este momento, pero la información que se tiene hasta ahora es insuficiente para definir los componentes de la red de corrupción tanto en el gobierno como en la campaña presidencial.

Otro ángulo importante del análisis tiene que ver con la necesaria participación en la red criminal de Odebrecht de algunos aliados en los organismos de investigación. Se sabe, por ejemplo, que el fiscal Rodrigo Aldana trató de favorecer a Otto Bula a cambio de un apartamento, un hecho por el cual ambos ya han sido condenados.

 ¿Pero quiere decir esto que Odebrecht logró capturar la Fiscalía? No hay una respuesta definitiva, pero ciertamente es una fuente de preocupación el hecho de que Néstor Humberto Martínez, fiscal general desde agosto de 2016, fuera asesor del Grupo Aval (principal socio de Odebrecht en Ruta del Sol II) y del mismo concesionario. Martínez colaboró en varias gestiones relacionadas con la obtención de un contrato de estabilidad jurídica para Ruta del Sol y la solicitud del otrosí para la adición Ocaña-Gamarra al contrato original.

Aunque el fiscal ha asegurado que no sabía nada de las movidas fraudulentas de Odebrecht, las grabaciones reveladas recientemente —provistas por el fallecido Jorge Enrique Pizano, auditor de Ruta del Sol II delegado por el grupo Aval— indican que Martínez sí había sido informado de movimientos sospechosos por parte del concesionario, concretamente de la firma de contratos espurios con empresas localizadas en diferentes jurisdicciones, presumiblemente para pagar coimas.

Lea en Razón Pública: De acusadores a acusados: Néstor H. Martínez y sus siete antecesores.

Aunque el material divulgado recientemente contiene piezas clave para completar el esquema de la red de corrupción de Odebrecht, aún quedan abiertos varios interrogantes. Si los dineros recibidos por Elías financiaron campañas políticas y, presumiblemente, sirvieron para la compra de votos: ¿En qué medida la reelección de Santos en 2014 se aceitó con esos recursos? ¿Por qué ni Roberto Prieto ni Juan Manuel Santos se dieron cuenta de que eso estaba sucediendo? Aunque todo el trámite de la adición al contrato original se haya hecho de acuerdo con la ley ¿Quiénes fueron los funcionarios del gobierno que presionaron por un trato favorable a Odebrecht y participaron en la red de corrupción?

Aún más desconcertante, ¿por qué la Fiscalía—y más concretamente Néstor Humberto Martínez—no atendieron de manera más expedita las preocupaciones de Jorge Pizano?, ¿por qué se ha demorado tanto la solución definitiva y contundente al conflicto de intereses del fiscal general, como podría hacerse por ejemplo con la designación de un fiscal ad-hoc?

Las lecciones del Odebrecht

Los sobornos de Odebrecht
Los sobornos de Odebrecht
Foto: Supersociedades

El escándalo de Odebrecht proporciona elementos importantes para mejorar la política anti-corrupción en Colombia y en el mundo.

En primer lugar y con fines preventivos, habría que desarrollar mecanismos dentro de las organizaciones públicas y privadas que dificulten la conformación de redes de este tipo. Concretamente las empresas —especialmente las multinacionales— deben diseñar y aplicar códigos de ética interna y de criminal compliance que no sean cosméticos, sino que eviten realmente que las organizaciones incurran en actos de corrupción.

En segundo lugar y puesto que la corrupción supone la cooperación entre distintos actores, algunos analistas (como el procurador Fernando Carrillo) proponen introducir la figura de la responsabilidad penal de las personas jurídicas. Esto es especialmente relevante en casos como el de Odebrecht, donde la corrupción no se debió a la mala conducta de un funcionario, sino a la planificación consciente dentro de la empresa. De hecho, Odebrecht creó una división con el propósito de obtener contratos de forma fraudulenta en varios países del mundo (la llamada "División de Operaciones Estructuradas"). Paradójicamente, nada ha impedido hasta ahora que la empresa siga operando en Colombia. Tanto así que Odebrecht tiene la intención de participar en el proceso licitatorio para el metro de Bogotá. 

Puede leer: El entramado de la corrupción en Colombia.

También es claro que en casos como éste las redes de corrupción trascienden las fronteras nacionales y, por ende, son capaces de descentralizar y ocultar sus actividades. De hecho, el uso del sistema financiero de Estados Unidos para mover dineros destinados al pago de sobornos detonó el lanzamiento de la investigación sobre Odebrecht por parte del departamento de Justicia de ese país.

A su vez, los resultados del proceso llevado a cabo por las autoridades norteamericanas dieron pie a un sinnúmero de investigaciones en las sedes latinoamericanas de esa multinacional, investigaciones que han contado con el apoyo de las autoridades de diferentes países. Sin lugar a duda, la cooperación internacional ha beneficiado de formas diversas el curso de las investigaciones. Sin embargo, con el fin de atacar y prevenir de manera más efectiva el soborno transnacional, es necesario fortalecer los mecanismos de cooperación internacional para que las autoridades nacionales logren detectar de manera más temprana las actividades de estas redes ilegales.

* Ph.D. en Economía de la Universidad George Mason, profesor e investigador de la Facultad de Economía de la Universidad Externado de Colombia, investigador en temas de corrupción política y administrativa, evasión fiscal y moral tributaria.

 

Escribir un comentario

Agradecemos a los investigadores, académicos y profesionales que contribuyen con sus artículos, declaraciones y caricaturas inéditos para ser publicados en la Revista Razón Pública. Los autores son responsables de sus ideas y de la presentación de los hechos en este documento.

“Los comentarios en Razón Pública están sujetos a moderación, (de 8 am a 6pm hora de Colombia) con el fin de garantizar un intercambio de opiniones en tono respetuoso - serán bienvenidas la crítica aguda y la ironía - que enriquezcan el debate y resulten interesantes para lectores y autores.
En consecuencia, no se aceptarán comentarios del siguiente perfil:
1. Que constituyan descalificaciones, ataques o insultos contra los autores o contra otros participantes del foro de comentarios.
2. Que incluyan contenidos, enlaces o nombres de usuarios que razonablemente puedan considerarse insultantes, difamatorios o contrarios a las leyes colombianas.
3. Comentarios sin sentido o repetidos, que serán eliminados sin piedad.

Los comentarios no reflejan necesariamente la opinión de Razón Pública, sino la de los usuarios, únicos responsables de sus propias opiniones.”


Código de seguridad
Refescar

Esta semana en Razonpublica