facebook   twitter   youtube 

¡No se pierda esta semana!

#SOSRazonPublica

Por Hernando Gómez Buendía

Adios a la era de los periódicos

(Tiempo estimado: 9 - 17 minutos)

Los periódicos han sido nuestros ojos sobre el Estado, nuestro control sobre los abusos privados, nuestro sistema de alarma cívica. Aunque es cierto, también, que muchas veces nos han fallado en el cumplimiento de esas funciones.

David Jiménez*

Algunos observadores, confiados en las bendiciones de la tecnología, rehúsan derramar una lágrima por la caída de los gigantes tradicionales del periodismo, con base en que los problemas que afrontan son su propia culpa y las consecuencias para el bienestar general no les parecen muy decisivas. En su opinión, nuevas y mejores fuentes de noticias continuarán desarrollándose en la red y éstas llenarán cualquier vacío que hayan dejado los periódicos. Otros están tan furiosos con los medios que consideran los problemas económicos de la prensa como bien merecidos. Que sufran los bastardos.

Uno de los peligros de la reducción en el cubrimiento de las noticias es el aumento de la corrupción gubernamental. No es especulación. La corrupción es más susceptible de florecer cuando los que están en el poder tienen menos temores de ser puestos en evidencia pública. Un estudio publicado por The Journal of Law, Economics and Organization examina la relación entre corrupción y libre circulación de los diarios y encuentra una fuerte conexión: mientras más baja sea la libre circulación de los periódicos en un país, más alto es el índice de corrupción.

La transformación social en proceso está quebrando los viejos monopolios de la comunicación y creando nuevas posibilidades para la libre expresión y la política democrática. Pero el nuevo "periodismo ciudadano" en internet, por ejemplo, es más susceptible a la noticia tendenciosa o pagada.

Si el politólogo Markus Prior está en lo cierto, la expansión de la oferta informativa es responsable, parcialmente, de una de las más deplorables tendencias en la vida norteamericana: la disminución del interés por las noticias políticas y del compromiso en la vida cívica por parte de una mayoría del público.

Cuando la sociedad requiere bienes públicos, la solución es con frecuencia apelar al gobierno para subsidiarlos o para que éste los produzca directamente. Pero si queremos una prensa independiente del control político, no podemos darnos el lujo de un gobierno que patrocine o acuda al rescate financiero de determinados periódicos.

Goodbye to the Age of Newspapers (Hello to a New Era of Corruption). Why American politics and society are about to be changed for the worse. Paul Starr,  The New Republic.  Published: Wednesday, March 04, 2009.

¿ESTÁ PRÓXIMO EL FIN DE LOS PERIÓDICOS?

Más de 11 mil periodistas han perdido sus empleos en los últimos dos años, la mayoría en diarios que han entrado en una fase crítica donde su existencia a corto y mediano plazos está en jaque, lo que ha provocado un debate sobre si está próximo el fin de los periódicos impresos.

Los anuncios de despidos, reducciones de personal, bancarrota y desaparición de periódicos son incesantes: el martes se publicó la última edición en papel del Seattle Post Intelligencer, que circuló todos los días desde 1863, con lo cual se suma al Rocky Mountain News de Denver y al Christian Science Monitor, entre otros, que han anunciado el fin de su existencia como medios de papel y tinta para convertirse en medios de Internet.

El New York Times, Los Angeles Times, Miami Herald, Atlanta Journal Constitution, San Francisco Chronicle, Chicago Tribune y otros de los periódicos más conocidos han anunciado despidos, reducción de páginas y alertas sobre su frágil estado financiero. El Philadelphia Inquirer, Philadelphia Daily News y el Star Tribune de Minneápolis, entre otros, se han declarado en bancarrota.

Según Columbia Journalism Review, el total de periodistas cesados y/o liquidados desde enero de 2007 hasta febrero de 2009 suma 11 mil 250, y sólo con los anunciados desde entonces a la fecha, según cálculos de La Jornada, se aproxima a 12 mil. Desde 1990, más de una cuarta parte de todos los empleos en los periódicos ha desaparecido. Entre 2000 y 2008, el sector de medios de comunicación perdió más de 200 mil empleos, según un análisis de Advertising Age. Por otro lado, los ingresos por publicidad se desplomaron 23 por ciento en 2008, según informa la Asociación de Periódicos de Estados Unidos.

Mucho se dice que los periódicos pierden lectores y anunciantes frente a Internet, y que el "viejo" modelo ya no funciona en el siglo XXI. Algunos sostienen que de esta crisis ha nacido una nueva oportunidad, con una intensa competencia saludable dentro de un sector que durante años gozaba de poder monopólico en varios mercados.

Shafer y otros señalan que la iniciativa de los periódicos no logró entender el nuevo medio. "Desde el principio, los periódicos buscaron inventar la edición en Internet a imagen y semejanza sus ediciones de tinta y papel, pero no lograron inventar la edición en Internet".

A la vez, se presenta una paradoja: los periódicos jamás han tenido más lectores que hoy día; en algunos casos, más de los que se podrían haber imaginado en sus sueños más ambiciosos.

Pese al florecimiento del universo aparentemente infinito de la Internet -hoy hay 150 millones de sitios y más de 70 millones de blogs, número que se incrementa en unos 10 mil cada hora-, los medios de noticias de mayor credibilidad siguen siendo los periódicos, aunque ya no monopolizan la noticia  ni el mercado local.

Es tanto un fin como un inicio para el periodismo.

La Jornada, México. EU: más de 11 mil periodistas perdieron el empleo. Viernes 20 de marzo de 2009. David Brooks, corresponsal.

LOS DIARIOS YA NO SON UNA NACIÓN QUE SE HABLA A SÍ MISMA

Los diarios pierden difusión y audiencia en todo el mundo, menos en los países en desarrollo. Hace 20 años, más de dos terceras partes de los estadounidenses leían periódicos diariamente. Hoy lo hace menos de la mitad. En Gran Bretaña, los diarios de calidad pierden difusión a un ritmo de entre el 5% y el 18% anual. Los diarios españoles perdieron en 2008 un 20,4% de sus ingresos publicitarios. En Estados Unidos se calcula que la pérdida de ingresos será de más del 15%. Los ingresos de la prensa española se redujeron más de un 8%, unos 2.700 millones de euros, según los editores.

El periódico se muere en tanto que medio de masas, y sus defensores, como Juan Luis Cebrián, ya reconocen que el fin de los diarios está cerca. "En cinco años, con toda seguridad existirán periódicos escritos. Dentro de 10, si se hacen las cosas precisas, a lo mejor, probablemente sí. En 15, no estoy seguro de que sigan existiendo tal y como los conocemos", reconoció el consejero delegado de Prisa ante la redacción de El País al anunciar una reestructuración para convertirse en "una empresa de producción de contenidos de calidad para papel, Internet y teléfonos móviles".

En el modelo industrial, la información era escasa, cara, institucional y diseñada para el consumo. En la era de la información, es abundante, barata, personal y diseñada para la participación.

El problema del periodismo es su pérdida de valor en la sociedad. Una gran parte del público acusa a los medios de perder calidad, de no participar en un auténtico diálogo cívico y democrático, de defender más sus intereses y los de los poderes con los que están ligados en lugar de ponerse del lado de los ciudadanos.

El final del papel. Foreign Policy Edición Española. Abril-Mayo 2009. Juan Varela.

INTERNET:  MÁS DEMOCRACIA EN LA INFORMACIÓN

Según argumenta Yochai Benkler, en su brillante libro The Wealth of Networks: How Social Production Transforms Markets and Freedom, la "nueva economía de la información en la red" tiene algunas ventajas críticas para realizar los valores democráticos. El viejo "modelo industrial" de los medios masivos ha requerido enormes inversiones de capital y provee una plataforma para hablar al público para un número relativamente pequeño de personas. Pero ahora la rebaja de costos de los computadores y la comunicación ha puesto los medios materiales de la información y de la producción cultural en manos de una fracción significativa de la población mundial. En lugar de quedar confinada a un papel pasivo, la gente común puede responder a los medios o sortearlos y entrar en un diálogo público. La nueva esfera pública, para Benkler, está desarrollando mecanismos para filtrar la información en términos de confiabilidad y relevancia, encauzándola por vías fácilmente navegables y elevándola a niveles más altos de debate público, contrario a la Babel caótica que ciertos críticos habían anunciado y lamentado.

Goodbye to the Age of Newspapers. Paul Starr,  The New Republic, March 04, 2009

HOLLYWOOD ESCRIBE EL OBITUARIO DE LA PRENSA

"La sombra del poder" será la última cinta que transcurra en la redacción de un periódico. Así lo afirma Ben Affleck, insospechado gurú de la sociedad de la información y protagonista junto a Russell Crowe de la adaptación al cine de la miniserie británica homónima. Tremendismos aparte, esas palabras esconden una mentira. Porque ya hay otra película sobre el fin de la prensa: "The soloist", que se estrena el 25 de septiembre. Cuenta la amistad entre un sin techo (Jamie Foxx) y un columnista de Los Angeles Times (Robert Downey Jr.) que ve cómo la redacción de su periódico se viene a pique. Dos historias inconexas con el mismo telón de fondo: la desaparición de la prensa escrita.

Ya sean comedias como "Luna nueva" o "Primera plana" o dramas como "Ciudadano Kane" o "El gran carnaval", a Hollywood le gusta la vida en una redacción. En algunos casos han sido fuente de inspiración para nuevas generaciones de periodistas, ya sea con "Todos los hombres del presidente", "Al filo de la noticia", la serie "Lou Grant" o la mismísima rana Gustavo ("el reportero más dicharachero de Barrio Sésamo"). Pero a juzgar por el ritmo acelerado de despidos en la prensa y de periódicos en vías de desaparición, las predicciones de Affleck están a la vuelta de la esquina. "Mis hijas serán ya de las que se asombren de que en su día se imprimieran las noticias en papel. Lo verán como algo inútil", dice Affleck.

Hollywood escribe el obituario de la prensa. Los estudios hallan un filón en la crisis de los diarios. EL PAÍS. Rocío Ayuso. Los Ángeles - 30/04/2009

BREVES

En un esfuerzo por ayudar a los periódicos en Francia, el presidente Nicolas Sarkozy anunció recientemente un programa para regalar a cada francés que llega a los dieciocho años la suscripción a un diario de su elección. (Goodby to the Age of Newspapers).

La edad promedio de un lector de periódico en Estados Unidos es cincuenta y cinco años, y va en aumento. (Eric Alterman. The death and life of the American newspaper. The New Yorker. March 31, 2008)

Es domingo, ¿has salido ya a comprar el periódico? Si lo has hecho ya o estabas pensando hacerlo, que sepas que formas parte de una especie en extinción. Para un joven de hoy, comprar un pedazo de un árbol muerto sobre el que se han estampado las noticias que sucedieron ayer y sobre el que no se puede hacer clic ni participar de ninguna manera es algo completamente carente de sentido. ¿No ibas a bajar a comprar el periódico? Baja, por favor... y guárdalo por si acaso. Puede que acabe teniendo un valor arqueológico interesante. (La muerte del periódico. El Blog de Enrique Dans. Domingo, Mayo 3, 2009).

Para casi todos los periódicos, eliminar su edición impresa y aparecer sólo en la red sería suicida. Según cálculos de Pew's Rosenstiel, podrían ahorrar un 40 por ciento de sus costos, pero perderían más del 90 por ciento de sus ingresos. (Goodby to the Age of Newspapers).

El periodismo real, especialmente el investigativo, es caro. Opiniones y añadiduras son baratas. Ningún sitio de la red gasta algo parecido ni remotamente a lo que gastan los periódicos en cubrimiento de noticias. Incluso después de los últimos recortes, el Times retiene un grupo de más de mil doscientos empleados de planta, aproximadamente cincuenta veces la planta del sitio web Huffington Post. The Washington Post y the Los Angeles Times mantienen entre ochocientos y novecientos empleados cada uno. La oficina del Times en Bagdad cuesta alrededor de tres millones de dólares al año. Y mientras el

Huffington Post comparte los beneficios de esas inversiones, no carga con ninguno de los costos. (The death and life of the American newspaper. Eric Alterman).

En países como España, los editores piden ayuda al Estado para salir de la crisis. Siguen el ejemplo de los Estados Generales de la prensa, convocados por el presidente francés Nicolas Sarkozy, empeñado en una renovación como la del general De Gaulle tras la II Guerra Mundial. Resultado: 600 millones de euros para salvar a la prensa francesa de la crisis. (Juan Varela. El final del papel. Foreign Policy. Abril-Mayo 2009).

Hasta hace poco, los periódicos operaban como monopolios de alto margen. Ser dueño del periódico dominante, o del único, en una ciudad media estadounidense, fue, durante decenios, una especie de licencia para imprimir moneda. (The death and life of the American newspaper, Eric Alterman).

El apoyo económico sin ánimo de lucro a los periódicos se ha venido incrementando recientemente. Un buen ejemplo es el Center for Independent Media. Según su director, David Bennahum, recibe cerca de 4 millones anuales provenientes de setenta donantes para apoyar sitios de noticias políticas en la red en cinco estados y uno de alcance nacional, The Washington Independent.  (Goodby to the Age of Newspapers).

Los diarios ya no son "una nación hablándose a sí misma", como los definió Arthur Miller. Ahora los ciudadanos hablan directamente entre ellos y tienen poderosas herramientas para el diálogo cívico y democrático que durante mucho tiempo retuvo en sus manos la prensa.

(El final del papel. Foreign Policy. Juan Varela).

Rupert Murdoch espera comenzar a cobrar por el acceso a los periódicos de su News Corporation en la red, con el fin de "arreglar el mal funcionamiento del negocio". Entusiasmado por el el boom de suscripciones online del Wall Street Journal, el magnate billonario de los medios dijo que los periódicos iban a entrar en un debate sobre el cobro por acceder a las páginas. "Que es posible cobrar por el contenido en la red se vuelve obvio a partir de la experiencia del Wall Street Journal". En una rueda de prensa anunció que el cambio podría suceder en los próximos doce meses. "Los días del periódico gratuito en internet están contados", añadió. (News Corp will charge for newspaper websites. guardian.co.uk. Andrew Clark, 7 May 2009)

Stephen Colbert, al evaluar el futuro del periodismo desde la perspectiva de hoy, tomó posición en el debate con estas palabras: "Los periódicos son parte importante de nuestras vidas. No para leerlos, por supuesto, sino cuando usted esté en plan de mudanza y se dé cuenta de que no puede envolver los platos en un blog". (Citado en Newspaper Death Watch. May 21, 2009).

"La calidad de las noticias en la sociedad es un índice de su organización social", escribió Walter Lippmann, uno de los creadores intelectuales del periodismo moderno. (Citado en El final del papel. Foreign Policy)

La columnista Molly Ivins lamentaba, poco antes de su muerte, que la solución de los periódicos a sus problemas financieros fuera volver sus productos "más pequeños, menos útiles y menos interesantes". (Citado por Alterman)

Philip Meyer, en su libro "The Vanishing Newspaper" (2004), predice que el último ejemplar del último periódico aparecerá en la puerta de la casa de alguien un día del año 2043.

Mariano José de Larra, primer gran periodista de España, definió su oficio como un ejercicio genuino de crítica al gobierno y defensa de la sociedad, que proclamaba como único objetivo del periodismo "contribuir en lo poco que pudiese al bien de mi país", sin necesidad de "defender más que la verdad y la razón". (El País, Madrid. Defendiendo la verdad y la razón. Jaume Guillamet, 23/02/2009)

 *Miembro fundador de Razón Pública. Para ver el perfil del autor, haga clic aquí. 

Escribir un comentario

Agradecemos a los investigadores, académicos y profesionales que contribuyen con sus artículos, declaraciones y caricaturas inéditos para ser publicados en la Revista Razón Pública. Los autores son responsables de sus ideas y de la presentación de los hechos en este documento.

“Los comentarios en Razón Pública están sujetos a moderación, (de 8 am a 6pm hora de Colombia) con el fin de garantizar un intercambio de opiniones en tono respetuoso - serán bienvenidas la crítica aguda y la ironía - que enriquezcan el debate y resulten interesantes para lectores y autores.
En consecuencia, no se aceptarán comentarios del siguiente perfil:
1. Que constituyan descalificaciones, ataques o insultos contra los autores o contra otros participantes del foro de comentarios.
2. Que incluyan contenidos, enlaces o nombres de usuarios que razonablemente puedan considerarse insultantes, difamatorios o contrarios a las leyes colombianas.
3. Comentarios sin sentido o repetidos, que serán eliminados sin piedad.

Los comentarios no reflejan necesariamente la opinión de Razón Pública, sino la de los usuarios, únicos responsables de sus propias opiniones.”


Código de seguridad
Refescar

Comentarios  

Luis Germán Sánchez
-1 # Luis Germán Sánchez 29-10-2010 14:38
De acuerdo. Totalmente de acuerdo con su artículo, y agregaría que al paso que vamos, en Colombia pronto no solo no tendremos prensa, sino que no sabremos ni hablar, puesto que le tememos a verbos tan inofensivos como PONER y la referencia de tamaño no será de "chiquito" a grande y gracias a "la calor" pues no sentiremos mas frío...por citar algunos ejemplos, en los que no solo incurre el común sino también los encargados, de escribir, informar y opinar. (la verdad eso me "coloca" bravo).
Hoy y gracias a la tecnología, pululan los ciber-"escritor es", no todos malos pero si la mayoría, y disfrazan su mediocridad con el neologismo de BLOGUEROS, así es que mientras en el mundo las nuevas tecnologías están acabando con la "prensa" en Colombia también acabaremos con ella y de paso con el idioma.
Gracias.
Luis German Sanchez C

Miami, Fl USA.
Responder | Responder con una citación | Citar | Reportar al moderador
Omar Villota Hurtado
0 # Omar Villota Hurtado 05-07-2011 08:44
Hablando de mal hablados desde la información de la llamada prensa, aquí pueden ver y leer algunos recopilados en el tema escabroso, ya que no solo acaba con el idioma sino que deteriora el sentido de la información. tinyurl.com/34ynhv4
Responder | Responder con una citación | Citar | Reportar al moderador

Esta semana en Razonpublica