facebook   twitter   youtube 

¿Cuánta tierra consume la minería?

(Tiempo estimado: 6 - 11 minutos)

fredy canteEl gremio dice que usará apenas unas pocas hectáreas, pero las decisiones del gobierno, el sentido común y la aritmética indican que puede ser la cuarta parte del territorio nacional. ¿Hasta cuándo creerán que somos bobos?

Freddy Cante

“Las catástrofes naturales devastan una región 
menos eficazmente 
que la alianza de la codicia con la técnica”
Nicolás Gómez Dávila


Imperceptibles lunares en el mapa

Claudia Jiménez, directora ejecutiva del gremio Minería a Gran Escala ha sostenido que de la totalidad del territorio continental colombiano sólo el 4,4 por ciento (cerca de 5 millones de hectáreas) se encuentra titulado. No obstante, expertos como Manuel Rodríguez Becerra afirman que el área afectada por la caótica titulación minera (6.000 nuevos títulos durante la administración Uribe) asciende a un 8 por ciento del territorio nacional.

Freddy_Cante_Bolivar
La explotación minera apenas equivaldría a infinitesimalesmanchas negras en el mapa: podríamos imaginar poco más de 1.000 puntos ínfimos del tamaño de la plaza de Bolívar en Bogotá.
Foto: Angélica Zambrano @Anyelik

Jiménez afirma que sólo 1,18 millones de hectáreas corresponden a la minería a gran escala. La dirigente gremial argumenta que sólo el 1 por ciento de esas áreas adjudicadas mediante títulos mineros entran en fase de exploración (consistente en estudios temporales y básicos, acotados en el espacio sin que cambien el uso del suelo y de muy bajo impacto). A su vez, de este 1 por ciento tan sólo el 0,1 por ciento se convierte en un proyecto minero en plena explotación. Con tal cálculo de probabilidades, únicamente el 0,000044 (4,4 x10–5) por ciento es el porcentaje del suelo nacional que sería intervenido a través de proyectos mineros.

De tal versión se deduce que la explotación minera apenas equivaldría a infinitesimales manchas negras en el mapa: podríamos imaginar poco más de 1.000 puntos ínfimos del tamaño de la plaza de Bolívar en Bogotá.

Multiplicación de las tierras prometidas

La obsesión por el crecimiento económico conduce a explotar todo el potencial de recursos naturales y de mano de obra de una región: a todas luces sería irracional dejar manos “ociosas” y recursos “inútiles” e “improductivos”.

El presidente Santos ha declarado que en el país hay cerca de 18 millones de hectáreas de “reserva estratégica minera” [1]. Está claro que la prioridad no es preservar el medio ambiente de las selvas ubicadas en Amazonas, Guainía, Guaviare, Vaupés, Vichada y Chocó. Quien mide sus logros con indicadores de opulencia —como tasa de crecimiento, inversión y prosperidad— es precisamente el promotor a ultranza de la mal llamada “locomotora minera”.

Lo prioritario es promover la minería de uranio, coltán, oro, hierro, platino y un largo etcétera de minerales escondidos en nuestro subsuelo. Un análisis de María del Pilar Pardo sobre áreas de reserva minera —publicado en Razón Pública el pasado 15 de julio— demuestra que durante la administración Santos se ha multiplicado por más de mil el área de potencial minero: 21 millones de hectáreas, pero podría crecer otros 4 millones más.

Esto significa que aproximadamente una quinta parte del territorio nacional estaría potencialmente destinada para minería, a lo que se suma la confusión administrativa. ¡La máquina de multiplicar potenciales concesiones en la era Santos hace palidecer el legado de beneplácitos de Uribe!

Metafísica minera

En El Mercader de Venecia, Shakespeare da vida a Shylock, un judío usurero quien no pudo hacer cumplir la cláusula contractual que él mismo había impuesto a su acreedor: cortar una libra de carne del cuerpo vivo del deudor en caso de que este incumpliese su compromiso mercantil. El avaro perdió cuando la defensa del moroso exigió ante el juez que en el procedimiento quirúrgico no se derramara una sola gota de sangre.

Freddy_Cante_minerales
Lo prioritario es promover la minería de uranio, coltán, oro, hierro, platino y un largo etcétera de minerales escondidos en nuestro subsuelo. 
Foto: truji-espeleo.blogspot.com

Quizás un futuro premio Nobel para economistas esté reservado a genios como la ejecutiva Claudia Jiménez y el ministro Mauricio Cárdenas: ellos insisten en probar que la minería se puede desarrollar de manera sostenible y sin dilemas con la agricultura y con el medio ambiente… sin fricciones, sin externalidades, sin contagios, sin trade–offs.

Según ellos las explotaciones mineras pueden circunscribirse a mini-áreas de unos pocos metros o quizás unas hectáreas, que no causan interferencias ni conflictos con otros usos de la tierra ni para acceder a donde están localizados.

¿Cuánta tierra requiere la minería?

El ecologista Garret Hardin [2] ha mostrado que los reduccionistas cometen un craso error al suponer que la existencia de un ser viviente —en particular de la colosal máquina de producción y consumo que es la Humanidad del siglo XXI— afecta nada más al área que ocupa y, por tanto, no toman en cuenta el espacio que usa indirectamente.

Freddy_Cante_minerales_gobierno
Claudia Jiménez y el ministro Mauricio Cárdenas insisten en probar que la minería se puede desarrollar de manera sostenible y sin dilemas con la agricultura y con el medio ambiente
Foto: Vanguardia.

Quienes caen en tal falacia pueden concluir absurdos como el siguiente: si la superficie terrestre del planeta es de (1,48 x 1014 metros cuadrados), y esta se divide por el área que ocupa un ser humano estando de pie (0,28 metros cuadrados), entonces se concluye que sobre la Tierra cabe una población de 529 trillones de seres humanos… sin tan siquiera problemas de congestión y explosión demográfica.

Parafraseando a Hardin podría afirmarse que los aproximadamente 156 mil habitantes que en el año 2005 vivían en la localidad bogotana de Chapinero, ocupaban no sólo unos 39 kilómetros cuadrados de esta sección de la urbe sino que, además, requerían mucha más tierra al ser consumidores directos e indirectos de millares de bienes y servicios provenientes de otros lugares de Colombia y del resto del mundo.

Así las cosas, el área puesta al servicio de la explotación minera es mucho más grande que el espacio calculado en la delimitación de las reservas mineras y de los títulos otorgados, debido a las siguientes razones:

  1. Los recursos mineros que nominalmente pertenecen al Estado colombiano, si acaso, en realidad constituyen una despensa para nutrir con energía y materias primas los colosales niveles de consumo directo e indirecto de distantes poblaciones ubicadas en Estados Unidos, Canadá, China, Japón, Turquía, Israel, Italia, Suiza… ¡con razón las palabras no ocultan su significado y la palabra concesión está emparentada con términos como cesión, cortesía, aquiescencia, indulgencia, componenda, donación, etc.!
  2. Los productos de la minería no fluyen cual maná que cae del cielo: son mercancías que se extraen mediante el uso o consumo de otras mercancías. En el siglo XIX, Jevons mostró que el carbón de los ingleses los dotaba de poder adquisitivo suficiente como para disponer de campos de té chino, plantaciones de café, azúcar y especias de la India y grandes viñedos de Francia y España, entre otros recursos globales. Así las cosas, una oferta de minerales genera demanda por recursos como agua y oxígeno, y también por herramientas, máquinas, trabajadores, comerciantes, alimentos, vivienda, transporte, servicios de seguridad, servicios financieros, etc. [3]
  3. Los bienes y servicios que demanda la oferta de recursos minerales afectan el uso del espacio en los ámbitos local, regional, nacional y mundial. En el entorno de las minas se asientan y expanden poblaciones; luego de arrasar selvas y bosques se construyen carreteras, puertos y se erigen mercados. En Colombia municipios boyacenses como Muzo, y antioqueños como Cáceres, Santafé, Zaragoza, Segovia y Remedios se originaron y expandieron en torno a las actividades mineras; otros como Marmato (en Caldas) están en vía de extinción y desplazamiento.
  4. Keynes y Shackle han mostrado que el futuro se moldea gracias a la imaginación y a la formación de expectativas. El mito de El Dorado y la promesa de la tierra prometida (del sueño americano) han transformado radicalmente los territorios de América. Como en el cuento de Gabo, algo va a pasar con la riqueza que prometen nuevos potenciales mineros [4].
  5. En las economías no se producen únicamente bienes y servicios, sino también perjuicios y externalidades negativas. Del mismo modo que resulta imposible hacer una cirugía sin dolor, sin derramamiento de sangre y sin provocar nuevos males y complicaciones, la actividad minera es similar a extraer órganos a un ser vivo. La extracción de energía y de minerales implica costos como la explotación y contaminación desmesurada de agua y aire, y la destrucción de bosques y selvas.
  6. Debido a la competencia mercantil (jalonada por el ánimo de lucro) y a la alta rentabilidad de las actividades mineras, existe y con seguridad existirá un flujo permanente de individuos y de empresas orientados a invertir sus esfuerzos en las actividades más rentables. Posiblemente, en busca de maximizar su rentabilidad, serán abandonadas y menospreciadas labores supuestamente inútiles (contemplación y goce de un paisaje selvático) y otras menos rentables como la agricultura (¡el oro es más rentable que la coca!).

Finalmente, el saber cuánta tierra realmente requiere y consume la actividad minera, es un asunto que depende de las capacidades humanas. Seguramente seres como los sobrealimentados ministros y dirigentes gremiales no tendrían la capacidad física suficiente para adquirir un terreno de las dimensiones del Central Park neoyorkino o del Parque del Salitre en Bogotá, suponiendo un concurso de capacidad física como el que los bashquiros le impusieron al codicioso terrateniente Pajom, en el conocido cuento de Tolstoi.

Tristemente los seres codiciosos anhelan más de lo que merecen (su ambición es más que indirectamente proporcional al deterioro ambiental y al agotamiento de los recursos minerales), y la codicia es una enfermedad que contamina aún a los más pobres y desarraigados aventureros… como en las historias del oro y la coca noveladas por Alfredo Molano.

* Doctor en Ciencias Económicas de la Universidad Nacional, profesor asociado de la Facultad de Ciencia Política de la Universidad del Rosario, investigador del Centro de Estudios Políticos e Internacionales de la misma universidad.

Para ver las notas de pie de página, pose el mouse sobre el número sin dar click.

Escribir un comentario

Agradecemos a los investigadores, académicos y profesionales que contribuyen con sus artículos, declaraciones y caricaturas inéditos para ser publicados en la Revista Razón Pública. Los autores son responsables de sus ideas y de la presentación de los hechos en este documento.

“Los comentarios en Razón Pública están sujetos a moderación, (de 8 am a 6pm hora de Colombia) con el fin de garantizar un intercambio de opiniones en tono respetuoso - serán bienvenidas la crítica aguda y la ironía - que enriquezcan el debate y resulten interesantes para lectores y autores.
En consecuencia, no se aceptarán comentarios del siguiente perfil:
1. Que constituyan descalificaciones, ataques o insultos contra los autores o contra otros participantes del foro de comentarios.
2. Que incluyan contenidos, enlaces o nombres de usuarios que razonablemente puedan considerarse insultantes, difamatorios o contrarios a las leyes colombianas.
3. Comentarios sin sentido o repetidos, que serán eliminados sin piedad.

Los comentarios no reflejan necesariamente la opinión de Razón Pública, sino la de los usuarios, únicos responsables de sus propias opiniones.”


Código de seguridad
Refescar

Comentarios  

Luis Carrillo
0 # Luis Carrillo 23-07-2012 09:12
Excelente artículo profesor..
Responder | Responder con una citación | Citar | Reportar al moderador
juan
0 # juan 23-07-2012 09:22
siempre pense que la minería sobre todo a gran escala constituye una primitiva forma de obtención de recursos, peor aun cuando se trata de obtener recursos para una nación, pero imperdonable que sean recursos ni siquiera para esta nación sino para
multinacionales , que ni son tan multi ni tan nacionales, sino corporaciones privadas. Lo que esta haciendo santos es igual o peor a lo que hacia uribe, mientres este se hace el inocente , cuando su filosofia es la de un terrateniente del siglo XVII, por eso hay que poner claro de que se esta hablando cuando se habla de minería y de la supuestas "locomotoras" de "prosperidad", cual demagogia barata e imprudente...
Responder | Responder con una citación | Citar | Reportar al moderador
alejo
0 # alejo 23-07-2012 14:06
muchas gracias por el articulo. Ilustra mi ignorancia frente al tema.
Responder | Responder con una citación | Citar | Reportar al moderador
Fernando
0 # Fernando 24-07-2012 06:34
Muy buen articulo profesor, pero pregunto:import a acaso si nos creen bobos o no? La locomotora del progrso (sic) es inatajable.
Att fv
Responder | Responder con una citación | Citar | Reportar al moderador
sebastian
-1 # sebastian 28-07-2012 07:52
Es importante destacar que las opiniones sobre los efectos de la minería provienen de personas que no conocen que es minería y lo mas triste es que desconocen que sin la minería la vida diaria que tenemos no seria posible. Pregunto de que están hechos nuestros coches, computadores, accesorios de uso diario, incluso las joyas que tenemos de madera no son. ademas el único ingreso que sostiene a Colombia fiscalmente es la minería e hidrocarburos(i ncluso a las universidades) porque lo demás es basura no genera nada. Así que decidamos aguantamos hambre o vivimos armonicamente con el medio ambiente sin agricultura, industria, minería, etc.
les recomiendo que vayan a los paramos y vean la agricultura de papa,cebolla, etc y cuantifiquen los quimicos empleados y el area intervenida; el rio Bogota lo contamina la población y no la minería y cuantos centros poblados disponen sus aguas residuales sin tratamiento y alla no hay contaminación, los vertederos de basura, incluso la casa de cada uno de nosotros. abran google earth y vean el catatutmbo y alla no hay mineria y vean la cobertura vegetal totalmente intervenida por la coca y la cantidad de quimicos que caen por derrames a los rios y porque no recogemos el oleoducto caño limon covenas y vivimos de sembrar pasto y ya.
Responder | Responder con una citación | Citar | Reportar al moderador
David
0 # David 28-07-2012 16:13
de donde vienen nuestros productos "no comestibles" y aquello que alimenta nuestra insaciable sed de consumo "signos de una economia saludable" : carros, celulares televisores? pero donde terminan? contaminando comunidades en una gran injusticia ambiental, obsoletos despues de 1 año, y desechados como e-waste. Colombia, gracias a la falta de inversion en educacion, ciencia e investigacion, promocion a la tecnologia, hace que la mineria y la explotacion de hidrocarburos sea la unica salida (segun nuestros representantes politicos, que mas bien representan a multinacionales ). Exportamos solo materia prima, es importante para la economia, pero es insostenible, que haremos cuando se acaben los minerales? colapsar economicamente? . En la mineria, los niveles de educacion son muy bajos, lo que hace que el desarrollo social se mantenga en el piso, mucho analfabetismo, y gran perdida del capital natural. Ese no es el modelo de desarrollo que queremos, y que por ser afortunados de vivir en este pais, nos merecemos. No somos capaces de ni siquiera dimensionar los efectos ambientales, sociales, economicos adversos que trae la mineria y la explotacion de petroleo, y que seran mas evidentes en los años venideros.
Responder | Responder con una citación | Citar | Reportar al moderador
David
0 # David 28-07-2012 16:40
Segun la EPA, En estados unidos hay mas de 9000 millas (~15,000 km) de sistemas hidricos contaminados por aguas acidas mineras, provenientes de minas abandonadas. water.epa.gov/.../...
En europa, estos problemas tambien amenazan la sostenibilidad hidrica de la region: www.padre.imwa.info/index.html

En Colombia no hemos dimensionado estos problemas, no sabemos donde hay minas activas o abandonadas, produciendo acidez. Se ha visto mineria en los paramos, y la "legalidad" que es solo un documento, no garantiza que se sigan planes ambientales, seguridad y salud ocupacional. Los requerimientos tecnicos para la licencia ambiental, piden pruebas que "asumen" que la mineralogia en la mina es constante, que los minerales que producen acidez en la parte exterior de la mina son identicos a la interna, y por ende, la probabilidad de producir acidez y la calidad de los drenajes mineros. No hay control en los centros de acopio, ni en nada. Y el carbon cuando llega a los puertos, llega "limpio", como cuando se lava el dinero, libre de implicaciones sociales, ambientales, (no importa si la mina tenia planes serios ambientales, seguridad, explotacion infantil, mineria en paramo, etc). Estamos Graves: sostenibilidad hidrica superficial y subterranea, conflictos por el uso del suelo, violencia por grupos armados, no hay programas serios en las universidades (ni foros, simposions, talleres) para actualizar a mineros, e ingenieros y tratar los problemas ambientales, y las corporaciones autonomas regionales, como que no les importa.. en fin... hay muchoooo que hacer..
Responder | Responder con una citación | Citar | Reportar al moderador

Esta semana en Razonpublica