facebook   twitter   youtube 

¡No se pierda esta semana!

#SOSRazonPublica

Por Hernando Gómez Buendía

Lo que va de Erasmus Reichel a Gerardo Reichel Dolmatoff

(Tiempo estimado: 5 - 9 minutos)

Mara_Victoria_Uribe_foto

Ante una acusación infamante contra el padre de la antropología colombiana que reprodujo la revista Arcadia, este texto señala las inconsistencias y examina la calidad ética de la investigación que sustenta aquellos cargos.

María Victoria Uribe*

Una grave acusación

Un juicio sin defensa y sin jurado. Esto fue lo que vieron[T1] , asombrados, los asistentes a uno de los paneles del 54° Congreso de Americanistas reunido en Viena el pasado mes de julio 

El escenario: una reunión de académicos de todas las nacionalidades y disciplinas. El juez: un arqueólogo colombiano de nombre Augusto Oyuela, profesor en una universidad de Florida. El acusado ausente: el fundador de la antropología y de la arqueología en Colombia, el profesor Gerardo Reichel Dolmatoff (nacido en 1912, muerto en 1994).

El evento tuvo lugar en una sala donde el profesor Oyuela leyó su conferencia ante una audiencia desprevenida. Con la voz entrecortada citó algunos pasajes de un diario escrito por un tal Erasmus Reichel quien, supuestamente, es el mismo antropólogo que vivió en Colombia entre 1939 y 1994. Eso, al menos, es lo que se desprende del video de la conferencia de Oyuela que aparece en You Tube y de oír a los colegas que asistieron al evento.

Sin prestar atención a las consecuencias de su presunta intervención “académica”, el profesor Oyuela lanzó una bomba de impacto al afirmar que un tal Erasmus Reichel era en efecto Gerardo Reichel Dolmatoff, quien por lo tanto habría sido un militante activo de las juventudes hitlerianas entre los 14 años y los 21 años de edad, entrenador de guardias en el campo de Dachau e integrante de la guardia personal de Hitler.

Una acusación temeraria sin duda, a juzgar por sus “pruebas” sobre la identidad del acusado, apoyándose en algunas fotos de infancia y juventud que nada dicen, en dibujos hechos por Reichel Dolmatoff que poco aportan como prueba de sus instintos criminales, y en cartas y fragmentos de un diario que supuestamente lo inculpan.

Fue toda una aventura de “investigación académica”, atrevida e irresponsable, que afecta no solo al fundador de la antropología colombiana, sino a su familia, a sus allegados, a sus numerosos alumnos y a la profesión en su conjunto.

Maria_Victoria_Uribe_Reichel_americanistas
 
 
 
 
 
 
 
 
 
Las acusaciones se conocieron
en uno de los paneles del 54°
Congreso de Americanistas
reunido en Viena el pasado mes de julio.
Foto: facebook.com/54ICA

Inconsistencias de bulto

En este texto me limito a señalar algunas inconsistencias en esta narrativa acusatoria y a formular algunas preguntas desde mi condición de antropóloga estudiosa del Holocausto. Comienzo por las inconsistencias.

-En primer lugar quisiera señalar que la narrativa del profesor Oyuela es tramposa y facilista porque aborda únicamente una parte de la historia personal de un intelectual tan complejo y prolífico como lo fue Reichel Dolmatoff. En esta narrativa omite lo que habría sido el trayecto más contradictorio de su vida: la transición de nazi a miembro de la resistencia anti-nazi.

Resulta muy poco creíble que un integrante activo del nazismo durante la década de 1930 hubiera podido ser parte activa de la resistencia francesa a finales de esa misma década: Gerardo Reichel Dolmatoff militó en el movimiento Francia Libre, y fue condecorado por el General Charles De Gaulle con la Orden Nacional del Mérito.

-Tampoco es fácil de creer que Reichel Dolmatoff, quien llegó al país en 1939, se hubiera insertado sin despertar sospechas en la colonia de ciudadanos austro-húngaros radicados en Colombia, entre quienes se contaban y se cuentan intelectuales notables, o cómo pudo convivir con familias tan respetables como los Ungar, los Uprimny, los Cahnspeyer y otras más que lo frecuentaron a lo largo de sus 55[T2] años en Colombia.

-Una tercera duda resulta de la constante presencia y proyección públicas del profesor Reichel Dolmatoff, quien fue profesor en universidades destacadas de Estados Unidos, de Europa y de Japón, asistió a innumerables seminarios y [T3] congresos nacionales e internacionales, se dejó fotografiar en espacios públicos y fundó el departamento de antropología en una de las universidades más prestigiosas de Colombia. Este no es el proceder de un nazi que huye de su pasado criminal, se refugia en un país lejano, cambia su nombre y su apariencia física y trata de comportarse como un ciudadano del común, tal como hizo Eichmann en Argentina.

Maria_Victoria_Uribe_Reichel_Dolmatoff
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
El acusado ausente: el fundador
de la antropología y de la arqueología
en Colombia, el profesor Gerardo
Reichel Dolmatoff 
(nacido en 1912, muerto en 1994).
Foto: INÉS REICHEL, en Banrep.gov.co

La ética del historiador

Yo llevo muchos años investigando criminales y homicidas. Después de ver el video de la conferencia-acusación, y de leer el artículo publicado, de manera irresponsable, por la revista Arcadia, tengo algunas consideraciones respecto de la calidad ética de la investigación que adelantó el profesor Oyuela.

Cuando se investiga la historia de un criminal de guerra que se arrepiente (y tal parece ser el caso de Erasmus Reichel) resulta éticamente indebido dejar de lado una parte de la historia, evadiendo la explicación sobre qué implica arrepentirse y admitir la culpa. Según el relato de Oyuela, Erasmus Reichel fue expulsado del Partido Nacional Socialista, se arrepintió de su pasado criminal y (sin que conozcamos detalles del proceso) entró a formar parte de la resistencia antifascista francesa para acabar viviendo en Colombia convertido en el antropólogo que todos conocimos, dedicado a la investigación de las culturas indígenas. ¿No es lo suficientemente compleja una trayectoria vital como la descrita para que quien aborde su estudio tenga la obligación moral de dar cuenta de todo el recorrido vital?

Y en cuanto a las pruebas que aporta y la veracidad de las fuentes que utiliza, me vienen a la memoria el estudio y documentación de casos como las masacres de El Salado y La Rochela hechos por el grupo de Memoria Histórica, donde el grupo aplicó criterios rigurosos para constatar la veracidad y confiabilidad de las fuentes. Pero en el caso que nos ocupa al parecer resultó más fácil para el profesor Oyuela optar por construir un personaje siniestro sin asumir la responsabilidad por la totalidad del ser humano.

Todo este lamentable episodio trae a la memoria algo que decía Claude Etherly, el piloto responsable de la bomba de Hiroshima, en una de sus cartas al profesor Gunther Anders que lo acompañó y apoyó a lo largo de su atormentada vida y sostuvo con él una larga correspondencia; decía Etherly que los responsables de tirar las bombas suelen ser personas sin imaginación porque son incapaces de vislumbrar las consecuencias de sus actos.

*Antropóloga, Universidad del Rosario.

Respuesta a la carta abierta de la Toya Uribe**

Si la Toya Uribe tiene dudas, ella misma pude o cualquier investigador puede ir al archivo del Bundesarchiv y solicitar los archivos relacionados con Gerardo Reichel-Dolmatoff. Es un archivo público accesible a investigadores y bien pueden revisar la documentación. Yo me he limitado a exponer la evidencia al respecto. Igualmente le recomiendo hablar con los descendientes de los Reichel en Austria, ellos le puede (sic.) confirmar esta historia que ellos conocen bien. Que tengamos que ver la influencia del pensamiento de Reichel y en particular del humanismo europeo en la antropología de manera critica, creo que es urgente hacerlo. Si con pataleas (sic.), insultos se cree que se resuelve o borra la historia, eso no va a pasar. La historia alcanzó a Reichel y esa es la realidad. Yo estimé a Reichel, igual que muchos otros pero no puedo ignorar o ser cómplice de un perpetrador de crimines y pretender que esta evidencia no existe, simplemente por su labor académica e intelectual debe bastar.

Lástima que la Toya, y continuo (sic.) reproduciendo la tradición oral sin soporte alguno. ha tomado esa actitud bélica y violenta, en lugar de la lógica y el sentido común, lo cual es extraño para alguien que dice ser un experto en violencia y el holocausto. Igualmente si quiere hacerme un ataque nacionalista (cuestionando mi identidad colombiana), ella esta reproduciendo exactamente el problema el pasado que generé en el antisemitismo y el racismo. Recomiendo leer los textos anexo con respecto a Mircea Eliade. Espero que se discuta Reichel, pero no reproduciendo la violencia verbal, no podemos caer en esa trampa del fascismo intelectual. Reciban un cordial saludo

Augusto Oyuela Caycedo

**La respuesta fue tomada de
https://www.facebook.com/arquex1/posts/410227632372743 

Escribir un comentario

Agradecemos a los investigadores, académicos y profesionales que contribuyen con sus artículos, declaraciones y caricaturas inéditos para ser publicados en la Revista Razón Pública. Los autores son responsables de sus ideas y de la presentación de los hechos en este documento.

“Los comentarios en Razón Pública están sujetos a moderación, (de 8 am a 6pm hora de Colombia) con el fin de garantizar un intercambio de opiniones en tono respetuoso - serán bienvenidas la crítica aguda y la ironía - que enriquezcan el debate y resulten interesantes para lectores y autores.
En consecuencia, no se aceptarán comentarios del siguiente perfil:
1. Que constituyan descalificaciones, ataques o insultos contra los autores o contra otros participantes del foro de comentarios.
2. Que incluyan contenidos, enlaces o nombres de usuarios que razonablemente puedan considerarse insultantes, difamatorios o contrarios a las leyes colombianas.
3. Comentarios sin sentido o repetidos, que serán eliminados sin piedad.

Los comentarios no reflejan necesariamente la opinión de Razón Pública, sino la de los usuarios, únicos responsables de sus propias opiniones.”


Código de seguridad
Refescar

Comentarios  

Reichel
+18 # Reichel 20-08-2012 13:12
A la final, la antropologa no desestima ninguna de las pruebas presentadas por Oyuela, simplemente no le gusto la conferencia, y las incosnsitencias que ella señala, son circustanciales y no presentan pruebas para desetimar lo presentado por Oyuela, en conclusion, las pruebas de Oyuela son mas certeras que las aportadas por Uribe.
Responder | Responder con una citación | Citar | Reportar al moderador
Jaime Rodruigues
+6 # Jaime Rodruigues 20-08-2012 13:55
BUeno desafortunadame nte, en el texto de la investigadora una vez mas queda en evidencia el problema de la antropología colombiana, su parroquialismo asociado a la clase social sabanera que solo deja en evidencia la falta de autocritica y y reflexividad ante hechos tan graves. Que necesitamos para cuestionar la figura de Reichel, las pruebas de ADN, establecer un equipo de CSI nativo que revindique las bondades de Reichel. Acaso los ejemplos historicos que facilmente olvida la columnista, tales como Heidegger, Wagner y algunos científicos del Instituto Kaiser Guillermo no ponen en la escena pública la necesidad de cuestionar el ejercicio moral de la antropología. Quizas y tal vez quizas cuando la antropología colombiana aprenda a tener discusiones serias, que sobrepasen la personalización de un trabajo de investigación, quizas y tal vez quizas, la disciplian emergerá de manera más seria en el mundo actual acdémico. Menospreciar el trabajo de un investigador solo con argumentos equivocos, basados en un pretendida legitimidad y autoridad solo deja entrever la incapacidad reflexiva para asumir la posibilidad de tales hechos. Tal vez cuando la columinista deje de lado esa narravita que invisibiliza el problema del encubrimiento y pseudoconversió n de algunos criminales de guerra en la posguerra y pueda pensar out of the box, quizas pueda tener un dialogo academico y moral importante.
Responder | Responder con una citación | Citar | Reportar al moderador
Mariano Useche
+3 # Mariano Useche 20-08-2012 16:41
Si el tal Erasmus Reichel es el mismo prof. Gerardo Reichel es algo que sólo podrá dilucidarse tras una nueva investigación apenas el Bundesarchive libere la documentación como lo ha prometido. En todo caso, no hay indicio de que el tal Erasmus se hubiese arrepentido de su vinculación con las SS y de sus crímenes supuestamente confesados, como lo hicieron muchas personas (no acusadas de crímenes, por cierto) y quienes después fueron brillantes intelectuales y artistas. Por mi parte, no me cuento entre los que asesinan al mensajero aunque me traiga malas nuevas, sobre todo cuando, como en este caso, el mensajero no es espurio y tiene una trayectoria, aunque modesta, respetable y reconocida en sus respectivos nichos académicos. ¿Acaso tiene Oyuela una motivación indigna para dar a conocer estos papeles y arriesgar su cargo académico en la Universidad de la Florida?
Responder | Responder con una citación | Citar | Reportar al moderador
Martica Lopeira
+3 # Martica Lopeira 20-08-2012 16:49
Lo positivo del profesor Augusto Oyuela y ahora de la antropóloga María Victoria Uribe es que se abrió el debate intelectual y ético por la conducta de un antropólogo que gozo de un gran prestigio nacional e internacional. Sería de mucha utilidad que la sociedad colombiana pudiera debatir, analizar, reflexionar sobre todos los temas. Por eso no me parece irresponsable de la revista Arcadia el haber publicado el artículo y que tengamos la oportunidad de ver y escuchar el video.
Responder | Responder con una citación | Citar | Reportar al moderador
hernando aldana v.
0 # hernando aldana v. 20-08-2012 16:52
La imaginacion no es el problema de los responsables de tirar las bombas, su problema es la incapacidad de pensar, como lo señala muy bien Hannah Arendt en el jucio de Adolf Eichmann.
Responder | Responder con una citación | Citar | Reportar al moderador
Juan Carlos Acebedo
+7 # Juan Carlos Acebedo 20-08-2012 18:05
El artículo de la revista Arcadia y la conferencia del profesor Augusto Oyuela, así como el artículo de Maria Victoria Uribe, son documentos para pensar en la difícil y contradictoria condición política del intelectual; si lo que se afirma de Reichel-Dolmato ff por parte de Oyuela resulta verídico, su imagen pública se tornará sin duda más compleja, aunque no menos interesante. Y esto no necesariamente desmerece sus aportes a las ciencias sociales en Colombia. En lo personal, me preocupan más algunos intelectuales criollos que comenzaron su vida pública en alguna instancia de la izquierda colombiana, y terminaron agitando incienso y haciendo genuflexiones a nuestro Hitler de provincia, a quienes algunos llamaron "El imprescindible" , Tola y Maruja lo llamaron cautamente "el que sabemos", altos funcionarios del Das lo llamaban como el Número 1, y otros ingenuos todavía invocan como nuestro supuesto Mecías, con carriel y sombrero aguadeño.... No comparto con María Victoria Uribe la apreciación de que el artículo de Arcadia y la investigación de Oyuela sean "irresponsables "; pueden ser parciales, incompletos, insuficientes para corrobarar la hipótesis, pero abren un debate necesario.
Responder | Responder con una citación | Citar | Reportar al moderador
Dora de Cabrera
0 # Dora de Cabrera 20-08-2012 19:39
Comparto la idea central de la falta de rigurosidad del profesor Oyuela. Sin embargo éste artículo no es menos superficial que el de Arcadia.
Para demostrar la falsedad de los argumentos que acusan de Nazi a Dolmatoff, la autora parece escribir con el deseo.
Responder | Responder con una citación | Citar | Reportar al moderador
Lina C.
+4 # Lina C. 20-08-2012 19:45
El hecho de que en Bogotá haya supuestamente "familias tan respetables como los Ungar, los Uprimny, los Cahnspeyer" no es un motivo para rebatir una afirmación como la que se hace sobre Reichel. Si bien el artículo de Arcadia también tiene vacíos importantes (no he visto la conferencia), la discusión tiene que poner un punto más alto en los argumentos que utiliza.
Importante sería, por ejemplo, responder al cuestionamiento que el autor del artículo de Arcadia hace sobre la necesidad de revaluar la antropología por este supuesto descubrimiento. Esta idea es realmente muy discutible, principalmente si no se ha descubierto que en la obra de Reichel haya indicios de ideologías de corte nacionalsociali sta.
Responder | Responder con una citación | Citar | Reportar al moderador
Jorge Durán
+2 # Jorge Durán 20-08-2012 20:26
Asumamos que es cierto el hallazgo. A un nombre de tan larga y rica existencia (82 años), no se le puede juzgar por lo que hizo o dejo de hacer en 7 años de la juventud, que siempre se ha caracterizado por ser los más locos e irresponsables. Hay que ponderar esa etapa con la de la resistencia anti-nazi, pues esta militancia en esa época si conllevaba un riesgo cierto para la vida.
Responder | Responder con una citación | Citar | Reportar al moderador
haugusto
+2 # haugusto 20-08-2012 21:01
1. Me parece importante que no pase inadvertido el comentario de Oyuela, amerita una investigación exhaustiva de parte del gremio.
2. En un futuro no muy lejano habrá un Colega físico que desestime el valor humano de Feyman por ser la persona en la que recae la fabricación de la bomba átomica que tanto mal ha hecho a la humanidad y tan importante para el futuro.
Responder | Responder con una citación | Citar | Reportar al moderador
Sigifredo Leal G.
+15 # Sigifredo Leal G. 21-08-2012 06:00
Del título y la propaganda previa que circuló por las redes sociales sobre la publicación de este artículo se desprendía que ofrecería una polémica cuidadosa, pero resultó una airada diatriba, que contiene varios sofismas. Entre otros:

1. El título de la conferencia ("Gerardo Reichel-Dolmato ff: su pasado, legado y problemas"), si bien ultrageneralist a, deja claro que el objeto de la exposición no es la totalidad de la obra de Reichel, ni su presunta conversión. En consecuencia, resulta tendencioso reclamarle a Oyuela por no haber cumplido un objetivo que al menos según el título no parecía ser el de la exposición.

2. Es falso que resulte poco creíble que un ex-nazi haya podido ser parte de la resistencia francesa y posteriormente condenado por DeGaulle. Ese tipo de procesos de "conversión" política es bastante conocido, y en Colombia sobran casos entre los reinsertados del EPL y los desertores de las FARC que se han pasado al DAS y los paramilitares. Si ejemplos faltaran, también está el caso de Mosab Yousef, hijo de un fundador de Hamas devenido colaborador estrella del servicio secreto israelí. De aceptar el razonamiento de Uribe sobre lo poco creíble del cambio de bando de Dolmatoff, habría que lanzar a la basura esos otros elementos de la realidad política colombiana o israelí, por "poco creíbles".

3. Que alguien con un pasado totalitario haya vivido años sin ser descubierto no es prueba de que ese pasado no existió. Habría que indagar entre lo que la autora llama "familias notables" sobre si circularon rumores, aparecieron conocidos inesperados, etc. Ese capítulo está por escribirse y quién sabe si se escribirá, pero resulta insensato de toda insensatez atribuirle al desconocimiento de la sociedad austro-húngara- bogotana el estatus de prueba contra una investigación que por incómodos que sean sus resultados se debería presumir coherente. De acuerdo a la tradición científica en la que la autora se inscribe, lo coherente sería demostrar lo equivocado con el análisis haciendo una crítica juiciosa de la evidencia (o "evidencia") presentada por Oyuela.

4. El de Eichman no es el único caso de un nazi en el exilio, así que tomar su comportamiento como parangón del "ex-nazi" tipo parece más un ejercicio de folclorismo de inicios del siglo XX (cuando se hablaba de "LA campesina boyacense" o "EL traje típico tolimense"), que de crítica académica. Otro ejemplo de nazi en el exilio que contradice el "tipo" establecido por la autora es el de Erich Priebke, archiconocido asesino nazi que se refugió en Argentina sin cambiar de nombre y se convirtió en un prominente lider comunitario y educativo en Bariloche, hasta que la justicia italiana lo pidió en extradición por su responsabilidad en la masacre de las fosas Adreatinas. En ese contexto, usar a Eichman para descalificar las conclusiones correctas o equivocadas no parece una actitud coherente con lo que debería saber alguien que se declara "estudiosa del Holocausto".

No me voy a referir a la discusión ética que plantea el artículo, porque el eje es que la dignidad alcanzada por un personaje y la tranquilidad de sus allegados familiares o institucionales , es un argumento definitivo para no exponer los resultados -buenos o malos- de investigaciones sobre su pasado.

Opino que la Totaler Krieg desatada contra Oyuela por su investigación carece, en buena medida, de nivel académico. Llevo casi una semana leyendo insultos y descalificacion es, comentarios sobre la personalidad del autor y su trayectoria laboral. Por lo pronto no he leído una sola línea en la que se controvierta documentalmente la evidencia (o "evidencia") que presenta.

Al margen de que considero correcto deslindar el pasado de Reichel Dolmatoff de su obra antropológica, y coincido con quienes han planteado que su obra misma es una gran muestra de que él rectificó ese pasado si alguna vez lo tuvo, resulta lamentable ver cómo los partidismos académicos y los abolengos familiares han dado lugar a un fenómeno que más parece una pelea de borrachos liberales contra borrachos conservadores, que una discusión entre científicos sociales.

Sigifredo Leal G.
Responder | Responder con una citación | Citar | Reportar al moderador
MPS
+6 # MPS 21-08-2012 11:53
Injusta critica al profesor Oyuela. El estudio presentado evidentement impacto al mismo Oyuela, por lo que el creyo estar encontrando. Mucho antes q un intento por descreditar a Reichel-D. fue la presentacion de una hipotesis con pruebas respaldandola. Asi se hace ciencia. No haciendo ataques personales a los investigadores. Si Uribe tiene evidencia contraria, pues q la presente o q exponga sus dudas sobre la validez de la hipotesis. No me parece q Oyuela estuviera tratando de pintar a R-D como a un asesino, sino de plantear tambien dudas sobre su pasado y una hipotesis q en su vision presenta demasiadas coincidencias.
Responder | Responder con una citación | Citar | Reportar al moderador
Jorge Iván Cuervo R.
+5 # Jorge Iván Cuervo R. 21-08-2012 12:54
Al final comprendimos, como es apenas razonable, que a María Victoria Uribe le indignó la publicación de Arcadia, pero no refuta de manera creíble los señalamientos de Oyola, por el contrario, los confirma y se duele de no haber presentado el caso en toda su complejidad. No creo que Arcadia haya sido irresppnsable al presentar el artículo.

Las preguntas de Uribe no alcanzan a ser dudas razonables. Lo que hay que investigar ahora por parte de los interesados es el proceso de conversión y de redención de que fue objeto Erasmus Reichel para terminar convertido en Reichel Dolmatoff. De ahí saldría una biografía apasionante.

La defensa de Uribe se hace con el deseo y con la misma falta de rigor científico que le atribuye a Oyola.
Responder | Responder con una citación | Citar | Reportar al moderador
Ana C.
+4 # Ana C. 21-08-2012 13:51
1.Porque la autora no incluye en su articulo que en la presentación el investigador mencionó las conversaciones con un familiar de RD que le ayudaron en su investigación?
2.Cuando menciona las pruebas porque no menciona los archivos del Bundesarchiv?
3.El profesor Oyuela menciona que buscaron la información en los años que RD "se arrepintió" (1936-1937) y no se encontró la información. Posiblemente porque estaba en la lista negra de la SS??? Entonces uno se imagina que RD se escondió como pudo...lo cual no facilita el trabajo del investigador.
4. En Bogota convivieron perseguidos y perseguidores y eso lo sabe quien haya tenido una relación cercana a esa comunidad de inmigrantes.
Responder | Responder con una citación | Citar | Reportar al moderador
Jorge Giraldo
-5 # Jorge Giraldo 21-08-2012 16:47
El Juicio a los Hombres debe hacerse durante su Vida.

Sobre su tumba sólo pueden expresarse opiniones, que su buen nombre no pueden enlodar.
Responder | Responder con una citación | Citar | Reportar al moderador
Carlos Navarro
0 # Carlos Navarro 21-08-2012 18:53
Ojalá tenga usted toda la razón. Tener como padre de la sociología en Colombia a un antisemita, ya es suficiente para declarar la necesario orfandad de las ciencias en Colombia.
Responder | Responder con una citación | Citar | Reportar al moderador
Mariano Useche
+11 # Mariano Useche 21-08-2012 19:46
Debo lamentar que mi apreciada amiga María Victoria Uribe haya caido cual neófita en las oleaginosas aguas del debate apasionado contra otro de mis apreciados colegas y amigos, Augusto Oyuela-Caycedo, sin reparar en emplear las reglas del método científico que en otras ocasiones le ha sido tan útil. Ni Oyuela ni nadie en Colombia tiene motivaciones personales para demeritar la figura y legado intelectual de Gerardo Reichel-Dolmato ff. No sólo por razones académicas sino personales, la mayoría de los intervinientes en la discusión tenemos vínculos personales y profesionales con la familia de R-D; nos duele la aciaga circunstancia en que se hallan envueltos y sabemos que debemos actuar con el mayor sentido de responsabilidad , consideración y respeto por quienes no tienen arte ni parte en el pasado de nadie, aunque sean sus herederos o sucesores. El mismo Oyuela, me consta, fue un contertulio habitual del profesor R-D y ha sufrido personalmente, también me consta, con los descubrimientos del Bundesarchive, los que, por otra parte, no son sólo del profesor Oyuela. Y digo que Toya (espero poder seguir llamándola así, como toda la vida) cayó en aguas viscosas porque al margen de lo que perdure o no del legado intelectual de R-D hay tramos de su periplo juvenil que por lo menos, para las exigencias de la historiografía, no están claros ni en su cronología: primero que todo la Francia Libre se creó en 1940, un año después de la presencia de R-D en Colombia y quien la agenciaba era Paul Rivet quien se sintió, con razón, decepcionado porque otro ilustre amigo suyo, el arqueólogo Gregorio Hernández de Alba apareció fotografiado con diplomáticos nazis del gobierno de Vichy. Rivet, decepcionado por la gaffe de Hernández de Alba, conoce a RD en 1941 en Bogotá (no antes ni en Paris como se ha dicho) por medio de una joven aspirante a antropóloga, Alicia Dussán, prontamente deslumbrada por el apuesto e inteligente dibujante austriaco recién llegado, pues tal era su perfil local por esa época. Rivet adopta a R-D quien en adelante será su protegido, lo designa Secretario de la Francia Libre, y le consigue en el 42 la nacionalidad colombiana, sin mayores averiguaciones. En los datos de hoja de vida de GRD que han circulado, el período de 1923 a 1939 aparece ocupado por su educación en el monasterio benedictino de Kremsmünster, en Austria, y luego en la Akademie der Bildenden Künste, en Munich, Alemania, donde se diploma en 1936, pero sus estudios en arqueología aparecen referenciados como terminados por esa misma época en la Universidad de Paris. Ese período, sin embargo, es el mismo que en los papeles del Bundesarchive situa a Erasmus G. Reichel en las filas de las SS y en el entrenamiento de reclutas en Dachau hasta los 25 años, cuando se produce su reclusión sanitaria y luego defección y desaparición. En todo caso, el tal Erasmus Reichel, por circunstancias que apenas empiezan a ser objeto de averiguación, no apareció en las listas de colaboradores nazis en Colombia buscados por la inteligencia de USA. Me dicen mis fuentes que estos datos iban a ser presentados en un simposio en Viena en el 54 ICA por Christine Lauriere en su libro sobre Paul Rivet, pero la oportunidad se frustró pues coincidió con la fecha de la promoción académica de la autora.
El Bundesarchive ha prometido autorizar la divulgación completa de los archivos en los que se han basado los investigadores Oyuela-Caycedo y otros alemanes para examinar este tramo de la vida del ilustre antropólogo, tan caro a la vida académica de Colombia, como a la de sus admiradore, amigos y, por supuesto, familiares. Como el saber verdadero siempre está acompañado de una considerable dosis de dolor, nada saca nadie enojándose con el portador de las malas nuevas, salvo poner en tela de jucio y contra evidencia, la propia sindéresis y objetividad con la que quizás abordaría otros asuntos tanto o más enojosos.
Responder | Responder con una citación | Citar | Reportar al moderador
carmonje
+1 # carmonje 22-08-2012 01:46
En mi época de formación discutíamos sobre "la antropología como hija del colonialismo" para cuestionar el papel de algunos investigadores al servicio de las potencias colonialistas y los agentes de la colonización, con la intención de defender una antropología comprometida con el cambio y la transformación social en la perspectiva de contribuir a la construcción de una sociedad igualitaria.

Ahora la discusión se traslada a su origen en Colombia en investigadores con un pasado que se pone en tela de juicio y despierta la discusión sobre si es "hija del nazismo".

Sin entrar a descalificar ni a Reichel ni a Oyuela, esta "bomba" lanzada reanima una muy buena discusión que también dimos en el pasado sobre el papel del investigador, su postura ideológica, los intereses a los cuales sirve, la falsa neutralidad de la ciencia, particularmente la ciencia social, entre otros cuestionamiento s a la disciplina y a quienes oficiamos como tales. Es pues una buena oportunidad para sacar del marasmo a la antropología o a muchos colegas antropólogos sumergidos en la ciencia y el academicismo, integrados al establecimiento y en el peor de los casos al servicio de oscuros intereses. La pregunta que se renueva es ¿Qué papel estamos cumpliendo los antropólogos de hoy y cual es el rol de nuestra disciplina en las actuales circunstancias de la realidad colombiana a la cual se le da la espalda?
Responder | Responder con una citación | Citar | Reportar al moderador
Enrique Uribe Botero
-6 # Enrique Uribe Botero 22-08-2012 09:24
Veo en la ponencia inicial y en los comentarios a la columna de la toya, un inocultable deseo de ver en Gerardo Reichel Dolmatoff a un Nazi antisemita, por encima de cualquier consideración. Impresionante el profundo placer y la cantidad de endorfinas que en algunos produce la desgracia de las personas que brillan. El afán de la chiva y del gran "bombazo" (sería el único secreto que en la historia de la humanidad se guarda por más de 60 años) supera y enceguece cualquier posibilidad de respeto y cuidado ante una figura pública, y esto, aun cuando a los comentaristas y al ponente les parezca, no es un detalle menor. No existe, estoy seguro, sin conocer a fondo la historia del nazismo, ningún militante Nazi que arrepentido haya salido a exiliarse y ejercer una brillante vida pública, académica y científica de cara al mundo entero. Esto aun cuando muchos lo quiera hacer un hecho, simplemente no suma, como tampoco suma que un Nazi de un año al otro pase de ser parte de la guardia personal de Hitler a ser miembro activo de la resistencia francesa. Pensar que el general De Gaulle en plena segunda guerra mundial, condecoraría a un Nazi arrepentido, es no sólo una muestra de flagrante ignorancia de política internacional, cartilla número uno, si no un evidente ejemplo de la miel que produce en la boca de algunos la desgracia de los grandes.
Responder | Responder con una citación | Citar | Reportar al moderador
Enrique Uribe Botero
-7 # Enrique Uribe Botero 22-08-2012 17:58
Primero que todo confieso que me aburre responder anónimos, lo dudé todo el día pero es que los argumentos de Slealg, son tan simples, deleznables y tan sumamente fáciles de desbaratar que no pude con la tentación. Aclaro para empezar que a pesar de que comparto con Ma. Victoria Uribe, con Serpa Uribe y con Álvaro Uribe mi primer apellido, par a mi pesar, ni de lejos por mis venas corre su misma sangre y para mi profunda tristeza, espero que no, es más probable que algo tenga que ver con el último.
Paso entonces a comentar los argumentos de este enmascarado personaje:
Es falso que resulte poco creíble que un ex-nazi haya podido ser parte de la resistencia francesa y posteriormente condenado por DeGaulle. Ese tipo de procesos de "conversión" política es bastante conocido, y en Colombia sobran casos entre los reinsertados del EPL y los desertores de las FARC que se han pasado al DAS y los paramilitares.
Bueno, comparar la segunda guerra mundial con la compra por parte del paramilitarismo de unos guerrilleros muertos de hambre en medio de la selva húmeda tropical del Urabá, es más o menos lo mismo que decir que Mercedes Sosa es de la misma familia que Mercedes Benz.
Si ejemplos faltaran, también está el caso de Mosab Yousef, hijo de un fundador de Hamas devenido colaborador estrella del servicio secreto israelí.
¿Cuales serían las razones "éticas"(que las que hubiera tenido el famoso Dolmatoff que trabajó con Hitler para pasar a la resistencia francesa, eso sí cambiando de nombre)por las que el "señor" Mosab Yousef pasó al servicio secreto israelí? Muy difíciles de adivinar? se necesitará una mente muy torcida para suponer? Aquí una vez más, la segunda guerra mundial no es comparable con la larguísima y complicada historia del conflicto Árabe israelí ni el año 1939 en Europa es el 2010 en el Medio Oriente, como Apartadó y Turbo, no son París y Berlín.
3. Que alguien con un pasado totalitario haya vivido años sin ser descubierto no es prueba de que ese pasado no existió.
No se trata simplemente de un "pasado totalitario". Se trata un agente de la S.S al servicio de la máquina de muerte más aterradora de la humanidad, de la cual llevamos más de 70 años buscando los responsables con la lupa más poderosa posible y el único que se logró esconder fue quién con su mismo apellido, se decidió por una vida pública académica y científica de prestigio mundial. De modo que qué pena con Slealg pero que no se haya descubierto si es una prueba fehaciente de que no existió. Décadas, millones de peses y miles de personas buscándolo y no encontraron al dañino G.R. Dolmatoff quién caminaba por las calles de Bogotá, N.York y Berlin como Pedro por su casa y visitaba aeropuertos internacionales con frecuencia, sin ser descubierto… No me haga reir Mr. Slealg. Tuvo que llegar el "profesor" Oyuela en una "investigación académica" para revelarlo. Chistoso.

4. El de Eichman no es el único caso de un nazi en el exilio, así que tomar su comportamiento como parangón del "ex-nazi" tipo parece más un ejercicio de folclorismo de inicios del siglo XX (cuando se hablaba de "LA campesina boyacense" o "EL traje típico tolimense"), que de crítica académica.
Esta afirmación, echa sin duda desde una profunda misoginia, a juzgar por su vocabulario y argumentos, para su pesar si es un comportamiento típico de los fugitivos, y no solamente de los fugitivos nazis, cambiar de nombre, identidad profesión y todo lo que puedan, es la norma, nada que ver con "la campesina boyacense" a quién su "identitad" se la da la tierra en donde nació, (lo cual estoy de acuerdo con usted, es injusto y folclorismo barato), y no su condición de prófugo, esta sí invariable a través de la historia y alrededor del mundo. Quienes tienen deudas (y qué deudita!) con la justicia, le cuento, se esconden.
Vía que no siguió R. Dolmatoff, él prefirió hacerse célebre por sus definitivos estudios antropológicos echos en el nuevo mundo y mostrarse en las páginas de todos los periódicos con la regularidad que pocos científicos en el mundo lo han hecho.
Otro ejemplo de nazi en el exilio que contradice el "tipo" establecido por la autora es el de Erich Priebke, archiconocido asesino nazi que se refugió en Argentina sin cambiar de nombre y se convirtió en un prominente lider comunitario y educativo en Bariloche, hasta que la justicia italiana lo pidió en extradición por su responsabilidad en la masacre de las fosas Adreatinas
Pues ya ve usted, no lo contradice como usted lo afirma, porque por no esconderse lo cogieron. Como cogieron a miles de Nazis que se escondieron y que no se escondieron, al único que logró atrapar un “colega” y no los servicios de inteligencia fue a G.R. Dolmatoff. De verdad que esta historia parece más de Godofredo Cínico Caspa.
Responder | Responder con una citación | Citar | Reportar al moderador
Juan Carlos Pastrana
-9 # Juan Carlos Pastrana 22-08-2012 18:54
Bogotá, 21 de agosto de 2012
Señoras y señores
Consejo Directivo
Universidad de los Andes
Ciudad

Estimados señoras y señores:
En días pasados, por diversos medios, se han divulgado informaciones acomodadas de tal forma que mancillan la honra y el buen nombre del profesor Gerardo Reichel-Dolmato ff, fundador y primer director del Departamento de Antropología de la Universidad de los Andes.
La más grave y central de las imputaciones sobre el pasado del profesor –las demás se caen por malintencionada descontextualiz ación histórica- es de naturaleza criminal y se basa en un escrito endilgado a Reichel que un señor de apellidos Oyuela Caicedo revela admitiendo de antemano (Revista Arcadia, 2012-08-13. El pasado nazi de Reichel-Dolmato ff) “que, por el momento, no se puede estar seguro de que el texto fue escrito por Reichel. Según (Oyuela), hay indicios de que fue manipulado y publicado sin permiso.”
El texto “Es bastante exagerado. Se puede tratar de una falsificación; es la primera impresión que uno tiene”, añade el mismo libelista al sindicar al profesor Reichel partiendo del deleznable documento en una seudoacadémica charla de veinticinco minutos.
La vida de Reichel, condecorado con la Legión del Mérito por el general Charles de Gaulle por su participación en la anti-nazi Resistencia Francesa, no fue la de un anónimo criminal de guerra oculto en la pampa argentina, el Mato Grosso o los bosques chilenos. Llegó a Colombia, la que habría de ser su patria, antes de la Segunda Guerra Mundial para dedicarse con nombre y apellidos a la investigación, a sus gentes y a la enseñanza. En la Universidad de los Andes y en Colombia primero, de manera preponderante. Luego en UCLA, Cambridge, Osaka y tantos otros centros del saber su característica figura y enorme intelecto le dieron brillo y honra a nuestro país. Sin tapujos ni disfraces.
El rompecabezas armado por Oyuela y divulgado por Arcadia es falso e irresponsable. El Consejo Directivo de la Universidad de los Andes podrá juzgar a simple vista y corroborar la manipulación de datos ciertos para brincar a conclusiones falsas y de presunciones falsas para ‘validar’ datos en entredicho. Basta leer con cuidado.
Más allá, el tamiz de un proceso en el que la Universidad de los Andes aclare con rigidez académica y sin prejuicios la honra o infamia de uno de los suyos abriría, por parte de sus pares, la puerta a la verdad. Apenas justo con quien hizo de la confrontación de los hechos y el estudio y exaltación de las gentes de Colombia su razón de ser.
Atentamente,
Juan Carlos Pastrana Arango
Responder | Responder con una citación | Citar | Reportar al moderador
Sigifredo Leal G.
+6 # Sigifredo Leal G. 23-08-2012 03:49
Una aclaración parcialmente innecesaria: ayer en la mañana llamé a Razón Pública para averiguar por la posibilidad de que editaran mi comentario incluyendo mi nombre completo. Dado que cuando lo introduje era la primera vez que usaba este foro, pensé que mi dirección de correo electrónico aparecería adjunta públicamente, y por eso no sería necesario incluir mi nombre en el encabezamiento. Lo parcialmente innecesario de esta aclaración tiene que ver con que si bien no era mi intención firmar con una abreviatura, no veo por qué deba ponerse en cuestión el derecho de cualquier lector a usar seudónimos o abreviaturas en el encabezamiento de sus comentarios, máxime tomando en cuenta la violencia que ha caracterizado la discusión sobre este asunto, que como está visto tiende a escalar.

Insisto en mi consideración de que un gritería sobre abolengos sustentada en descalificacion es personales resulta poco productiva para avanzar en una discusión que pone sobre la mesa problemas clásicos de las ciencias sociales, como lo ha señalado Carmonje en el foro.

Por otro lado, siguen sin aparecer las refutaciones académicas de las conclusiones de la investigación de Oyuela. Por lo pronto carezco de información suficiente para opinar sobre la consistencia de la evidencia que las apoya, así que tomo nota de los datos que refiere Mariano Useche y seguiré a la espera de que la discusión se desarrolle y se publiquen los materiales que han sido anunciados. Sobre lo que sí hay información suficiente es sobre la manera apasionada y poco científica en la que se ha desarrollado buena parte de la "discusión".

En tercer lugar aclaro, porque antropólogos somos e indicios vemos, que sería lamentable que las contradicciones que varios acá hemos manifestado con respecto a la argumentación de Maria Victoria Uribe fueran tomadas como ataques personales y tomas de partido amiguistas de parte del profesor Oyuela (a quien dicho sea de paso no conozco). Esa es sería una lastimosa muestra de inconsecuencia académica, equivalente a la de asumir que el que considere plausible el análisis de Oyuela pretende destruir a Reichel-Dolmato ff y su familia, enterrando su obra y su prestigio.

En relación con las críticas de Enrique Uribe no me voy a extender. Es mucha tinta la que ha corrido sobre la conversión política en muy diversos contextos de guerra (para analizar esas cosas, entre otras, sirve el método comparativo en las ciencias sociales) y sobre la incorporación exitosa de ex-miembros de las organizaciones nazis en todas las esferas de la vida pública a lo largo y ancho del mundo. El que quiera saber, que busque, encuentre y lea.

A lo que no puedo dejar de referirme es a su comentario acerca de que los nazis han sido buscados con la lupa más poderosa posible durante 70 años. Esa una falsedad que ni le quita ni le pone a la controversia sobre la investigación de Oyuela, pero no respeta la lucha de quienes contra viento y marea sí los han seguido buscando, ni la memoria de sus víctimas. Está demostrado que los gobiernos tanto alemán como estadounidense -e incluso israelí en coyunturas específicas- han bloqueado investigaciones , ocultado información e incluso protegido nazis prófugos. Ese es un objeto de controversia pública en Alemania.


Sigifredo Leal G.
Responder | Responder con una citación | Citar | Reportar al moderador
Andrés
+1 # Andrés 23-08-2012 05:44
Expediente Reichel-Dolmato ff por Claudio Lomnitz
La Jornada 22 de agosto de 2012: Expediente Reichel-Dolmato ff shar.es/7sTTE
Responder | Responder con una citación | Citar | Reportar al moderador
Armando Moreno
+5 # Armando Moreno 23-08-2012 12:16
Ohhh...! qué raro...! el gremio antropológico parece que está dolido por la noticia de Reichel-Dolmato ff (ahora sus conocidos le dicen RD —yo también lo conocí- como conocí a J. Friede, a Luis Duque Gómez, etc, etc).

Al terminar de leer a los participantes en el foro uno llega a la conclusión que la antropología sigue siendo en Colombia ajena a abordar temas que tienen que ver con los géneros de la memoria como las biografías, autobiografías, historias de vida, etc, etc.
Hablando hace unos días con Roberto Pineda llegábamos a la conclusión que uno de los problemas que tiene la antropología en Colombia es el de haber mandado al olvido de quienes han contribuido a forjar la antropología. ¿Que sabemos de ellos? creo que absolutamente nada. No sabemos, cómo trabajaron los métodos, cómo llegaron a la antropología, cómo fue su formación intelectual, qué leían, cuáles fueron sus inclinaciones políticas, sus inclinaciones sexuales, etc, etc, elementos estos que son importantes a la hora de consolidar una disciplina.
En Inglaterra hay un consenso en las ciencias sociales que para uno avanzar en una disciplina es necesario, antes de conocer la obra, conocer al autor. En Colombia poco se sabe del autor y si lo sabemos es por chismes.
El chisme más grande que conocí cuando era joven, hace más de 30 años, era que Reichel-Dolmato ff había sido nazi. ¿De dónde la gente sacó ese cuento? No lo sé. Pero eso se rumoraba de hace muchas décadas atrás. Y no entiendo por qué ahora el escándalo.
Que alguien porque haya tenido un pasado nazi le haga daño a una disciplina, personalmente no me parece. Es normal que la gente durante su vida se equivoque y se rectifique.
Me pregunto: por qué no se tiene la misma reacción con antropólogos que fueron comunistas y que también, a su manera, contribuyeron a consolidar las ciencias sociales.
Responder | Responder con una citación | Citar | Reportar al moderador
Juanita Doe
-7 # Juanita Doe 23-08-2012 12:48
La redacción de la "Respuesta a la carta abierta de la Toya Uribe" dada por el señor Augusto Oyuela Caycedo es pésima, no está a la altura de un escolar de secundaria (aunque es común aún entre estudiantes universitarios) . En cuanto al contenido, creo que es al acusador al que corresponde el peso de la prueba. O quizás ya no es válido el principio de que "toda persona es inocente hasta que se demuestre lo contrario".
Responder | Responder con una citación | Citar | Reportar al moderador
Enrique Uribe Botero
-2 # Enrique Uribe Botero 23-08-2012 16:55
Para don Sigifredo Leal. Importante, tenga la seguridad que desde algunos gobiernos y otras esferas en los países que usted menciona y sin duda en otros, como en cualquier proceso, siempre ha habido y habrá, personas que los entorpezcan, en eso tiene toda la razón, ni en ese tema ni en ningún otro, jamás existirá el unanimismo. No tuvo que decir el mismísimo General Eisenhower ante los campos de concentración de Auschwitz: "tomen todas las fotos posibles, porque seguro aparecerán quienes digan que esto no ocurrió"? Que los procesos judiciales tengan enormes y poderosísimos enemigos, no quiere decir que la fuerza de quienes han buscado la verdad durante 70 años e insisto, con enormes recursos de todo tipo, sea nula. Las víctimas del Nazismo, tienen decenas de millones de dolientes alrededor del mundo buscando y pidiendo castigo para los responsables. Los cómplices y simpatizantes de los asesinos, no deben pasar del millar.
Responder | Responder con una citación | Citar | Reportar al moderador
Bernardo García
-8 # Bernardo García 23-08-2012 23:01
Flojos los indicios del Prof. Oyuela. ¿Quizá indicios de nariz y voz, sin verificación técnica? ¿Quizá muelas limadas para lograr el "eslabón perdido"? Y si verdad fuese cómo y por qué lo expulsaron de las juventudes hitlerianas? Para luego ser un hombre de la resistencia, razones de peso debió tener que a otros ni siquiera se le ocurrieron.El prof. Oyuela está obligado a dar pruebas contundentes y queda en deuda de demostrar su seriedad científica.
Responder | Responder con una citación | Citar | Reportar al moderador
el desaparecido
+2 # el desaparecido 24-08-2012 07:01
que es eso de la Antropología Colombiana?
sobre el indigenismo puede haya mamado algo, pero sobre la antropologia siempre la he entendido como extensiva y humana. o es que ya la nacionalizamos en Colombia.
igual mente ha sido un proyecto y un arma bien usada por fascistas, nazis y comunistas, para colonizar y dominar.
indigenismo y atropologia tienen caminos diferentes e inconfundibles.
no conozco ninguno de los dos pero se que puedes perderte en sus oscuros y retorcidos laberintos.
Responder | Responder con una citación | Citar | Reportar al moderador
GVV
0 # GVV 27-08-2012 00:27
Si la antropología no es capaz de darse sus propios debates con argumentos de las ciencias ... es una ciencia en ciernes ... y es lamentable !
Responder | Responder con una citación | Citar | Reportar al moderador
Armando Moreno
+4 # Armando Moreno 29-08-2012 06:25
Qué pasó con la polémica de Reichedl-Dolmat off. El pasado domingo 26 de agosto salió una entrevista con investigadores alemanes quienes son en últimas que investigaron, y investigan, el pasado nazi, y dejaron en claro que Reichel Dolmatoff era nazi.

La señora Maria Victoria Uribe que se vino en lance en ristre contra Oyuela, y algunos que participaron en este foro enfurecidos por el pasado de Reichel-Dolmato ff, deberían de decir algo. Pero la que debe dar la cara es la señora Uribe puesto que habló fue con el corazón y la rabia.

En este foro, hay algunas planteamientos que se deberían retomar para el bien de la antropología. Por ejemplo qué es eso de la antropología sabanera, serán aquellos antropólogos que por vivir en Bogotá se creen que todo lo que dicen hay que aplaudir.

Otro punto: en la entrevista de El Tiempo, alguien de nombre Benjamín Yepes dijo que se que quedaba con el Reichel-Dolmato ff humanista. Me pregunto: hace parte la arqueología, la antropología de las humanidades. O lo que dijo el señor Yepes son esas frases simples que acostumbran a decir algunos intelectuales para darse algún toque de elegancia.

A mí me parece, como alguien dijo en este foro que la antropología en Colombia no existe aun, y no existirá hasta que esta no tenga una masa crítica fuerte. La antropología en Colombia carece debate argumentativo y lo demuestra la respuesta de la señora Maria Victoria Uribe a Oyuela. Los Congresos de Antropología son un saludo a la bandera, pero poco productivos, no hay critica argumentativa, solo incienso y así no se puede.

Para reafirmar mis puntos de vista es lamentable que en Colombia no exista una Sociedad Colombiana de Antropología que podría ser de una gran ayuda para el fortalecimiento de la antropología.
Responder | Responder con una citación | Citar | Reportar al moderador
OL Gonzalez
+4 # OL Gonzalez 30-08-2012 10:09
Los argumentos del profesor Oyuela son mas solidos que la indignacion de la profesora Uribe. El haberse codeado con lo mas granado de la sociedad bogotana, o el haber recibido medallas del gobierno francés no garantizan un pasado limpio.
Responder | Responder con una citación | Citar | Reportar al moderador
Guillermo Munoz
+1 # Guillermo Munoz 30-08-2012 20:30
Resulta bien complicado el tema !!! Creo que sera útil mirar la investigación de Augusto Oyuela con calma y luego.... y con la reflexión indispensable estudiar el contexto, en el cual estos datos y situaciones podrán hacer comprensible el carácter " DEMOCRATCO" de la estación del miedo y la desolación dispersa......q ue cita Tovar, para el siglo XVI. Estos nuevos documentos podrán permitir entender mas allá de la biografía de un personaje..... la historia de Colombia ....No es sólo un asunto que compete a la historia de la Antropología... y Arqueología.... . ayudará a pensar......nue stros procesos y precariedades actuales.
Responder | Responder con una citación | Citar | Reportar al moderador
Eduardo Sáenz Rovner
0 # Eduardo Sáenz Rovner 31-08-2012 08:10
OL Gonzalez. Yo ni opino; el alter ego de Mockus ya me censuró dos mensajes sobre el tema.
Responder | Responder con una citación | Citar | Reportar al moderador
Lucas Ospina
0 # Lucas Ospina 31-08-2012 16:50
Sobre "La pureza de Erasmus Gerardo Reichel-Dolmato ff" escribí un artículo que puede ser de interés para los lectores de este foro:

lasillavacia.com/.../...
Responder | Responder con una citación | Citar | Reportar al moderador
Alfonso Vallejo
+1 # Alfonso Vallejo 04-01-2013 08:39
Por qué tanto alboroto con el cuento del antisemitismo, que al final, es sólo problema de los judios. Ese cuento de los pobres judiso perseguidos desde tiempos faraónicos, exitosamente manejado por Hollywood,nos hace dignos fervientes defensores a ultranza de los judios, mientras jamás hemos meitod la mano de la misma forma para defender la, esa sí, barbarie contra los negros y los indios. Ojalá los que se rasgan las vestiduras por defender a un pueblo agresivo y explotador, que se autoproclama el puebl elegido de Diós, tuvieran la misma efervecencia para defender africanos e indoamericanos, que si vivieron y viven un verdadero holocausto en sus propias tierras, no en tierras ajenas.
Responder | Responder con una citación | Citar | Reportar al moderador

Esta semana en Razonpublica