facebook   twitter   youtube 

El modelo económico de las FARC

(Tiempo estimado: 5 - 10 minutos)

Salomon_Kalmanovitz_economia_Farc_Razonpublica

salomon_kalmanovitzAnálisis incisivo y breve del ideario económico de las FARC, de por qué ese modelo no le sirve a Colombia, de lo que enseña la historia, y de cómo deberíamos aumentar la intervención del Estado y sembrar un futuro mejor para las mayorías.

Salomón Kalmanovitz*

Salomon_Kalmanovitz_farc_ecopetrol

Ecopetrol ya provee una parte muy importante de los ingresos del gobierno central.
Foto: fronterainformativa.wordpress.com

El ideal de las FARC

El modelo económico de las FARC sería llevado a cabo por un “nuevo gobierno que consolide la paz sobre la base de la participación política y la convivencia democrática, que supere la corrupción, garantice el estímulo a la pequeña, mediana y gran industria, recupere el proteccionismo de Estado a la economía, controle sus sectores estratégicos, impulse la investigación científica, realice la reforma agraria, reivindique a los trabajadores y suprima las formas de explotación que han degradado el valor del trabajo, dignifique a las grandes masas empobrecidas, transforme socialmente al país y recupere todos los valores sociales” (Rubén Zamora, uno de los negociadores de las FARC).

 

Salomon_Kalmanovitz_farc_caficultores

La desindustrialización que han vivido muchas economías que exportan petróleo y otros recursos valiosos no resulta de la aplicación deliberada de ningún modelo económico.
Foto:radareconomicointernacional.blogspot.com

 

El modelo fariano se contrapone al modelo neoliberal que, según ellos, entrega los recursos naturales al capital extranjero y produce desindustrialización, caída de la agricultura (con excepción de los agro-combustibles), y empobrecimiento de los campesinos por los tratados de libre comercio, todo lo cual conducirá inevitablemente al colapso de la economía nacional.

En algún aparte afirman que la vinculación con la economía global empobrece a los países y que el verdadero desarrollo se obtiene mediante la autarquía, seguramente integrándose a los países de América Latina que han optado por el camino de la izquierda.

Maldición de los recursos naturales

La desindustrialización que han vivido muchas economías que exportan petróleo y otros recursos valiosos no resulta de la aplicación deliberada de ningún modelo económico; es el efecto directo de una ley económica según la cual la renta que produce una bonanza exportadora hace que la moneda se revalúe, lo cual abarata las importaciones y hace menos rentables las exportaciones – de manera que baja la producción nacional de los bienes “transables”-. Es lo que se denomina “maldición de los recursos naturales”.

El mejor ejemplo de esa “maldición” es Venezuela: a cada auge de los precios del petróleo le sigue una pérdida de competitividad de su producción interna; con la política anticapitalista de Chávez, se ha agravado la desindustrialización, lo cual ha hecho necesario importar la inmensa mayoría de alimentos y otros bienes de consumo.

La política necesaria para enfrentar la maldición de los recursos naturales no es precisamente cerrar la economía, que no haría más que agravarla, ya que al reducirse las importaciones se revalúa todavía más la tasa de cambio. Al contrario: se necesita ahorrar buena parte de la renta minera e invertirla fuera del país o en proyectos locales intensivos en importaciones.

Lo anterior es algo que por ejemplo no hace Chávez, quien en vez de subir los impuestos aumenta la deuda para hacer gasto público, lo cual acaba por minar tanto la industria como la agricultura de su país.

Aunque la minería en Colombia está impulsando un crecimiento desequilibrado — y aunque afecta negativamente la producción industrial y agrícola — es riqueza verdadera que alimenta sectores no transables, como la construcción, el comercio y los servicios, en especial los del gobierno por la vía de impuestos y regalías: Ecopetrol ya provee una parte muy importante de los ingresos del gobierno central.

Más Estado

Estaría de acuerdo con una política más estatista cuando yacimientos y equipos revierten a la Nación, como en el caso de Cerro Matoso, en vez de extenderle el contrato a una empresa que ha violado las leyes tributarias y de protección ambiental del país. Precisamente, Ecopetrol surgió de una política nacionalista de un gobierno conservador que no renovó la concesión de Mares en 1950.

También se debe construir más Estado para que regule y comparta una mayor parte de la renta de los recursos que no son renovables, mediante regalías e impuestos más elevados a las empresas que se lucran enormemente con las condiciones del mercado mundial.

Aprender de la historia de Colombia

El desarrollo económico de las periferias del capitalismo mundial ha sido posible cada vez que el comercio se expande y los términos de intercambio favorecen a los productores de materias primas.

 

Salomon_Kalmanovitz_farc_politicas

En la década de 1970, las políticas de estimulo permitieron una expansión de las exportaciones industriales y agrícolas.

Foto: Comité Departamental de Caficultores de Risaralda.

 

Colombia tuvo poco crecimiento en el siglo XIX, porque tenía relaciones semifeudales de producción y porque sus ciudades estaban muy lejos de las costas, gravando las exportaciones con enormes costos de transporte. Cuando en el siglo XX empezó a producir un cultivo tan valioso como el café, que podía absorber los costos de transportarte por el río Magdalena o hasta llegar a Buenaventura, tuvimos un desarrollo económico bastante bueno.

Sin embargo la política proteccionista que surgió de la alianza entre cafeteros e industriales llevó a que no se buscaran nuevos productos de exportación, hasta que los precios del café cayeron tanto que la economía nacional entró en crisis hacia finales de la década de 1960.

En la década de 1970, las políticas de estimulo permitieron una expansión de las exportaciones industriales y agrícolas, pero esas volvieron a perder dinamismo con las bonanzas cafeteras de 1976 y de 1986, la del petróleo y la de otros productos mineros, que se iniciaron en los años noventa.

Insisto: no fueron las políticas de apertura las que redujeron las oportunidades de la industria o de la agricultura, sino los grandes flujos de divisas que recibió el país por haber encontrado petróleo de 1994 en adelante y por exportar carbón, oro y coltán en la actualidad.

Sembrar futuro

Esas políticas y la revaluación han permitido renovar los bienes de capital y los equipos de todos los sectores de la economía, han aumentado la productividad en todos ellos y han hecho que los colombianos adquiramos electrodomésticos, autos, motos y celulares que antes consumían solo las capas más ricas de la población.

Ha faltado mucha inversión en educación, ciencia y tecnología. Ni el gobierno Uribe ni el de Santos parecen entender la importancia de tener un sistema educativo que forme científicos, buenos ingenieros e innovadores. Brasil es el ejemplo a seguir pues ha logrado exportar bienes intensivos en tecnología, tanto agropecuarios como industriales.

La politización de las regalías en Colombia ha conducido, como bien lo señala Zamora, a su desperdicio y apropiación por políticos y contratistas corruptos, no importa que el gobierno intente aplicar parte de ellas a ciencia y tecnología.

Aprovechar la bonanza

¿A qué debemos la bonanza que acompaña la explotación de nuestros recursos naturales? Al gran desarrollo económico del este asiático, de la China y de la India que demandan esos recursos, como en su momento lo hicieron Inglaterra, toda Europa o Estados Unidos y Canadá.

Ahora bien: el peso de la minería en el producto interno colombiano no es muy alto y aunque representan el 60 por ciento de sus exportaciones, todavía contamos con una economía bastante diversificada: en 2011, el sector agropecuario exportó 7.060 millones de dólares, el manufacturero casi 10.000 y el minero 37.148. El 96 por ciento de las exportaciones venezolanas, por contraste, son de petróleo.

Los tratados de libre comercio no son la panacea para un país que solo aspira a especializarse en la exportación de materias primas. Los gobiernos de Uribe agravaron el problema al no ahorrar la bonanza externa y, al contrario, al endeudarse para gastar alegremente lo que no nos había entrado todavía.

La administración Santos no ha hecho lo suficiente para aumentar los impuestos que recaen sobre la minería y los ricos del país, que es la forma como se puede ahorrar y evitar los daños que produce la maldición de los recursos naturales y lo que permitiría exportar bienes agropecuarios e industriales a Estados Unidos, México, Canadá y Europa.

Aislarse no es salida

El país debe industrializarse: no encerrándose en sí mismo, sino aprovechando sus ventajas adquiridas y las que tienen que ver con la elaboración de productos derivados del ferroníquel, el carbón, el petróleo, el oro y el coltán. La autarquía puede resultar en una pérdida de productividad por falta de economías de escala.

Los TLC pueden resultar atractivos para empresas de América Latina y del mundo que pretendan exportar bienes y servicios a todos los países que no nos cobran aranceles por cruzar sus fronteras.

Es notorio cómo el socialismo venezolano del siglo XXI nos está exportando sus empresas petroleras, industriales y de servicios…aunque habría que pasar por un filtro a algunas de ellas.

* El perfil del autor lo encuentra en este link.

 

 

Salomon_Kalmanovitz_economia_Farc_Anyelik

 

Escribir un comentario

Agradecemos a los investigadores, académicos y profesionales que contribuyen con sus artículos, declaraciones y caricaturas inéditos para ser publicados en la Revista Razón Pública. Los autores son responsables de sus ideas y de la presentación de los hechos en este documento.

“Los comentarios en Razón Pública están sujetos a moderación, (de 8 am a 6pm hora de Colombia) con el fin de garantizar un intercambio de opiniones en tono respetuoso - serán bienvenidas la crítica aguda y la ironía - que enriquezcan el debate y resulten interesantes para lectores y autores.
En consecuencia, no se aceptarán comentarios del siguiente perfil:
1. Que constituyan descalificaciones, ataques o insultos contra los autores o contra otros participantes del foro de comentarios.
2. Que incluyan contenidos, enlaces o nombres de usuarios que razonablemente puedan considerarse insultantes, difamatorios o contrarios a las leyes colombianas.
3. Comentarios sin sentido o repetidos, que serán eliminados sin piedad.

Los comentarios no reflejan necesariamente la opinión de Razón Pública, sino la de los usuarios, únicos responsables de sus propias opiniones.”


Código de seguridad
Refescar

Comentarios  

edissonaguilart
+10 # edissonaguilart 12-11-2012 10:40
¿En serio? ¿La apertura desmesurada en los 90 no tiene nada que ver con la desindustrializ ación? Yo no soy economista, pero hay algo en su argumento que francamente no convence. El modelo económico si influye en la capacidad industrial y en la forma en que se distribuyen las riquezas. Precisamente por neoliberal es que los gobiernos Santos y Uribe no controlaron o no quisieron controlar la minería.
Responder | Responder con una citación | Citar | Reportar al moderador
juan
+6 # juan 12-11-2012 11:56
Mal por rzon publica presentar una columna de opinión mal fundamentada en sus apreciaciones (Chávez se endeuda...cuand o ha pagado practicamente toda la deuda con el FMI)y lugares comunes: gracias al café hubo notable desarrollo industrial... para Medellín y, para el resto del país qué?
Responder | Responder con una citación | Citar | Reportar al moderador
felix
-5 # felix 12-11-2012 13:18
Una completa utopia de las farc
Responder | Responder con una citación | Citar | Reportar al moderador
Eduardo Sáenz Rovner
+19 # Eduardo Sáenz Rovner 12-11-2012 13:55
Salomón Kalmanovitz señala en su artículo que hay que "Aprender de la historia de Colombia". De acuerdo. Pero tengo dos precisiones históricas importantes sobre su ensayo.

(A). Kalmanovitz afirma que "la política proteccionista. .. surgió de la alianza entre cafeteros e industriales" . Eso no fue cierto. La protección implementada en junio de 1950 fue resultado de las presiones de los industriales, principalmente los oligopolios de origen antioqueño, que fundaron la ANDI.

En alianza con los elementos más reaccionarios del Partido Conservador, los industriales aprovecharon la crisis política de finales de 1949 en la que Ospina Pérez cerró el Congreso y estableció una dictadura de facto, para lograr pasar un decreto del Ejecutivo altamente proteccionista y redactado entre un tecnócrata belga contratado por el gobierno y los altos funcionarios de la ANDI.

Con anterioridad la ANDI había tratado de pasar, a través de congresistas principalmente de Antioquia, apoyados por la asociación, un proyecto proteccionista de Ley en 1946 y en 1947. El proyecto no pasó y tuvo la decidida oposición de comerciantes, cafeteros, la gran mayoría del Partido Liberal y el mismo Jorge Eliécer Gaitán. Los esfuerzos de la ANDI en "ambientar" el proyecto en la Legislatura a través de presiones a la prensa (incluido Eduardo Santos y EL TIEMPO) de quitar la pauta publicitaria industrial si los periódicos no publicaban editoriales y artículos favorables a "la industria nacional" no les funcionó. Tampoco les funcionó, mientras el Congreso estuvo abierto, contratar a un grupo de lobbysts o cabilderos (incluidos Carlos Lleras Restrepo e Indalecio Liévano Aguirre), para que hicieran "trámites" ante el Ejecutivo y el Legislativo y escribieran artículos sin firma sobre las supuestas bondades de los oligopolios industriales. Los lobbysts contratados generalmente habían sido funcionarios del Estado en el pasado reciente (La famosa puerta giratoria de la que se habla hoy en día).

(B) Kalmanovitz afirma que “Ecopetrol surgió de una política nacionalista de un gobierno conservador que no renovó la concesión de Mares en 1950”. En primer lugar la Concesión de Mares revirtió al Estado en agosto de 1951 y no durante 1950. Pero, además, y por supuesto mucho más importante:

ECOPETROL no surgió de una supuesta “política nacionalista de un gobierno conservador” como afirma el articulista. La Concesión de Mares DEBÍA revertir al Estado después de 25 años. A comienzos de los años 40 la Tropical Oil (de la organización Standard Oil of New Jersey) señaló que la reversión se vencía en 1951 (25 años después de la extracción del primer barril de petróleo), mientras que los colombianos argumentaban que los 25 años se cumplían en 1946 (25 años después de la entrega de la Concesión de Mares a la Tropical). El asunto llegó al más alto tribunal en Colombia el cual, en buena parte presionado por el presidente Alfonso López Pumarejo, falló a favor de la compañía norteamericana.

En 1948, poco menos de 3 años antes de la reversión de la concesión, el presidente conservador Mariano Ospina Pérez creó una comisión para hacerse cargo de la misma. Por medio del Decreto Ley 165 de diciembre de 1948, se dieron, y en estricto orden, las siguientes prioridades: 1. Crear una compañía privada con capitales extranjeros y colombianos. 2. Crear una compañía privada con capital colombiano. 3. Únicamente y en caso de que los capitales privados no se quisieran hacer cargo de la nueva empresa, el Estado tomaría el control de la misma.

La Standard, casa matriz de la Tropical, no se quiso hacer cargo de la compañía; después de todo acababa de recibir los extensos yacimientos de Arabia Saudita, mucho más rentables. Cipriano Restrepo Jaramillo, expresidente fundador de la ANDI se interesó en el negocio para crear una compañía petrolera con capitales antioqueños, pero a pesar de sus esfuerzos los dos clanes familiares con mayor poder, los Echavarría y los Mora, no quisieron “arriesgarse” y aportar el capital necesario. Ante eso, y dada la cercanía de la fecha de la reversión, y ya en el gobierno de Laureano Gómez, a este último no le quedó más que aplicar la opción No. 3. Los sindicalistas de la USO, quienes habían sido promotores de la nacionalización de la empresa, fueron perseguidos, arrestados y asesinados después de la Comuna de Barranca en abril de 1948; su sindicato fue reventado (se creó un sindicato patronalista) y sólo revivieron a finales de los años 50 después del gobierno de Rojas Pinilla. Por tanto no fueron tenidos en cuenta en las negociaciones que se dieron desde diciembre de 1948.

Por tanto, Laureano Gómez no impulsó la creación de una compañía estatal; reafirmo, no le quedó más remedio después de que los capitales privados, nacionales y extranjeros, no se interesaron decididamente en el negocio. Además, en 1950, Laureano se reunió con el embajador norteamericano Willard Beaulac quién le dio una lista de CONDICIONES para que el capital norteamericano continuara en Colombia. Y Laureano Gómez la cumplió fielmente, así como cumplió las recomendaciones de la Misión del Banco Mundial (o Misión Currie) que visitó a Colombia a finales del gobierno de Ospina Pérez. El gobierno de Gómez aplicó las medidas, algunas muy ortodoxas, y a pesar de las protestas de los gremios colombianos. Igualmente, Laureano fue el único presidente latinoamericano (los Estados Unidos presionaron a todos los gobiernos del continente) en enviar tropas a Corea; su propósito era mostrarse como un férreo anticomunista y borrar la imagen de antinorteameric ano, antiprotestante , y simpatizante de la Alemania Nazi que tenía en los círculos políticos, empresariales y periodísticos en los Estados Unidos.

En efecto, para “aprender de la historia de Colombia” hay que conocerla bien.

La evidencia mencionada la tomo de tres de mis publicaciones: “Business and Politics in Colombia”, Tesis de Ph.D. en Historia, Brandeis University, Waltham Massachusetts, 1988; “La ofensiva empresarial”, Bogotá, 1992, 2007; “Colombia años 50”, Bogotá, 2002. Para mayor claridad, la tesis doctoral y los dos libros se trabajaron con las siguientes fuentes primarias:

Archivo de la ANDI, Medellín.
Archivo de FENALCO, Bogotá.
Archivo de ECOPETROL, Barrancabermeja /El Centro.
Archivo de Actas de la Junta Directiva de ECOPETROL, Bogotá.
Archivo del Ministerio de Minas y Petróleos, Bogotá.
Archivo de la Presidencia, Bogotá (Incluye la correspondencia de la Federación Nacional de Cafeteros, y muchos otros fondos).
Archivo de la Cancillería, Bogota.
United States National Archives, Washington, D.C. y College Park, Maryland.
Archivo de la familia Restrepo Jaramillo, Medellín.
Fuentes oficiales impresas, gobiernos de Colombia y Estados Unidos. Poderes ejecutivo y legislativo como: Anales del Congreso, Banco de la República, Anales de Economía estadística, Memorias de los Ministros, Presidencia de la República, U.S.. Congressional Record, Department of State, etc., etc.
Revisión de boletines y revistas oficiales de la ANDI, FENALCO y FEDECAFÉ.
Revisión exhaustiva en periódicos y revistas de la época: El Colombiano, El Espectador, El Liberal, El Siglo, El Tiempo, Jornada, La Defensa, La Nación, Sábado, Semana, 9 de abril, Life, Modern Industry, The Chicago Tribune, The New York Times, The Lamp, Time, The Oil and Gas Journal, U.S. News & World Report, World Oil, etc.

ESR
Responder | Responder con una citación | Citar | Reportar al moderador
Ricardo Mendez
+8 # Ricardo Mendez 12-11-2012 13:58
Y dale con las políticas de Hugo Chávez para justificar la inequidad, la desigualdad y la miseria que ha provocado el premeditado mal manejo de la economía colombiana. El estado colombiano ha sido siempre paternalista, asistencialista y despilfarrador pero en pro de los sectores mas poderosos del país, que mejor prueba que 4 millones de colombianos, el 9% del apoblación colombiana, se encuentran en Venezuela y han encontrado allí lo que su propio país no les ofrece. Llevan catorce años diciendo que Venezuela se cae, quiebra y se derrumba, mientras tanto países como Estados Unidos y los de Europa son los que sufren severas crisis. Aqui estamos en los mismo, cuarenta o cincuenta años de crisis en todos los aspectos, ya eso es tan normal que muchos escribidores nos quieren hacer ver que somos felices asi.
Responder | Responder con una citación | Citar | Reportar al moderador
Carolina
+6 # Carolina 13-11-2012 07:28
El articulo es una suerte de juego de "donde esta la bolita" no destinado a pensar en las personas sino en mecanicas propias del mismo neoliberalismo del cual no ve la virulencia. No habla del narcotrafico ni gastos en seguridad, guerra, salarios, tercerizacion etc, tampoco del mundo del trabajo, la expoliación de los recursos naturales, el rentismo, la especulación financiera y la concentración de la riqueza que presuponen, para su funcionamiento, la existencia de un Estado totalitarista.
Responder | Responder con una citación | Citar | Reportar al moderador
Rosa
-8 # Rosa 13-11-2012 07:48
Para su análisis y conocimiento, creo que puede ser un aporte para nuestro representante, gracias
RosaM Llovera
Responder | Responder con una citación | Citar | Reportar al moderador
Eduardo Sáenz Rovner
+6 # Eduardo Sáenz Rovner 14-11-2012 15:41
Más de un colega me ha escritoo para que profundice sobre la ideología neoconservadora del columnista y su agenda. Ese no fue el objetivo de mi comentario. Simplemente quiero mostrar que sus concepciones históricas sobre "momentos" centrales en la historia política colombiana de mediados de siglo (resultado de procesos, negociaciones y conflictos, no de modelos de texto) han sido superadas por la literatura profesional rica en evidencia tomada de fuentes primarias y que la historia no se puede utilizar alegremente para justificar agendas de la derecha, o incluso de la izquierda. De hecho mi afrmación, después de un cuidadoso estudio de archivos, de que la USO no tuvo nada que ver con las negociaciones de la transición de la Concesión de Mares y la fundación de ECOPETROl (por encontrarse el sindicato y los sindicalistas reventados y sin poder) ha molestado a historiadores de inclinación izquierdista y a algunos líderes sindicales del sector; J'en suis desolé.
Responder | Responder con una citación | Citar | Reportar al moderador
Luis Eduardo Payares
+1 # Luis Eduardo Payares 15-11-2012 19:14
Lo cierto es que en Colombia se necesita mas Estado y voluntad política,para hacerles entender todas las teorías económicas que el autor propone en su articulo.
Aquí la desigualdad es aberrante lo que significa que el modelo ha fracasado junto con aquellos que lo defienden a pesar de la realidad.
Responder | Responder con una citación | Citar | Reportar al moderador
Robin
+6 # Robin 15-11-2012 22:01
Una vision mas honesta del analisis del modelo economico de las Farc:

kienyke.com/.../...
Responder | Responder con una citación | Citar | Reportar al moderador
Eduardo Sáenz Rovner
+6 # Eduardo Sáenz Rovner 16-11-2012 14:19
Cito a Robin:
Una vision mas honesta del analisis del modelo economico de las Farc:

kienyke.com/.../...


Robin, usted lo ha dicho: "una visión más honesta". Las agendas de derecha cubiertas con la piel del astracán son cínicas y falsean los hechos.
Responder | Responder con una citación | Citar | Reportar al moderador
YEINSTS ROJAS
-3 # YEINSTS ROJAS 17-11-2012 16:12
Interesante artículo que sirve de abre bocas a la discusión sobre el modelo económico que se debería implementar o fortalecer en nuestro país. Salomon Kalmanovitz desde su posición neoconservadora propone fortalecer el modelo de desarrollo imperante reforzando y modernizando la institucionalid ad colombiana y articulando aun más nuestro país a la globalización.C omparto sus propuestas en este punto, lo que si considero que se debe replantear es la concepción según la cual la apertura económica no tiene efectos en la industria colombiana, ciertamente como plantea Edisonaguilar, su pobre desempeño no puede ser culpa únicamente de la enfermedad holandesa.
Responder | Responder con una citación | Citar | Reportar al moderador
Carlos
0 # Carlos 12-02-2013 10:14
Dr. Kalmanovitz. Su planteamiento conservador típico de los economistas defensores del actual modelo (cómo logran defenderlo, cuando las cifras y estadísticas reflejan la hecatombe) presenta argumentos confusos; en principio usted arguye un análisis incisivo y breve, situación que menoscaba la inteligencia del lector al pretender que un modelo político basado en:

· Consolidación de la paz sobre la bese de la participación política.
· Que supere la corrupción.
· Garantice la industrialización
· Tenga un estado que proteja los intereses de todos, sobre la base de sectores económicos estratégicos
· Impulse el I/D
· Realice una reforma agraria
· Suprima la explotación laboral
· Recupere o mejor construya una sociedad con base en valores.

¿Acaso este no es el modelo conveniente para un país sumido durante siglos en la miseria, la pobreza, la marginalidad causada precisamente por propuestas de desarrollo que se sustentan necesariamente en acciones antagónicas a las anteriormente expuestas?.

Llama usted la atención sobre la necesidad de más Estado, y confunde aquí, ya que es precisamente lo contrario lo que promueve el actual modelo neoliberal, menos Estado y más mercado.

Cabe aquí la pregunta Dr. Kalmanovitz: ¿no es este modelo (independientem ente de quien lo propone) el ideal que sueña una nación, y entiéndase aquí nación en el “casi todos” sus miembros?; ¿o es acaso este el modelo que no le conviene a la comunidad empresarial, o al poquito de “casi”, dueña del capital nacional y extranjero que aprovecha el modelo neoliberal y la globalización, para incrementar con creces sus riquezas, a costa de aquellos que no vemos la llegada del futuro prometido.

Comparar lo que se oferta (Neoliberalismo y Globalización) con las condiciones de los vecinos, no deja por demás de ser el llamado típico de las clases dirigentes que buscan a través de sus medios de comunicación desviar la atención. Dr Kalmanovitz hay un dicho popular que reza “No busques en la casa del vecino los zapatos que perdiste bajo tú cama”.

Partiendo de aquí, es supremamente importante dar un paso más allá y lograr leer cuál es su ideal de Modelo económico, que rebata en este caso el propuesto por las FARC, que justifique su “análisis incisivo y breve” y que por demás con todo respeto refleje su postura de economista y académico ilustre, con la propuesta que nos llevará a superar las estrategias fallidas del recuento de Turbay, Betancur, Barco, Samper, Pastrana Uribe y el actual Santos.

Allí si vale la pena ver las cifras y estadísticas que den a un lector menos desprevenido, la certeza que le permita entender por que no el modelo propuesto por las FARC y por que si el continuismo.
Responder | Responder con una citación | Citar | Reportar al moderador

Esta semana en Razonpublica