Ecopetrol, multinacionales y atentados: un debate inconcluso

(Tiempo estimado: 4 - 8 minutos)

Juan David Velasco RazonPublica

En plena bonanza del sector extractivo, poco se ha investigado sobre la intensidad y la distribución geográfica de los atentados a la infraestructura. Las formas cómo las compañías multinacionales producen orden y seguridad en sus áreas de operación, no ha sido objeto de estudio y debate político.

Juan David Velasco*

Intensidad y distribución de los atentados

En un artículo reciente — “La guerrilla se ensañó con Ecopetrol” — la revista Dinero registró que en lo corrido del año 2013 se han perpetrado dos atentados del Ejército de Liberación Nacional (ELN) contra el oleoducto que va desde Caño Limón (Arauca) hasta Coveñas (Sucre).

En contraste, durante los últimos tres años, empresas multinacionales del sector extractivo como Pacific Rubiales, Cepcolsa y Drummond no han reportado atentados con artefactos explosivos a la infraestructura de transporte de crudo o a la línea férrea, de las que son copropietarias o concesionarias, lo que abre el debate sobre las formas como estas compañías multinacionales generan seguridad y protección en sus áreas de operación.

 En el nororiente del Meta y en Barrancabermeja puede observarse la persistencia de varios elementos de paramilitarización de la seguridad, a pesar de las desmovilizaciones masivas del Bloque Central Bolívar y de las Autodefensas de Meta y Vichada.

Los archivos de prensa señalan que la mayoría de atentados se han concentrado geográficamente en zonas históricas de retaguardia de los frentes guerrilleros de las FARC y del ELN: en el Catatumbo, en Arauca, en el Bajo Putumayo y en el andén pacífico nariñense y caucano. 

Sin embargo, el hecho de que estas regiones estén ubicadas en la  retaguardia de las guerrillas no es razón suficiente para explicar los atentados, pues en La Guajira — donde el frente 59 de las FARC está diezmado — el año pasado quemaron dos camiones dentro del complejo minero de Cerrejón e hicieron seis atentados contra la línea férrea.

David Velasco debate Ecopetrol atentados
La mayoría de atentados se han
concentrado geográficamente en zonas
históricas de retaguardia de los frentes
guerrilleros de las FARC y del ELN   
Foto: www.noticias24.com 

Difícil conocer la verdad

Desde esa lógica resulta interesante preguntar, ¿qué explica la intensidad de los ataques a la infraestructura petrolera y minera?, ¿Por qué se da tanta variación regional, esto es, por qué los ataques se concentran en Catatumbo y Arauca, y no en el nororiente del Meta?, ¿por qué la guerrilla “se ensañó” con Ecopetrol?

Estas preguntas no son tan fáciles de responder, pues existen tres limitaciones para  acceder a la información:

El subregistro de noticias sobre ataques a infraestructura minera y de hidrocarburos,  que impide elaborar análisis estadísticos representativos;  la discrecionalidad y la confidencialidad con que manejan sus cifras sobre seguridad las compañías multinacionales del sector; un problema de cuantificación, pues los tipos de contratos que firman las compañías con Ecopetrol determinan qué participación y responsabilidad tiene cada una de las partes sobre la protección de los tramos de los oleoductos.

No siempre resulta fácil estimar de quién y dónde estuvieron las fallas, puesto que existe un componente de interdependencia y de alta corresponsabilidad entre las multinacionales y Ecopetrol.

Por ejemplo, afirmar que la guerrilla se ensaña específicamente contra Ecopetrol podría ser una falacia inductiva, pues Ecopetrol es la propietaria de la mayor cantidad de kilómetros de oleoductos en el país.

Por lo tanto, su propio tamaño aumenta el riesgo de exposición a ataques, a diferencia de otras compañías que disponen de menos kilómetros o que simplemente concesionan la infraestructura de transporte a la propia Ecopetrol.

David Velasco debate Ecopetrol conflicto
Ecopetrol es la propietaria de la mayor
cantidad de kilómetros de oleoductos
en el país.  
Foto: www.ecopetrol.com.co 

Paramilitarización de la seguridad

Aclaradas estas limitaciones, uno de los factores que contribuye a explicar tales “variaciones regionales” son las “herencias institucionales del conflicto armado”, es decir, los efectos que produjo la cooptación de gobiernos locales por parte de los grupos armados irregulares.

Por ejemplo, en el nororiente del Meta y en Barrancabermeja puede observarse la persistencia de varios elementos de paramilitarización de la seguridad, a pesar de las desmovilizaciones masivas del Bloque Central Bolívar y de las Autodefensas de Meta y Vichada:

Reciclaje de desmovilizados en empresas de seguridad privada, redes de información e inteligencia producidas y administradas desde las Juntas de Acción Comunal, relaciones de coexistencia tácita entre agencias de seguridad estatales y Bacrim (no necesariamente, las relaciones indican colusión o corrupción sistemática);
gobernantes locales en ejercicio que han sido mencionados en versiones libres por sus vínculos con comandantes paramilitares.

Coincidencialmente, en estas zonas no han ocurrido atentados recientes, o en todo caso  ellos no ha sido de conocimiento público. Queda la pregunta si esta es una coincidencia,  o si los legados del paramilitarismo incluyen una mayor seguridad para la operación extractiva en estas zonas.

 El descontento social con la actividad extractiva facilita el reclutamiento y entrenamiento de mano de obra especializada en poner artefactos explosivos.
David Velasco debate Ecopetrol empleados
¿Los legados del paramilitarismo incluyen
una mayor seguridad para la operación
extractiva en estas zonas?  
Foto: carlosagaton.blogspot.com 

Otros factores

Sin embargo, este factor no es el único, pues existen varias razones adicionales:

La geografía (la naturaleza montañosa o llanera determina la rapidez del despliegue de tropas y el funcionamiento de mecanismos de control territorial); el gobierno corporativo de las empresas (sí están dispuestas o no a beneficiarse indirectamente de la paramilitarización de la seguridad, así no financien o participen del mando del aparato armado ilegal); la  militarización de las zonas (aplicación efectiva de convenios de seguridad con el Ministerio de Defensa para instalar batallones en áreas de operación);
y el descontento social con la actividad extractiva (facilita el reclutamiento y entrenamiento de mano de obra especializada en poner artefactos explosivos, y hace que las comunidades sean desinteresadas o reacias para denunciar  hechos “sospechosos”).

Todos estos factores están relacionados con la forma y los dispositivos que emplean las multinacionales del sector extractivo para producir orden y seguridad en sus áreas de operación, y contribuyen a explicar la intensidad y la distribución de la violencia.

Regalías y derechos humanos en peligro

Por ahora el debate está abierto. Sería ideal que Ecopetrol, el Ministerio de Defensa y Colciencias financien investigaciones  que permitan dar respuestas a los interrogantes planteados.

No sólo está en juego el futuro de las regalías— pues dependen de la producción y los ataques a la infraestructura disminuyen su volumen — sino también las condiciones de vida de muchos civiles que han visto cómo ante atentados a la infraestructura petrolera y minera, han aumentado os riesgos de ver vulnerados sus derechos humanos: detenciones preventivas sin orden judicial, controles milimétricos a la movilidad física y estigmatización al ejercer su derecho de asociación sindical.

 

* Politólogo de la Pontificia Universidad Javeriana con énfasis en gestión pública y estudiante de Maestría en el Instituto de Estudios Políticos y Relaciones Internacionales (IEPRI) de la Universidad Nacional de Colombia.

 

Escribir un comentario

“Los comentarios en Razón Pública están sujetos a moderación, (de 8 am a 6pm hora de Colombia) con el fin de garantizar un intercambio de opiniones en tono respetuoso - serán bienvenidas la crítica aguda y la ironía - que enriquezcan el debate y resulten interesantes para lectores y autores.
En consecuencia, no se aceptarán comentarios del siguiente perfil:
1. Que constituyan descalificaciones, ataques o insultos contra los autores o contra otros participantes del foro de comentarios.
2. Que incluyan contenidos, enlaces o nombres de usuarios que razonablemente puedan considerarse insultantes, difamatorios o contrarios a las leyes colombianas.
3. Comentarios sin sentido o repetidos, que serán eliminados sin piedad.

Los comentarios no reflejan necesariamente la opinión de Razón Pública, sino la de los usuarios, únicos responsables de sus propias opiniones.”


Código de seguridad
Refescar

Comentarios  

Alex M
+1 # Alex M 06-02-2013 22:36
Señor Velasco, creo que estamos repitiendo la repetición de la repetidora que leemos a diario en revistas, periodicos, etc, por parte de muchos políticos, ONGS's, ambientalistas, economistas, analistas, etc.

En fin, todo para concluir que la guerrilla si se ensaña contra Ecopetrol por cuánto su mayor accionistas es el gobierno colombiano, su rival por excelencia y es la empresa que más réditos genera para cumplir con sus presupuestos, así el mayor daño de los subversivos es darle donde más duele, la infraestructura de oleoductos que son propiedad de la petrolera colombiana, si bien las multinacionales están invirtiendo en nuevos oleoductos y ampliaciones, sus participaciones son por decir muy inferiores a las de su socio Ecopetrol, así si vuelan un tramo el mayor daño es y seguirá siendo para la tesorería de la Nación, entre más daño le hagan a Ecopetrol, mayor el descalabro financiero del Estado, los grupos armados saben que afectar las multinacionales es menos efectivo puesto que con ellos pierden son los extranjeros no la Nación.

Ahora, usted dice que las multinacionales deberían proteger sus oleoductos, yo le pregunto, queremos milicianos pagados por particulares y en este caso extranjeros? Debemos permitir la creación de grupos armados pagados por extranjeros? Sabe usted el tipo de armas que se deben tener para enfrentar la guerrilla? Pues déjeme decirle que ese armamento es de uso exclusivo de las fuerzas militares, luego es el gobierno el encargado de velar por la protección de los colombianos, de la inversión pública y obviamente en el entorno de infraestructura también tiene que proteger la inversión extranjera.

Ahora, Ecopetrol el año anterior creo la empresa Cenit, que se encargará de los oleoductos, así la petrolera se dedicará a explorar y producir, escindiendo entonces los riesgos dejándolos a esa nueva empresa, es decir, Ecopetrol como las multinacionales en adelante pagarán por usar los mismos oleoductos.

Por último usted dice que Ecopetrol debería financiar investigaciones que usted señala, pero resulta que Ecopetrol ahora tiene capital público y privado después de la venta de sus acciones a los colombianos, fondos de pensiones y cesantías, así como inversionistas extranjeros con sus ADR's en la bolsa de Nueva York, luego su idea es que Ecopetrol siendo publica-privada asuma una actividad que solo le compete al Estado sería entonces incoherente.
Responder | Responder con una citación | Citar | Reportar al moderador
Pedro Pablo
0 # Pedro Pablo 08-02-2013 11:14
En Arauca particularmente las compañías pagan vacuna, y cuando no lo hacen la guerrilla secuestra y mata, así de sencillo. Al autor se le olvida también el daño ambiental que hacen al dinamitar la guerrilla el tubo dias sin agua; o cuando vuelan las torres de energía, es curioso pero eso en todos los gobiernos en Arauca ha pasado y algo más extraño es que la guerrilla conoce los puntos donde las torres se conectan con el campo petrolero, pero las ciudades de Arauca 6 de ellas están en serie con el campo, y se le quitan la energía al campo, pues joden de paso a la población civil, complicidad de parte y parte, los gobiernos saben que es fácil dar la vuelta y aún así hacen pagar a la población los efectos de la guerra inútil
Responder | Responder con una citación | Citar | Reportar al moderador

Centrales

El Acuerdo de paz debe cumplirse, pero no es intocable

El fallo de la Corte Constitucional confirma que el Acuerdo con las FARC obliga al Estado, y más aún: el blindaje constitucional del Acuerdo sí puede modificarse. Por José Gregorio Hernández

Erradicación forzada: los efectos de una meta sin sentido

Los muertos de Tumaco son solo uno de los muchos conflictos que está produciendo esta estrategia. Por Juan Carlos Garzón* - Manuela Suárez**

La ruptura de Cambio Radical con el Gobierno: nada nuevo bajo el sol

A medio camino entre la vicepresidencia y la campaña electoral, entre Santos y Uribe, entre “los principios” y las conveniencias, entre el oportunismo y la oportunidad, aquí está la jugada del partido de Germán Vargas Lleras. ¿Qué sigue? Por Fabián Alejandro Acuña*

Esta semana en Razonpublica

Please publish modules in offcanvas position.