facebook   twitter   youtube 

(III) Colombia ya tenía un problema estructural / Especial - Colombia y la crisis económica mundial

(Tiempo estimado: 3 - 6 minutos)

César gonzalezEn Colombia la recesión será peor de lo que dicen y además no estábamos tan bien como nos dicen, pero aún tenemos un espacio de maniobra.  Un análisis completo sobre la situación y las perspectivas económicas, redactado en cinco Partes que se pueden leer por separado. Parte III*.

César González Muñoz**

Ya desde antes de la crisis, Colombia no venía bien

El desempeño económico de Colombia durante la última década estuvo por debajo del de otros países grandes de América Latina:

  • Después de la recesión de 1999, la economía colombiana vivió un quinquenio muy malo, con un crecimiento promedio que apenas alcanzó el 3% anual.
  • Entre 2005 y 2007 el crecimiento económico de Colombia fue, en promedio, del 6,7% anual: una tasa muy notable - sobre la cresta de la ola expansionista. Sin embargo varios países latinoamericanos (y muchas naciones pobres en otras regiones) mostraron cifras más elevadas durante más tiempo, pero aquí el régimen tenía motivos para estar contento con esos resultados.
  • Desde finales de 2007 comenzó a agotarse el vapor y la demanda interna se ha debilitado notoriamente desde entonces. El año pasado fue decepcionante: con un crecimiento del 2,5%, Colombia superó el de México y Haití, igualó al de Nicaragua,  El Salvador y Costa Rica y estuvo por debajo del de las naciones suramericanas.
  • Es más: el crecimiento económico del siglo XXI no ha sido factor de mejora de la calidad de vida de la población más pobre; aún las tasas notables  de un corto periodo (2006, 2007) fueron muy cuestionables en cuanto a su calidad social. Este debate sigue aún pendiente.

¿Por qué Colombia no creció más? 

Hay una lista larga, que se debe discutir, de factores que han impedido que la economía colombiana tenga un rendimiento alto y sostenible:

  • La altísima concentración del ingreso y del control de los activos productivos,
  • La sobre-valoración del peso,
  • Los problemas de la infraestructura física,
  • El carácter rentístico de varios sectores claves para la exportación y para los ingresos fiscales,
  • La debilidad de la economía exportadora de bienes y servicios altamente generadores de empleo de buena calidad[1] ,
  • La baja eficiencia del gasto público,
  • La mala calidad del sistema laboral.

Por cuenta de causas como estas, la fase de alto crecimiento fue de corta duración. Y ahora, para añadirle insulto a la herida, viene la recesión global. 

Iniciemos un debate desde Razón Pública

Por lo menos hasta Septiembre pasado, ni las estadísticas, ni los procesos del mundo real en Colombia habían sufrido el impacto de la crisis económica mundial. El debilitamiento de la demanda interna desde finales de 2007,   cuando la economía mundial todavía marchaba a toda máquina, fue made in Colombia. Y por tanto es necesario preguntarnos si se trata de    una condición estructural o histórica, de la economía colombiana[2] , o se trata más bien de la suma de factores puramente coyunturales[3].  

Razón Pública  es un instrumento muy pertinente para promover una discusión sobre los alcances y las limitaciones de la economía colombiana como productora de las dos "mercancías sociales" esenciales: La reducción de la pobreza y el combate a la desigualdad. Más acá del ciclo internacional,  Colombia sufre bloqueos que impiden consolidar la base económica de su progreso social. Es crucial identificarlos y comenzar a removerlos en un esfuerzo colectivo que exige un amplio consenso político. No puede haber Razón Pública más clara.

 

* Además de este artículo le invitamos a leer las otras Partes del informe especial: (I) Un resumen inicial(II) ¿Qué tan grave es la crisis mundial? (III) Colombia ya tenía un problema estructural,  (IV) Colombia: la difícil coyuntura  y (V) La crisis, además, nos va a llegar: ¿qué hacer?  


 **Miembro fundador de Razón Pública. Para ver el perfil del autor, haga clic aquí. 


Notas de pie de página


[1] Venezuela y Ecuador son los principales mercados de exportación en sectores distintos de la minería y los hidrocarburos; mercados muy importantes, pero de alto riesgo en el mediano plazo

[2] Una hipótesis que no se ha discutido de manera sistemática en el ambiente cultural colombiano, es esta: La volatilidad del crecimiento económico ha aumentado de modo consistente desde la era de las "reformas estructurales" de finales de los ochentas y comienzos de los noventas, época que coincide con la promulgación de la Constitución de 1991. 

[3] Se ha argumentado que la lentitud del gasto en inversiones públicas subnacionales, por cuenta de la instalación de los nuevos gobiernos departamentales y locales en enero, así como los altos precios de los alimentos a escala global, contribuyeron a la "desaceleración" de la demanda interna en 2008. Es cierto. Pero continúa abierta  la discusión sobre la inestabilidad de la economía nacional y su baja tasa promedio de crecimiento durante los últimos quince años.

Escribir un comentario

Agradecemos a los investigadores, académicos y profesionales que contribuyen con sus artículos, declaraciones y caricaturas inéditos para ser publicados en la Revista Razón Pública. Los autores son responsables de sus ideas y de la presentación de los hechos en este documento.

“Los comentarios en Razón Pública están sujetos a moderación, (de 8 am a 6pm hora de Colombia) con el fin de garantizar un intercambio de opiniones en tono respetuoso - serán bienvenidas la crítica aguda y la ironía - que enriquezcan el debate y resulten interesantes para lectores y autores.
En consecuencia, no se aceptarán comentarios del siguiente perfil:
1. Que constituyan descalificaciones, ataques o insultos contra los autores o contra otros participantes del foro de comentarios.
2. Que incluyan contenidos, enlaces o nombres de usuarios que razonablemente puedan considerarse insultantes, difamatorios o contrarios a las leyes colombianas.
3. Comentarios sin sentido o repetidos, que serán eliminados sin piedad.

Los comentarios no reflejan necesariamente la opinión de Razón Pública, sino la de los usuarios, únicos responsables de sus propias opiniones.”


Código de seguridad
Refescar

Esta semana en Razonpublica