Edición del lunes 17 de junio de 2019

 facebook   twitter   youtube 

Iván Duque o el costoso ensayo de ser presidente

(Tiempo estimado: 6 - 11 minutos)

Iván Duque, el costo de tener un presidente débil

Medofilo MedinaUn año después de su elección, el balance del actual presidente no es positivo: se ha empeñado en torpedear el Acuerdo de paz y persiste en una peligrosa dependencia político-emocional con el líder supremo de su partido.

Medófilo Medina*

Leer más...

Disidencias de las FARC: riesgo para la paz y actores de violencia regional

(Tiempo estimado: 6 - 12 minutos)

Tame, Arauca, en donde una disidencia de las Farc secuestró a un soldado.

Alvaro VillarragaLa captura de un soldado por parte de una disidencia de las FARC en Arauca ha revivido el temor de que se reorganice una nueva guerrilla y constituye un factor de violencia en distintas regiones. Pero, en realidad ¿cuántos son, qué tipo de acciones realizan y que se puede esperar del futuro de estas disidencias?

Álvaro Villarraga Sarmiento*

Leer más...

El azúcar: ¿peor que las drogas?

(Tiempo estimado: 6 - 11 minutos)

Cubos de azúcar

Andres Lopez Restrepo¿Petro tiene razón cuando afirma que el azúcar es una droga más nociva que la marihuana y la cocaína? ¿Cuál es el trasfondo político de su afirmación?

Andrés López Restrepo*

Leer más...

¿Qué tanta desigualdad hay realmente en Colombia?

(Tiempo estimado: 5 - 10 minutos)

Roberto Angulo

Las discusiones sobre este rasgo decisivo de la sociedad colombiana se han basado casi exclusivamente en un indicador: el “coeficiente de Gini”. Cambiar la forma de medición arroja cifras diferentes y lleva a conclusiones sorprendentes.

Roberto Angulo*

Un caballo de batalla

Nos hemos acostumbrado a oír y a repetir que Colombia es el país más desigual de América Latina y uno de los más desiguales del mundo, y este argumento ha sido comodín tanto del Gobierno como de la oposición.

Esta afirmación se ha basado en el coeficiente de Gini, una medida que pondera la distancia entre la distribución del ingreso que efectivamente existe en un país y el ideal de una distribución perfectamente igualitaria. Así, el Gini tendría su valor   máximo (1,0) si una sola persona recibiera todo el ingreso (máxima desigualdad) y su valor mínimo (0,0) si todas las personas recibieran exactamente el mismo ingreso (perfecta igualdad).

Con una entrada asegurada en muchos espacios de discusión en virtud de su sencillez, el Palma es una suerte de “caballo de Troya”, al cargar consigo un mensaje de economía política tan poderoso como controversial: hagamos lo que hagamos en materia de política distributiva, la desigualdad de un país al final dependerá en su totalidad del tamaño de la porción del ingreso que obtienen sus élites. 

En Colombia, los críticos repiten que el Gini no baja de 0,5 desde que existen datos, pero el Gobierno se defiende mostrando los 2,2 puntos de reducción que se han logrado bajo la administración Santos: “Colombia es el país que más mejoró la distribución del ingreso en el mundo. Solo superado por Ecuador”, dijeron los representantes del Departamento Nacional de Planeación (DNP) en la entrega de las últimas cifras de pobreza y desigualdad.

Pero, ¿qué significa tener un índice Gini de 0,53? ¿En qué se traduce para la sociedad el trofeo de los 2,2 puntos de reducción del gobierno de Santos?

Otras formas de medida

A pesar de su popularidad, el coeficiente de Gini no solo es incomprensible para la mayor parte de la gente, sino que carece de las propiedades matemáticas que persiguen los expertos. Es decir, no es ni una herramienta eficaz de comunicación ni el santo grial que buscan los puristas.

Panorámica de Ciudad Bolívar en Bogotá.
Foto: Allison McKellar

Motivados quizá por la fama inmerecida del Gini, y dispuestos a poner sobre la mesa el problema de la desigualdad de los ingresos de un modo más claro, los economistas Alex Cobham y Andy Summer del Center of Development Economics (CDE) propusieron usar una nueva medida de concentración del ingreso: el índice Palma.

El escenario escogido para animar la discusión fue el panel de alto nivel “Filling the gap: Inequality indicators for post-2015” que se llevó a cabo hace unos meses en la sede de Naciones Unidas de Nueva York y contó con la presencia de expertos de la talla de James Foster y Martin Ravallion. La discusión  al respecto no ha parado desde entonces.

¿Qué es el índice Palma y cuáles son sus ventajas?

El índice Palma se define como la relación (es decir, la división o la “razón”, como recordará usted del colegio) entre el ingreso total del 10 por ciento de la población más rica y el ingreso total del 40 por ciento de la población más pobre.

La elección de los porcentajes se deriva del hallazgo del profesor Gabriel Palma (de la Universidad de Cambridge) quien notó que la participación dentro del ingreso del 50 por ciento de la mitad de la distribución tiende a ser estable, casi una constante. En otras palabras, esto quiere decir que casi toda la “acción” en asuntos distributivos se da entre ricos y pobres, entre la élite y los desfavorecidos.

Durante los dos primeros años de Santos (2010-2012), el Palma cayó 5 puntos al pasar de 4,6 a 4,1. Esta caída fue superior a la registrada durante los ocho años de Uribe, cuando el índice disminuyó apenas 3 puntos, al pasar de 4,9 a 4,6.

Pero, ¿qué puede tener de nuevo una simple división? Pese a que la relación entre ingresos por grupos ya había sido inventada (y se la conocía como “la razón de Kuznets”), los autores demuestran que el índice Palma se comporta de modo muy parecido o refleja los valores del coeficiente Gini.

Utilizando menos información (solamente los extremos) y una operación simplísima (dividir un par de números), Cobham y Summer encontraron algo así como la versión amigable y comunicativa del Gini, ya que el comportamiento y los ordenamientos que genera el Gini son reproducidos totalmente por el Palma.

La ventaja del nuevo indicador es que es más fácil de calcular y es comprensible por el público no especializado, y que el Palma le llegue al ciudadano del común para muchos ha sido interpretado como una victoria sobre el Gini.

Por no cumplir con algunas propiedades que persiguen los expertos, el índice Palma definitivamente no es el “santo grial” de las medidas distributivas. Incluso, al excluir una porción de la distribución del ingreso se ha dicho que no es un índice de desigualdad sino de concentración. Pero esto no es un pecado capital. El Gini tampoco lo hace y los índices que sí las cumplen por lo general son incomprensibles.

Lo cierto es que con menos información consigue más que el Gini al ser intuitivo, comunicativo, fácil de calcular y de explicar. Pero lo más importante es que este simple fraccionario está llevando lejos la discusión de la desigualdad en el mundo.

Con una entrada asegurada en muchos espacios de discusión en virtud de su sencillez, el Palma es una suerte de “caballo de Troya”, al cargar consigo un mensaje de economía política tan poderoso como controversial: hagamos lo que hagamos en materia de política distributiva, la desigualdad de un país al final dependerá en su totalidad del tamaño de la porción del ingreso que obtienen sus élites.


Ruitoque Golf Country Club en Bucaramanga,
Santander.
Foto: Colombia Travel

El índice Palma para Colombia

La serie completa 2002-2012 del Palma para Colombia tiene resultados que, como es usual, traen buenas y malas noticias.  

Antes de analizarlos es útil decir que en Colombia un hogar típico del 10 por ciento más rico tiene en promedio 3 personas, el jefe del hogar cuenta con 14 años de logro educativo y tiene un ingreso per cápita de 1,5 millones de pesos. De otro lado, en el 40 por ciento más pobre, un hogar tiene en promedio 5 personas, el jefe del hogar tiene 4 años de educación y un ingreso per cápita de 142 mil pesos.

La diferencia entre los dos grupos es considerable a pesar de que el 10 por ciento más rico de la encuesta no incluye a los millonarios del país, que por lo general no viven en Colombia, rechazan el cuestionario o no son seleccionados por la muestra.

 

Durante los dos primeros años de Santos (2010-2012), el Palma cayó 5 puntos al pasar de 4,6 a 4,1. Esta caída fue superior a la registrada durante los ocho años de Uribe, cuando el índice disminuyó apenas 3 puntos, al pasar de 4,9 a 4,6.

Definitivamente, y en contra de la retórica de los que niegan el cambio social, sí hay evidencia de una disminución de la desigualdad en los últimos años. La lectura del índice es la siguiente: mientras que en 2002 el 10 por ciento más rico de Colombia obtuvo casi 5 veces el ingreso del 40 por ciento más pobre, en 2012 esta relación pasó a ser alrededor de 4.

Las ciudades más desiguales de Colombia según el índice Palma son:

1- Cali (3,4),

2- Pasto (3,2) y

3- Medellín (3,2).

En contraste, las más equitativas son:

1- Bucaramanga (2,2),

2- Cúcuta (2,4) e

3-  Ibagué (2,4).

Bogotá está entre el grupo de las desiguales con 3,1 y Cartagena, que tiene fama de ser una de las sociedades más polarizadas del país, se ubica en la mitad de la tabla con 2,8.

El índice Palma se suma a la evidencia del “milagro bumangués”, al mostrar que Bucaramanga es casi tan equitativa como Uruguay, el país más equitativo de América Latina.

Comparados con América Latina

Pese a las mejoras de la última década, el Palma de Colombia en 2010 solo es superado por Honduras (5,2) y Bolivia (4,8).

Uruguay se ubica como el país más equitativo de la región, con un valor de 2,4. Mientras que en Uruguay los ricos reciben el doble del ingreso del 40 por ciento más pobre de la población, en Colombia y Brasil reciben más de 4 veces. Se destacan los casos de Perú y México que silenciosamente ostentan un Palma de 2,9 y 2,8 respectivamente.

Las plegarias han sido atendidas: en cuanto a concentración de ingreso en las élites Colombia ya alcanzó a Brasil.

Uno de los pocos puntos en común entre el Gobierno y los críticos en materia social ha sido el deseo de querer ser como Brasil.

“Cuando sea grande quiero ser como usted” le dijo Santos a Lula hace unos meses, y ya Clara López le había dicho al recibir al expresidente unas horas antes: “Nuestra izquierda está mirando hacia las buenas experiencias como la de Brasil”.

Pues bien, las plegarias han sido atendidas: en cuanto a concentración de ingreso en las élites Colombia ya alcanzó a Brasil, pues ambos países tienen un Palma cercano a 4,3 que los ubica dentro de los países más desiguales del mundo.

 

* Economista de la Universidad Javeriana, magíster en Economía de la Universidad Nacional, investigador independiente en temas de pobreza, distribución y calidad de vida.

twitter1-1@RobertoAnguloS

Escribir un comentario

Agradecemos a los investigadores, académicos y profesionales que contribuyen con sus artículos, declaraciones y caricaturas inéditos para ser publicados en la Revista Razón Pública. Los autores son responsables de sus ideas y de la presentación de los hechos en este documento.

“Los comentarios en Razón Pública están sujetos a moderación, (de 8 am a 6pm hora de Colombia) con el fin de garantizar un intercambio de opiniones en tono respetuoso - serán bienvenidas la crítica aguda y la ironía - que enriquezcan el debate y resulten interesantes para lectores y autores.
En consecuencia, no se aceptarán comentarios del siguiente perfil:
1. Que constituyan descalificaciones, ataques o insultos contra los autores o contra otros participantes del foro de comentarios.
2. Que incluyan contenidos, enlaces o nombres de usuarios que razonablemente puedan considerarse insultantes, difamatorios o contrarios a las leyes colombianas.
3. Comentarios sin sentido o repetidos, que serán eliminados sin piedad.

Los comentarios no reflejan necesariamente la opinión de Razón Pública, sino la de los usuarios, únicos responsables de sus propias opiniones.”


Código de seguridad
Refescar

Comentarios  

Roberto Fortich Mesa
+1 # .Roberto Fortich Mesa 16-12-2013 09:17
Sorprendetes resultados! Cartagena menos desigual de lo que uno está acostumbrado a leer.
Responder | Responder con una citación | Citar | Reportar al moderador
jausa
-3 # Que le den puesto en Planeación!!jausa 16-12-2013 11:57
Este muchacho va a encontra pronto puesto en Planeación Hacienda o algo asíII. Encarna la lógica del establecimiento económico e intelectual colombiano. El problema no es existe lo que pasa es que se mide mal!! Asi se ha dicho sobre el índice de estado fallidos, sobre cifras de violación de derechos humanos de acumulaciónde tierrras etc.
Responder | Responder con una citación | Citar | Reportar al moderador
Roberto Angulo
-1 # EconomistaRoberto Angulo 16-12-2013 14:34
Cito a jausa:
Este muchacho va a encontra pronto puesto en Planeación Hacienda o algo asíII. Encarna la lógica del establecimiento económico e intelectual colombiano. El problema no es existe lo que pasa es que se mide mal!! Asi se ha dicho sobre el índice de estado fallidos, sobre cifras de violación de derechos humanos de acumulaciónde tierrras etc.


Estimado, trabajé 10 años en DNP y 12 en el sector público. Saludos
R
Responder | Responder con una citación | Citar | Reportar al moderador
Cristian Frasser
-1 # Duda con la base de datosCristian Frasser 16-12-2013 20:13
Si como señala el mismo autor, la Encuesta de Hogares no captura la información del 10% más rico pues en realidad no está calculando el índice de Palma. Es probable que en realidad se esté haciendo la división con información del centro de la distribución, la cual, como también menciona el autor, permanece prácticamente constante; de manera que ante aumentos en el ingreso del 40% de población más pobre -así sean pequeños- disminuye el valor del indicador. Ello puede ser otra explicación del resultado favorable, que además en mi opinión no es muy bueno teniendo en cuenta que se trata de un periodo de 10 años.

Finalmente, me sorprende que a pesar de las deficiencias de la información el autor haga afirmaciones categóricas (sin espacio para la duda): "Definitivament e, y en contra de la retórica de los que niegan el cambio social, sí hay evidencia de una disminución de la desigualdad en los últimos años".

Quizás la lucha contra los negacionistas del cambio social ha terminado por producir un efecto no esperado. O por lo menos indeseable. Que algunos de los miembros de esta lucha, en medio de la prisa por derrotar a los negacionistas, han sacrificado su prédica contra las afirmaciones grandilocuentes basadas en diagnósticos sin datos o en metodologías equivocadas. Terminaron pareciéndose.
Responder | Responder con una citación | Citar | Reportar al moderador
Nicolas Romero
-1 # BaratoNicolas Romero 16-12-2013 21:19
Me gusta porque es un indice que al utilizar menos información es mas barato y fácil de calcular
Responder | Responder con una citación | Citar | Reportar al moderador
Roberto Angulo
+2 # .Roberto Angulo 17-12-2013 11:03
Cito a Cristian Frasser:
Si como señala el mismo autor, la Encuesta de Hogares no captura la información del 10% más rico pues en realidad no está calculando el índice de Palma. Es probable que en realidad se esté haciendo la división con información del centro de la distribución, la cual, como también menciona el autor, permanece prácticamente constante; de manera que ante aumentos en el ingreso del 40% de población más pobre -así sean pequeños- disminuye el valor del indicador. Ello puede ser otra explicación del resultado favorable, que además en mi opinión no es muy bueno teniendo en cuenta que se trata de un periodo de 10 años.

Finalmente, me sorprende que a pesar de las deficiencias de la información el autor haga afirmaciones categóricas (sin espacio para la duda): "Definitivamente , y en contra de la retórica de los que niegan el cambio social, sí hay evidencia de una disminución de la desigualdad en los últimos años".

Quizás la lucha contra los negacionistas del cambio social ha terminado por producir un efecto no esperado. O por lo menos indeseable. Que algunos de los miembros de esta lucha, en medio de la prisa por derrotar a los negacionistas, han sacrificado su prédica contra las afirmaciones grandilocuentes basadas en diagnósticos sin datos o en metodologías equivocadas. Terminaron pareciéndose.


Cristian, gracias por su comentario. Muy agudo y enriquece el debate. Le respondo:

1) Consciente del problema del truncamiento de la cola superior de la distribución del ingreso hice la salvedad. Este problema es típico de las encuestas de diseño muestral multietápico (o incluso solo muestral), es un problema porque los ricos outliers no tienen probabilidad de selección en la muestra, o no viven en Colombia o rechazan el formulario si se da la remotísima situación de que caigan en la muestra. Colombia tiene de las mejores muestras de América Latina. Quiero decir con esto que todas las encuestas adolecen de la misma omisión. Para analizar el top 1% se han utilizado otras metodologías con registro administrativo. De cualquier manera el truncamiento se estima en el 5% más alto (siendo conservador). La información del decil 10 no es de la mitad de la distribución com usted dice, en el peor de los casos está entre el percentil 85 y 95. El punto es el siguiente: con todo y que la curva está truncada, tenemos una de las distribuciones más desiguales del mundo.

2) Definitivamente , incluso analizando el Gini o cualquier índice de distribución (puede verificar, los microdatos están disponibles en la página para que los procese), sí hay evidencia de la que desigualdad mejoró. Al menos la desigualdad que expresa el 95% de la distribución. No es categórico afirmar que sí hay evidencia...jus tamente decir que hay evidencia y someterla a discusión es un soporte de lo razonable y no del argumento de autoridad.

3) Quise expresar que habían dos ritmos identificables en la mejora de distribución, los dos periodos de Uribe fueron muy lentos en distribución y pobreza. Eso está comprobado con varios índices de pobreza. Los dos últimos años han mostrado cambios que duplican la aceleración de los 8 anteriores. Esto ha sido reconocido por los informes de panorama social de CEPAL que realizan los cálculos de ceros.

4) Gabriel Palma encontró la estabilidad de la zona media entre países usando encuestas de hogares, que adolecen del truncamiento del 5% superior. Esto no modifica el hecho estilizado de la zona media.

5) Recibo su crítica del tono categórico y se la agradezco, pero no pienso que el artículo sea triunfalista, de hecho cierro diciendo: "en cuanto a concentración de ingreso en las élites Colombia ya alcanzó a Brasil, pues ambos países tienen un Palma cercano a 4,3 que los ubica dentro de los países más desiguales del mundo."

¿Qué hay de triunfalista en eso?

5) Los datos no son de mala calidad como ud dice, usamos la muestra completa anual acumulada de la Gran Encuesta Integrada de Hogares y tenemos indicadores de cobertura de muestra que ya son buena práctica internacional. Esta es una de las muestras más grandes en América Latina para el cálculo de pobreza y distribución.

Finalmente, encontrar evidencia para al menos el 95% de la distribución sí es importante, además, la estoy comparando con distribuciones de países que también tienen el problema de truncamiento.

Pienso que toca trabajar más por mejorar la desigualdad en Colombia y también avanzar en la evidencia empírica de ese 5% más alto. Juliana Londoño de la Universidad de los Andes está aportando evidencia para el top 1% con datos de registro administrativo.

Saludos y gracias
R
Responder | Responder con una citación | Citar | Reportar al moderador
Otto Quintero
0 # Ing. de SistemasOtto Quintero 17-12-2013 14:03
Si el indice Nacional es 4.1 y el mas alto en cabeceras es el de Cali con 3.4 entonces si se incluyeron millonarios que no viven en Colombia. Porque no tabular ese grupo? Tiene un Palma de 6 o mas?
Responder | Responder con una citación | Citar | Reportar al moderador
Azaria
-1 # AclaraciónAzaria 17-12-2013 22:28
Dos cosas me sorprenden del artículo. La primera es que Pasto sea la 2da o 3ra ciudad más desigual de Colombia. Como que me cuesta creerlo, quizá porque soy pastusa y tengo mi sesgo regionalista. O quizá porque desde la experiencia y vivencia que tengo de la ciudad, no la encuentro tan desigual como Bogotá o Medellín. (Claro, esas son subjetividades) . Por otro lado sorprende que Colombia en temas de desigualdad sólo sea superada por Honduras y Bolivia, me queda una pregunta ¿dónde está Chile?. Un país cuya macroeconomía es la envidia de varios países latinoamericano s, pero cuya desigualdad es tremenda y con las ciudades más segregadas de los países de la OCDE. Gracias por su artículo. Me encantaría que aclarara mis dudas.
Responder | Responder con una citación | Citar | Reportar al moderador
Roberto Angulo
0 # .Roberto Angulo 18-12-2013 09:04
Cito a Otto Quintero:
Si el indice Nacional es 4.1 y el mas alto en cabeceras es el de Cali con 3.4 entonces si se incluyeron millonarios que no viven en Colombia. Porque no tabular ese grupo? Tiene un Palma de 6 o mas?


Hola Otto, el análisis de los más ricos entre los ricos (top1%) ha sido muy incipiente porque requiere de datos de registro administrativo, en particular declaraciones de renta. Lo único que conozco es lo de Juliana Londoño con datos de la DIAN, es un muy buen avance.

Claramente si se incluyeran esas observaciones el Palma aumentaría, no creo que a 6, pero sí sustancialmente.
Saludos
R
Responder | Responder con una citación | Citar | Reportar al moderador
Iván
-1 # PreguntaIván 18-12-2013 11:29
Roberto,

Una pregunta me surge sobre el tema de Brasil, ¿cuál era el índice Palma en Brasil antes del gobierno de Lula y las políticas que éste implanto y cuál después de la aplicación? Otra cuestión es ¿cuál es el efecto de no contar con los millonarios del país para esta medición?
Responder | Responder con una citación | Citar | Reportar al moderador
Keka
-1 # Sra.Keka 18-12-2013 13:15
Colombia tiene una enorme economía "paralela" (ilegal) que influye en todos sus niveles políticos y sociales y no está registrada... seguro si se tiene en cuenta los resultados mostrarían una mayor desigualdad. Igual Cartagena, donde además muchos inversores no están censados en la ciudad. Por tanto, las cifras económicas "oficiales" no me parecen lo suficientemente representativas .
Responder | Responder con una citación | Citar | Reportar al moderador
Roberto Angulo
+1 # .Roberto Angulo 18-12-2013 15:12
Cito a Iván:
Roberto,

Una pregunta me surge sobre el tema de Brasil, ¿cuál era el índice Palma en Brasil antes del gobierno de Lula y las políticas que éste implanto y cuál después de la aplicación? Otra cuestión es ¿cuál es el efecto de no contar con los millonarios del país para esta medición?


Hola Iván, el Palma de Brasil lo puedes consultar aquí: international.cgdev.org/.../.. .

en cuanto al efecto del truncamiento, no lo se, tocaría hacer el ejercicio completando la distribución con datos de registro administrativo. Lo que tranquiliza es que todas las funciones que se están comparando están sometidas al mismo problema de subestimación.
saludos
R
Responder | Responder con una citación | Citar | Reportar al moderador
Roberto Angulo
-1 # .Roberto Angulo 19-12-2013 09:28
Cito a Keka:
Colombia tiene una enorme economía "paralela" (ilegal) que influye en todos sus niveles políticos y sociales y no está registrada... seguro si se tiene en cuenta los resultados mostrarían una mayor desigualdad. Igual Cartagena, donde además muchos inversores no están censados en la ciudad. Por tanto, las cifras económicas "oficiales" no me parecen lo suficientemente representativas.


Keka, sin duda es importante lo que usted dice. Pero es aplicable a Cali también -que es la más inequitativa- partiendo del hecho de que lo que ud dice se presenta en todas las ciudades, Cali es más inequitativa que Cartagena.

A pesar del problema, no creo que debamos descartar esta evidencia y menos afirmar que no es representativa, podríamos estar hablando a menos del 95% de la distribución del ingreso, eso no es un asunto menor. La información nunca será perfecta.

Saludos
R
Responder | Responder con una citación | Citar | Reportar al moderador
marti05
-1 # Selfmarti05 22-12-2013 13:42
Esto me suena al DANE, si no conseguimos los resultados deseados cambiemos la metodología. De pronto esta Palma va a crecer como palma y caer como coco.
Responder | Responder con una citación | Citar | Reportar al moderador
David
-1 # ConfirmadoDavid 23-12-2013 02:05
Que bien por Bucaramanga mano!!!, los menos desiguales de Colombia, esperamos seguir trabajando por mantener buenos Indicadores económicos, que al final traen, confianza inversionista, y mejor calidad de vida para nuestros coterraneos. Felicitaciones.
Responder | Responder con una citación | Citar | Reportar al moderador
JAIRO ESCOBAR
-1 # OJO A SUS DATOSJAIRO ESCOBAR 19-12-2014 18:25
Me parece que los datos del texto no coinciden con los de la gráfica y entonces la reducción seria de o.825, en sus términos mas de 8 puntos.
Mi comentario me parece que el gobierno Santos esta, logrando una distribución de riqueza sin espantar tanto a lo del 1% mas rico y haciendo crecer a la clase media, a la vez que muchos hogares están saliendo de la pobreza. No esta mal.
Responder | Responder con una citación | Citar | Reportar al moderador
susana gomez
-1 # la inequidad en colombiasusana gomez 13-11-2016 20:55
porque en colombia se da mas la inequidad o equidad
Responder | Responder con una citación | Citar | Reportar al moderador
susana gomez
-1 # la inequidad en colombiasusana gomez 13-11-2016 20:56
muy buenos esos comentarios
Responder | Responder con una citación | Citar | Reportar al moderador
susana gomez
-1 # la inequidad en colombiasusana gomez 13-11-2016 20:57
En los países desarrollados, la desigualdad disminuye porque el sistema tributario es progresivo: los que más tienen pagan una parte mayor de sus ingresos. Este no es el caso de Colombia, debido a una legislación tributaria que aumenta la inequidad. A pesar de que la tasa marginal del impuesto a la renta es alta comparativament e con la de otros países, de 33%, lo que se paga efectivamente está corroído por unas exenciones muy generosas que terminan con tasas de sólo 7% del ingreso de los más ricos. Esto es menos de la mitad de la proporción que paga la clase media asalariada mediante retención en la fuente. :D
Responder | Responder con una citación | Citar | Reportar al moderador

VideocolumnasVideocolumnas

 

Angelica Maria Claro

  • Tenemos derecho a la información

    Para tomar decisiones saludables es necesario que se cambie al etiquetado frontal para que cualquier consumidor lo pueda entender. Por Angélica María Claro de Red Papaz. 

John Petter Opdahl

  • El Fondo Colombia sostenible

    Esta convocatoria busca cofinanciar con 2 millones de dólares a proyectos productivos sostenibles en zonas afectadas por la violencia en Caquetá, Nariño y Putumayo. Por John Petter Opdahl, embajador de Noruega en Colombia.

Arte y Cultura

Los 50 años de Conversación en La Catedral

(Tiempo estimado: 4 - 8 minutos)

Conversaciones en la Catedral

Santiago Gomez ¿De qué trata esta legendaria novela latinoamericana, por qué ha obtenido tanto reconocimiento y qué misterio encubre hasta el día de hoy?

Santiago Andrés Gómez*

RP en los medios

Ver más RP en los medios

Mirada Pública

De regreso a los bosques del Cesar

Fotografías de Corpocesar.

Recomendado

Estado de opinión versus Estado de derecho

 

Guillermo Hoyos Vasquez

“El derecho debe mantenerse como cosa sagrada y la política debe doblar su rodilla ante el derecho”. Estas palabras de Kant sirven de marco a la inquietante reflexión de un reconocido filósofo frente a una tesis reciente del Presidente Uribe.

Guillermo Hoyos Vásquez*

Sazón Pública

Por Anyelik y Papeto.
Esta semana      Archivo

Nos escriben

  • ... ¿sólo en Soacha?

    Se repite el modelo de Medellín, donde las bandas vacunan a todo el mundo, desde el que pide monedas en la calle, hasta los contratistas de obras públicas, pero como los mismos funcionarios lo expresan "ya eso es parte del paisaje". La corrupción de la administración pública los lleva a compartir el poder. Por Omar Martínez, en el artículo de José Luis Bohórquez: ¿Un Estado paralelo en Soacha?

La Fundación RAZÓN PÚBLICA es una entidad sin ánimo de lucro ni carácter partidista constituida en 2008 para servir como un punto de convergencia y un instrumento para la expresión de los intelectuales colombianos comprometidos con el proyecto de una sociedad pacífica, democrática, legal, justa y productiva.

La Asamblea General de Razón Publica está integrada por sus fundadores, por los autores y autoras que contribuyen de manera regular a esta revista, por los donantes a la Fundación y por el equipo de planta de la revista.

Hernando Gómez Buendía Director y editor generalFernando Garavito Pardo (Q.E.P.D.) Editor emérito
• Equipo de edición: Ricardo Diaz, Juanita Eslava, Nicolás Pernett, Linda Ordóñez, Paula Pinzón.   
Daniela Garzón y Laura Torrado: Imágenes • Caricaturas: Papeto (@Papetopintapeor), Anyelik (@Anyelik)

 Paula Pinzón  Coordinadora administrativa paula.pinzon@razonpublica.org.co
Angélica Zambrano  Videocolumnas y webmaster angelica.zambrano@razonpublica.org.co @Anyelik 
• Coordinadoras editoriales: Daniela Garzón
daniela.garzon@razonpublica.org.co @Ginethdani | Laura Torrado laura.torrado@razonpublica.org.co