facebook   twitter   youtube 

Desigualdad en las ciudades de Colombia: ¿cómo vamos?

(Tiempo estimado: 6 - 11 minutos)

Hemos venido avanzando, y algunas ciudades lo han hecho más que otras, pero la desigualdad en la distribución del ingreso sigue siendo excesiva. Necesitamos diseñar ciudades donde ricos y pobres convivan y vivan más cerca unos de otros.

Roberto Angulo*

Colombia con malas notas

La semana pasada, en el marco del Foro Urbano Mundial que se llevó a cabo en Medellín, un periodista de El Colombiano le preguntó al célebre arquitecto Leon Krier acerca del futuro del urbanismo. Con su característico tono malthusiano, Krier respondió: “la población mundial es ya muy grande y tenemos una distribución desigual en las urbes; hay problemas para suplir de comida y recursos a tanta gente; se necesitan avances científicos para superar la desigualdad y distribuir mejor esas poblaciones”. 

El periodista, acaso buscando una flor más para la ciudad de la eterna primavera, le preguntó si creía que Medellín podría aportar a ese futuro, a lo que Krier respondió sin eufemismos: “Aquí veo absurdo eso de los “estratos”. Eso ya hace una diferencia muy marcada en la ciudad. Por eso sectores como El Poblado, llenos de torres como si fueran castillos, se ven aún lejanos de lo que sucede en los barrios pobres”.

En Medellín los ricos están muy lejos de los pobres, y el 10 por ciento más rico tiene 50,7 veces el ingreso del 10 por ciento más pobre.

Cinco días antes, el Programa de Naciones Unidas para los Asentamientos Humanos  (UN-Hábitat) y la Corporación Andina de Fomento (CAF) habían lanzado el estudio Construcción de ciudades más equitativas, una investigación monumental que reunió datos de encuestas de hogares durante dos décadas (1990-2010) para 284 ciudades de 18 países de la región, 10 encuestas de percepción y 12 estudios de caso de política pública.

Las conclusiones no dejaron bien parado al país anfitrión del foro: América Latina es la región más desigual del mundo; los países de peor desempeño fueron Colombia, Costa Rica y Ecuador, y la ciudad de Colombia con una mayor distancia entre el 10 por ciento más rico y el 10 por ciento más pobre fue Medellín.

La conclusión de UN-Hábitat era la versión cuantitativa de la impresión que le contó Krier al periodista de El Colombiano: en Medellín los ricos están muy lejos de los pobres, y el 10 por ciento más rico tiene 50,7 veces el ingreso del 10 por ciento más pobre.


Plaza principal de Pasto.
Foto: Wikimedia Commons

La respuesta del gobierno

Admitiendo la relevancia del estudio pero lamentando que sus datos solo llegaron hasta el 2010, la reacción de los miembros del gobierno colombiano no se hizo esperar: “excelente estudio de historia económica” dijo el alcalde (e) de Bogotá, Rafael Pardo.

Al día siguiente, el presidente Santos le solicitó a Naciones Unidas actualizar el estudio para poder apreciar los avances de su gobierno, y el ministro Luis Felipe Henao señaló que la reducción de la desigualdad urbana a partir de 2010 habían superado, en la mitad del tiempo, a las alcanzadas durante los dos periodos de Uribe.

UN-Habitat aceptó la solicitud del presidente y reconoció la importancia de precisar las trayectorias hasta 2013, pero dejó claro que se trata de un estudio de largo plazo y no de coyuntura.

Para aclarar esta controversia sería preciso contestar dos preguntas: ¿qué tan distinta fue  la coyuntura 2010-2013?, y, sobre todo ¿debe preocuparnos la desigualdad en las ciudades de Colombia?

La coyuntura 2010-2013 sí cambia algunas conclusiones

La coyuntura 2010-2013 sí es relevante, la reducción de la desigualdad en la distribución del ingreso durante estos años – desigualdad medida por el llamado “coeficiente de Gini”[1]-  fue mayor que la del período 2002-2010. El Cuadro siguiente actualiza los datos hasta 2013 (según cifras del DANE) y de aquí se desprenden varias conclusiones.

Cambio en el coeficiente de Gini por ciudades

 

 

 

 

 

Informe

UN-Hábitat

Conclusiones actualizadas

Coyuntura

Ciudad

2002

2010

2013

2002-2010

2002-2013

2010-2013

Barranquilla AM

0.528

0.497

0.458

-0.03

-0.07

-0.04

Bogotá

0.571

0.526

0.504

-0.04

-0.07

-0.02

Bucaramanga AM

0.484

0.45

0.437

-0.03

-0.05

-0.01

Cali AM

0.534

0.529

0.505

-0.01

-0.03

-0.02

Cartagena

0.482

0.489

0.475

0.01

-0.01

-0.01

Cúcuta AM

0.48

0.479

0.443

0.00

-0.04

-0.04

Ibagué

0.477

0.495

0.451

0.02

-0.03

-0.04

Manizales AM

0.49

0.495

0.472

0.01

-0.02

-0.02

Medellín AM

0.547

0.538

0.506

-0.01

-0.04

-0.03

Montería

0.52

0.525

0.525

0.01

0.01

0.00

Pasto

0.51

0.523

0.511

0.01

0.00

-0.01

Pereira AM

0.483

0.456

0.481

-0.03

0.00

0.03

Villavicencio

0.472

0.467

0.441

0.00

-0.03

-0.03

Cabeceras

0.55

0.537

0.517

-0.01

-0.03

-0.02

13 Áreas

0.548

0.529

0.505

-0.02

-0.04

-0.02

Otras cabeceras

0.496

0.497

0.495

0.00

0.00

0.00

Fuente: DANE

- La reducción de la desigualdad se acelera: entre 2010 y 2013 la desigualdad urbana disminuyó en 2 puntos del Gini, el doble de lo logrado entre 2002 y 2010. Esta reducción se dio incluso a pesar del leve aumento del Gini urbano en el último año.

- La desigualdad urbana en Colombia en 2013 (0,517) sigue siendo “muy alta” según el estudio de UN-Hábitat (la quinta categoría entre 6 ordenadas de menor a mayor).

- Después de 2010 el grupo de las 13 principales ciudades es menos desigual: el estudio de UN-Hábitat concluye que entre 2002 y 2010 cinco de las trece principales ciudades colombianas aumentaron su desigualdad. En 2010 ocho de ellas se ubicaron en la categoría “alta” y cinco en “muy alta”. Al actualizar  hasta 2013 se observan cambios importantes: tan solo una ciudad de las trece empeoró su desigualdad (Pereira) y tres de ellas (Bucaramanga, Cúcuta y Villavicencio) entraron al grupo de “relativa desigualdad” al quedar por debajo del umbral promedio de la región (0,5).

Durante la coyuntura 2010-2013 no solo se aceleró la reducción de la desigualdad sino que esto significó la recuperación de Cartagena, Ibagué, Manizales y Montería.

el avance de Colombia después de 2010 implica un buen desempeño en comparación con otros países de América Latina.

Ahora bien, el avance de Colombia después de 2010 implica un buen desempeño en comparación con otros países de América Latina.

El último Informe de Panorama Social de la Comisión Económica Para América Latina (CEPAL), muestra que entre 2010 y 2012 la reducción de la desigualdad en Colombia fue 2,4 veces mayor que la registrada por el promedio de la región.

Pese al progreso de los últimos años, la desigualdad urbana de Colombia sigue siendo muy alta y al ritmo que vamos con suerte lograríamos pasar de la categoría de “muy alta” a la de “alta” desigualdad. Pero


Pereira, capital del departamento de Risaralda.
Foto: Wikimedia Commons

¿Nos debe preocupar la desigualdad en las ciudades?

Creo que sí y que hay varias razones para ello, anticipo tres de ellas:

  1. El grado de desigualdad en la distribución del ingreso determina la velocidad de la reducción de la pobreza y la pobreza extrema. En otras palabras, a mayor desigualdad, más lenta será la reducción de la pobreza por la vía del crecimiento económico. La pobreza urbana total y en las 13 principales ciudades sigue siendo alta (26,9 por ciento y 17,5 por ciento respectivamente). Según los últimos datos del  DANE, en 9 de las 23 ciudades más grandes aumentó la pobreza extrema.

Mientras la reducción de la pobreza sea una prioridad en la agenda de las ciudades, lo será también la reducción de la desigualdad, ya que la pobreza, al fin y al cabo, es una expresión de la distribución del ingreso y del ingreso medio de la población.

  1. La alta desigualdad puede implicar tensiones sociales que conducen a una mayor incidencia de delitos. Dejemos por un momento el Gini y utilicemos el índice Palma, que mide la distancia entre el 10 por ciento más rico y el 40 por ciento más pobre. Pues bien, las ciudades que registraron una mayor distancia entre ricos y pobres según el índice Palma en 2013 fueron Montería (3,5), Pasto (3,3) y Medellín (3,2) y, según la Encuesta de Convivencia y Seguridad Ciudadana del DANE, son estas ciudades donde se registra una mayor incidencia del hurto a personas, vehículos, residencias, lesiones personales y extorsión: Montería (18 por ciento), Pasto (32 por ciento) y Medellín (18,6 por ciento).

Estas cifras contrastan con Bucaramanga, que es de lejos la ciudad con menor distancia entre ricos y pobres, con un Palma de 2,2, y la menor incidencia de los delitos mencionados (10,6 por ciento).

La alta desigualdad puede implicar tensiones sociales que conducen a una mayor incidencia de delitos. 
  1. La gente quiere ciudades más equitativas. No somos los economistas quienes determinamos cuál es la distribución del ingreso que un país debería tener, a lo sumo la medimos y sugerimos cuáles son las alternativas que reportan un mayor bienestar económico, pero la preferencia de un país o de una ciudad por la equidad pasa por consideraciones del pacto social, de justicia distributiva y de percepción  ciudadana sobre lo que sea o no bueno para la sociedad.

Según la encuesta de percepción del informe de UN-Hábitat en 10 ciudades de América Latina, más del 80 por ciento de la población considera que una menor brecha entre pobres y ricos es muy importante o importante para que una sociedad sea considerada como una democracia (en Bogotá el porcentaje es 88 por ciento). Adicionalmente, el 90 por ciento está muy de acuerdo o algo de acuerdo con que la desigualdad afecta la calidad de vida, la seguridad ciudadana y la confianza y convivencia entre vecinos.

Urbanizar las rivalidades entre pobres, ricos y clase media

La reducción de la desigualdad, entendida como el acercamiento entre ricos y pobres parece ser entonces un elemento decisivo para el desarrollo de las ciudades. El coeficiente de Gini o el índice Palma son acaso una versión imperfecta de la punta del iceberg de un concepto de desigualdad urbana más completo.

Los economistas no hemos logrado un consenso sobre la importancia de la desigualdad. A menudo nos quedamos en la tensión entre eficiencia y equidad que implicaría quitarle un peso a un rico para entregárselo a un pobre, como si esta fuera la única forma de redistribución posible, o como si se tratara solo de transferir beneficios entre personas aisladas y no de buscar la ganancia colectiva, aquella que se genera más allá de la suma de las ganancias individuales.

Tal vez hoy en día la arquitectura y el urbanismo tengan más claridad que la economía sobre cómo perseguir la máxima benthamiana de “la mayor felicidad para el mayor número”.

Para reducir la desigualdad se necesita diseñar y planear ciudades centradas en la felicidad de sus habitantes, con acceso equitativo por distancia, tiempos y costos de desplazamiento, equipamientos urbanos y oportunidades de trabajo. Ciudades donde literalmente se acerquen la clase media, los pobres y los ricos.

“Se puede concebir un hábitat colectivo, descentralizado y sin distinciones" dijo Leon Krier, después de sorprenderse por la  segregación residencial de Medellín, se pueden crear conexiones entre las personas, romper las rivalidades, “necesitamos urbanizar esas rivalidades”.

 


[1] Si toda la gente tuviera el mismo ingreso, el valor de este índice sería 0, y si una sola persona tuviera todo el ingreso el valor sería 1,0; la distribución es más desigual entre más se acerque a 1,0. 

Escribir un comentario

Agradecemos a los investigadores, académicos y profesionales que contribuyen con sus artículos, declaraciones y caricaturas inéditos para ser publicados en la Revista Razón Pública. Los autores son responsables de sus ideas y de la presentación de los hechos en este documento.

“Los comentarios en Razón Pública están sujetos a moderación, (de 8 am a 6pm hora de Colombia) con el fin de garantizar un intercambio de opiniones en tono respetuoso - serán bienvenidas la crítica aguda y la ironía - que enriquezcan el debate y resulten interesantes para lectores y autores.
En consecuencia, no se aceptarán comentarios del siguiente perfil:
1. Que constituyan descalificaciones, ataques o insultos contra los autores o contra otros participantes del foro de comentarios.
2. Que incluyan contenidos, enlaces o nombres de usuarios que razonablemente puedan considerarse insultantes, difamatorios o contrarios a las leyes colombianas.
3. Comentarios sin sentido o repetidos, que serán eliminados sin piedad.

Los comentarios no reflejan necesariamente la opinión de Razón Pública, sino la de los usuarios, únicos responsables de sus propias opiniones.”


Código de seguridad
Refescar

Comentarios  

Héctor Rubiano Márqu
+1 # Debemos mejorar la IgualdadHéctor Rubiano Márqu 22-04-2014 14:08
Hay varias causas para que Colombia tenga una alta desigualdad social:
Generalmente los Gobernantes en Colombia, no trabajan por disminuir la igualdad, y siempre se hacen al lado de quienes tienen más recursos, porque pagan más impuestos que les sirve para controlar el fisco que manejan.
Los desposeídos generalmente toman una posición de indigencia que se vuelve caldo de cultivo para los mercaderes de la Política, que pagan con migajas su voto para ser elegidos como sus representantes y llegan al poder a apoderarse de los recursos públicos.
Ningún Candidato Presidencial, propone bajar el índice de desigualdad, por miedo a comprometerse con una misión difícil como esta y ni siquiera presentan una reforma para hacer de la Educación y la Salud un Servicio Público, manejado por el Estado.
La solución es facilitarle la consecución de recursos a quien no los tiene, sin quitárselos a los que poseen más. Es decir nivelar la igualdad por encima, sin empobrecer a nadie.
Responder | Responder con una citación | Citar | Reportar al moderador
Bryan Bravo
+1 # DesigualdadBryan Bravo 22-04-2014 16:10
Excelente artículo. Es bastante importante aclarar que para que se elimine la desigualdad se necesita generar oportunidades para todo el mundo, ya sea, en trabajo o en educación. De igual manera, aumentar la seguridad de los habitantes. Así, crecerá significativame nte el desarrollo de la ciudad
Responder | Responder con una citación | Citar | Reportar al moderador
Manuel Gonzalez
0 # fgonzeyesManuel Gonzalez 22-04-2014 17:46
Mientras los dirigentes no gobiernen para todos, no sólo sus electores, que generalmente no son la mayoría sino la mayor cantidad de votos a favor del elegido, creo que no se podrá llegar a una equidad y menos cuando el elegido se hace omnipotente y renuente a todo control institucional, Constitucional o de referendo.

Peor aún cuando utiliza su "ganado" cargo como plataforma proselitista, sectaria, segmentada y discriminatoria !!!!!!
Responder | Responder con una citación | Citar | Reportar al moderador
shiqui
0 # xxxxxshiqui 22-04-2014 19:26
Con la corrupcion que hay en este pais es muy dificil que haya igualdad..
Responder | Responder con una citación | Citar | Reportar al moderador
jesica reyes
0 # desigualdadjesica reyes 23-04-2014 20:04
siempre ha sido evidente la presencia y la gran fuerza que tiene la división de las sociedades en clases sociales. Es cierto que es un sistema estructurado donde siempre prevalecen los que mas dinero posean, puesto que el mundo en el que vivimos, este factor es fundamental. También cabe destacar que nadie nace con el ideal de querer ser "pobre", simplemente son condiciones que se dan.

Personalmente considero que el problema de la desigualdad en Colombia se debe principalmente al individualismo que se da en nuestro país, partiendo de nuestros gobernantes quienes exclusivamente se preocupan por sus propios intereses antes que por la sociedad. por otro lado también se hace evidente la falta de oportunidades laborales a personas de bajos recursos, debido a que por el hecho de tener esta "condición" simplemente son denigrados y rechazados por los de mayores recursos.
Responder | Responder con una citación | Citar | Reportar al moderador
Pedro David Martinez
0 # La igualdad una tendencia socialistaPedro David Martinez 26-04-2014 19:24
No obstante la igualdad tiene sus ventajas como sus desventajas, la falta de una élite concentrada no generaría una especialización en ciertos temas, sean económicos, políticos, o sociales esto generaría una debilidad, del concepto de grandes empresarios colombianos y prácticamente los gerentes y los grandes puestos, que tienen que ser ocupados por alguien, serian ocupado por gente de el exterior, entonces en mi concepto es relativo, vería mas un avance el disminuirla clase baja y aumentar en gran proporción a la clase media, mas que un avance el que los ricos vivan a cuadras de los pobres; porque como bien dice el señor Roberto Angulo en este articulo un impulso a la economía es la igualdad para que mas personas puedan acceder a bienes y servicios, pero en mi opinión hay que dejar a las élites tal cual están, la clase alta sera quien ocupe estos puestos, y la igualdad seria un grave problema al carecer un concepto de progreso o de mejora o superación en las personas no aspirarían a mucho y el ahorro puede desaparecer y económicamente seria algo muy malo ya que se ve al ahorro como la oportunidad de invertir y progresar.

Ademas esto podría generar una simpatía de los ciudadanos como a una república socialista, en el momento de que todos tengan los mismos ingresos, así como bienes y servicios se tendería a considerar a socialismo, y esto solo pasaría cuando la clase media dejara de ser el cómplice y el promotor del progreso de la clase alta, en mi opinión en Colombia pasaran muchos mas años hasta que la clase baja tenga mayor protagonismo, en realidad creo que los grandes empresarios siempre van a tender a aislarse y en Colombia esto seria algo complicado.
Responder | Responder con una citación | Citar | Reportar al moderador
Julian Fernandez
0 # des-urbanizar las diferenciasJulian Fernandez 27-04-2014 08:06
saludo. que tema tan central este que relaciona ciudad y economía desde la perspectiva de la desigualdad, sin embargo, considero que una importante alternativa para resolver estas tensiones sociales esta en la vinculación de las áreas rurales perimetrales a las urbes como espacios productivos para los mas pobres ubicados sobre los bordes de las ciudades, presentandolo como una alternativa económica con respaldo del gobierno y la empresa privada. El campo esta olvidado desde la economía, ha sido concebido como escenarios viables solamente con mega-monocultiv os y no como una alternativa para resolver el primer problema de todo ser humano, el hambre.
Responder | Responder con una citación | Citar | Reportar al moderador
Reserva
0 # la miseria y el desempleo en ColombiaReserva 23-08-2016 14:35
Seré muy breve en Colombia no vale la pena estudiar porque para aspirar a un cargo no es necesario ser profesional si se tiene el apalancamiento como sucede en Ecopetrol, SENA, gobiernos regionales y municipales y otros del estado que simplemente para llegar a un cargo hay que ser amigo del político de turno o funcionario publico que lidera una institución estatal o privada y si no e conocido, no se consigue nada y los lideres del estado hablan y hablan de meritocracia cuando la ellos no hacen valer las normas vigentes y la constitución nacional violando principios como igualdad de derechos, de condiciones al derecho del trabajo de las personas
debido proceso, de igualdad y oportunidad laboral, buena fe, imparcialidad y/o publicidad, eficiencia y transparencia en los procesos de selección, participación y de responsabilidad , moralidad, celeridad.
Responder | Responder con una citación | Citar | Reportar al moderador
Reserva
0 # la miseria y el desempleo en ColombiaReserva 23-08-2016 14:36
Continuacion. En este orden de ideas, vale la pena preguntarse, si un profesional o técnico si no tiene oportunidad laboral, entonces, es imposible seguir cotizando para acceder a un sistema de seguridad en salud y menos acceder a una pensión debido a que la ley es permisible :sad: y no hay sentido de respeto de quienes tienen el poder así sea de color amarillo, verde, debido proceso, de igualdad y oportunidad laboral, buena fe, imparcialidad y/o publicidad, eficiencia y transparencia en los procesos de selección, participación y de responsabilidad , moralidad, celeridad. En este orden de ideas, vale la pena preguntarse, si un profesional o técnico del departamento del Meta no tiene oportunidad laboral, entonces, es imposible seguir cotizando para acceder a la seguridad en salud y menos acceder a una pensión debido a que la ley limita rosado, derecha, ultra derecha o izquierda independiente del color político en Colombia
Responder | Responder con una citación | Citar | Reportar al moderador

Esta semana en Razonpublica