facebook   twitter   youtube 

La CELAC: ¿Irrelevante?

(Tiempo estimado: 6 - 11 minutos)

Cumbre celac

Socorro RamírezLa lánguida reunión de esta semana en Costa Rica no debe hacernos ignorar dos grandes oportunidades-desafíos para América Latina y el Caribe: la presencia creciente de China y las nuevas relaciones entre Cuba y Estados Unidos.  Necesitamos una CELAC más fuerte.

Socorro Ramírez*

Reunión accidentada

La Comunidad de Estados de Latinoamérica y el Caribe (CELAC), que esta semana en Costa Rica llevó a cabo su III cumbre, reiteró el compromiso de hacer de la región una zona libre de pobreza extrema –ahora para el año 2025- y un plan para sacar del hambre a 37 millones de personas.

En 2014, esta organización había facilitado el diálogo de los ministros de economía y encargados de migración, de cultura, de erradicación de la pobreza, de tráfico ilícito de armas pequeñas y ligeras, de drogas, de equidad de género, y de cooperación internacional. También había convocado a los organismos de integración a debatir sobre la agenda social de la región.

A la cumbre reciente llegaron menos mandatarios que a las dos anteriores: 21 de 33, y varios por corto tiempo. Se hicieron evidentes tres desacuerdos: sobre si la CELAC debe formalizarse como un organismo con estructura y capacidad jurídica propias, sobre el sistema interamericano de derechos humanos, y sobre la independencia de Puerto Rico. Para lograr una declaración final de consenso, la víspera del evento los cancilleres decidieron reiterar lo dicho un año antes.

La cumbre terminó antes de lo previsto, pero dejó varios discursos y 27 declaraciones.

En contra de lo acordado, el presidente de Nicaragua le cedió parte de su tiempo al líder independentista de Puerto Rico. Su par costarricense, que presidía la reunión, le recordó a Ortega el acuerdo, pero este replicó que Solís le había concedido la palabra a la OEA (también la tuvo en la II Cumbre) y salió del recinto dejando al puertorriqueño a la cabeza de su delegación, lo cual molestó a varios mandatarios y les llevó a cancelar el encuentro donde hablarían en privado. La cumbre terminó antes de lo previsto, pero dejó varios discursos y 27 declaraciones.

La III cumbre fue antecedida por dos hechos decisivos para nuestra región, el Foro China–CELAC, y el acercamiento entre Estados Unidos y Cuba, durante la cumbre sin embargo fueron ignoradas las oportunidades que abren estos hechos para América Latina y el Caribe.

China aumenta su presencia

Empezando 2015, se reunió en Pekín el Foro China–CELAC, representada esta por su “cuarteto”: Costa Rica, que la presidía, Ecuador, que asumió su presidencia en la III cumbre, Cuba, como anterior presidente y Bahamas, por la Comunidad del Caribe (CARICOM).

El Foro es de carácter ministerial pero, por tratarse de su primera reunión, llegaron cinco jefes de Estado: el anfitrión, Xi Jinping, y tres miembros del “cuarteto”, Luis Guillermo Solís, Rafael Correa y Perry Christie. Faltó Raúl Castro pero, aprovechando su gira en búsqueda de financiación, se sumó Nicolás Maduro. El Foro aprobó su reglamento, así como el programa de cooperación 2015-2019. Chile será sede de su segunda sesión en enero de 2018.

Hasta ahora las relaciones de China con países de la región habían sido bilaterales y diferenciadas: más ideológicas o más pragmáticas, más desiguales o menos, comerciales o financieras. Además, 12 de los 33 miembros de la CELAC –como Centroamérica, salvo Costa Rica, y varios del Caribe anglófono- reconocen a Taiwán y no tienen nexos diplomáticos –aunque tienen negocios- con China. El Foro es pues un espacio donde China se relacionará con América Latina y el Caribe como un todo.

El presidente Xi Jinping prometió que en cinco años su país duplicaría el comercio y multiplicaría las inversiones, préstamos e intercambios político-culturales y científicos, y se reunió por separado con cada mandatario.


El Presidente Santos y la Canciller María Ángela Holguín durante la III Cumbre de
Celac celebrada en Costa Rica.
Foto: Cancillería

· Con Solís acordó construir una zona económica especial en Costa Rica y aumentar la importación de alimentos; podría reactivar la refinería conjunta de Moín y la carretera que une a ese puerto con el de Limón en el Caribe.

· Con Correa firmó créditos e inversión por 5.300 millones de dólares para proyectos de movilidad, educación, sanidad, seguridad, desarrollo industrial -naval, en siderurgia y metalurgia- y de eficacia energética residencial; becas estudiantiles, supresión de visas de turismo; reactivación de la refinería del Pacífico y prórroga del período de uso de dos líneas de créditos ya otorgadas.

· Con Christie concretó cooperación técnica, marítima, aérea y en turismo.

· Maduro habló de un crédito por 20.000 millones de dólares, que al parecer habían sido comprometidos antes para proyectos e importaciones de China.

Así, en medio del relativo repliegue de Estados Unidos, China -muy interesada en los recursos y mercados latinoamericanos y caribeños- ha ido acelerando los intercambios con la región y se dispone a convertirlos en alianzas de largo plazo que le permitan ejercer mayor influencia.

Y sin embargo la región no está preparada para eso ni debate cómo hacerlo. La CELAC funciona apenas como un foro intergubernamental, cuyos miembros tienen muy distintos modelos político-económicos y muy distintas estrategias de inserción internacional.

Pero, según la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL), las iniciativas nacionales no bastan para hacer de la región un socio significativo de China; propone que la CELAC asuma las tareas de consensuar proyectos prioritarios y estimular mejores políticas de innovación, competitividad, ciencia y tecnología, infraestructura, facilitación del comercio e internacionalización de empresas de sus miembros. Se requiere un doble giro: de la inversión china -90 por ciento de la cual se concentra en industrias extractivas- hacia manufacturas, servicios, infraestructura, energía y transporte; y de las exportaciones de la región hacia una gama de servicios y bienes agroalimentarios que necesita ese país –con solo el 7 por ciento de las tierras cultivables y el 6 por ciento de los recursos hídricos del planeta, que sin embargo debe alimentar 22 de la población mundial.

Ahora, ya en el fin de la “década dorada” de los precios de las materias primas, la tarea no pinta fácil. ¿Será imposible construir estrategias comunes con ese propósito? Lamentablemente, nadie habló de eso durante la III cumbre.

Acercamiento entre Cuba y Estados Unidos

En Costa Rica por supuesto sí se habló de la nueva relación entre Cuba y Estados Unidos.

Los presidentes habían coincidido antes en repudiar el embargo, restablecer relaciones diplomáticas con Cuba, levantarle la suspensión en la OEA, exigir su ingreso a la cumbre de las Américas, integrarla en diversos espacios de concertación política y cooperación, y celebrar en la Habana la II cumbre de la CELAC -acompañando las reformas emprendidas por Castro-.

La III cumbre reiteró la condena al embargo y a la inclusión de Cuba en la lista de países que apoyan el terrorismo, y llamó a Obama a acelerar las medidas que ayuden a normalizar las relaciones con la isla. No habló de las oportunidades que ofrece ese acercamiento para avanzar en redefiniciones hemisféricas.

Claro que en Estados Unidos tampoco hay acuerdo. Obama no ve a Cuba como amenaza sino como país en transición, pide al congreso levantar el embargo y muestra que ese cambio de política “tiene el potencial de poner punto final a un legado de falta de confianza en nuestro hemisferio". Sin embargo, en Washington no hay acuerdo al respecto ni sobre la necesidad de redefinir su relación con una región que, además, no constituye una prioridad.

Las iniciativas nacionales no bastan para hacer de la región un socio significativo de China

Aunque al inaugurar la III cumbre, el presidente de Costa Rica habló sobre la importancia de una mejor concertación entre CELAC y otros varios organismos -incluso del sistema interamericano-, en la región no existe acuerdo sobre el particular. Más bien algunos pretenden que la CELAC reemplace a la OEA. La propuesta de fortalecer sus órganos de derechos humanos – formulada por Solís- motivó una fuerte reacción de Rafael Correa y fue retirada por falta de consenso.

Hay temas, como el migratorio, donde podría haber acercamiento con Estados Unidos, pues en 2012 Obama ordenó la moratoria en la deportación de indocumentados que hubiesen ingresado a ese país como menores de edad; y en 2014, extendió esta medida a los adultos que ingresaron antes de 2010 y tuvieran hijos con residencia o ciudadanía estadounidense.

Dado que el sucesor de Obama puede anular esas medidas, la región debería defenderlas y presionar la reforma de las leyes de inmigración, empezando por aquellas que estimulan la emigración ilegal desde Cuba.


La Presidenta brasileña Dilma Rousseff reunida con el Presidente cubano Raúl Castro.
Foto: Blog do Platanalto

Debates pendientes

En la III cumbre, los mandatarios no aludieron a las iniciativas chinas ni a las oportunidades que abre el acercamiento Estados Unidos-Cuba.

Sobre la penetración de China en la región no existe siquiera debate. Washington ha sido cauteloso y confía en que los nexos entre las Américas resistan la incursión de la potencia asiática. Pero le preocupa la influencia política creciente de esa potencia emergente e interesada en controlar todas las nuevas posibilidades de conexión inter-oceánica -para lo cual ya adelanta conversaciones con Colombia, con México y con cada país centroamericano (Nicaragua le dio una concesión para el siglo XXI).

¿Estamos, ante “una comunidad de destinos compartidos” con China -como dijo Xi Jinping- y ante un “nuevo modelo solidario de cooperación”, distinto del que practica Estados Unidos -como dijeron  en Pekín varios cancilleres de América Latina y el Caribe?

¿Cómo evitar la disputa entre nuestros países por recursos, proyectos y acuerdos canaleros con China y cómo impulsar la redefinición de las relaciones hemisféricas para que no sean las potencias las que lleven siempre la iniciativa?

La CELAC está en mora de abordar estos debates que consolidarían ese útil espacio de diálogo intergubernamental… o naufraga en la irrelevancia.

 

* Cofundadora de Razón Pública. Para ver el perfil de la autora, haga clic en este enlace.

Escribir un comentario

Agradecemos a los investigadores, académicos y profesionales que contribuyen con sus artículos, declaraciones y caricaturas inéditos para ser publicados en la Revista Razón Pública. Los autores son responsables de sus ideas y de la presentación de los hechos en este documento.

“Los comentarios en Razón Pública están sujetos a moderación, (de 8 am a 6pm hora de Colombia) con el fin de garantizar un intercambio de opiniones en tono respetuoso - serán bienvenidas la crítica aguda y la ironía - que enriquezcan el debate y resulten interesantes para lectores y autores.
En consecuencia, no se aceptarán comentarios del siguiente perfil:
1. Que constituyan descalificaciones, ataques o insultos contra los autores o contra otros participantes del foro de comentarios.
2. Que incluyan contenidos, enlaces o nombres de usuarios que razonablemente puedan considerarse insultantes, difamatorios o contrarios a las leyes colombianas.
3. Comentarios sin sentido o repetidos, que serán eliminados sin piedad.

Los comentarios no reflejan necesariamente la opinión de Razón Pública, sino la de los usuarios, únicos responsables de sus propias opiniones.”


Código de seguridad
Refescar

Comentarios  

Fernando Acosta Rive
0 # Socorro Ramírez y CelacFernando Acosta Rive 04-02-2015 16:32
Saludos de paz y bendiciones desde México. Es un gusto leer los escritos de la compañera Socorro Ramírez a quien conocí cuando se fundó el PRT allá en Bogotá, Colombia en 1977 si mal no recuerdo. Andaba estudiando el libro "Mi vida" escrito por León Trotsky y editado por Editorial Pluma. Atentamente, Fernando Acosta Riveros, colombiano-mexi cano, lector de Razón Pública y de la revista mexicana Proceso.
Responder | Responder con una citación | Citar | Reportar al moderador

Esta semana en Razonpublica