facebook   twitter   youtube 

¿Están sobrecargadas las playas de Colombia?

(Tiempo estimado: 5 - 9 minutos)

Turistas en Playa Blanca.

Camilo-Mateo BoteroLos medios lo denuncian y las autoridades proponen el peaje como una forma de evitar el exceso de turistas. Pero el problema es más complejo y hay mejores maneras de lograr un turismo de mayor calidad y menor daño ambiental para las playas.

Camilo-Mateo Botero S.*

Playa Blanca y el puente de Pasacaballos

En la pasada Semana Santa resurgió un tema que cada año aparece con más fuerza en la prensa costeña y, este año, en la prensa nacional: la sobrecarga de turistas en la conocida Playa Blanca, ubicada en la isla Barú de Cartagena.

Esta playa, de 3,2 kilómetros de largo y una anchura de entre 60 metros en el costado sur y escasos 3 metros en el extremo norte, ha sido un lugar muy codiciado por intereses formales e informales.

La situación se complica porque los invasores nacionales y extranjeros de la playa, escudados en la supuesta figura del Consejo Comunitario, alegan su derecho a seguir ocupando un bien de uso público, sin aceptar ninguna responsabilidad por las condiciones ambientales lamentables en que mantienen la playa.

Esta situación se ha empeorado con la construcción de un puente que comunica Barú con el resto de Cartagena, a la altura del sector Pasacaballos. Si antes los turistas tenían que llegar por vía marítima o pasar su vehículo por el ferry, ahora tienen un acceso más fácil a Playa Blanca.

Según las declaraciones difundidas por los medios, Parques Nacionales y la Corporación de Turismo de Cartagena “tienen el afán de lograr un turismo sostenible", pues según estas entidades “ante la apertura del puente se ha visto una carga de turistas que pone en peligro la playa”.

Cobrar el uso de las playas

Basura recolectada en Playa Blanca.
Basura recolectada en Playa Blanca.
Foto: Jonathan Hood

Para eso se ha propuesto nuevamente el cobro de la entrada a Playa Blanca por vía terrestre, como ya viene ocurriendo con aquellos que quieran llegar por vía marítima desde el muelle La Bodeguita, en el centro de Cartagena. Este año las propuestas han sido más agresivas, como la de la Alcaldía de Cartagena de crear un peaje de entrada a Barú.

Ante esta lluvia de soluciones que siempre desembocan en cobrar nuevos impuestos, queda en el aire la sensación de que otra vez se está usando al ambiente como excusa para intereses económicos. Varias preguntas saltan a la vista: ¿En qué aspectos concretos mejoraría el turismo o se haría más sostenible  mediante el cobro de la entrada?; ¿Sobre qué estudios científicos se apoya la afirmación que hay una sobrecarga? (pues esta puede ser apenas una percepción por el efecto pico de la Semana Santa en los parqueaderos); ¿Cuáles aspectos o dimensiones de la playa están realmente en riesgo por la supuesta sobrecarga de turistas?

Turismo de sol y playa

Al revisar con mayor detenimiento el tema del turismo de sol y playa en Colombia se encuentran sorpresas que pocos se han atrevido a reconocer. Por ejemplo, Colombia es un destino residual dentro de los circuitos de operadores del Caribe, ampliamente dominados por República Dominicana, México y Cuba.

Y sin embargo todavía consideramos nuestras playas como las mejores del mundo, convencidos por escalafones poco representativos que incluyen al Parque Tayrona y al Cabo de la Vela, cuando en estas playas lo que atrae no es la arena o la calidad de los servicios, sino el patrimonio natural y cultural que las circunda.

El Estado colombiano hacía trabajos notables cuando existía la Dirección de Turismo en el desaparecido Ministerio de Desarrollo Económico. Sin embargo, es muy diciente que en este momento ni siquiera se tenga un inventario confiable de cuántas playas tiene la costa Caribe.

Entre las iniciativas impulsadas se destacan procesos como la mejora de la calidad turística en Playa Cristal (su nombre original es Playa del Muerto) en el Parque Tayrona, el cual, sin embargo, nunca llegó a un resultado definitivo.

Otra inversión multimillonaria fue el contrato para la ordenación de seis playas en el Caribe y Pacífico (Riohacha, El Rodadero, Playa Blanca-Santa Marta, Puerto Velero, Coveñas y Tumaco), que entregó el Fondo Nacional de Turismo a la Universidad del Magdalena en 2013, después de haber declarado desiertas, por razones poco claras, dos convocatorias públicas.

Quizá el avance más contundente fue expedir el Decreto 1766 de 2013, que reglamenta la creación de los Comités Locales para la Organización de las Playas, aunque todavía no se han visto sus acciones.

En cualquier caso, la calidad del turismo de sol y playa que se ofrece en Colombia dista mucho de los estándares de nuestros competidores directos en el el Caribe.

La calidad del turismo de sol y playa que se ofrece en Colombia dista mucho de los estándares de nuestros competidores directos en el el Caribe.

Certificaciones y capacidad de carga

Dentro de este escenario de coyunturas mediáticas y oportunismos locales, hay dos conceptos que se mencionan con frecuencia en las entrevistas y los discursos: la certificación de playas y la capacidad de carga.

El primero se refiere a un reconocimiento público de la eficiente gestión integrada de las playas. En otras palabras, es un sello que permite a los turistas conocer cuáles playas tienen una mejor calidad turística y ambiental.

La certificación de playas más conocida en el mundo es la Bandera Azul, que está en 47 países. En Colombia, el Viceministerio de Turismo ha querido adoptar este sello en varias ocasiones, pero estos intentos no han prosperado por tratarse de una marca registrada propiedad de una ONG europea.

En parte a raíz de esta situación, en 2007 la Dirección de Turismo, en asocio con ICONTEC, emitieron la Norma Técnica Sectorial de Turismo Sostenible para Destinos Turísticos de Playa (NTSTS 001-2) que, a pesar de su modificación en 2011 y de estar nuevamente en proceso de ajuste, no se ha entregado a un a ninguna playa en Colombia.

Por otro lado está el concepto de capacidad de carga que, si bien no es complejo, parece ser mal interpretado por los responsables de la gestión turística de las playas. Este se refiere al umbral de saturación de turistas que tiene una playa. Para su interpretación correcta hay que tener en cuenta que:

1. Capacidad de carga significa cuántos turistas pueden estar en la playa sin afectar gravemente sus condiciones naturales, culturales y turísticas. Distinta es la densidad de usuarios, que es cuántos turistas están en la playa.

2. Cuando se habla de cuántos no se refiere a un número mágico después del cual hay un colapso de la playa, sino de un valor aproximado al cual no debería llegarse.

La importancia del concepto radica en evitar las medidas ligeras que a menudo se toman para ‘controlar la capacidad de carga’ de una playa, como son los actuales clamores en Cartagena. Por eso la gestión debe cambiar del paradigma de tener un número mayor o menor de turistas y en su lugar enfocarse sobre tener visitantes con mejores hábitos ambientales.

Playa Blanca, Cartagena.
Playa Blanca, Cartagena.
Foto: Emmanuel Digiaro

Soluciones de fondo

Ante el ruido mediático que ocasiona el turismo en Playa Blanca – Barú, es necesario proponer alternativas de fondo y no los paños de agua tibia que ahora están sonando.

Si el gobierno nacional y los locales están realmente interesados en un turismo de sol y playa de calidad competitiva con la de otros países, la coyuntura de Playa Blanca debería servir para aprender que:

El impacto ambiental en las playas se produce más por los malos hábitos ambientales que por la cantidad de los turistas.

1. Antes de tomar medidas cortoplacistas e inequitativas (como cobrar la entrada a la playa o construir un peaje) deben hacer estudios rigurosos sobre la situación de turismo sostenible en las playas colombianas.

2. Se necesita un monitoreo permanente de la calidad ambiental de las playas turísticas del país, lo cual incluye la calidad sanitaria, la calidad ecosistémica y la recreativa (por ejemplo, para saber si se están aumentando los residuos o se están afectando los ecosistemas).

3. Antes de emprender el control sobre la cantidad de turistas de las playas se necesita un seguimiento sostenido de la densidad de usuarios de las principales playas del país,

4. Debe entenderse que el impacto ambiental en las playas se produce más por los malos hábitos ambientales que por la cantidad de los turistas. Unos pocos visitantes inconscientes hacen mucho más daño que muchos turistas que se comporten de una forma amigable con el ambiente.

5. El impacto ambiental también resulta de las malas prácticas de quienes prestan servicios en las playas, como los vendedores ambulantes y los restaurantes; por eso se requieren procesos de calidad turística en un marco de certificación de playas.

6. La solución a largo plazo de los problemas ambientales, socioculturales y económicos de las playas en Colombia debe pasar por crear Órganos Gestores de Playas, de carácter mixto y para cada playa, dentro del marco de las Unidades de Manejo Integrado que ya establecen las políticas nacionales de gestión costera.

 

*Ph.D. en Gestión del Agua y la Costa, coordinador de la Red Iberoamericana de Gestión y Certificación de Playas (PROPLAYAS) y CEO de la Organización PlayasCorp

alt@CMateoBotero

 

 

 

 

Escribir un comentario

Agradecemos a los investigadores, académicos y profesionales que contribuyen con sus artículos, declaraciones y caricaturas inéditos para ser publicados en la Revista Razón Pública. Los autores son responsables de sus ideas y de la presentación de los hechos en este documento.

“Los comentarios en Razón Pública están sujetos a moderación, (de 8 am a 6pm hora de Colombia) con el fin de garantizar un intercambio de opiniones en tono respetuoso - serán bienvenidas la crítica aguda y la ironía - que enriquezcan el debate y resulten interesantes para lectores y autores.
En consecuencia, no se aceptarán comentarios del siguiente perfil:
1. Que constituyan descalificaciones, ataques o insultos contra los autores o contra otros participantes del foro de comentarios.
2. Que incluyan contenidos, enlaces o nombres de usuarios que razonablemente puedan considerarse insultantes, difamatorios o contrarios a las leyes colombianas.
3. Comentarios sin sentido o repetidos, que serán eliminados sin piedad.

Los comentarios no reflejan necesariamente la opinión de Razón Pública, sino la de los usuarios, únicos responsables de sus propias opiniones.”


Código de seguridad
Refescar

Comentarios  

Luidgi Marchese
+1 # Sobrecarregadas ou sem gestão?Luidgi Marchese 27-04-2015 15:57
Sou Luidgi Marchese, oceanógrafo brasileiro, também pesquisador sobre gestão de praias.
Gostaria de parabenizar o artigo e dizer que possuo opinião comum ao autor que considera que a capacidade de carga não parece ser o foco nem o principal problema em questão.
Vivenciamos o mesmo dilema aqui no Brasil, onde as medidas de curto prazo tomadas são oportunistas, visando lucros fáceis, sem realmente encarar e encontrar uma verdadeira solução para o problema.
Acrescento que, esse tipo de ação tomada, além de não resolver o atual problema, gera mais problemas para todos, que continuarão com uma praia sem gestão e sem qualidade ambiental, e ainda pagando altas taxas por esta falta de serviços.
As ações devem partir como resultados de estudos sérios sobre a situação particular de cada praia, de formar que seja garantida uma gestão efetiva. Neste sentido as certificações de praias podem ser ferramentas aliadas para comprovar a qualidade dos serviços prestados por todos.
Responder | Responder con una citación | Citar | Reportar al moderador
Camila Dussan
0 # problema social o Interes económicoCamila Dussan 02-05-2015 18:24
Un reporte de la Sociedad Aeroportuaria de la Costa 42.658 pasajeros llegaron a Cartagena en semana santa del 2015 donde se aumentó en un 2% Y se esperaba un 1.5% se ve mucho flujo en las playas Colombianas, pero se ve una sobrepoblación y poca conciencia higienica, por lo que causa daños ambientales.

Se encuentran vendedores ambulantes, empleados informales que muchas veces se aprovechan de turistas extranjeros para cobrar precios muy altos, por lo cual se nota que se mueve bastante dinero, entonces porqué pedir más dinero, se proponen incluir peajes en la entrada de playa blanca, al igual personas que pagan sin conciencia alguna de los daños que causan al arrojar basura y desechos, por lo tanto, la sobre carga de las playas es un problema social o intereses económicos? Se entiende como un problema mas hallá de muchas personas, sino de la calidad del turismo, el control, programación, y desarrollo social.
Responder | Responder con una citación | Citar | Reportar al moderador
Felipe Abella
0 # ¿Impuestos, riegos ambientales o cultura ciudadana?Felipe Abella 03-05-2015 17:33
Cuando se presentan temas de controversia y análisis de este tipo en colombia, úno como ciudadano y consiente de digamos, "manejo indebido de recursos públicos" cabe re evaluar los diferentes puntos de vista de el porque hacer este tipo de propuestas, si es realmente necesario o tiene intereses de por medio, visión claramente pesimista.

Basándome en lo anterior en mi opinión, este tipo de propuestas son más que caprichos y que si realmente está en riesgo la calidad ambiental a mi parecer es no mas que la falta de cultura ciudadana y falta de pertenencia por lo nuestro y por lo que deberíamos cuidar, y si es así ¿ donde están los que le compete la limpieza de este tipo de playas? que más que turísticas una maravilla natural al parecer no está a la altura para sus visitantes, los impuestos deberían ser para los que no cuidan su entorno además que no todo el tiempo tendrá la misma cantidad de visitantes no creo que con un impuesto se disminuyeran los riesgos ambientales
Responder | Responder con una citación | Citar | Reportar al moderador
Daniela Ibarra
0 # ¿Y las demas playas?Daniela Ibarra 03-05-2015 18:36
El territorio nacional brinda un sinfín de opciones para disfrutar de una buena playa. Playa Blanca no ha dejado de ser buena, pero como nunca se previó nada, en muy poco tiempo lamentaremos su estado.
¿Por qué playa como Marbella, La Boquilla, Manzanillo, no se llenan?, es simplemente porque no ofrecen nada llamativo ni brindan unas adecuadas medidas de seguridad a los turistas.
Desde hace años se ha venido hablando sobre la privatización de las playas, y resulta ser una buena medida como última instancia ya que no fue posible crear una conciencia ciudadana de cuidar nuestros recursos, pero pienso que en primer lugar las playas deberían ser adecuadas, para que se justifique que cobren por su acceso.
Responder | Responder con una citación | Citar | Reportar al moderador
Luis Pablo Rodriguez
0 # Salvacion de Playa BlancaLuis Pablo Rodriguez 03-05-2015 19:59
Este gran problema que se está evidenciando en Playa Blanca con la sobrecarga de turistas, es uno de los tantos casos de daño ambiental que en la actualidad se evidencian; la solución no está en cobrar nuevos impuestos puesto que se usa lo ambiental para beneficios económicos beneficiando el interés de pocos individuos y destruyendo cada vez más la playa.
Pienso que el problema de Playa Blanca no recae en la sobrecarga de turistas por el contrario, los turistas es uno de los principales factores por el que se mueve el dinero en el Caribe; así que la solución está en la organización y la planificación del manejo de turistas en temporadas altas, por otro lado está en la cultura y respeto de estos, es decir los turistas tienen que cumplir con reglas básicas de comportamiento, por lo que estaría de acuerdo que se manejen unas clases de sanciones monetarias para la salvación y preservación una de las playas más importantes de Colombia.
Responder | Responder con una citación | Citar | Reportar al moderador
Tatiana Murcia
0 # " Buscando soluciones"Tatiana Murcia 04-05-2015 10:42
Los habitantes de las costas caribeñas colombianas, constantemente se quejan del deterioro de sus playas, culpan a la sobre carga de turistas que se ven en cada festividad y piden solucion a este problema.
En respuesta el gobierno dice que la solucion es cobrar por entrar a las las playas, pero... sera esto en beneficio de los habitantes? o simplemente e otra forma de robar al pueblo por medio de promesas, ya que segun lo propuesto el dinero recogido sera invertido en el mantenimiento de dichas playas. Lo peor de esto esque los habitantes de las costas aceptan esto sin darse cuenta de que la decision nisiquiera tiene un respaldo de estadisticas claras y de que al final puede ser contra producente para ellos y para sus ventas en cada festividad.
Responder | Responder con una citación | Citar | Reportar al moderador
Alejandra Casallas
0 # Más concienciaAlejandra Casallas 05-05-2015 09:11
De acuerdo a lo que se presentaba anteriormente las soluciones que se planteaban buscan es un beneficio más económico que en realidad sanear el problema tan serio que se esta viviendo en esta playa.

En mi opinión el problema radica en la falta de conciencia tanto por parte de los visitantes o turistas como de parte de los vendedores de esta playa, que no se dan cuenta que sus acciones están generando problemas de contaminación. Una solución inicial pienso que radica es en cada uno de nosotros en ver que acciones estamos realizando y que podemos hacer para evitar seguir causando daños. Es necesario que todos hagan parte de la solución y no dejar este problema tan serio en manos de personas que sólo buscan es su propio beneficio a costa de otros, mientras los daños continúan.
Responder | Responder con una citación | Citar | Reportar al moderador
Daniel Rincón
0 # Caso Santa MartaDaniel Rincón 22-07-2015 16:29
Muy buenas tardes.... Precisamente en Santa Marta se tiene el caso de la existencia de playas cuyo acceso se cobra y eso no ha significado una disminución de los efectos nocivos sobre las playas, además que la imposición de tales medidas, por sí mismas, no evitan su contaminación o afectación ambiental.... Hablo por experiencia propia ya que vivo sobre una, aquí en Playa los Cocos, sobre la misma ciudad, aunque no existen los problemas de sobredensidad, las pocas personas que aprovechan la playa para recreación y descanso los domingos la dejan sucia e inmunda al final, por eso coadyuvo la solicitud del autor de cambiar la cultura del turista para que no la ensucie y trate las playas como su casa, es decir, las deje en el mismo estado en que las recibió, además de realizar un estudio sobre la capacidad de carga de todas las playas con aptitud turística y recreacional y este punto me parece actual, ya que aquí en Playa los Cocos se realizarán los conciertos del reinado del mar...
Responder | Responder con una citación | Citar | Reportar al moderador
Oscar Herrera
0 # BiòlogoOscar Herrera 16-01-2017 14:11
EL mantenimiento de playas en factor turismo, es de uso exclusivo del municipio poseedor de la playa? o le compete al estado?, se le puede crear un impuesto al comercio(Restau rantes, tiendas de barrio, bares, residencias),pa ra mantener limpias estas playas si ademàs ya se paga una tasa de aseo a empresa de aseo local?Es justo que el alcalde quiera crear este impuesto si el beneficiado es èl, donde su negocio particular queda en todo el frente de la playa principal?
Responder | Responder con una citación | Citar | Reportar al moderador

Esta semana en Razonpublica