facebook   twitter   youtube 

No hay cárcel pa´ tanta gente

(Tiempo estimado: 4 - 8 minutos)

Jóvenes capturados y retenidos en la Unidad Permanente de Justicia de Puente Aranda en Bogotá.

Hugo Acero VelásquezLas cárceles y los sitios de reclusión temporal en las URIs no dan abasto. Si a esto se suma el anuncio del alcalde Peñalosa de modificar el Código Penal para sancionar con cárcel a más gente, es urgente la ampliación de la capacidad de estos establecimientos.

 Hugo Acero Velásquez*

No hay cupo

Todos los ciudadanos están de acuerdo en que quienes cometen delitos deben ser sancionados de manera ejemplar, y en que a eso deben dedicarse las autoridades judiciales.

Pero en Colombia ha existido un desencuentro enorme entre las normas penales que expide el Congreso y la capacidad efectiva del Estado para sancionar y aplicar las penas a quienes infringen la ley.

En muchas ocasiones se han expedido normas que buscan encarcelar a nuevos delincuentes y al poco tiempo son las propias autoridades las que buscan reducir el hacinamiento carcelario, porque no obstante sus esfuerzos de los últimos 15 años para aumentar la capacidad penitenciaria, el hacinamiento llega hoy al 55 por ciento en el país: no hay cárcel para tanta gente.

La propuesta de Enrique Peñalosa y de otros alcaldes recién elegidos, para modificar el Código Penal y sancionar de manera ejemplar a quienes delinquen en las ciudades es sensata, pero solo a condición de acompañar esta política con presupuestos ciertos y con planes realistas para ampliar la capacidad de los establecimientos carcelarios en los centros urbanos o fuera de ellos.

El hacinamiento llega hoy al 55 por ciento.

Para esto sería preciso que los nuevos mandatarios, de la mano del gobierno nacional, comenzaran a definir estrategias conjuntas  sobre la base del acuerdo del CONPES 3828 de 2015, donde se incluyen distintas fuentes de inversión compartida para construir y ampliar la capacidad de los centros carcelarios.

Hallazgos de la Veeduría

Hacinamiento en el Establecimiento Penitenciario y Carcelario de Mediana Seguridad de Riohacha, uno de los más congestionados del país.
Hacinamiento en el Establecimiento Penitenciario y Carcelario de Mediana Seguridad
de Riohacha, uno de los más congestionados del país. 
Foto: Defensoría del Pueblo

En el caso de Bogotá, desde 2012 la Veeduría Distrital ha llamado la atención sobre el grave problema del hacinamiento de las cárceles, de las Unidades de Reacción Inmediata (URI), de la UPJ y del Centro de Atención Especializada, donde se tiene a los adolescentes privados de la libertad.

Se han elaborado tres informes, se han realizado dos reuniones con las instituciones responsables y se han ofrecido varias ruedas de prensa, sin que hasta el momento ni las autoridades nacionales ni las distritales hayan hecho algo serio para solucionar este problema.   

En estos informes y ruedas de prensa la Veeduría Distrital, además de presentar la situación, ha hecho recomendaciones concretas y se ha comprometido a trabajar al lado de las demás instituciones responsables para buscar soluciones realistas a los problemas de hacinamiento y violación de los derechos humanos que afectan la seguridad de los ciudadanos en Bogotá.

Según el último informe de la Veeduría, en la cárcel Modelo se registra un hacinamiento del 67 por ciento, en la Picota, de 30 por ciento, en el Buen Pastor, de 40,5 por ciento, y en la Cárcel Distrital no se presenta hacinamiento, así:  

Población Carcelaria en Bogotá

Fuente INPEC AGOSTO 31 DE 2015

CARCEL

CAPACIDAD

TOTAL DE LA POBLACION

HACINAMIENTO

SOBRECUPO

PORCENTAJE HACINAMIENTO

LA MODELO

2.907

4.868

1.961

67,5

LA PICOTA

5.810

7.548

1.738

29,9

EL BUEN PASTOR

1.275

1.793

518

40,6

* TOTAL

9.992

14.209

4.217

42,2

En las Unidades de Reacción Inmediata de Puente Aranda, Engativá, Kennedy, Ciudad Bolívar y Usaquén, que tienen una capacidad para retener a trecientos cincuenta ciudadanos durante no más de 36 horas, se encontraron más de setecientos detenidos, algunos de ellos condenados y sindicados, que llevan varios meses en esas instalaciones, por supuesto inadecuadas para la privación duradera de la libertad.

Frente a esta situación y ante los problemas que podría ocasionar el traslado y construcción de nuevos establecimientos carcelarios en Bogotá y en los municipios cercanos, la Veeduría propuso que:

  • Con el concurso de la Nación y de Cundinamarca se defina la construcción de una cárcel regional en cualquiera de los municipios del departamento.
  • Bogotá debe estudiar la posibilidad de reconstruir la Cárcel Modelo en el mismo sitio donde está, como se hizo en el pasado con la Cárcel Distrital. En este caso hay terrenos disponibles aledaños a la actual cárcel, como el Club Social de Ferrocarriles Nacionales y un gran lote ubicado hacia los tanques de almacenamiento de combustible de Puente Aranda. Pero para esto habría que modificar el Plan de Ordenamiento Territorial, que desde 2003 consideró que esta cárcel, el Buen Pastor y La Picota deberían salir de la ciudad.
  • En el caso de la cárcel del Buen Pastor podría pensarse en la misma solución, ya que hay un lote aledaño que facilitaría el modelo constructivo que tuvo la Cárcel Distrital en el año 2000. Hoy la Cárcel Distrital no es un problema para los vecinos y es más fácil de reconstruir las cárceles Modelo y Buen Pastor porque existe alguna aceptación por parte de los habitantes de los sectores donde están ubicadas. En caso contrario, es difícil conseguir terrenos para cárceles en municipios cercanos a Bogotá y que los ciudadanos acepten la nueva obra.
  • La Picota tuvo hace poco una ampliación que aumentó su capacidad a 5.810 cupos y, según lo previsto por el INPEC, esa capacidad se ampliaría en cinco mil cupos más. En este caso es importante que, antes de la ampliación y con la participación de Planeación Distrital, se haga un plan de regularización para saber el impacto sobre las comunidades circunvecinas, teniendo en cuenta que Usme está embotellado y que en esa zona no existen más espacios para ampliar este establecimiento o para la construcción de equipamientos comunitarios.

En esta línea de mejorar y ampliar la capacidad de los establecimientos de privación de libertad de los adultos y adolescentes, la Veeduría Distrital también ha propuesto que:

  • La retención de los ciudadanos en las salas destinadas para tal fin en las Unidades de Reacción no supere su capacidad, ni las 36 horas determinadas por la ley. En cambio, en la ciudad hay que construir más URI, como lo ha planteado el alcalde Peñalosa.
  • Que la Unidad Permanente de Justicia retorne a su función original, es decir, que sirva apara aplicar la medida de prevención y protección que establece la Sentencia 720 de 2007 de la Corte Constitucional, y no sea un lugar para tener sindicados y condenados de delitos por varios meses. En Bogotá hay que construir más UPJ, ojalá con la filosofía y operatividad de la Unidad de Prevención y Justicia de Barranquilla.
  • Que conjuntamente con la Nación, y en especial con el ICBF, se defina el mejoramiento o reconstrucción del Centro Especializado para Adolescentes (CESPA) en Puente Aranda, así como el Centro Especializado El Redentor en Ciudad Bolívar.

Necesitamos definiciones

Hacinamiento en la cárcel de Barrancabermeja en Santander.
Hacinamiento en la cárcel de Barrancabermeja en Santander.
Foto: Defensoría del Pueblo

Estas propuestas las debe plantear y discutir el Distrito con el Ministerio de Justicia, el INPEC, el ICBF y con el gobierno departamental. Es necesario para la seguridad de Bogotá y de la región central del país que se sepa con claridad:

  • Cómo y en cuánto tiempo se va a solucionar el problema de hacinamiento.
  • Cuándo y dónde se van a construir o reconstruir nuevas cárceles que reemplacen la Modelo, el Buen Pastor, y solucionen los problemas de hacinamiento de la Picota.
  • Cuándo la UPJ y las Unidades de Reacción Inmediata dejarán de ser utilizadas como cárceles.
  • Cuándo se tendrán centros de reclusión dignos desde los que no se siga delinquiendo.

Bienvenidas todas las propuestas que el alcalde Enrique Peñalosa y su equipo de gobierno hagan para mejorar la seguridad de la ciudad. A todos los ciudadanos nos corresponde apoyarlas y contribuir con nuestro comportamiento y financiación para que haya buenos resultados en esta materia. En manos expertas quedo la seguridad de Bogotá, felicitaciones Daniel Mejía.

 

* Sociólogo de la Universidad Nacional, experto en seguridad ciudadana.

 

Escribir un comentario

Agradecemos a los investigadores, académicos y profesionales que contribuyen con sus artículos, declaraciones y caricaturas inéditos para ser publicados en la Revista Razón Pública. Los autores son responsables de sus ideas y de la presentación de los hechos en este documento.

“Los comentarios en Razón Pública están sujetos a moderación, (de 8 am a 6pm hora de Colombia) con el fin de garantizar un intercambio de opiniones en tono respetuoso - serán bienvenidas la crítica aguda y la ironía - que enriquezcan el debate y resulten interesantes para lectores y autores.
En consecuencia, no se aceptarán comentarios del siguiente perfil:
1. Que constituyan descalificaciones, ataques o insultos contra los autores o contra otros participantes del foro de comentarios.
2. Que incluyan contenidos, enlaces o nombres de usuarios que razonablemente puedan considerarse insultantes, difamatorios o contrarios a las leyes colombianas.
3. Comentarios sin sentido o repetidos, que serán eliminados sin piedad.

Los comentarios no reflejan necesariamente la opinión de Razón Pública, sino la de los usuarios, únicos responsables de sus propias opiniones.”


Código de seguridad
Refescar

Comentarios  

Yován Dario Valero P
0 # Atacar las causas y no solo los efectosYován Dario Valero P 15-11-2015 19:42
Seguramente todas las medidas mencionadas son necesarias, pero es imperativo indagar por qué es tan alta la delincuencia en Colombia. En mi opinión la alta criminalidad es consecuencia, fundamentalment e, de la impunidad de crimenes mayores por parte de los políticos, crimenes que incremental la desidgualdad, la corrupción, la incopetencia laboral (entre otras). Me gustaría analizar si los paises con menos delincuencia son los que tienen más carceles y policia eficiente o los que tienen mejores niveles educativos, menos corrupción, mejor distribución de la riqueza y ciudadanos y periodistas más criticos con los gobernantes.
Responder | Responder con una citación | Citar | Reportar al moderador

Esta semana en Razonpublica