Edición semanal lunes 18 de septiembre de 2017

La descertificación y otros demonios

(Tiempo estimado: 6 - 11 minutos)

Presidente de los Estados Unidos, Donald Trump junto al Presidente Juan Manuel Santos.

Angelica DuranEl aumento indudable de los cultivos ha ocasionado esta amenaza de Trump. ¿Pero qué implica la amenaza, y qué tan cierto es que la causa de ese aumento haya sido la suspensión de las fumigaciones o el Acuerdo con las FARC?   

Angélica Durán Martínez*

Leer más...

La crisis de la justicia y el tribunal de aforados

(Tiempo estimado: 5 - 10 minutos)

Corte Suprema de Justicia.

Farid SamirEl escándalo de corrupción en la Corte Suprema ha revivido la idea de un tribunal especial para juzgar a los altos funcionarios, pero esta solución resulta ser absurda y contraproducente por donde se la mire. 

Farid Benavides Vanegas*

Leer más...

Candidatos por firmas y sistema de partidos

(Tiempo estimado: 6 - 12 minutos)

Miembros de los partidos: Centro Democrático, Liberal, de la U, y Cambio Radical.

Monica PachonManuela MunozLos 27 candidatos a la presidencia que buscan firmas para inscribirse son la prueba palpable de la debilidad de los partidos. Y sin embargo en las elecciones para cuerpos colegiados esos mismos partidos se muestran fuertes y cohesionados. ¿Cálculos maquiavélicos o mal diseño del sistema electoral?

Mónica Pachón* - Manuela Muñoz**

Leer más...

La economía campesina: una opción para el Cauca y para toda Colombia

(Tiempo estimado: 5 - 9 minutos)

Ratio: 0 / 5

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

Campesino del Cauca

Aleandro Guzman¿Por qué a pesar de todo siguen existiendo las pequeñas empresas campesinas? ¿Por qué se están descomponiendo en Colombia? ¿Cómo se puede revertir este proceso? Son preguntas centrales en este momento, y el norte del Cauca puede haber respuestas.

Alejandro Guzmán Maldonado*

Entre la gran empresa y la empresa familiar

Desde hace varios siglos la economía de mercado se ha venido expandiendo y capturando territorios donde la empresa capitalista y la empresa familiar campesina aparecen, desaparecen y reaparecen en un ciclo repetido. Pero estos dos tipos de empresas funcionan y coexisten con lógicas opuestas. Por ejemplo:

  • En la economía del café en Colombia, a principios del siglo XX se concentró la empresa capitalista cerca de los centros urbanos y a finales del siglo la empresa familiar campesina fue expulsada hacia la periferia, como nos lo describe Marco Palacios en su libro El café en Colombia.
  • En el caso del banano, la United Fruit Company se organizó contratando mano de obra asalariada proveniente de empresas familiares campesinas y al retirarse reapareció la empresa familiar campesina, como nos cuenta Catherine LeGrand en su artículo “Asalariados y campesinos en la zona bananera de Santa Marta”.
  • León Zamosc, en su libro La cuestión agraria y el movimiento campesino en Colombia, nos explica que la Asociación Nacional de Usuarios Campesinos (ANUC) fue posible y tuvo fuerza mientras hubo apoyo estatal a un grupo amplio y diverso de agricultores.
  • Y por su parte Max Weber, en su texto Capitalismo y sociedad rural en Alemania, explica cómo en la Europa de la Edad Media se desarrolló el mercado a medida que el agricultor tuvo excedentes, mientras que en Estados Unidos el mercado se desarrolló primero y el agricultor se organizó alrededor de este.

Estos ejemplos sugieren que las culturas, la formación del mercado y la regulación estatal determinan los tipos de estructuras productivas, sus dinámicas y su permanencia en cualquier territorio.

En la transición hacia la modernidad pudo observarse cómo las economías campesinas  adoptaron diversas estrategias para insertarse al mercado, que a su vez implicaron la modernización de sus relaciones sociales y económicas.

Hoy por hoy las economías campesinas en un sistema de mercado presentan dos características:

1.La existencia de políticas públicas explicitas hacia este grupo social, lo cual demuestra el reconocimiento por parte del Estado de la lógica y la persistencia de esas economías campesinas, y,

2.La aceptación de la economía campesina como un modo de producción dentro del sistema capitalista, con una lógica empresarial de tipo familiar y donde al menos parte de la fuerza de trabajo no es asalariada.

La situación del Cauca

Campesinos con Ministro de Agricultura, Aurelio Iragorri.
Campesinos con Ministro de Agricultura, Aurelio Iragorri. 
Foto:  Minagricultura

La agricultura en el norte del Cauca es de carácter multimodal. Allí se encuentran la empresa capitalista con grandes fincas, la agroindustria con los ingenios azucareros, la economía campesina afro-caucana y los resguardos indígenas guambianos y nazas.  Cada uno de esos modos de producción tiene sus propias lógicas sociales y económicas, y por lo tanto tiene relaciones de poder que determinan la distribución del producto y del ingreso.

La economía campesina de la región se ha venido descomponiendo durante muchas décadas como resultado de dos fuerzas principales: la violencia y la penetración del mercado. Y como estas comunidades son pobres, mercantilizan fácilmente su mano de obra o venden su parcela.  

La empresa capitalista y la empresa familiar campesina aparecen, desaparecen y reaparecen en un ciclo repetido. 

En esta región del Cauca se observa una contradicción entre la racionalidad económica familiar campesina y la racionalidad del Estado. De hecho las políticas públicas han ayudado a la descomposición de las economías campesinas en la medida que han contribuido a procesos como la expansión de la agroindustria de la caña de azúcar, el aumento de la minería (legal e ilegal), el fomento del parque industrial, el desarrollo del sector servicios y la migración de los jóvenes que ya no querían vivir del campo. 

Además, la economía campesina del norte del Cauca enfrenta un deterioro de los términos de intercambio por la caída de largo plazo en los precios reales de sus productos. Y tiene que enfrentarse a otras cuatro dificultades económicas:

  1. Los precios nominales y reales de la caña panelera, la panela, la yuca y el almidón de yuca son altamente inestables, y esto impide que la familia campesina planifique el uso de su unidad productiva. Por eso es necesario organizar la población alrededor de cooperativas con fondos de estabilización de precios y de empresas comercializadoras de sus productos.
  2. Las familias campesinas no logran beneficiarse de las economías de escala, porque producen poco por supuesto, pero además porque es difícil asociarse y cada una se especializa en un producto lo cual las hace más vulnerables al cambio de los precios.
  3. Los bienes públicos que ofrece el Estado (vías, educación, asistencia técnica…) no son suficientes para introducir un cambio técnico que permita compensar la caída de los precios reales. Por ejemplo Corpoica no tiene un modelo de intervención en la agricultura familiar campesina en agrobiodiversidad, como sí lo tienen entidades como Embrapa en Brasil o Cirad en Francia.  
  4. Hay también que mencionar el problema ambiental. El territorio de las economías campesinas del norte del Cauca tiene problemas de suelos y de agua por la  deforestación de las cuencas hidrográficas en la montaña y en los páramos, debido a la migración y a la explotación maderera y minera ilegal.

Las tareas pendientes

Firma Acuerdos de Paz.
Firma Acuerdos de Paz.  
Foto: Presidencia de la República

Los acuerdos de La Habana fortalecieron el monopolio de las armas y el control territorial por parte del Estado colombiano. Pero esto no es suficiente para lograr el desarrollo adecuado de las economías campesinas.

En el norte del Cauca hay muchos campesinos que han dejado su forma de subsistencia tradicional para emplearse como asalariados con contratos informales. 

El reto de las economías campesinas del norte del Cauca es canalizar los nuevos recursos estatales y orientarlos para que las nuevas generaciones puedan conservar sus saberes tradicionales al tiempo que protegen el medio ambiente. Esto puede lograrse mediante  varias estrategias:

  1. El cooperativismo que permite un mejor uso de los recursos dispersos de las familias y una gestión empresarial de las cadenas de valor que aumenten el ahorro y  la inversión colectiva. Las ONG que fomentan las asociaciones campesinas, como la Corporación de Estudios Interdisciplinarios y Asesoría Técnica (CETEC), pueden actuar de una manera más eficiente si tienen en cuenta las tendencias locales del mercado, la política pública y el medio ambiente.
  2. Las herramientas de manejo ambiental, como la agricultura de conservación y el pago por servicios ecosistémicos, que se ajustan muy bien a las lógicas de subsistencia de las economías campesinas. A este propósito podrían aplicarse los recursos de la cooperación internacional en materia ambiental, además de establecer alianzas entre el sector agroindustrial de la caña de azúcar y el sector de las economías campesinas para aprovechar los servicios ecosistémicos creados.  
  3. En el norte del Cauca hay muchos campesinos que han dejado su forma de subsistencia tradicional para emplearse como asalariados con contratos informales. Los campesinos desplazados y empleados informalmente deben acudir a los jueces rurales y a las oficinas del trabajo para hacer cumplir la ley.
  4. La bancarización en las economías campesinas es importante, siempre y cuando se incentiven el ahorro y la inversión colectiva. Este no puede ser un mecanismo o un pretexto para pagar salarios menores en efectivo o para cobrar tarifas elevadas por el uso de los servicios bancarios.
  5. El Estado debe promover programas pedagógicos que contribuyan a solucionar los problemas de convivencia multiétnicos y multiculturales. Las economías campesinas del Cauca tienen problemas ancestrales dentro y fuera de sus comunidades con los indígenas por la apropiación histórica del territorio (como el caso de la Hacienda San Rafael).

El proceso de apropiación del territorio por parte de actores como el Estado, las empresas capitalistas y las economías campesinas es heterogéneo y conflictivo. Aprender de la experiencia agraria del norte del Cauca podría servir para favorecer a las comunidades campesinas si se trabaja en la conservación multiétnica y multisectorial del medio ambiente.

 

* Miembro del Área de Economía Agrícola y Territorio (EAT) y del Centro de Investigaciones para el Desarrollo (CID) de la Universidad Nacional. alejandroguzmanmandonado.blogspot.com.

 

Escribir un comentario

“Los comentarios en Razón Pública están sujetos a moderación, (de 8 am a 6pm hora de Colombia) con el fin de garantizar un intercambio de opiniones en tono respetuoso - serán bienvenidas la crítica aguda y la ironía - que enriquezcan el debate y resulten interesantes para lectores y autores.
En consecuencia, no se aceptarán comentarios del siguiente perfil:
1. Que constituyan descalificaciones, ataques o insultos contra los autores o contra otros participantes del foro de comentarios.
2. Que incluyan contenidos, enlaces o nombres de usuarios que razonablemente puedan considerarse insultantes, difamatorios o contrarios a las leyes colombianas.
3. Comentarios sin sentido o repetidos, que serán eliminados sin piedad.

Los comentarios no reflejan necesariamente la opinión de Razón Pública, sino la de los usuarios, únicos responsables de sus propias opiniones.”


Código de seguridad
Refescar

Comentarios  

Rafael Julio Utria J
+1 # Porqué la CCIRafael Julio Utria J 17-04-2017 16:55
El MADR tiene su brazo armado. Se trata de la CCI, quien ejecuta el 99% de los proyectos que se inventa el Ministro de Agricultura. Todos los días se inventa un programa y/ o proyecto productivo, para unas pocas personas y unos pocas regiones. Se debe cuestionar los resultados del Pacto Agrario. La mentira mas grande inventada, Somos damnificados de eso...PPM 20142800180542 fallido hasta ahora...
Responder | Responder con una citación | Citar | Reportar al moderador

Videocolumnas

Mario Hernández

  • 150 años de la Universidad Nacional

    Ambivalente sentimiento en la celebración de cumpleaños de la Universidad Nacional que ha contribuido en ciencia y tecnología pero que ha tenido momentos críticos en especial en su financiamiento. Por Mario Hernández.

Germán Prieto

  • Cómo evitar más ciclistas muertos

    Germán Prieto nos cuenta sobre los principales problemas a los que se están enfrentando los ciclistas. Cerca de 70 ciclistas al año, mueren en accidentes en Bogotá.

Ver más videocolumnas

Arte y Cultura

La ambigua carga explosiva de Elmo Valencia

(Tiempo estimado: 5 - 10 minutos)

Elmo Valencia, poeta nadaísta.

Dario RodriguezComo su propia vida, la obra del fallecido autor caleño se ubica en un territorio incierto, entre la calidad y la payasada, la leyenda y la caricatura. Un vistazo sobre sus textos permite apreciar la herencia y la relevancia del nadaísmo en la actualidad.  

Darío Rodríguez*

Sazón Pública

Por Harpagón
Este mes           Archivo

 

Lectura Pública

¿Estamos motivados a actuar racionalmente?

(Tiempo estimado: 4 - 8 minutos)

Racionalidad a través del razonamiento, por John Broome.

Diana GonzalezEsta obra de John Broome ofrece materiales novedosos para el viejo debate sobre qué significa la racionalidad, sobre qué tan racionales somos los humanos, y sobre qué tanto usamos o no usamos la razón en los distintos espacios de la vida.

Diana González*

Recomendado

Estados Unidos y su propio problema de drogas

Drogas psicoactivas

Ricardo VargasLa idea de responsabilizar a los países productores (y que Pence seguramente viene a repetir), está tomando fuerza en Estados Unidos y nos haría volver a la mano dura. Pero las estadísticas indican que el quid de la cuestión hay que buscarlo allá.    

Ricardo Vargas M.*

Mirada Pública

El Papa Francisco y su visita a Colombia

Fotos: Flickr El Papa en Colombia

Nos escriben

RP en los medios

Ver más RP en los medios

La Fundación RAZÓN PÚBLICA es una entidad sin ánimo de lucro ni carácter partidista constituida en 2008 para servir como un punto de convergencia y un instrumento para la expresión de los intelectuales colombianos comprometidos con el proyecto de una sociedad pacífica, democrática, legal, justa y productiva.

La Asamblea General de Razón Publica está integrada por sus fundadores, por los autores y autoras que contribuyen de manera regular a esta revista, por los donantes a la Fundación y por el equipo de planta de la revista.

Hernando Gómez Buendía Director y editor generalFernando Garavito Pardo (Q.E.P.D.) Editor emérito • Editores: Carlos Granada,
Valentina Landínez @Valelandinez, Érika Mesa
Valentina Salazar Imágenes • Tatiana Alfonso Coordinadora de Lectura Pública  
Linda Ordóñez  Coordinadora administrativa linda.ordonez@razonpublica.org.co 
Angélica Zambrano  Videocolumnas y webmaster angelica.zambrano@razonpublica.org.co @Anyelik 
Daniela Garzón Coordinadora editorial daniela.garzon@razonpublica.org.co  @Ginethdan

Please publish modules in offcanvas position.