El Acuerdo de paz debe cumplirse, pero no es intocable

(Tiempo estimado: 5 - 10 minutos)

Corte Constitucional

Jose Gregorio HernandezEl fallo de la Corte Constitucional confirma que el Acuerdo con las FARC obliga al Estado, pero no que él sea parte de la Constitución, que sea incambiable o que deba aplicarse literalmente. Más aún: el blindaje constitucional del Acuerdo sí puede modificarse.     

José Gregorio Hernández*

Leer más...

Erradicación forzada: los efectos de una meta sin sentido

(Tiempo estimado: 5 - 9 minutos)

Erradicación de cultivos ilícitos.

Juan Carlos GarzonManuela SuarezLos muertos de Tumaco son solo uno de los muchos conflictos que está produciendo esta estrategia, que es además ineficiente y no se está aplicando en las regiones donde se debería. La sustitución de cultivos despega lentamente, y la paz territorial sigue estando en peligro.

Juan Carlos Garzón* - Manuela Suárez**

Leer más...

La ruptura de Cambio Radical con el Gobierno: nada nuevo bajo el sol

(Tiempo estimado: 5 - 10 minutos)

Presidente Juan Manuel Santos junto al ex vicepresidente Germán Vargas Lleras.

Fabian AcuñaA medio camino entre la vicepresidencia y la campaña electoral, entre Santos y Uribe, entre “los principios” y las conveniencias, entre el oportunismo y la oportunidad, aquí está la jugada del partido de Germán Vargas Lleras. ¿Qué sigue?      

Fabián Alejandro Acuña *

Leer más...

El pésimo acuerdo comercial que Colombia hizo con Francia

(Tiempo estimado: 5 - 10 minutos)

Firma del acuerdo entre Colombia y Francia en 2014 que está a punto de ser ratificado

Enrique Prieto-RíosRene UrueñaAunque no se ha discutido mucho en los medios de comunicación, Colombia está al borde de aprobar un acuerdo para promover la inversión francesa que nos puede causar graves perjuicios. ¿De qué se trata?

Enrique Prieto-Ríos* - Rene Urueña Hernández**

¿Qué es un APPRI?

El 6 de junio la Comisión Segunda de la Cámara de Representantes aprobó en tercer debate el Acuerdo para la Promoción y Protección de la Inversión Extranjera (APPRI) entre Francia y Colombia. A primera vista esto no tendría nada de especial y sería un trámite más para ratificar un acuerdo que podría traer beneficios para el país. Sin embargo, esto no es cierto por lo que implica este tratado en particular para Colombia.  

Cómo ya lo habíamos explicado en Razón Pública, los tratados de este tipo (los APPRI) protegen a individuos y compañías que invierten en el territorio de la otra parte frente a los posibles abusos del Estado que recibe la inversión extranjera (Estado receptor). En la actualidad existen cerca de 3.600 APPRI en el mundo, incluyendo tratados de libre comercio (TLC) que cuentan con un capítulo de protección a la inversión extranjera equivalente a un APPRI. Es importante resaltar que estos tratados surgen históricamente dentro de un marco de relaciones geopóliticas poscoloniales norte-sur, donde los países del Norte los usaron como herramientas para mantener cierto grado de control político, económico y legal sobre antiguas colonias que se independizaron.

Los APPRI protegen al inversionista extranjero con recursos para su defensa frente a la expropiación directa o indirecta o frente a actos que afecten la garantía de un trato justo y equitativo. También sirven para garantizar que el inversionista recibirá el tratamiento de la nación más favorecida, entre otras protecciones y beneficios.

Estos tratados permiten al inversionista extranjero hacer efectivos sus derechos interponiendo demandas ante tribunales internacionales de inversión (ya sea un tribunal ad hoc o una institución especializada en el asunto), sin que sea necesario agotar los procedimientos y las instancias de la jurisdicción interna para demandar al Estado receptor de la inversión.

En ese sentido el papel que juega el Tribunal Internacional de Arbitraje de Inversión es similar al de un máximo tribunal administrativo (para el caso de Colombia el Consejo de Estado) ya que está evaluando la legalidad o la ilegalidad de las decisiones adoptadas por cualquier entidad del Estado receptor de la inversión como puede ser una ley, un decreto una resolución o una sentencia (inclusive una sentencia de la Corte Constitucional), frente a los términos del APPRI.

¿Por qué es perjudicial?

Comisión Segunda de la Cámara que aprobó en tercer debate el acuerdo
Comisión Segunda de la Cámara que aprobó en tercer debate el acuerdo 
Foto: Cancillería

Para el caso específico del APPRI Francia-Colombia es importante resaltar varios aspectos que hacen que este tratado sea muy oneroso para Colombia y se aleja de la política de negociación de APPRI que Colombia ha adoptado en los últimos años, la cual busca un balance entre la protección de los derechos de los inversionistas extranjeros y la capacidad regulatoria del Estado.

Probablemente el punto más grave de este tratado es el artículo 16, según el cual: “Cuando las leyes de una de las Partes Contratantes, o las obligaciones emanadas del derecho internacional existentes o posteriores al momento del presente Acuerdo, contengan disposiciones tanto generales como específicas que otorguen un trato más favorable que el previsto en el presente Acuerdo, estas disposiciones aplicarán en la medida en que sean más favorables”.

El APPRI Francia-Colombia es un retroceso en la política de inversión extranjera del país.

Este artículo otorga un estándar de protección exorbitante a los inversionistas franceses, que se traduce en la posibilidad que tienen de beneficiarse tanto de medidas legislativas internas como dede otras de carácter internacional. El artículo permite que cualquier beneficio que se otorgue por vía legislativa a un grupo específico de la población (por ejemplo, leyes que se sancionen dentro del marco del acuerdo de paz o una medida económica para promover una industria específica) tenga que ser extendido a los inversionistas franceses si esto representa un beneficio para ellos.

En cuanto a las medidas de derecho internacional, el artículo 16 usa una idea tan amplia como “las obligaciones emanadas del derecho internacional existentes o posteriores” lo cual implica que cualquier tratado (no necesariamente ratificado por Francia o Colombia), costumbre o principio que contenga disposiciones más favorables para los inversionistas (que los beneficios otorgados por el tratado Francia-Colombia) debe ser aplicado en beneficio de inversionistas franceses.

De igual forma este APPRI adopta una versión amplia del concepto de inversión, incluyendo “concesiones en cultivo de recursos y derechos futuros sobre los mismos” – un renglón que no se había pactado en otros APPRI de Colombia.  De esta manera el artículo 6, parágrafo 4, limita la capacidad del Estado colombiano para adelantar licenciamientos obligatorios, algo que está autorizado por las reglas de la Organización Mundial del Comercio (OMC) y que se dio por ejemplo en el decreto del Ministerio de Salud en relación con el medicamento Imatinib (para el tratamiento de la leucemia) de propiedad de la farmacéutica Novartis. De aprobarse este tratado con Francia se limitarían las posibilidades del gobierno colombiano para adoptar una medida similar en el futuro.

Otro aspecto que hace gravoso el acuerdo es el hecho de que en la mayoría de los APPRI firmados por Colombia (y en la mayoría de los 3.600 en el mundo) antes de la etapa arbitral se requiere que las partes dentro de un período de 6 meses intenten solucionar el conflicto a través de un arreglo directo. Esta etapa de arreglo directo desaparece en el APPRI entre Francia y Colombia en temas relacionados con el fomento a la inversión, el medio ambiente y la admisión de inversionistas extranjeros al país.

Adicionalmente importa mencionar que, a través de la cláusula de la nación más favorecidas (MFN), que es común a los APPRI que ha ratificado Colombia con otros países, las condiciones favorables para los inversionistas franceses se podrían extender a los inversionistas de otros países con los cuales Colombia ha ratificado APPRI.

¿Por qué nos disparamos en el pie?

Firma del acuerdo entre Colombia y Francia en 2014 que está a punto de ser ratificado
Firma del acuerdo entre Colombia y Francia en 2014 que está a punto de ser ratificado
Foto: Mintic

Como se puede ver el APPRI Francia-Colombia es un retroceso en la política de inversión extranjera del país y está abriendo una caja de pandora que en pocos años va a pasar su cuenta de cobro con efectos devastadores para la economía nacional o para la protección y garantía de derechos de los ciudadanos.

Resulta poco razonable pensar que aunque Colombia se está defendiéndo de varias demandas de inversionistas extranjeros que pueden llevar al Estado a la bancarrota, al mismo tiempo esté interesado en ratificar tratados con cláusulas y obligaciones onerosas que aumentarán el número de demandas en contra del país y limitarán la capacidad del Estado para regular temas de público interés como el medio ambiente o la salud pública.

Es importante recordarles a la Cámara de Representantes y al gobierno algunas de las demandas que han interpuesto inversionistas extranjeros contra Colombia basados en otros APPRI:

  • Cosigo Resources LTD (parque Yaigojé-Apaporis),
  • Glencore (por la decisión de la Contraloría General en el caso Reficar), o
  • Eco Oro de Canadá (por la prohibición de hacer minería en el páramo de Santurbán).

Además de estas demandas, otros inversionistas extranjeros, cómo es el caso de Gas Natural Fenosa (GNF), por la intervención de Electricaribe por parte del gobierno, iniciaron todos los procedimientos necesarios para demandar a Colombia ante un tribunal de arbitraje de inversión.

No hay una relación directa entre la firma de APPRI y el aumento de la llegada de inversión extranjera al país.

Por eso es preocupante y reprochable que la Comisión Segunda de la Cámara haya aprobado en tercer debate este tratado haciendo caso omiso de los riesgos que trae para Colombia. Es igualmente deplorable que no exista una mayor fiscalización sobre estos tratados por parte de la academia, la sociedad civil y los medios de comunicación. En la actualidad, con la excepción de algunos académicos y periodistas como el profesor Marco Velásquez, estos temas pasan desapercibidos.

Resta esperar que en el cuarto debate la plenaria de la Cámara analice detenidamente y de manera informada este tratado y ponga sobre una balanza los beneficios frente a los riesgos que implica su aprobación, especialmente teniendo en cuenta que estudios empíricos han demostrado que no hay una relación directa entre la firma de APPRI y el aumento de la llegada de inversión extranjera al país.

La inversión extranjera no es negativa, los APPRI tampoco lo son, lo malo es que el texto del APPRI entre Colombia y Francia sea demasiado oneroso para el país. Solo resta plantear tres preguntas:

  • ¿Quiénes negociaron este tratado?;
  • ¿Por qué promueve este tratado tan oneroso, desigual y poco amistoso el país de la liberté, égalité, fraternité, especialmente en el año Colombia-Francia?;
  • ¿Estará Francia condicionando el dinero de apoyo al proceso de paz a la aprobación de este tratado?

 

* Profesor principal e integrante del grupo de investigación en Derecho Internacional en la Facultad de Jurisprudencia de la Universidad del Rosario.

**Profesor Asociado, director del área de Derecho Internacional y del Centro de Investigaciones Sociojurídicas (CIJUS) de la Facultad de Derecho de la Universidad de los Andes, doctor en Derecho (eximia cum laude) de la Universidad de Helsinki, Finlandia, LL.M. (laudatur), Universidad de Helsinki, Finlandia. Especialista en Economía de la Universidad de los Andes y abogado de la misma universidad. Actualmente es presidente de la Academia Colombiana de Derecho Internacional (ACCOLDI)

 

 

Escribir un comentario

“Los comentarios en Razón Pública están sujetos a moderación, (de 8 am a 6pm hora de Colombia) con el fin de garantizar un intercambio de opiniones en tono respetuoso - serán bienvenidas la crítica aguda y la ironía - que enriquezcan el debate y resulten interesantes para lectores y autores.
En consecuencia, no se aceptarán comentarios del siguiente perfil:
1. Que constituyan descalificaciones, ataques o insultos contra los autores o contra otros participantes del foro de comentarios.
2. Que incluyan contenidos, enlaces o nombres de usuarios que razonablemente puedan considerarse insultantes, difamatorios o contrarios a las leyes colombianas.
3. Comentarios sin sentido o repetidos, que serán eliminados sin piedad.

Los comentarios no reflejan necesariamente la opinión de Razón Pública, sino la de los usuarios, únicos responsables de sus propias opiniones.”


Código de seguridad
Refescar

Comentarios  

Juan Guevara
0 # ConejoJuan Guevara 15-06-2017 12:01
Los tratados solo sirven para burlar la voluntad e intereses del pueblo y favorecer empresas internacionales . Para qué se necesitan tratados, con Estados Unidos tenemos uno y no nos ha servido de mayor beneficio y no tenemos uno con China y desde hace años estamos inundados con productos chinos. Toda la industria manufacturera a sucumbida ante la industria china. Cual es la política y control aduanero y de comercio del gobierno Colombiano y a quien favorece ?
Responder | Responder con una citación | Citar | Reportar al moderador
Hector Rivera Cruz
0 # Dirigente de U.P.Hector Rivera Cruz 15-06-2017 22:24
Es urgente promociona este justo articulo de los doctores Enrique Prieto-Ríos* - Rene Urueña Hernández** a fin de que la ciudadania, de una parte, lleve al parlamento colombiano a asumir esta advertencia en contra de este lesivo tratado con Francia,y de otra,haga conciencias sobre los casos: Cosigo Resources LTD, Glencore, Reficar), y Eco Oro de Canadá.
Responder | Responder con una citación | Citar | Reportar al moderador

Videocolumnas

Erwing Rodriguez

  • Minería en Santurbán ¿Otra vez?

    Erwing Rodríguez-Salah habla del interés de Minesa de desarrollar un proyecto de mega minería en bosque alto andino, lo cual afectaría el agua de Bucaramanga.

Lorena Beltran

  • Justicia en casos de cirugías plásticas

    La periodista Lorena Beltrán habla del proceso contra médicos que convalidaron de manera irregular su título como cirujanos poniendo en riesgo la vida de sus pacientes.

Ver más videocolumnas

 

Conversaciones sobre economía con César Ferrari

¿Un cambio de era?

Alberto Pérez Toro, con César Ferrari.

Ir a archivo

Arte y Cultura

Clasificó Colombia: las eliminatorias sudamericanas al Mundial de Rusia 2018

(Tiempo estimado: 5 - 10 minutos)

Partido por eliminatorias al mundial de Rusia entre Colombia y Perú.

David QuitianLa clasificación desató una euforia que ratifica la posición privilegiada del fútbol en nuestra sociedad. Pero también quedó ratificado el peso de Brasil, Argentina y Uruguay, que deja apenas cupo y medio para disputar entre siete aspirantes.  

David Quitián*

Sazón Pública

Por El Blacho
Este mes           Archivo

 

Lectura Pública

La oportuna historia de una negociación de paz

(Tiempo estimado: 4 - 7 minutos)

Acuerdos de Paz entre el M-19 y el Gobierno Nacional.

Juan Pablo ContoEn medio de tantos hechos recientes que amenazan el cumplimiento del Acuerdo con las FARC, Historia de un entusiasmo de Laura Restrepo ayuda a comprender las negociaciones en Colombia y, sobre todo, los intereses detrás de su fracaso.

Juan Pablo Conto*

Recomendado

Colombia: el peligro es Venezuela

Fuerza Armada de Venezuela

Hernando Gómez BuendíaEs tiempo de entender que Venezuela no tiene más futuro que una guerra civil o convertirse en una segunda Cuba. Las consecuencias para Colombia van a ser muy graves, pero no estamos preparados para ellas -ni hemos pensado seriamente en ellas-.  

     Hernando Gómez Buendía*

Mirada Pública

Viaje en ferry a Caquetá, por @AndresMonroyG

Fotos: Andrés Monroy Gómez @AndresMonroyG

Nos escriben

RP en los medios

  • Una elección sin líderes Viernes, 13 Octubre 2017

    Los pomposos y abundantes seminarios sobre cómo ser un líder son puras estafas.  Por supuesto que se puede estudiar el liderazgo, pero nadie puede aprender a ser un líder. El liderazgo no depende de las supuestas calidades o actuaciones del líder, sino de los sentimientos y creencias de sus seguidores. 

Ver más RP en los medios

La Fundación RAZÓN PÚBLICA es una entidad sin ánimo de lucro ni carácter partidista constituida en 2008 para servir como un punto de convergencia y un instrumento para la expresión de los intelectuales colombianos comprometidos con el proyecto de una sociedad pacífica, democrática, legal, justa y productiva.

La Asamblea General de Razón Publica está integrada por sus fundadores, por los autores y autoras que contribuyen de manera regular a esta revista, por los donantes a la Fundación y por el equipo de planta de la revista.

Hernando Gómez Buendía Director y editor generalFernando Garavito Pardo (Q.E.P.D.) Editor emérito • Editores: Carlos Granada,
Valentina Landínez @Valelandinez, Érika Mesa
Valentina Salazar Imágenes • Tatiana Alfonso Coordinadora de Lectura Pública  
Linda Ordóñez  Coordinadora administrativa linda.ordonez@razonpublica.org.co 
Angélica Zambrano  Videocolumnas y webmaster angelica.zambrano@razonpublica.org.co @Anyelik 
Daniela Garzón Coordinadora editorial daniela.garzon@razonpublica.org.co  @Ginethdan

Please publish modules in offcanvas position.