Edición semanal lunes 25 de septiembre de 2017

Seis caminos a la casa de Nariño: abundan los políticos pero escasean los líderes

(Tiempo estimado: 6 - 11 minutos)

Reunión entre gobierno y partidos

Javier DuqueSe aproximan las elecciones de 2018 y aumenta la confusión: cada vez son más los candidatos, las facciones, las alianzas en ciernes y los cruces de cables. No hay partidos ordenados, no hay líderes destacados ni hay tampoco la esperanza de cambio.

Javier Duque Daza*

Leer más...

Elecciones 2018: empezaron las coaliciones

(Tiempo estimado: 5 - 10 minutos)

Coalición entre Robledo, Claudia López, y Sergio Fajardo

Andres DavilaCon el anuncio de la coalición entre Sergio Fajardo, Claudia López y Jorge Enrique Robledo empieza una nueva etapa de un proceso electoral que ha estado marcado por la incertidumbre y las estrategias políticas dudosas. ¿Qué viene ahora?

Andrés Dávila*

Leer más...

Medimás: el síntoma de una crisis estructural de la salud

(Tiempo estimado: 5 - 10 minutos)

Manifestaciones por servicios en Cafesalud.

Mario HernandezPasaron pocas semanas entre el supuesto remedio y la dura recaída. La crisis de esta nueva EPS es consecuencia del mismo sistema de mercado mal regulado que ha venido manteniendo a la salud en su estado lamentable. Pero es posible un cambio.

Mario Hernández Álvarez*

Leer más...

Esta desazón que no nos deja vivir

(Tiempo estimado: 4 - 8 minutos)

Ratio: 0 / 5

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

Expresidente y ganador del primer puesto, Álvaro Uribe Vélez.

Omar RincónNunca habíamos estado mejor: menos violencia, mayor estabilidad, mejores políticas públicas, más diversidad. Pero parece que cuando desaparece la guerra y debemos ser un país normal no sabemos cómo hacerlo. Peor todavía: son las élites quienes fomentan la desazón y los ciudadanos del común quienes ponen la sensatez.

Omar Rincón*

La paradoja

Habitamos un ambiente simbólico y político donde predomina la idea de que todo está mal, salido de madre, peor que nunca.

Pero este micro-clima es más un producto del trabajo de los medios de comunicación y de las elites políticas que del país que vive la vida. Y es que los medios y los políticos han encontrado que su rating, los clics y likes que reciben, aumenta en la medida en que vendan la idea de que todo está mal y que ellos son la solución.

La paradoja radica en que ahora tenemos un mejor país. Hacemos más el amor que la guerra, bailamos mucho más de lo que disparamos, reímos mejor porque hay menos violencia estructural. Aunque no lo queramos ver, este es un país que avanza en derechos sociales y humanos; nuestra economía se mantiene al nivel de los promedios mundiales; las ideas abundan gracias a empresarios jóvenes y creadores de alternativas de paz… Somos un mejor país.

Pero justo cuando deja de estar presente la guerra y llega el momento de la civilización, de disentir y de disputar sentidos conversando, reconociéndole verdad a la voz de los otros, construyendo en medianías y no en lógica de guerra (una lógica de usted o yo), justo en este momento, cuando nos hemos dejado de matar y renunciamos a las venganzas para ser un país de verdad, las élites nos han quedado mal. Y nos han sumido en esta desazón nacional que nos hace pensar que todo anda peor que siempre.

Los diez productores de desazón

Dejación de armas de las FARC-EP.
Dejación de armas de las FARC-EP.
Foto: Radio Televisión Nacional de Colombia

[10] La ausencia de autocrítica. En Colombia la culpa siempre es de otro. Cada uno es un gran señor o una gran institución y el mal siempre está en otra parte. Los corruptos son otros. La injusticia es de otros. Yo soy bueno, digo la verdad y soy honesto; los demás no. Un poco más de reflexión acerca de nuestras debilidades, incoherencias y dificultades para estar en este mundo sería ideal. Un poco menos de egoísmo y mucho más de comunidad para salir de esta desazón en que nos morimos.

[9] La colombianidad. “¿Usted no sabe quién soy yo?”, preguntamos porque de verdad no sabemos quiénes somos. Hacemos preguntas como “¿le parecen bonitas nuestras mujeres?”, “¿le gusta Medellín?” y “¿Nairo es un perdedor mientras James es un rey?” porque tenemos tan baja autoestima que buscamos algo que nos conforte públicamente. Buscamos que nos digan que nuestras mujeres son bellas, que Medellín es lo más y que James es un ganador. Un poco más de autoestima, de saber bien quiénes somos, y menos espejo extranjero serán necesarios para acabar con esta desazón.

Los medios y los políticos han encontrado que su rating, aumenta en la medida en que vendan la idea de que todo está mal.

[8] Los pecados de los pobres. Nos gusta no pensar, andar en nuestros líos de familia y de empresa y dejar que líderes autoritarios decidan nuestro futuro. En esta Colombia del alma andamos tan jodidos en nuestros líos íntimos (el dinero, la sobrevivencia, la moral, las envidias, los orgullos) que la sociedad en conjunto nos sale sobrando. Hay que pensar un poco menos en la familia y más en el Estado para romper la desazón.

[7] Los males de las élites. Somos un país donde las élites no se hacen cargo del destino de la nación porque solo piensan en su propio bienestar. Si a su negocio le va bien, todo bien. Y esto es propio de los empresarios, pero también de los académicos y de los miembros de ONG. Cada élite tiene un solo modo de pensar el país acorde con su pensamiento e intereses. Pensar en que a veces perder algo para uno es ganar para todos sería una forma de salir de la desazón.

[6] Los bienpensantes. No hay peor comodidad que la de los buenos, los que creen que piensan bien y que todos los demás piensan mal o actúan peor. Los bienpensantes están siempre seguros de su moral superior y de las fallas de los otros: el gobierno que no cumple, empresarios chupasangres, izquierda sin ideas. Dicen que todo funciona mal, y cada vez que lo dicen reafirman su autoridad moral. Son como la ONU del pensamiento: la nada que no dice nada pero tiene superioridad moral.

[5] Las iglesias. Son las más coherentes: todo es pecado. Todo atenta contra la fe. Todo va contra dios. Todo es contra la familia. Solo olvidan que por encima de la fe y la obediencia hay un país, hay una sociedad. Deberían pensar que si a todos nos va bien es mejor para la fe. Pero creer es muy difícil en estos tiempos del capital, por eso es mejor ignorar lo colectivo y refugiarse en la propia fe.

[4] Los medios. Han dejado de hacer su oficio que consiste en cuestionar, confrontar, contextualizar y verificar. Se mueren por un like, un clic o por ser tendencia en redes sociales, y por eso caen en el error de informar desde el odio, la venganza y el “nada sirve”. Renuncian a hacer periodismo para convertirse en megáfonos de los odios y la desinformación. Toda mentira vende. Todo da igual. Todo anda mal y lo denuncio. Y cada vez a menos gente le importa estar informada.

[3] Los políticos. Solo piensan en estafar, chantajear y agotar el erario público. No dicen nada constructivo, no producen leyes y viven para los medios.

[2] Santos. Abandonó al país. Se fue de viaje. Se perdió en su selfie. Le agradecemos la paz, pero sería bueno que tuviera al país como prioridad.

Un poco más de autoestima, y menos espejo extranjero serán necesarios para acabar con esta desazón.

[1] Uribe. Decidió secuestrar al país. Hace todo lo que puede para dividir, matonear, agredir, mentir y burlar la decencia. Su ego es para él más importante que el país. Colombia es su finca, y tiene asegurado el derecho para delinquir de palabra, con trinos y matoneo. Para él, el mesías, mentir y matonear son la ley y la verdad. “Miente y agrede y reñirás” es el evangelio uribista.

¿La solución?

Presidente Juan Manuel Santos.
Presidente Juan Manuel Santos.
Foto: Presidencia de la República

En este contexto han pasado tres cosas:

  • El ciudadano huyó de la información y de los medios y se convirtió al evangelio de sus redes de amigos.
  • Los medios perdieron al ciudadano, pero ganaron al político como centro del espectáculo. En esto Uribe es el mejor.
  • La desazón y la desconfianza en la democracia, en el Estado, en los derechos y en el futuro del país se convirtieron en actitudes adoptadas para sentirse inteligente y parecer interesante.

La desazón es real, y está bien porque no hay nada en qué creer o con qué conectarse. Pero, ¿y Colombia? ¿No nos hemos dado cuenta empresarios, finqueros, antioqueños, narcos, costeños, cachacos y uribes que sin país no somos?

Colombia está mejor que nunca, pero a nadie le gusta. Y eso es parte de la democracia, de la libertad, de poder pensar y disentir. La solución para la desazón que nos habita es: ¡Menos Uribe, más ciudadanos y más verdad! Esta es la consigna que nos sacará de la zozobra.

 

* Director de la maestría en Periodismo de la Universidad de los Andes. Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

 

Escribir un comentario

“Los comentarios en Razón Pública están sujetos a moderación, (de 8 am a 6pm hora de Colombia) con el fin de garantizar un intercambio de opiniones en tono respetuoso - serán bienvenidas la crítica aguda y la ironía - que enriquezcan el debate y resulten interesantes para lectores y autores.
En consecuencia, no se aceptarán comentarios del siguiente perfil:
1. Que constituyan descalificaciones, ataques o insultos contra los autores o contra otros participantes del foro de comentarios.
2. Que incluyan contenidos, enlaces o nombres de usuarios que razonablemente puedan considerarse insultantes, difamatorios o contrarios a las leyes colombianas.
3. Comentarios sin sentido o repetidos, que serán eliminados sin piedad.

Los comentarios no reflejan necesariamente la opinión de Razón Pública, sino la de los usuarios, únicos responsables de sus propias opiniones.”


Código de seguridad
Refescar

Comentarios  

Ricardo Sanchez
0 # OpiniónRicardo Sanchez 18-07-2017 08:01
Me parece muy interesante el articulo de
Responder | Responder con una citación | Citar | Reportar al moderador
rocio bolgan
+1 # Esperanzarocio bolgan 19-07-2017 15:28
amigo, un abrazo y gracias por compartir la vision de una realidad nublada por el desazon.
Responder | Responder con una citación | Citar | Reportar al moderador
Nora Muñoz
0 # Colombianos UnidosNora Muñoz 21-07-2017 12:18
No permitamos que nos manipulen los dueños del poder, que lo poseen gracias a nuestros votos.
DIVIDE Y REINARAS. Máxima muy bien utilizada por nuestros " honorables politicos".
Como sigamos aprendiendo del mal ejemplo de estos disociadores violentos y deshonestos personajes, que lo único que persiguen es polarizarnos, enemistarnos y envenenar nuestras mentes, sembrado odio y desazón. terminaremos matandonos entre hermanos, repitiendo nuestra triste historia de más de 50 años de violencia e irrespeto por la diferencia de pensamiento; y ellos logrando su único propósito: Ser un selecto grupo de millonarios con nuestros recursos. Ellos cada vez más poderosos y nosotros cada vez más oprimidos.
Inteligencia emocional, es lo que necesitamos para entender que esos líderes de pacotilla, ignoran convenientement e la responsabilidad que tienen de guiar a sus seguidores por el camino de la conciliación, el respeto, el amor al prójimo, porque saben que unidos los venceremos, entonces tendrían ellos un control de parte nuestra y estarían obligados a hacer su tarea honestamente, sin poderse refugiar en su nefasta cosecha de odios con la que han conformado su ejército, convirtiendo así a sus víctimas, en sus más agresivos defensores.
Firmo como Colombiana del común, ExUribista, hoy apolitica, gracias a las constantes violaciones a mis derechos fundamentales, por cuenta de nuestra "honorable clase política"
Responder | Responder con una citación | Citar | Reportar al moderador
Nora Muñoz
0 # Oxigenate leyendo www.razonpublica.comNora Muñoz 22-07-2017 08:18
Gracias a los creadores de este espacio, por permitirnos a los ciudadanos del común ver nuestra realidad nacional, con ojos imparciales y objetivos, para así mismo convocarnos a la reflexión sana y a la acción productiva tendiente a la unión que es la que realmente hace la fuerza.
Este artículo me condujo a pensar y a expresar mis anteriores conclusiones.
Vale la pena difundir está información, nos beneficia a todos.
Responder | Responder con una citación | Citar | Reportar al moderador

Videocolumnas

Jonatan Rodríguez

Bladimir Basabe

  • Salvemos Varadero

    Hace 3 años se descubrió el arrecife coralino Varadero, en el lugar donde se va a construir un segundo canal de acceso a la bahía de Cartagena. Por Bladimir Basabe.

Ver más videocolumnas

Arte y Cultura

Los 150 años de la Nacional: ¿una universidad para los estudiantes?

(Tiempo estimado: 5 - 10 minutos)

Manifestaciones por parte de los estudiantes de la Universidad Nacional.

Fabian AcostaLa Nacional nació como una universidad moderna en sintonía con las necesidades de un país en construcción, pero en los últimos años el mercado se ha impuesto sobre la educación y los estudiantes han sufrido las peores consecuencias.

Fabián Acosta*

Sazón Pública

Por El Blacho
Este mes           Archivo

 

Lectura Pública

Genocidios: gobierno y ciudadanos en los exterminios masivos

(Tiempo estimado: 5 - 9 minutos)

La UP

Armando MercadoEste libro explica el papel de los gobiernos y los ciudadanos en perpetrar esas masacres a través de la historia. Entender cómo y por qué ocurren es fundamental en el posconflicto colombiano para evitar tragedias como la de la Unión Patriótica.

Armando Mercado Vega*

Recomendado

¿Cataluña se separará de España?

Plaça de Catalunya en Barcelona.

David_MinovesDespués de muchos años de intentar acomodarse al Estado español, Cataluña acabó por embarcarse en el proceso de constitución como Estado independiente. Y el proceso parece irreversible.

David Minoves*

Mirada Pública

Mi hermosa Bogotá por @Elbisnet

Fotos: Elbis Estid Bonilla @Elbisnet

Nos escriben

RP en los medios

Ver más RP en los medios

La Fundación RAZÓN PÚBLICA es una entidad sin ánimo de lucro ni carácter partidista constituida en 2008 para servir como un punto de convergencia y un instrumento para la expresión de los intelectuales colombianos comprometidos con el proyecto de una sociedad pacífica, democrática, legal, justa y productiva.

La Asamblea General de Razón Publica está integrada por sus fundadores, por los autores y autoras que contribuyen de manera regular a esta revista, por los donantes a la Fundación y por el equipo de planta de la revista.

Hernando Gómez Buendía Director y editor generalFernando Garavito Pardo (Q.E.P.D.) Editor emérito • Editores: Carlos Granada,
Valentina Landínez @Valelandinez, Érika Mesa
Valentina Salazar Imágenes • Tatiana Alfonso Coordinadora de Lectura Pública  
Linda Ordóñez  Coordinadora administrativa linda.ordonez@razonpublica.org.co 
Angélica Zambrano  Videocolumnas y webmaster angelica.zambrano@razonpublica.org.co @Anyelik 
Daniela Garzón Coordinadora editorial daniela.garzon@razonpublica.org.co  @Ginethdan

Please publish modules in offcanvas position.