La corrupción como bandera electoral: una pelea perdida

(Tiempo estimado: 6 - 11 minutos)

Coalición entre Claudia López, Jorge Enrique Robledo, y Sergio Fajardo.

Hernando Gomez BuendiaEl debate “sobre Odebrecht” en el Congreso podría ser el despegue de la campaña presidencial con la bandera de la anti-corrupción. Pero esta batalla necesaria y urgente es mucho más complicada de lo que parece.  Aquí están las razones.   

Hernando Gómez Buendía*

Leer más...

Venezuela: elecciones que no eligen

(Tiempo estimado: 5 - 9 minutos)

Elecciones regionales en Venezuela.

Ronal_RodriguezLa arrasadora victoria del chavismo en la elección de gobernadores sorprendió a muchos, pero esta victoria es consecuencia de una historia de manipulación de las elecciones hasta hacer que en Venezuela el ganar las votaciones ya no tiene importancia. 

Ronal F. Rodríguez*

Leer más...

Avianca vs. ACDAC: historia de una huelga inusitada

(Tiempo estimado: 5 - 9 minutos)

Adriana-CamachoEl conflicto entre Avianca y sus pilotos ha estado marcado por las irregularidades y las dilaciones. Aquí una explicación de los detalles legales de una huelga que está afectando a muchos colombianos y de lo que cabe esperar en los próximos días.

Adriana Camacho Ramírez*

Leer más...

¿Por qué hay tanta corrupción en Colombia? Una explicación histórica

(Tiempo estimado: 5 - 10 minutos)

Corrupción

Eduardo LindarteEl desarrollo moral del colombiano medio se quedó en la fase egocéntrica o etno-céntrica, y esto se debe a la historia truncada de las luchas por la igualdad y la inclusión, que deslegitiman las normas formales y propician la ilegalidad.*

Eduardo Lindarte**

Universidad Manizales

La conciencia moral

En un artículo anterior de Razón Publica sugerí una explicación sociológica del fenómeno extendido de corrupción a partir de la conciencia moral del pueblo colombiano.

Comencé por señalar que el desarrollo moral de una persona o de un pueblo debe llevarlo desde la fase “egocéntrica” (el bien del individuo) al estadio “etno-céntrico” (lo que conviene al grupo) y finalmente a la etapa “mundo-céntrica” (el bien de la humanidad).

Expliqué cómo la estructura jerárquica de la sociedad colombiana desde la Conquista favoreció las orientaciones etno-céntricas y limitó la ampliación del sentido de responsabilidad moral. La superposición del capitalismo a dicha sociedad reforzó las tendencias egocéntricas.

En este nuevo artículo me propongo ahondar sobre los aspectos sociales de la historia colombiana que obstruyeron la formación de esta conciencia moral más amplia y propiciaron la ilegalidad.

Una historia de división

Liberales y conservadores en guerra.
Liberales y conservadores en guerra.
Foto: Banco de la República

Todo el siglo XIX estuvo marcado por la disputa entre dos visiones distintas sobre el orden normativo deseable.

  • Por un lado estaban las élites liberales inspiradas por la Revolución Francesa, así como por el reconocimiento de las nuevas oportunidades económicas provenientes de la consolidación del capitalismo internacional. A estas élites se sumaron los sectores populares que exigían mayor reconocimiento e inclusión para acceder a nuevas oportunidades. Este fue el caso de la alianza con los afrodescendientes del antiguo Cauca que hizo posible abolir los restos de la esclavitud legal.
  • Por otro lado estaba la visión conservadora y religiosa, más aferrada a la hacienda como arreglo social, a las jerarquías, privilegios y seguridades de la Colonia y al anhelo de un gobierno fuerte y centralizado.

Cada una de estas dos visiones explicaba según su propia perspectiva la naturaleza de la solidaridad, el orden natural y la justicia.

La intensa polarización que produjo este conflicto pone en duda el valor de los triunfos de ambas partes. Por un lado están los triunfos de los liberales que fueron opacados por la parálisis política subsiguiente a la Independencia. Por otro lado, en la última parte del siglo, cuando llegaron al poder, los conservadores no lograron facilitar los cambios culturales necesarios para la nación. El éxito conservador hizo que se pospusieran por más de cuarenta y cinco años las demandas de inclusión social y cultural, aunque también se tradujo en una paz tensa que permitió el florecimiento de la industria.

Esa acumulación de procesos sociales no resueltos impidió el desarrollo de una conciencia moral más amplia. 

Con el regreso de los liberales al poder en la década de 1930 se renovaron las demandas de inclusión social, pero tuvieron poco éxito. Aunque los gobiernos liberales introdujeron la legislación laboral para un orden industrial emergente y echaron los cimientos para un sistema educativo amplio, no lograron democratizar sustancialmente las oportunidades de acceso a la tierra y al capital. La consecuencia de estas tensiones no resueltas fue el período de La Violencia.

Lo anterior provocó tres reacciones:

  • La fuga continua de la población hacia la periferia, migración que dio origen a un orden sociopolítico precario porque estaba basado en la arbitrariedad y donde el aislamiento y los obstáculos geográficos impidieron que el Estado supuestamente democrático garantizara  los derechos de la población.
  • La rebeldía activa de los campesinos, que se expresó en la creación de las distintas guerrillas cuyos efectos se sienten hasta el día de hoy.
  • El aumento de las actividades ilegales y en especial del narcotráfico, cuyo acceso –aunque riesgoso– estaba abierto a los emprendedores.

La falta de oportunidades no solo aumentó el atractivo económico de las actividades ilegales, sino que posiblemente brindó un incentivo psicológico. El ingreso a la ilegalidad implicaba liberarse del sometimiento a una autoridad percibida como opresiva, lo cual pudo ser un impulso para iniciar dichas actividades.

La experiencia inicial con la marihuana en la Costa en los años sesenta sirvió como aprendizaje sobre las posibilidades e intríngulis del narcotráfico y facilitó el desarrollo posterior del mercado de la coca en otras regiones. El aumento del interés en la tierra como depósito de valor y de estatus que resultó de este negocio debilitó aún más la eficacia de las leyes formales del Estado y acentuó las desigualdades agrarias.

Causas profundas

Esa acumulación de procesos sociales no resueltos impidió el desarrollo de una conciencia moral más amplia. Y además impidió que avanzara el proceso de extensión de la ciudadanía social o de las oportunidades para una vida mejor, puesto que no existían ni el interés ni la capacidad reales para hacer frente al atraso, la discriminación y la desigualdad que ayudaron a prolongar las jerarquías coloniales.

La situación anterior resultó en condiciones favorables e incentivos para el florecimiento de los negocios ilegales, la corrupción y el deterioro de la moralidad que están presentes en diversos ámbitos:

  • En lo político se manifiestan en un orden sustentado no en la autoridad clara y establecida de un Estado central sino en la gobernanza basada en reciprocidades entre élites nacionales, regionales y locales. En ella la excepcionalidad, oculta bajo el manto de una legalidad formal, es la norma dominante. Frente a esta realidad las instituciones que controlan el cumplimiento de las leyes tienen una responsabilidad muy difícil de cumplir.
  • En lo social se manifiestan en la escasez o ausencia de oportunidades para que los estratos inferiores accedan a recursos tan importantes como tierra, educación, capital y crédito.
  • En lo subjetivo y psicológico se manifiestan en la persistencia del estigma colonial para las razas “inferiores”. Todavía en 1928 Laureano Gómez podía hablar de la inferioridad de indígenas, afrodescendientes y mestizos como un hecho natural y congénito, sin poder o querer entender la situación de estos grupos como resultado de su sometimiento y marginación. En esas condiciones difícilmente podían desarrollar su autoestima e independencia.

Todo lo anterior inhibió mucha de la capacidad de agencia independiente de los estratos populares –para la iniciativa, el emprendimiento y la innovación–. De los grupos mencionados el menos inhibido fue el mestizo, pues era más aceptado por su cercanía con el blanco, así como por su importancia numérica, aunque logró mejorar su estatus solo después de un largo tiempo.

Trabajar para el futuro

Gestores de cultura ciudadana, importantes para combatir la corrupción
Gestores de cultura ciudadana, importantes para combatir la corrupción
Foto: Agencia Nacional de Reintegración

Los cambios sociales actuales están creando las condiciones para la emergencia, desarrollo y consolidación de una conciencia moral más amplia. Entre estos cambios están:

  • La creciente interacción producida por la urbanización;
  • Los escenarios laborales:
  • Las tecnologías de la información y la comunicación;
  • La educación, y
  • La ampliación de la clase media.

Todos estos factores contribuyen a crear empatía, a mejorar en el conocimiento del otro y a demandar un orden moral. El trabajo en este sentido tendrá que incluir múltiples esfuerzos.

La ampliación de la clase media será fundamental para fortalecer la conciencia moral y reducirá el atractivo de la ilegalidad. 

Uno de ellos será el de hacer más equitativo el acceso a las oportunidades –educación, salud, tierras, capital, emprendimientos económicos–. La ampliación de la clase media será fundamental para fortalecer la conciencia moral y reducirá el atractivo de la ilegalidad. Otro será el fortalecimiento de las infraestructuras de comunicación –como internet– que facilitan las relaciones y propician el reconocimiento del otro. También debe hacerse todo lo posible en materia de resolución de conflictos, y en ese sentido es muy relevante el desmonte de las guerrillas.

Desde luego también es importante fortalecer el Estado central con la presencia efectiva de instituciones que neutralicen a las élites regionales y locales pero que permitan el fortalecimiento de la voz ciudadana, y particularmente de la clase media. Solo si es de esta manera sería útil la descentralización, pues de otro modo simplemente serviría para favorecer a dichas élites. En relación con esto también son importantes las reformas legales e institucionales que contribuyan a combatir la corrupción.

Finalmente, hace falta una promoción más amplia y efectiva de la cultura ciudadana, que incluye temas como la convivencia, la legalidad, la democracia y la solidaridad. Este esfuerzo debe tener su base en el sistema educativo, pero debe ir mucho más allá, hacia el trabajo con las comunidades. Deberá tener didácticas apropiadas dirigidas a transformar conductas y prácticas arraigadas.

Es importante reconocer que las competencias cognitivas y el manejo del discurso de la ciudadanía no producirán por sí solos una ampliación de la conciencia moral. Para que esto ocurra, además de lo cognitivo, es necesario movilizar emociones y valores y promover un sentido moral a través del cultivo de la empatía, para lo cual será necesario educar la inteligencia emocional, un área en la cual valdría la pena profundizar mucho más.

* Razón Pública agradece el auspicio de la Universidad Autónoma de Manizales. Las opiniones expresadas son responsabilidad del autor.

** Economista de la Universidad Nacional, M.A en Sociología de Kansas State University, Ph.D. en Sociología de la Universidad de Wisconsin, docente y consultor a comienzos de la vida profesional, técnico y consultor de organismos internacionales en el medio, y actualmente docente y coordinador del Departamento de Ciencia Política de la Universidad Autónoma de Manizales. 

Escribir un comentario

“Los comentarios en Razón Pública están sujetos a moderación, (de 8 am a 6pm hora de Colombia) con el fin de garantizar un intercambio de opiniones en tono respetuoso - serán bienvenidas la crítica aguda y la ironía - que enriquezcan el debate y resulten interesantes para lectores y autores.
En consecuencia, no se aceptarán comentarios del siguiente perfil:
1. Que constituyan descalificaciones, ataques o insultos contra los autores o contra otros participantes del foro de comentarios.
2. Que incluyan contenidos, enlaces o nombres de usuarios que razonablemente puedan considerarse insultantes, difamatorios o contrarios a las leyes colombianas.
3. Comentarios sin sentido o repetidos, que serán eliminados sin piedad.

Los comentarios no reflejan necesariamente la opinión de Razón Pública, sino la de los usuarios, únicos responsables de sus propias opiniones.”


Código de seguridad
Refescar

Comentarios  

Betty
+2 # Corrupciónrb9s8Betty 21-08-2017 10:28
Profesor Lindarte: Si bien es cierto, logra usted en su artículo una explicación sociológica sobre la corrupción, se queda a mitad de camino, porque esta no es solamente un problema e ciudadanos frustrados, sino de élites educadas en las mejores universidades del mundo, gente que ocupa los cargos más altos de la burocracia y de la justicia, que además tienen los ingresos más altos y relaciones sociales más sólidas con el poder, sin embargo son ellos los que nos roban y defraudan, dónde quedó el sujeto moral?
Responder | Responder con una citación | Citar | Reportar al moderador
Betty
+1 # CorrupciónBetty 21-08-2017 10:31
El artículo no logra explicar la corrupción que anida en las élites, son los más educados en las mejores universidades del mundo, los que más ganan, los que tienen las relaciones sociales más sólidaS con el poder y son los que finalmente nos defraudan. Dónde queda el sujeto moral?
Responder | Responder con una citación | Citar | Reportar al moderador
Francisco Thoumi
0 # Estimado Profesor Lindarte:Francisco Thoumi 21-08-2017 12:02
¿Creé usted que Trump es colombiano?
Responder | Responder con una citación | Citar | Reportar al moderador
Alvaro Molina Paez
+1 # Admon. EmpresasAlvaro Molina Paez 22-08-2017 11:02
Creo profesor que faltó el efecto de la muerte de Gaitan en la violencia política y tambien la del Frente Nacional como elemento principal que castró la democracia y una buena razón para el nacimiento de las FARC y otros grupos como el M-19 de gran peso político además de lo ocurrido con la UP, como reacción de las élites todo poderosas
Responder | Responder con una citación | Citar | Reportar al moderador
Ciudadano
-1 # DisquisiciónCiudadano 24-08-2017 22:50
La corrupción es un fenómeno principalmente de élite y de quien se considerar exento de la ley. Historicamente la elite colombiana, desde los albores de la patria ha sido rebelde e ingobernable. La Patria Boba, las guerras civiles y los conflictos armados protagonizados a través de la historia colombiana demuestran una resistencia a someterse a un orden establecido, pues han sido los miembros más destacados de esta los que han liderado los conflictos. El privilegio y el supuesto intelecto acreditado con maestrias y doctorados en el exterior, han sido las armas de esta rebeldía para generar constantes cambios de Constituciones y reformas a la misma, de códigos y de procedimientos. En el fondo evaden lo consensuado, se prefiere cambiar que cumplir. Inconscientemen te los lleva a establecer normas de elevada condición que esencialmente son inútiles o degenerativas del orden, como la famosa constitución para ángeles o el reciente código de policía. En síntesis la corrupción es un fenómeno más de dicho estado de rebeldía. El sentido de pertenencia e identidad nacional nunca se desarrollo plenamente en la élite colombiana y por lo tanto no hay compromiso de la misma frente al resto de la sociedad y ello genera un efecto reflejo que lleva a esta ultima a pretender lo mismo. Finalmente la ley es para los de ruanas, por eso se dejo de usar la ruana o no.
Responder | Responder con una citación | Citar | Reportar al moderador
Hernando Clavijo
+1 # srHernando Clavijo 25-08-2017 19:30
Serias inexactitudes. La corrupcion es una fenómeno global, muy notorio en toda America Latina. Sin referentes claros, su enfoque implicaría q es exclusivo de Colombia? Explica regímenes autoritarios, y asume que la corrupción esta en la provincia. Pero desde siempre tambien ha estado en las elites capitalinas. No indica la esencia: la cultura de doble moral q legitima el enganho para beneficio propio contra el comun.
Responder | Responder con una citación | Citar | Reportar al moderador
teresa de jesus rami
0 # porque hay tanta corrupcion en Colombiateresa de jesus rami 25-08-2017 23:13
felicitaciones, muchas gracias ,me ha servido mucho este articulo para una tarea de la universidad
Responder | Responder con una citación | Citar | Reportar al moderador
Gonzalo
0 # y donde quedan los castigosGonzalo 25-08-2017 23:19
A mi forma de ver lo que hace falta en esta sociedad es castigo REAL al delito, la impunidad genera ese ciclo vicioso.
Responder | Responder con una citación | Citar | Reportar al moderador
Wolfgang Perez
0 # DesocupadoWolfgang Perez 27-08-2017 20:31
La corrupcion en Colombia es genética. Los primeros colonos eran unos hampones quienes impusieron sus ideas y religión a sangre y fuego, comenzando por curas y obispos y para sostener sus privilegios mantenían al pueblo en la ignorancia y bajo la amenaza. Los gobiernos sucesivos han sido de la casta de hampones y pícaros descendientes de esa podredumbre de bribones colonialistas. Han reinado a base de ignorancia del pueblo. Se educan en universidades imperialistas para precisamente formarse en métodos y sistemas para seguir imperando a base de transfuguismos y mentiras, ese ha sido su ideal y sus metas, enriquecerse con las rentas y el patrimonio de todo un pueblo.
Responder | Responder con una citación | Citar | Reportar al moderador
Wolfgang Perez
0 # DesocupadoWolfgang Perez 27-08-2017 20:33
La ignorancia es la causa y secuela de la corrupcion
Responder | Responder con una citación | Citar | Reportar al moderador
luis antonio ueda sa
+1 # FALACIAluis antonio ueda sa 28-08-2017 18:46
Este articulo parece elaborado en la habana junto con los acuerdos de las farc.
Responder | Responder con una citación | Citar | Reportar al moderador
Jair Llanos J
0 # CORRUPCIONJair Llanos J 20-10-2017 21:56
Los Colombianos sólo tienen tres salidas para subsistir ya que el Estado alcabalero y CORRUPTO no deja ninguna salida honesta.
1)Dedicarce al CONTRABANDO.
2)Entrar al ejército de la CORRUPCIÓN.
3)Narcotráfico.
Dura REALIDAD pero es verdad desde los años 80.
Responder | Responder con una citación | Citar | Reportar al moderador

Videocolumnas

Camilo Betancourt

  • Inscripción de cédulas

    Durante la semana del 23 al 29 de octubre inscriba su cédula en los puestos de votación. Por Camilo Betancourt de la MOE.

Andrés Nieto

Ver más videocolumnas

 

Conversaciones sobre economía con César Ferrari

El capitalismo del siglo XXI

Alberto Pérez Toro, con César Ferrari.

Ir a archivo

Arte y Cultura

Ley sobre el Día Nacional de la Champeta: ¿pluralismo cultural o populismo?

(Tiempo estimado: 5 - 10 minutos)

charles-king

Andreiza_AnayaKendry SerranoEs una música arraigada en Cartagena pero ignorada en el resto de Colombia. Ahora un senador propone rescatarla y -aunque se trate de una movida electoral- esta Ley podría ser parte de un conjunto de medidas para reconocer a un pueblo marginado.       

Andreiza Anaya* - Kendry Serrano**

Sazón Pública

Por Harpagón
Este mes           Archivo

Lectura Pública

Justicia y fuerza pública: cambios, continuidades y retos para el presente

(Tiempo estimado: 5 - 9 minutos)

Fuerzas Militares

Alejandra CiroEste libro examina la historia de los controles jurídicos sobre la actividad militar en medio del conflicto armado, y vuelve a cobrar vigencia al preguntar cómo serán juzgados los militares y policías que comparezcan ante la Jurisdicción de Paz.

Alejandra Ciro*

Recomendado

Disidencias de las FARC: ¿solo están buscando plata?

Miembros de las FARC-EP.

Kyle JohnsonAunque todas participan en negocios criminales, las disidencias son distintas en sus motivaciones, en sus maneras de actuar y de relacionarse con las comunidades. La idea simplista de que todo es por plata no dejará que resolvamos el problema.   

Kyle Johnson*

Mirada Pública

Viaje en ferry a Caquetá, por @AndresMonroyG

Fotos: Andrés Monroy Gómez @AndresMonroyG

Nos escriben

RP en los medios

  • Una elección sin líderes Viernes, 13 Octubre 2017

    Los pomposos y abundantes seminarios sobre cómo ser un líder son puras estafas.  Por supuesto que se puede estudiar el liderazgo, pero nadie puede aprender a ser un líder. El liderazgo no depende de las supuestas calidades o actuaciones del líder, sino de los sentimientos y creencias de sus seguidores. 

Ver más RP en los medios

La Fundación RAZÓN PÚBLICA es una entidad sin ánimo de lucro ni carácter partidista constituida en 2008 para servir como un punto de convergencia y un instrumento para la expresión de los intelectuales colombianos comprometidos con el proyecto de una sociedad pacífica, democrática, legal, justa y productiva.

La Asamblea General de Razón Publica está integrada por sus fundadores, por los autores y autoras que contribuyen de manera regular a esta revista, por los donantes a la Fundación y por el equipo de planta de la revista.

Hernando Gómez Buendía Director y editor generalFernando Garavito Pardo (Q.E.P.D.) Editor emérito • Editores: Carlos Granada,
Valentina Landínez @Valelandinez, Érika Mesa
Valentina Salazar Imágenes • Tatiana Alfonso Coordinadora de Lectura Pública  
Linda Ordóñez  Coordinadora administrativa linda.ordonez@razonpublica.org.co 
Angélica Zambrano  Videocolumnas y webmaster angelica.zambrano@razonpublica.org.co @Anyelik 
Daniela Garzón Coordinadora editorial daniela.garzon@razonpublica.org.co  @Ginethdan

Please publish modules in offcanvas position.