Edición del lunes 21 de enero de 2019

 facebook   twitter   youtube 

Los cabos sueltos del ataque terrorista en Bogotá

(Tiempo estimado: 6 - 11 minutos)

Escuela General Santander luego del atentado.

Jorge Mantilla¿Fue un ataque suicida, cortina de humo o culpa del proceso de paz? Es poco lo que se sabe y muchas las preguntas sobre el atentado en la Escuela de Cadetes de la Policía. Pero el gobierno comienza a dar pasos que podrían resultar equivocados.

Jorge Mantilla*

Leer más...

¿Regular o no regular las redes sociales?

(Tiempo estimado: 4 - 8 minutos)

¿Se deben regular las redes sociales?

Victor SolanoUn proyecto de ley y una polémica declaración reabrieron el debate. ¿Está en peligro la libertad de expresión?

 Víctor Solano*

Leer más...

La corrupción de la justicia y los organismos de control

(Tiempo estimado: 4 - 8 minutos)

Felipe JimenezEl caso del fiscal es la punta del iceberg. La falta de resultados, la politización y la corrupción en los organismos de control y el aparato de justicia son alarmantes. Estas son las cifras.

Felipe Jiménez Ángel*

Leer más...

La corrupción en Colombia

(Tiempo estimado: 5 - 10 minutos)

Elisabeth UngarLa Directora de Transparencia por Colombia examina brevemente los alcances, las causas, las mediciones y los posibles remedios de una enfermedad que nos está destruyendo.

Elisabet Ungar *

Cáncer de la democracia

"No puede haber democracia sin lucha contra la corrupción, porque la corrupción no es solamente un delito, es un sistema de poder alternativo al sistema democrático de poder.  Lo mismo pasa con los mafiosos, los mafiosos no son solamente criminales, la mafia es un sistema de poder económico, un sistema de poder político, un sistema de poder religioso, un sistema de poder financiero(...) La nueva corrupción del tercer milenio se llama conflicto de intereses. El conflicto de intereses destruye la democracia, el libre mercado, destruye el normal funcionamiento del sistema".

Esta frase, pronunciada por Leoluca Orlando, diputado italiano y ex alcalde de Palermo durante una visita a Bogotá el mes noviembre de 2009[1], sintetiza de manera contundente los alcances e implicaciones de la corrupción en el mundo. 

En particular, es importante llamar la atención sobre la relación que establece entre corrupción y democracia.   Las prácticas corruptas impiden materializar los principios y los objetivos del Estado Social de Derecho, en la medida en que concentran en manos de unos pocos los recursos y bienes que deberían destinarse a intereses colectivos; distorsionan la toma de decisiones a favor de intereses particulares; aumentan los costos de administración de bienes y servicios públicos y privados; debilitan el respeto por la autoridad, erosionan la confianza ciudadana en las instituciones, y contribuyen a debilitar la legitimidad del Estado. 

También es relevante señalar la vinculación que según Orlando existe entre la corrupción y los actores y acciones de naturaleza mafiosa.  Esto es especialmente cierto  para el caso colombiano, donde esta relación se ha puesto en evidencia de manera   contundente en los últimos años, cuando sectores vinculados con actividades ilegales -narcotráfico y paramilitarismo- resultaron comprometidos en la captura y la reconfiguración cooptada del Estado, fenómenos evidentemente imbricados con prácticas corruptas.  No en vano varios analistas colombianos,  han hablado de la existencia de un círculo perverso entre corrupción, violencia y narcotráfico.

Una corrupción más grave

Por ejemplo,  Luis Jorge Garay se refiere a este fenómeno en los siguientes términos: "Aquello que, hasta hace algunos años, se conocía como corrupción -el soborno, la adjudicación indebida de contratos, el clientelismo y el desvío de recursos públicos- ha cambiado al punto de que actualmente sólo puede analizarse y entenderse en un contexto más amplio que el tradicional, ante el papel determinante que han ejercido procesos y actores de corte mafioso"[2].

Esto hace que la acepción tradicional de la corrupción, que ha sido definida por Transparencia Internacional como "el abuso de posiciones de poder o de confianza, para el beneficio particular en detrimento del interés colectivo, realizado a través de ofrecer o solicitar, entregar o recibir bienes o dinero en especie, en servicios o beneficios, a cambio de acciones, decisiones u omisiones",  se quede corta para entender la complejidad del fenómeno en sociedades como la nuestra.   Y que sea necesario abordarla como una "práctica funcional en la organización económica, política y social existente que se manifiesta bajo una lógica de interacción de agentes para la satisfacción de intereses de grupos poderosos legales e ilegales al margen del mercado y en veces de la institucionalidad, en detrimento de intereses y propósitos de la colectividad"[3].

Debilidad de Colombia

Además de lo anterior, hay algunas condiciones estructurales del Estado colombiano, del sistema y del ejercicio político que se constituyen en caldo de cultivo para la corrupción. Entre ellas,

  • La concentración creciente del poder en el Ejecutivo y las debilidades del sistema de pesos y contrapesos;
  • El clientelismo;
  • La impunidad;
  • La falta de transparencia en la financiación de la política;
  • La "cultura del atajo" y el "todo vale";
  • Una débil cultura de rendición de cuentas;
  • El incumplimiento por parte de muchas entidades públicas del derecho de acceso a la información;
  • Fallas en el diseño de la institucionalidad estatal, e
  • Incumplimiento de la normatividad vigente. 

Además, la corrupción está inmersa en toda la sociedad, involucrando al sector público, al sector privado y a la ciudadanía.  Dicho en otras palabras, el fenómeno parece estar relacionado con causas de orden ético, social, político y administrativo.

Mal en el ranking mundial

Las diferentes mediciones realizadas sobre la corrupción en Colombia muestran un panorama bastante desalentador.  Según el Índice de Percepción de Corrupción 2010 de Transparencia Internacional, Colombia obtuvo un puntaje de 3,5 (siendo "0" la calificación más baja, es decir alta percepción de corrupción, y 10 la más alta, o sea la percepción de corrupción más baja).  Esto sitúa al país en el puesto 78 entre 178 países evaluados. De otra parte, en el contexto americano, Colombia ocupa el décimo puesto (entre 18) y en el Latinoamericano, el cuarto (El Cuadro anexo al final de este artículo presenta la información desagregada).

Adicionalmente debo resaltar que durante los últimos doce años no ha habido cambios significativos,  lo cual indica que las políticas y acciones emprendidas para enfrentar la corrupción no han sido eficaces. 

De otra parte, según el Barómetro Global de Corrupción 2009 (cuadros 1 y 2),  Colombia tiene uno de los niveles más altos de desconfianza en los partidos políticos y en el poder legislativo del Continente. Estas instituciones son percibidas como las más permeadas por la corrupción.  De la misma manera, Colombia es el país que en mayor grado percibe al sector privado como corrupto, al igual que a los medios, los funcionarios públicos y el poder judicial. 

Cuadro 1. Institución percibida como la más afectada por la corrupción en Latinoamérica - Calificaciones

Elisabeth

 
Cuadro 2. Institución percibida como la más afectada por la corrupción en Latinoamérica - Porcentajes

Elisabeth_1

Si nos trasladamos al ámbito empresarial, la situación no es menos preocupante. De acuerdo con el Foro Económico Mundial 2009 - 2010, el primer factor que dificulta la realización de negocios con empresas privadas en Colombia es la corrupción, por encima de motivos como los impuestos, la ineficiencia de la burocracia estatal, la infraestructura o el crimen y la violencia. 

¿Cómo hacerle frente al mal?

El Gobierno del Presidente Santos, preocupado por este problema, ha presentado al Congreso de la República un Estatuto Anticorrupción y ha expresado públicamente su compromiso de adoptar diversas medidas para combatirlo. El Proyecto de Ley, sin duda, es un avance, pero debe ser visto como una pieza de una política integral.

Esta ha sido, precisamente, la propuesta que Transparencia por Colombia le ha hecho al Gobierno Nacional.  Se debe trabajar en el diseño de una Política de Estado por la Transparencia y la Lucha contra la Corrupción que involucre a todas las ramas del poder público y a los distintos niveles de gobierno, así como al sector privado y organizaciones no gubernamentales en el esfuerzo común de combatir la corrupción.  Para esto se debería promover un consenso nacional sobre las prioridades y temas clave en la, que identifique compromisos y responsabilidades de los sectores relevantes, así como políticas, con su correspondiente plan de acción e instrumentos.  Para ello se deben definir objetivos precisos, con metas de impacto, indicadores verificables, con el fin de elaborar planes con orientaciones concretas y poder realizar seguimiento y evaluaciones rigurosos.    

Una política pública de lucha contra la corrupción debe contemplar medidas de prevención, investigación y sanción, y propender por la integración y coordinación de todos los entes responsables de su aplicación.  Y ajustarse al pleno cumplimiento de las convenciones internacionales de lucha contra la corrupción[4], de las cuales Colombia es signataria.

Colombia tiene un buen desarrollo normativo en materia de lucha contra la corrupción. Sin embargo, la gran deuda es el cumplimiento formal y sustantivo de la norma.  Por ello es indispensable aumentar la capacidad del Estado para cumplir y hacer cumplir las normas que regulan la gestión pública en temas relacionados con la corrupción.  Entre ellos, por su impacto en el fenómeno, cabe destacar los siguientes:

  • Gestión de la contratación estatal.
  • Gestión contable y desempeño financiero
  • Fortalecimiento de la institucionalidad local y departamental
  • Acceso a la información
  • Promoción y publicidad de las decisiones y acciones públicas
  • Rendición de cuentas

Pero más allá de las normas, una efectiva Política Integral de Lucha contra la Corrupción no es concebible si no contempla un fuerte componente de educación y de participación  ciudadana.  Y sobre todo, si no entendemos que todos somos, por acción o por omisión,  corresponsables de la corrupción: el sector público, el sector privado, los medios de comunicación y la ciudadanía. 

Solo entonces la corrupción dejará de ser una transacción de bajo riesgo y altos rendimientos y se convertirá en una de alto riesgo y bajos rendimientos.

Leer Archivo Anexo: Índice de Percepción de la Corrupción 2010

*Cofundadora de Razón Pública. Para ver el perfil de la autora, haga clic aquí.

Notas de pie de página

[1] http://www.procuraduria.gov.co/htm/noticias_2009/noticias_689.html

[2] La Captura y Reconfiguración Cooptada del Estado en Colombia,  Grupo Método, Transparencia por Colombia y Fundación Avina, septiembre 2008).

[3] Garay, op. cit.

[4] Convención de las Naciones Unidas de Lucha Contra la Corrupción (Mérida, México 2003), aprobada en Colombia mediante la Ley 970 de 2005 y Convención Interamericana de Lucha contra la Corrupción (Caracas, 1996), aprobada mediante Ley 412 de 1997

 

 

Si te gustó este análisis, ayúdanos a seguir apostándole al rigor. 

Dona aquí
50000 80000 100000 150000
       
200000 300000 500000 800000
       

Si lo prefieres puedes donar en Bancolombia,
cuenta corriente número 69873803765
a nombre de la Fundación Razón Pública con NIT 900 199 696-5.

Escribir un comentario

Agradecemos a los investigadores, académicos y profesionales que contribuyen con sus artículos, declaraciones y caricaturas inéditos para ser publicados en la Revista Razón Pública. Los autores son responsables de sus ideas y de la presentación de los hechos en este documento.

“Los comentarios en Razón Pública están sujetos a moderación, (de 8 am a 6pm hora de Colombia) con el fin de garantizar un intercambio de opiniones en tono respetuoso - serán bienvenidas la crítica aguda y la ironía - que enriquezcan el debate y resulten interesantes para lectores y autores.
En consecuencia, no se aceptarán comentarios del siguiente perfil:
1. Que constituyan descalificaciones, ataques o insultos contra los autores o contra otros participantes del foro de comentarios.
2. Que incluyan contenidos, enlaces o nombres de usuarios que razonablemente puedan considerarse insultantes, difamatorios o contrarios a las leyes colombianas.
3. Comentarios sin sentido o repetidos, que serán eliminados sin piedad.

Los comentarios no reflejan necesariamente la opinión de Razón Pública, sino la de los usuarios, únicos responsables de sus propias opiniones.”


Código de seguridad
Refescar

Comentarios  

Andrés
+4 # Andrés 05-11-2010 01:38
Espectacular artículo, me quedo sin palabras.
Responder | Responder con una citación | Citar | Reportar al moderador
Jaime Galarza H
+3 # Jaime Galarza H 05-11-2010 14:29
Buen artìculo; su màxima expresion de la corrupciòn es el Congreso y su coalisiòn; aùn tienen amarrados los presupuestos de sus respectivas regiones ¿ Como se recuperàn para beneficio de los ciudadanos?
Responder | Responder con una citación | Citar | Reportar al moderador
Daniel Fajardo
+2 # Daniel Fajardo 21-11-2010 21:42
Buen artículo de un análisis muy reflexivo. Me queda la percepción que los académicos tienen claramente diagnosticada la situación actual en cuanto a la corrupción, pero no se han definido medios y herramientas claras y efectivas que permitan combatirla contundentement e en nuestro país; lo que a su vez me deja un panorama desolador. Sin embargo, no es enteramente responsabilidad del gobierno y académicos combatirla, al igual que sucede teóricamente con la democracia, debe ser un grupo representativo del pueblo el que tenga el poder para identificar, denunciar y rechazar drásticamente cada suceso, con sus respectivos actores, de corrupción; entendiendo que el beneficio de pocos en pro del acto corrupto, tarde o temprano termina afectándonos a todos como sistema.
Responder | Responder con una citación | Citar | Reportar al moderador
fernando
+2 # fernando 02-03-2011 10:15
Me gusta su articulo es un buen esfuerzo pero hay que tener en cuenta quienes son los corruptos que quienes los corruptores... en el cuadro de transparencia internacional no hay relación alguna entre estos dos protagonistas del sistema y curiosamente los primeros paises de la lista de transparencia son algunos de los que tienen sus intereses economicos sobre los paises corruptos como el nuestro. El término transparencia no identifica una realidad política, económica o social, es un termino para encubrir la realidad bajo parametros tecnocráticos y estadísticos como los de los cuadros...mirem os los intereses que controlan las grandes mulitinacionale s y sus monopolios que estan detras de los paises en cuestión y puede que concretemos algo sobre los corruptos y corruptores... Nestle, Mosanto,endesa, BBVA,B santander,Repso l,Prisa,BP, etc
y solo asi y unicamente de esta forma y metiendo el culo al fuego nos daremos cuenta si realmente somos o no somos tranparentes con nosotros mismos.
Antes de esto todos los esfuerzos intelectuales como son los he visto en este periodico no valen para nada(¿se puede ser intelctual y vivir en colombia?). por que estarán gobernados por el miedo a los corruptos locales. esto si es que no se tiene rabo de paja :P .
Responder | Responder con una citación | Citar | Reportar al moderador
carlos andres lopez
-2 # carlos andres lopez 07-04-2011 10:51
LA CORRUPCION EN COLOMBIA

Bueno este problema que se esta presentando en colombia es bastante preocupante, aunque ya estos problemas vienen desde hace 12 años atrás, pero como han pasado los años todo cambio y se ve mas la corrupción en la política colombiana, ya que el gobierno ha asociado su poder económico, social y cultural con las mafias de todo el país colombiano. Estamos grave en el tema de comparación con otros países estamos dejando con esta política que según es el poder de organizar el estado, esta mas bien empeorando la cituacion.

Esos métodos que a escogido el gobierno de santos es mejor que lo piensen muy bien y organicen sus ideas muy bien por que el problema por el que estamos pasando es muy grave y de vital importancia y digo que lo piensen para cuando tengan que actuar sea dando por la cabeza para acabar con esta serpiente venenosa que ha matado a muchas personas, este problema parece una epidemia por lo que ha tomado poder en todo clase de trabajo de la sociedad colombiana y como nos dejemos llevar por la corrupción vamos a terminar todos sentenciados hasta los pobre e inocentes pagando por los errores de otros gran frase “los justos pagan por pecadores”.
Responder | Responder con una citación | Citar | Reportar al moderador
Saugat Rana
0 # Saugat Rana 07-05-2013 11:30
Muy Buenos Días! Yo soy estudiante en Estados Unidos. Hago a proyecto de Colombia por mi escuela. Si podrías respuesta mi pregunta yo agradecería. Mi tema es la corrupción político en Colombia. Necesito solamente uno persona. Contesta por favor!
Responder | Responder con una citación | Citar | Reportar al moderador
Fernando Meza Ayala
+1 # La Corrupción e Impunidad en Colombia.Privat ización de Ganancias y Socialización de Pérdidas?Fernando Meza Ayala 15-11-2013 03:21
Considero como una muy buena investigadora de lo público estatal como de lo público no estatal a nivel de políticas públicas , espacios públicos y de recursos públicos a Nora Delia Rabotnikof de la UNAM de México.La escuela Superior de Administración Pública conozco a dos buenos colegas Alejandro Lozano y Jesús Molina--que auscultan, reflexionan,deb aten y conocen del tema de la construcción , legitimación y validación de lo público, del interés común general y de los mecanismos de democracia participativa incidente y decisiva o efectiva a nivel tanto económico,polít ico, social ,cultural y ambiental para defender y fortalecer--amp liar y profundizar con movilizaciones, resistencias, cambios y alternativas dignas y justas-- lo público desde adentro y desde abajo.
Responder | Responder con una citación | Citar | Reportar al moderador
ALVARO BUENAVENTURA
0 # Factores que inciden en la contratación pública en ColombiaALVARO BUENAVENTURA 08-03-2015 18:29
Estoy desarrollando una investigación de políticas públicas en la contratación en Colombia. Deseo contactar a ustedes colegas, a fin de que podamos intercambiar este tipo de ideas y materiales para profundizar estos temas.
Gracias mil.
Alvaro Buenaventura Rico. Mi correo es:
Responder | Responder con una citación | Citar | Reportar al moderador
Don Danilo
0 # PreguntaDon Danilo 29-10-2015 15:38
En la situación actual, con un mundo que se está derrumbando al rededor nuestro, en donde nuestros derechos los han convertido en bienes de consumo. Desde todos los centros de producción de pensamiento (Academia), seguimos discutiendo teorías y vanas cuestiones políticas , y apostándole a reformas superficiales. ¿No indica todo esto una crasa irreflexión de nuestra parte? ¿Para que ha servido tanto desarrollo del pensamiento humano si hemos llegado a este punto? Algunos dirán que sí, pero seguirán haciendo exactamente lo que siempre y eso es lo triste de todo este cuento.
Responder | Responder con una citación | Citar | Reportar al moderador
hernan
0 # estudiantehernan 29-10-2015 22:36
Creo que una de las cosas que más puede ayudar para evitar los altos índices de corrupción debe ser leyes de castigo para los principales corruptos de este país ( la clase politiquera) leyes que sean ejecutadas a la mínima brevedad y de forma ejemplar.Es hora que estas noticias de corrupción pasen de ser chismes de farandula y la justicia actue como se debe; si es necesario volver a habilitar la Gorgona para que los lleven también sirve
Responder | Responder con una citación | Citar | Reportar al moderador
Omar de J. Calderón
0 # Mag. Admon Ecca y Financiera.Omar de J. Calderón 03-11-2016 18:44
Señores
Transparencia por Colombia
E.S.D.I

Amablemente se exhorta a leer en las páginas web Regionetnoticia s.com y/o Risaraldahoy.co m, articulos titutlados: ¿Preferible $6.7 billones que $40 billones?¡Corru pción pública v.s Corrupción privada!
Fraternalmente,
Mg. Omar de J. Calderón Osorio
Presidente Amigos del Progreso - Conformado en Dosquebradas año 1993
Telefax: 3 42 1793
Cel – ws: 310 469 3951
Email:
famigosdelprogreso.blogspot.co m
Responder | Responder con una citación | Citar | Reportar al moderador

VideocolumnasVideocolumnas

 

Catherine Juvinao

Lizet Duran

Arte y Cultura

Roma: una mirada íntima a un hogar latinoamericano

(Tiempo estimado: 5 - 9 minutos)

Yalitza Aparicio interpretando a Cleo.

Ana Maria FerreiraLa película del momento confirma la influencia de Netflix y nos confronta con una realidad que muchas veces no queremos ver y que hace parte de la vida cotidiana.

Ana María Ferreira*

RP en los medios

  • Un país a la deriva Domingo, 20 Enero 2019

    El gobierno de Duque no se siente y – si no fuera por el ELN- nuestros medios no tendrían de qué hablar: ¿buena noticia o apenas calma chicha?  Hernando Gómez Buendía*

Ver más RP en los medios

Mirada Pública

Marcha contra el terrorismo en Bogotá

Fotografías de Angélica Zambrano @Anyelik.

Recomendado

El ELN tiene todo por perder en la guerra, o todo por ganar en la mesa 

Miembros del Ejército de Liberación Nacional, ELN.

Boris Duarte  Aunque las causas iniciales de la guerra siguen existiendo, la sociedad colombiana ha cambiado y la movilización popular está en capacidad de renovar sus formas de lucha. Tanto el gobierno como el ELN deben –y pueden- adaptarse a este panorama político.

Boris Duarte*

 

Sazón Pública

Por Anyelik y Papeto.
Esta semana      Archivo

Nos escriben

La Fundación RAZÓN PÚBLICA es una entidad sin ánimo de lucro ni carácter partidista constituida en 2008 para servir como un punto de convergencia y un instrumento para la expresión de los intelectuales colombianos comprometidos con el proyecto de una sociedad pacífica, democrática, legal, justa y productiva.

La Asamblea General de Razón Publica está integrada por sus fundadores, por los autores y autoras que contribuyen de manera regular a esta revista, por los donantes a la Fundación y por el equipo de planta de la revista.

Hernando Gómez Buendía Director y editor generalFernando Garavito Pardo (Q.E.P.D.) Editor emérito
• Equipo de edición: Valentina Landínez @Valelandinez, Ricardo Díaz, Érika Mesa, Paula Pinzón, Juanita Eslava.  
Valentina Salazar Imágenes • Caricaturas: Papeto (@Papetopintapeor), Anyelik (@Anyelik)

 Paula Pinzón  Coordinadora administrativa paula.pinzon@razonpublica.org.co
Angélica Zambrano  Videocolumnas y webmaster angelica.zambrano@razonpublica.org.co @Anyelik 
Daniela Garzón Coordinadora editorial daniela.garzon@razonpublica.org.co  @Ginethdani