facebook   twitter   youtube 

Venezuela y la historia reciente del petróleo: una clave de la crisis

(Tiempo estimado: 6 - 11 minutos)

Expresidente Chávez junto a trabajadoras y trabajadores de PDVSA.

Eddie RamirezEl colapso de PDVSA se debe sobre todo a su politización y al desvío de sus recursos hacia el proyecto chavista. ¿Encontrará Venezuela una salida para volver a su lugar de privilegio dentro de la industria petrolera mundial?

Eddie A. Ramírez S.*

Comienzos de la crisis

Los errores cometidos por los partidos políticos tradicionales durante varios períodos de Gobierno dieron pie a que en 1999 asumiera el poder el teniente coronel retirado Hugo Chávez. El contenido de sus discursos y los de sus colaboradores daban pie para esperar confrontaciones con muchos sectores, entre ellos el petrolero.

Petróleos de Venezuela (PDVSA) se manejó como una empresa comercial hasta antes de la llegada de Chávez, así como durante los cortos periodos de sus presidentes Roberto Mandini (febrero-septiembre 1999) y Guaicaipuro Lameda (octubre 2000-febrero 2002). Los presidentes Héctor Ciavadini (septiembre 1999-octubre 2000), Gastón Parra (febrero-abril 2002), Alí Rodríguez (abril 2002-noviembre 2004), Rafael Ramírez (noviembre 2004-septiembre 2014) y Eulogio Del Pino (septiembre 2014 hasta el presente) son responsables de la politización de la empresa y de su consecuente destrucción.

Con la designación de Gastón Parra fue más evidente la intención de Chávez de poner PDVSA al servicio de su proyecto político. Designó cinco directores internos provenientes de la industria petrolera, pero sin méritos para ocupar esos cargos. Estas designaciones desataron protestas de los trabajadores y un paro en abril del 2002, al cual se sumaron la Confederación de Trabajadores de Venezuela (CTV) y la Federación de Cámara de Comercio y Producción (Fedecámaras), lo que desató una crisis que obligó a Chávez a renunciar por solicitud de la Fuerza Armada. Debido a un manejo inadecuado de la situación, la misma Fuerza Armada lo repuso dos días después en el poder.

Despido masivo

Empresa petrolera de Venezuela, PDVSA.
Empresa petrolera de Venezuela, PDVSA.   
Foto: Ministerio del Poder Popular para la Comunicación y la Información 

La sociedad civil, la CTV, Fedecámaras y todos los partidos de la oposición convocaron a otro paro cívico el 2 de diciembre del 2002, al que se sumaron miles de petroleros. En esta ocasión el Gobierno estaba mejor preparado para enfrentar las protestas. Casi 23.000 trabajadores petroleros fueron despedidos.

Muchos se preguntarán por qué despidieron a tantos en lugar de expulsar a unos pocos líderes. La respuesta es que Chávez necesitaba disponer de los recursos de PDVSA para su proyecto político. Dos citas ilustran esta intención:

  • El 15 de enero del 2004, en la presentación de su Memoria y Cuenta a la Asamblea Nacional, Chávez dijo que “Tenía que tomar esa colina que era PDVSA. Lo de PDVSA era necesario aun cuando nosotros no la generamos (la crisis), bueno [...] sí la generamos, porque cuando yo agarré el pito aquel en un Aló Presidente y empecé a botar gente, yo estaba provocando la crisis: cuando nombré a Gastón Parra y aquella nueva directiva, pues estábamos provocando la crisis. Era necesaria la crisis”
  • Por su parte Rafael Ramírez, como presidente de la empresa, en octubre del 2006 advirtió a los trabajadores que “PDVSA es roja rojita y todos apoyamos a nuestro comandante. El que no se sienta cómodo que ceda su puesto a un bolivariano. Aquí no aceptamos ni-ni. El que se olvide que estamos en revolución se lo vamos a recordar a carajazos...”.

Los cambios

La principal crítica de Chávez y su círculo consistía en señalar que PDVSA era “un Estado dentro del Estado. Una caja negra”.

La producción total de petróleo pasó de 3.267.000 barriles/día en el 2001 a solo 1.938.000 en julio del 2017.

La realidad es otra porque el plan de negocios de la empresa, el presupuesto correspondiente y los resultados tenían que ser aprobados por el ministro de Energía y Minas, quien presidía las Asambleas de la empresa. Las auditorías eran efectuadas por empresas reconocidas, había un comisario designado por el accionista y una Oficina Delegada de la Contraloría General de la República. Además PDVSA presentaba sus resultados ante la Security Exchange Commission (SEC) de Estados Unidos, pagaba puntualmente los impuestos y los dividendos demandados por el accionista y adelantaba programas de responsabilidad social.

Para centralizar el poder, la “revolución” fusionó los cargos de ministro y presidente de PDVSA, de modo que la misma persona pagaba y se quedaba con el cambio. La empresa se retiró de la SEC y, por razones políticas, estableció el trueque de petróleo por médicos y entrenadores cubanos y también aceptó queso, carne y otros alimentos en intercambio con otros Gobiernos  amigos. Amplió su misión para emprender cualquier actividad que le ordenara su accionista, principalmente distribución y producción de alimentos. Así mismo, las empresas petroquímica y carbonífera fueron separadas del holding PDVSA.

La tasa impositiva fue modificada. El impuesto sobre la renta bajó del 66,67 al 50 por ciento, pero la regalía aumentó de 16,67 a 30 por ciento. Además se creó un impuesto adicional del 3,33 por ciento sobre los ingresos brutos, denominado de Ventajas Especiales.

Exploración y producccón

Extracción de petróleo en Venezuela.
Extracción de petróleo en Venezuela.  
Foto: Gobierno Bolivariano de Venezuela

Entre otras medidas, se redujo notablemente la búsqueda de crudo liviano. El trabajo se ha concentrado en certificar las reservas en la Faja del Orinoco. PDVSA reporta algo más de trescientos mil millones de barriles de reservas probadas, de las cuales doscientos setenta mil millones corresponden a crudos extrapesados, pero muchos expertos consideran que estas cifras están infladas por un factor ficticio de recobro.

En el 2006 se eliminó la producción de Orimulsión, por considerar que la opción de mezclar el crudo extrapesado con crudo liviano era más rentable. Sin embargo, como se hizo evidente más adelante, la producción de crudo liviano es escasa y hay que importarlo. La Orimulsión tenía un interesante nicho de mercado de quinientos millones de dólares por cada cien mil barriles/día y su producción no estaba incluida en la cuota OPEP.

Las cuatro Asociaciones Estratégicas de la Faja Petrolífera del Orinoco también pasaron a ser empresas mixtas. Esas asociaciones disfrutaban de una regalía de solo el 1 por ciento y 34 por ciento de impuesto sobre la renta, debido a que cuando iniciaron sus operaciones el precio del petróleo estaba muy bajo y era necesario hacer grandes inversiones en las “mejoradoras” para que este tipo de crudo pudiese ir a refinerías convencionales. El convenio contemplaba que cuando las cifras del negocio fuesen positivas, la tasa impositiva sería elevada, como acertadamente se hizo, quedando la regalía en treinta por ciento, el impuesto sobre la renta en cincuenta por ciento, además de otros impuestos. También PDVSA asumió el sesenta por ciento de las acciones, por lo cual la Exxon y Conoco elevaron demandas.

Los Convenios Operativos fueron considerados onerosos y pasaron a ser empresas mixtas, lo cual benefició a las compañías privadas que dejaron de ser prestadoras de servicios y se convirtieron en socias de PDVSA. En total se han constituido cuarenta y cuatro empresas mixtas, con participación de cuarenta y nueve socios de veintiún países. Estas empresas han tenido problemas para operar, porque PDVSA tiene dificultades para aportar el sesenta por ciento que le corresponde y, además, según algunos socios, interfiere en la contratación de personal y en otras decisiones.

La producción total de petróleo pasó de 3.267.000 barriles/día en el 2001 a solo 1.938.000 en julio del 2017. Y sin embargo la nómina saltó de 69.284 trabajadores en el 2001 a 166.337 (incluyendo 30.794 que están en nómina pero no realizan actividad petrolera), según el último Informe de PDVSA de fecha 2015. Esto quiere decir que la producción de petróleo por trabajador pasó de 47,1 a solo 11,6 barriles/día.  

Refinación

La capacidad de refinación nacional se mantiene en 1.303.000 barriles/día, aunque por falta de mantenimiento las plantas operan por debajo de esta cifra y Venezuela se ha convertido en un importador de gasolina y de diésel.

Venezuela llegó a ser el segundo productor mundial de petróleo y el primer exportador.

PDVSA vendió su participación en cuatro refinerías en Europa, dos en Estados Unidos y una en las Islas Vírgenes. Con un objetivo político adquirió la participación en refinerías en Cuba, Jamaica y República Dominicana. Con estas operaciones Venezuela perdió 273.000 barriles/día  de participación neta de PDVSA en su sistema de refinación internacional y 1.214.000 barriles/día de capacidad de refinación que tenía con sus socios, con los cuales era factible aumentar la oferta de crudo. Por su parte, en cuanto a la explotación de gas Venezuela tiene grandes reservas pero su desarrollo ha sido muy lento.

Conclusión

Venezuela llegó a ser el segundo productor mundial de petróleo y el primer exportador. Cuando se creó la OPEP en 1960, Venezuela, Arabia Saudita, Irán, Irak y Kuwait producían 7.891.000 barriles/día, y el país suramericano aportaba el 36 por ciento. En junio del 2017, esos mismos cinco países fundadores producen 22.889.000 barriles/día, pero el aporte de Venezuela es de solo un 8,46 por ciento. Los catorce países que integran hoy la OPEP produjeron en junio 2017 un total de 32.611.000 barriles y el aporte de Venezuela fue del 5,94 por ciento. Estas cifras indican claramente que Venezuela fue el gran perdedor dentro de esa organización.

Más lamentable aún es que el ingreso por concepto de petróleo no benefició a la población venezolana, que tiene un elevado índice de pobreza, ni propició la diversificación de la economía, cuyo ingreso en divisas depende en un 96 por ciento de las exportaciones petroleras.

La recuperación de PDVSA será difícil. Habrá que disminuir el personal que no está relacionado con la actividad de los hidrocarburos y también el que es superfluo o no tiene credenciales, pero sin violar sus derechos laborales. Además será necesario reconocer los derechos violados al personal despedido ilegalmente en los años 2002 y 2003.

La empresa tiene una elevada deuda financiera, que pasó de 7.500.000.000 de dólares en el 2001 a más de 40.000.000.000 de dólares, elevadas deudas con sus proveedores y grandes compromisos con China de suministrarle petróleo para cancelar la deuda con ese país. Quizá habrá que planificar el aumento de la producción a través de las empresas mixtas y reducir la participación de PDVSA en ellas.

* Ingeniero agrónomo, magister en Entomología, diploma de Posgrado en Economía Agrícola, exvicepresidente de la Fundación Servicio para el Agricultor (Fusagri), presidente de Palmaven, filial de PDVSA, coordinador Nacional de la Asociación Civil Gente del Petróleo y miembro honorario de la Sociedad Venezolana de Ingenieros Petroleros.

 

Escribir un comentario

Agradecemos a los investigadores, académicos y profesionales que contribuyen con sus artículos, declaraciones y caricaturas inéditos para ser publicados en la Revista Razón Pública. Los autores son responsables de sus ideas y de la presentación de los hechos en este documento.

“Los comentarios en Razón Pública están sujetos a moderación, (de 8 am a 6pm hora de Colombia) con el fin de garantizar un intercambio de opiniones en tono respetuoso - serán bienvenidas la crítica aguda y la ironía - que enriquezcan el debate y resulten interesantes para lectores y autores.
En consecuencia, no se aceptarán comentarios del siguiente perfil:
1. Que constituyan descalificaciones, ataques o insultos contra los autores o contra otros participantes del foro de comentarios.
2. Que incluyan contenidos, enlaces o nombres de usuarios que razonablemente puedan considerarse insultantes, difamatorios o contrarios a las leyes colombianas.
3. Comentarios sin sentido o repetidos, que serán eliminados sin piedad.

Los comentarios no reflejan necesariamente la opinión de Razón Pública, sino la de los usuarios, únicos responsables de sus propias opiniones.”


Código de seguridad
Refescar

Esta semana en Razonpublica