facebook   twitter   youtube 

Marchando por la vida: estudiantes de Estados Unidos enfrentan las armas de fuego

(Tiempo estimado: 6 - 11 minutos)

Participantes de la Marcha por la Vida en Estados Unidos

Luis MejiaLa movilización de los estudiantes el 24 de marzo es un evento memorable. ¿Qué tan transformadores serán sus efectos?

Luis Javier Mejía*

Una tragedia y una protesta inolvidables

El 14 de febrero de 2018 diecisiete estudiantes y un profesor fueron asesinados y diecisiete personas más heridas con un fusil semiautomático en una escuela de bachillerato en Parkland, Florida.

El 24 de marzo la gran avenida que desemboca frente al capitolio en Washington D.C. se llenó de estudiantes y sus simpatizantes. Los estudiantes honraban la memoria de sus compañeros muertos.

Cerró el día Emma González, de 18 años, hija de un inmigrante cubano. Hizo una lista de actividades y logros que sus compañeros de clase asesinados ya no podrán realizar. De repente calló, cabeza en alto dejó que las lágrimas rodaran por sus mejillas. La multitud, hipnotizada, calló también. Seis minutos y veinte segundos más tarde volvió a hablar. “Este es todo el tiempo que se necesita para segar la vida de dieciocho personas con un arma semiautomática”, dijo.

Nadie olvidará ese momento.

El contexto: terrorismo doméstico

Tributo a las personas asesinadas.
Tributo a las personas asesinadas. 
Foto: Wikimedia Commons

En Estados Unidos una generación ha vivido bajo la amenaza de actos terroristas domésticos facilitados porque la ley protege el comercio y porte de armas de fuego. Desde 1999 más de 187.000 estudiantes han experimentado una balacera en por lo menos 193 escuelas primarias y secundarias. Desde 2013 han ocurrido 306 incidentes con armas de fuego en recintos escolares.

Las armas pueden adquirirse en 50.000 puntos de venta y en numerosas ferias locales. Según el Centro de Investigaciones Pew hay entre 270 y 310 millones en manos privadas; casi una por habitante. Una encuesta de este Centro muestra que en el 37 por ciento de los hogares vive un adulto que posee un arma.

Según el archivo de Violencia con Armas de Fuego,  desde 2014 se han dado más de 50.000 incidentes anuales, con más de 40.000 heridos y muertos; los menores de edad representan un consistente 8 por ciento de las víctimas. Los eventos con múltiples víctimas ocurren a diario.

Se calcula que en Estados Unidos hubo más de un millón de manifestantes en la manifestación principal del 24 de marzo.

 

Muertos y heridos causados por armas de fuego en Estados Unidos

Año

2018*

2017

2016

2015

2014

Número total de incidentes**

 

12.933

 

61.579

 

58.879

 

53.743

 

51.854

Número de Muertos

3.378

15.611

15.097

13.521

12.557

Número de heridos

5.950

31.214

30.632

27.048

23.002

Menores de 18 años muertos o heridos (porcentaje del total de víctimas)

 

774 (8,3 por ciento)

 

3974 (8,5 por ciento)

 

3806 (8,3 por ciento%)

 

3393 (8,4 por ciento)

 

2940 (8,3 por ciento)

Incidentes con cuatro o más víctimas

 

52

 

346

 

383

 

333

 

270

 

Fuente: http://www.gunviolencearchive.org/

* Cálculo a marzo 27 de 2018

** Incluye todo evento comprobado, voluntario o accidental, en el que se haya disparado un arma de fuego, con y sin víctimas. No incluye suicidios.

Todo el problema gira alrededor de la Segunda Enmienda constitucional. En 2008 la Corte Suprema reconoció el derecho personal a cargar armas de fuego. Con ello anuló la jurisprudencia tradicional que reconocía a las autoridades la facultad –que no siempre ejercían– de regular su tráfico y porte.

El movimiento estudiantil y sus efectos

Discurso de Emma González en Rally en apoyo a la legislación de seguridad de armas
Discurso de Emma González en Rally en apoyo a la legislación de seguridad de armas
Foto: Wikimedia Commons

Estudiantes sobrevivientes del asalto de Parkland se organizaron para protestar contra la irracionalidad de la legislación sobre armas. Convocaron a una huelga de clases para el 14 de marzo en la que participaron 3.000 escuelas y a la marcha nacional del 24 de marzo, de acogida multitudinaria. Para el 20 de abril planean otra huelga de clases.

El típico legislador estadounidense nunca ha actuado para proteger a las víctimas de armas de fuego.

Organizan otras manifestaciones y promueven la participación del público en consejos comunitarios con miembros de cuerpos legislativos y con candidatos para las próximas elecciones. Es una campaña para despertar conciencia sobre el poder del voto. A este esfuerzo se han unido sobrevivientes de otras masacres, otras organizaciones promotoras de regulación de las armas, padres de familia, maestros, hombres de negocios, artistas y muchos adultos preocupados por el tema.

Los estudiantes proponen algunas medidas de sentido común, como:

  • Prohibición de armas de asalto y semiautomáticas;
  • Prohibición de recámaras de alta capacidad en todas las armas;
  • Creación de un registro nacional de armas de fuego;
  • Chequeo del pasado judicial y policial de todo comprador;
  • Prohibición del comercio de armas de segunda mano y de ferias de armas como puntos de venta;
  • Financiación federal de la investigación sobre violencia armada;
  • Fortalecimiento de la agencia federal de control de alcohol, tabaco, armas y explosivos.

La manifestación principal del 24 de marzo se hizo en Washington D.C. Hubo manifestaciones simultáneas en 752 ciudades de Estados Unidos y en 104 del exterior. El número estimado de participantes en Washington D.C. varía entre 200.000 y 500.000. Un indicador frecuentemente usado para estimar el volumen de una manifestación es el del número de pasajeros en el metro de la ciudad. Para ese día se contaron 334.000. Se calcula que en el país hubo más de un millón de manifestantes.

Bajo la influencia del movimiento estudiantil se han registrado miles de votantes y muchas empresas han cerrado sus departamentos de venta de armas, han liquidado sus inversiones en compañías productoras de estas y han cancelado sus líneas de propaganda con productores de televisión opuestos a la reglamentación de armas. Igualmente, después de la masacre de Parkland:

  • El Congreso se abstuvo de aprobar un proyecto de ley que ordenaba a los estados aceptar los permisos de porte oculto de armas expedidos por otros estados. También ordenó fortalecer la base federal de datos sobre el pasado judicial y policial de compradores potenciales, dispuso fondos para mejorar la seguridad en las escuelas y autorizó a los centros para prevención y control de enfermedades a estudiar la violencia armada. Estos estudios habían sido prohibidos en 1996.
  • El Departamento de Justicia inició procedimientos para prohibir aceleradores de disparos -aditamentos que permiten usar un arma semiautomática como ametralladora-. La prohibición efectiva ocurrirá dentro de tres meses, si acaso.
  • El estado de Florida subió a 21 la edad mínima para comprar armas e impuso un período de espera de tres días para entregarla. La Asociación Nacional del Rifle demandó estas disposiciones por inconstitucionales.

Reacciones e intereses afectados

El típico legislador estadounidense nunca ha actuado para proteger a las víctimas de armas de fuego. La primera reacción de los políticos frente a una masacre es ofrecer a las víctimas sus oraciones y condolencias. Uno de los carteles exhibidos en la marcha del 24 decía: “oraciones y condolencias no salvan vidas”.

Líderes del partido republicano, comentaristas de los medios, propietarios de armas y voceros de la Asociación Nacional del Rifle han desatado una salva de insultos y ataques personales contra los estudiantes organizadores de la marcha.

Han descrito el movimiento como una conspiración “respaldada por fuerzas radicales con una historia de violencia y amenazas en su lenguaje y acciones”. Han criticado a los estudiantes por exigirles a los adultos que les solucionen sus problemas, los han invitado a hacer algo serio, como aprender primeros auxilios para ayudar a las víctimas de disparos. También los han llamado inmaduros y peleles con intereses obscuros, los han acusado de usar técnicas de la juventud nazi, de importar un socialismo de tipo europeo y de querer expropiar todas las armas de fuego.

Favorita de los ataques ha sido Emma González, descrita como “lesbiana cabecipelada” y simpatizante del castrismo por llevar una bandera cubana en su chaqueta. Una foto arreglada la muestra rasgando una copia de la Constitución estadounidense. De David Hogg, su compañero de clase, han dicho falsamente que estuvo ausente de la escuela durante el ataque y le han hecho burla porque no fue aceptado en algunas universidades.

Con el argumento de que las propuestas de los estudiantes no salvarán vidas los voceros de la reacción proponen:

  1. Aumento del personal oficial de seguridad y policía;
  2. Incremento de guardias armados en las escuelas;
  3. Autorización a maestros y administradores para portar armas de mano en los recintos escolares.

Además hay que tener en cuenta que en el debate sobre las armas hay poderosos intereses afectados:

  • De los dueños de millones de armas que temen su expropiación o limitaciones a su porte;
  • De los fabricantes de armas y municiones que ganan 1,5 mil millones de dólares sobre ventas de 13,5 mil millones;
  • De los comercializadores de armas y municiones que ganan 478 millones de dólares sobre ventas de 3,1 mil millones;
  • De la Asociación Nacional del Rifle, una red de fondos y ONG dedicada a promover la libertad de compra y porte de armas con ingresos de 345 millones de dólares en 2013 por cuotas de miembros, donaciones individuales, contribuciones empresariales y regalías;
  • Del Partido Republicano, que recibe el voto del 44 por ciento de los propietarios de armas (los demócratas solo reciben el 20 por ciento).

Por otra parte, algunos líderes demócratas respaldan restricciones a las armas pero la mayoría considera que no es oportuno politizar la sangre de las víctimas y permanece al margen mientras los republicanos legislan nuevos privilegios para las armas de fuego.

El futuro

Representación de Emma González.
Representación de Emma González.  
Foto: Flickr - Fibonacci Blue

No hay que olvidar que los estudiantes de hoy son herederos de una tradición y que, como sus antecesores, probablemente dejarán huella.

En mayo de 1963 los estudiantes negros de las escuelas de Birmingham salieron a protestar contra la discriminación racial. La policía los atacó con perros y cañones de agua. El rechazo a la brutalidad policial dio impulso a la lucha por los derechos civiles.

Los legisladores de hoy no aprobarán regulaciones eficaces, así que los estudiantes apuestan a las próximas elecciones para lograr un cambio.

En junio de 1963 el gobernador de Alabama se plantó frente a las puertas de la universidad del estado para impedir la entrada de dos estudiantes negros. El presidente Kennedy tuvo que intervenir en favor de los estudiantes y la Corte Suprema abandonó el principio de “separados pero iguales” que institucionalizaba la discriminación.

La rebelión de los estudiantes universitarios contra el servicio militar obligatorio en la guerra de Vietnam apresuró su terminación.

Los legisladores de hoy no aprobarán regulaciones eficaces, así que los estudiantes apuestan a las próximas elecciones para lograr un cambio de legisladores y de actitudes. Su éxito dependerá de mantener activas las fuerzas movilizadas hasta el momento y de sostener la presión sobre los cuerpos legislativos federales y estatales.

Han creado un movimiento con un sentido de liderazgo diferente: abierto a todas las víctimas, colectivo, de carácter cívico, respetuoso de la ley.

Hasta el momento las autoridades han respetado su derecho a protestar. A diferencia de otras ocasiones, en la marcha del 24 en Nueva York hubo colaboración entre la policía y los manifestantes.

El discurso de los estudiantes, maduro, bien razonado, sin insultar a sus opositores, sin perder la compostura, marca una distancia con la estridencia y las falacias de estos. Si ellos son la avanzada de la generación que nos reemplazará, bienvenidos.

 

* Abogado, economista e investigador social residente en Nueva York.

Escribir un comentario

Agradecemos a los investigadores, académicos y profesionales que contribuyen con sus artículos, declaraciones y caricaturas inéditos para ser publicados en la Revista Razón Pública. Los autores son responsables de sus ideas y de la presentación de los hechos en este documento.

“Los comentarios en Razón Pública están sujetos a moderación, (de 8 am a 6pm hora de Colombia) con el fin de garantizar un intercambio de opiniones en tono respetuoso - serán bienvenidas la crítica aguda y la ironía - que enriquezcan el debate y resulten interesantes para lectores y autores.
En consecuencia, no se aceptarán comentarios del siguiente perfil:
1. Que constituyan descalificaciones, ataques o insultos contra los autores o contra otros participantes del foro de comentarios.
2. Que incluyan contenidos, enlaces o nombres de usuarios que razonablemente puedan considerarse insultantes, difamatorios o contrarios a las leyes colombianas.
3. Comentarios sin sentido o repetidos, que serán eliminados sin piedad.

Los comentarios no reflejan necesariamente la opinión de Razón Pública, sino la de los usuarios, únicos responsables de sus propias opiniones.”


Código de seguridad
Refescar

Comentarios  

Maria Paula Gil
0 # ApoyoMaria Paula Gil 02-04-2018 21:01
Estoy totalmente de acuerdo con las manifestaciones de los estudiantes, y con las restricciones que proponen para poder obtener un arma.
Por otro lado estoy en desacuerdo con las acusaciones del gobierno hacia los estudiantes acusándolos de “exigirles a los adultos que les solucionen sus problemas” este es un problema que involucra incluso a todo un país.
Responder | Responder con una citación | Citar | Reportar al moderador

Esta semana en Razonpublica