facebook   twitter   youtube 

Río + 20 y la economía verde: una respuesta incompleta

(Tiempo estimado: 4 - 8 minutos)

Hernan_Felipe_trujillo_Razon_publicaHace 20 años, los líderes mundiales tomaron conciencia de las amenazas sobre el planeta. Este mes en Río se hablará de economía verde, pero el entusiasmo de los activistas se ha enfriado ante la crisis de la deuda europea y la realidad: los grandes países emergentes seguirán utilizando combustibles fósiles por mucho tiempo.

Hernán Felipe Trujillo*

Agenda ambiciosa, pesimismo creciente

Hernando_Trujillo_rio_mas_20El 20 de junio se inicia en Brasil la Conferencia de Naciones Unidas sobre Desarrollo Sostenible (CNUDS), mejor conocida como Río+20, cuando las naciones del mundo esperan llegar a consensos en temas relevantes como los siguientes:

  • la financiación de mecanismos para combatir el cambio climático UN–REDD (United Nations Collaborative Programme on Reducing Emissions from Deforestation and Forest Degradation in Developing Countries, por su sigla en inglés) [1];
  • los nuevos compromisos de emisión de Gases de Efecto Invernadero (GEI) como extensión al Protocolo de Kioto;
  • los nuevos modelos eco–agroindustriales que garanticen la seguridad alimentaria mundial;
  • medidas que permitan mitigar la escasez de agua y otros recursos naturales indispensables para la vida humana;
  • instrumentos para revertir la contaminación ambiental causada por las actividades económicas.

Una agenda tan ambiciosa, sin embargo, viene acompañada del pesimismo de la comunidad internacional ante los resultados que puedan emanar de la CNUDS, especialmente por los nefastos resultados de las Conferencias de Partes que la preceden [2] y porque los ojos del mundo realmente se encuentran fijos en la crisis de deuda pública de los países europeos y en los riesgos de contagio para el resto del mundo.

La crisis europea

Una vez terminada la reunión del G–20 en Ciudad de México el pasado mes de febrero, y ante las alertas del Fondo Monetario Internacional (FMI) [3] y del Banco Mundial (BM) [4] se acentúa el pesimismo sobre las perspectivas de la economía global.

Hernando_Trujillo_brasil

Los activistas han perdido algo de la fe en estas reuniones multilaterales. Aquí una protesta de Greenpeace.

Foto: Greenpeace

La raíz de la desaceleración en los países europeos —que se trasmite al resto de países por las redes de una economía globalizada— está en que la inversión no se recupera. Se ha dado un fenómeno de crowding out, donde la inversión privada se paraliza ante la desconfianza que produce el mal manejo de la política fiscal. Las brechas entre los rendimientos negativos de los bonos soberanos de Europa y el riesgo que perciben los inversionistas privados, afectan la inversión pública, y retardan la recuperación de la economía mundial.

Zenghelis [5], en su informe publicado en el abril, señala la evidencia del fenómeno llamado “paradoja del ahorro”: la tasa de acumulación del sector privado, especialmente del sector financiero, se elevó debido a que disminuyeron los créditos por la incertidumbre en el manejo de la política fiscal.

Cambio climático e inequidad mundial

El cambio climático ha dejado de ser una simple preocupación. La economía global ya está sintiendo su impacto.

Según el Banco Mundial, en lo que va corrido del 2012 el precio de los alimentos ha aumentado en 8 por ciento debido a la alteración de los ciclos del agua. El impacto no sólo se siente en las economías emergentes y en los países con bajos ingresos sino en el desabastecimiento de alimentos en los países de la OCDE.

Durante los pasados cinco años se han acentuado las temporadas de sequías y de lluvias en los países del trópico –países del sur– lo que desequilibró los servicios ambientales que suministraban estos ecosistemas.

Los gastos derivados de la atención de desastres “naturales” por cuenta del cambio climático ya representan cerca del 3 por ciento del PIB para los países latinoamericanos. Aunque los principales emisores de gases con efecto invernadero (GEI) han sido los países desarrollados, su impacto se percibe en los países del sur –países emergentes y con bajos ingresos– que deben destinar una porción mayor del presupuesto a mitigar los impactos del cambio climático: una clara situación de inequidad mundial.

La solución está en la economía verde

La respuesta de Naciones Unidas a los retos ambientales ha consistido en una propuesta teórica que seduce por su nombre y tranquiliza a los grandes capitales porque mantiene la esperanza viva en el progreso tecnológico: la economía verde.

Dicha propuesta exige transitar de un crecimiento basado en combustibles fósiles a otro basado en procesos intensivos en innovación verde y en generación de energía limpia.

Para la economía verde, las “fallas de mercado” y las “externalidades” que subyacen al conflicto entre ambiente y crecimiento económico podrían superarse si la inversión privada se concentra en proyectos que promuevan la eficiencia energética, la baja utilización de carbono y un menor uso de recursos naturales. Sería un proceso de crecimiento endógeno basados en innovaciones verdes.

La inversión en infraestructura habría de ser la apuesta de las economías que se encuentran en desaceleración, porque esta actividad derrama sus incentivos sobre el conjunto de la actividad económica.

La sinergia público–privada puede contribuir a recuperar la confianza de los inversionistas, si se concentran en crear la infraestructura energética basada en fuentes renovables.

La rentabilidad de esa inversión estaría garantizada por la buena perspectiva de demanda de electricidad mundial, la trayectoria de los precios en el mercado de futuros, y los incentivos que hoy existen en distintos países para las industrias “limpias”.

La inversión pública en infraestructura energética de fuentes renovables, por su parte, garantiza la seguridad energética de cada país, reduce el desempleo en forma duradera —a diferencia de los empleos que crea la extracción de recursos naturales no renovables— reafirma el compromiso con la reducción de emisión de GEI y genera una corriente de impuestos para superar los problemas de deuda que hoy mantiene la desconfianza de los inversionistas privados.

Pocas esperanzas

Los interesantes planteamientos de la economía verde, sin embargo, dejan por fuera la influencia creciente de Brasil, Rusia, India, Indonesia, China y Sudáfrica (el grupo BRIICS), países que serán los mayores consumidores de energía para 2050, según la OCDE, pero cuya fuente primordial –en un 85 por ciento– seguirán siendo los combustibles fósiles.

En materia de energías renovables, las soluciones planteadas para Río+20 se refieren a los países con altos ingresos, que son los que actualmente están en crisis, aunque el problema ya comienza a trasladarse a los países emergentes.

Hernando_Trujillo_reunion

Al Gore, uno de los ambientalistas más influyentes, participó en la reunión de 1992.

Foto: EPA

Las tensiones entre economía, ambiente y sociedad se ahondan cada vez más, las propuestas de desarrollo sostenible son cada vez más difusas, la puja por la hegemonía mundial es cada vez más intensa, y el deterioro en materia ambiental y social se perfila como el costo que debe asumirse para mantener el nivel de consumo en los países con altos ingresos y en los países de ingresos medios que comienzan a insertarse en la economía global; eso sí, con la esperanza de que los avances en ciencia y tecnología remediarán dichas externalidades.

Si bien los planteamientos de la economía verde se concentran en reemplazar las fuentes de energías fósiles por energías renovables para reducir los efectos del hombre sobre el cambio climático, la pérdida de biodiversidad, el agotamiento de fuentes de agua potable y la distribución desigual de la pobreza que seguirán agravándose, como lo pone en evidencia el reciente informe de The Royal Society [6].

Diez años después de la cumbre de Río, en Johannesburgo (2002), los informes señalaban que la pobreza había aumentado y que el medio ambiente se había deteriorado más todavía. Para 2022, a 30 años del memorable encuentro por la Tierra, todavía no se vislumbran señales distintas.

* Economista y abogado, candidato a Maestro en Desarrollo Sostenible en el Instituto Tecnológico de Monterrey, investigador, consultor y columnista. 

alt@hpipetrujillo

Escribir un comentario

Agradecemos a los investigadores, académicos y profesionales que contribuyen con sus artículos, declaraciones y caricaturas inéditos para ser publicados en la Revista Razón Pública. Los autores son responsables de sus ideas y de la presentación de los hechos en este documento.

“Los comentarios en Razón Pública están sujetos a moderación, (de 8 am a 6pm hora de Colombia) con el fin de garantizar un intercambio de opiniones en tono respetuoso - serán bienvenidas la crítica aguda y la ironía - que enriquezcan el debate y resulten interesantes para lectores y autores.
En consecuencia, no se aceptarán comentarios del siguiente perfil:
1. Que constituyan descalificaciones, ataques o insultos contra los autores o contra otros participantes del foro de comentarios.
2. Que incluyan contenidos, enlaces o nombres de usuarios que razonablemente puedan considerarse insultantes, difamatorios o contrarios a las leyes colombianas.
3. Comentarios sin sentido o repetidos, que serán eliminados sin piedad.

Los comentarios no reflejan necesariamente la opinión de Razón Pública, sino la de los usuarios, únicos responsables de sus propias opiniones.”


Código de seguridad
Refescar

Comentarios  

carlos fonseca
0 # carlos fonseca 07-06-2012 06:53
Buen articulo. seria importante señalar que China es hoy el paìs con mayor cantidad de instalaciones en energìa eolica y avanza en la misma direcciòn con energia solar; asì mismo, debemos esperar que muy pronto ofrezcan los automoviles electricos. China igualmente es posiblemente el paìs que mas reforestaciòn està adelantando. Brasil tiene los agrocombustible s con base en caña y avanza en investigaciones sobre otros biocombustibles . Es cierto que los combustibles fosiles seguiran por un tiempo gobernando pero debemos cifrar las esperanzas que una alianza brics de reducciòn de carbono mediante el impulso de las energias alternativas y el ahorro y uso eficiente puede ser una salida importante.
Responder | Responder con una citación | Citar | Reportar al moderador

Esta semana en Razonpublica