facebook   twitter   youtube 

El asilo de Assange y el orden internacional

(Tiempo estimado: 5 - 9 minutos)

Ricardo_Garcia_Assange_RazonPublica

 

 

ricardo garciaQuién tiene la razón y qué está en juego en el debate entre el Reino Unido, Suecia y Ecuador a raíz del asilo del fundador de Wikileaks. Análisis perspicaz sobre un asunto que nos afecta más de lo que muchos creen.

Ricardo García Duarte*

 

Ricardo_Garcia_wikileaks_Assange

Reino Unido arguye que no consentiría en la entrega de Assange a un tercer país, lo cual disminuiríael riesgo de un juicio político.  Foto: trust.org

Un asunto complicado

El asilo concedido a Julian Assange, director de Wikileaks, por el gobierno de Ecuador es un acto autónomo, soberano y justo:

-Es autónomo porque corresponde a las consideraciones y cálculos que el Estado ecuatoriano haya efectuado en su propio interés.

-Es soberano porque se trata de una decisión independiente de las reacciones que puedan tener otros Estados, por fuerte que ellos sean o por molestos que se encuentren.

-Y es justo porque encarna el ideal o la razón de ser del asilo como institución del derecho internacional es decir, porque busca proteger a quien es perseguido por razones posiblemente políticas dentro del país donde se encuentra.

Y sin embargo la decisión ecuatoriana tiene grandes complicaciones diplomáticas y jurídicas cuya resolución - seguramente tortuosa- va a poner en evidencia los límites de un orden internacional que ya no es enteramente estatal, sobre todo en cuanto a la justicia aplicable a los particulares, la extensión de la inmunidad que ampara a una embajada, la transparencia y las limitaciones del poder.

Entre el delito común y el delito de opinión

Ahora bien, la condición de “perseguido” del señor Assange no es un hecho evidente:

 

Ricardo_Garcia_wikileaks_unasur

UNASUR respalda al Gobierno de Ecuador ante la amenaza del ReinoUnido contra la integridad de la Embajada de Ecuador en Londres.

Foto: Cancillería de Ecuador

 

-Por una parte el fundador de Wikileaks y difusor de miles de mensajes secretos de gobiernos y altos funcionarios de varios países, no ha sido objeto de una demanda o incriminación formal por el “delito” de divulgar aquella información confidencial. Se enfrenta a acusaciones por delitos comunes, incoadas en un tribunal sueco que lo pidió en extradición.

-Pero por otra parte, si los británicos accedieran a esta solicitud, el procesado podría verse expuesto a los riegos que él mismo ha denunciado, concretamente el de ser enviado luego a Estados Unidos, donde podría ser juzgado por atentar contra la seguridad de la superpotencia. Y en este caso estaríamos ante un delito de opinión a ser juzgado con leyes de un país extranjero y ante jueces decididamente cargados contra el reo.

La incriminación judicial en Suecia hace de Assange un reo de delitos comunes, sin justificación alguna para el beneficio del asilo. Pero el eventual encausamiento en Estados Unidos haría de él un reo por razones políticas, que sería condenado por un delito de opinión y en contravía del interés mundial en preservar la completa libertad de expresión.

Las razones inglesas

Sucede sin embargo que el riesgo inmediato para Assange es ser juzgado por el delito común (o aún apenas el de rendir “indagatoria” ante los jueces suecos que lo reclaman) mientras que su encausamiento en Estados Unidos es una posibilidad más o menos remota e indirecta, de manera que el asilo no se justifica. Es lo que arguye el Reino Unido, agregando que no consentiría en la entrega de Assange a un tercer país, lo cual disminuiría el riesgo de un juicio político.

Tras descartar así la validez del asilo, el gobierno británico ha llegado a insinuar que podría revocar la inmunidad que favorece a la Embajada ecuatoriana, tomándose la dispensa de apresar al asilado por encima de las leyes internacionales. Esta eventualidad es por supuesto remota pero su sola mención subraya la intensidad del dilema.

Alianzas políticas e inseguridad jurídica

Más todavía: aunque hoy no exista un proceso judicial contra Assange en Estados Unidos, el riesgo de que se abra es real: ya hay un proceso en curso contra el soldado Bradley Manning, el que robó los 700 mil documentos que divulgó Wikileaks, y Assange, su fundador, ha sido señalado en varias ocasiones como el incitador de ese delito.

Ricardo_Garcia_wikileaks_presidente_CorreaAssange y Correa aún si son megalómanos o mesiánicos o caprichosos, simbolizan el horizonte de posibilidades para una multiplicación más horizontal de poderes, en un orden futuro.

Foto: Tomada de Youtube.

Si se piensa en la política exterior del Reino Unido –de alineamiento estrecho con Estados Unidos–, más aún si se piensa en esa suerte de “no – política exterior” sueca y por tanto, vencida de antemano frente a la superpotencia americana, no es difícil prever lo que ya Julian Assange había previsto: que el Reino Unido lo extraditaría a Suecia y que ésta lo entregaría a Estados Unidos.

Y aunque los suecos digan que la extradición a Washington se condicione a no aplicar penas para ellos prohibidas, es posible que un reo de traición en Estados Unidos se vea condenado a la pena de muerte.

Por otro lado es muy diciente que Suecia no haya accedido a hacer la “indagatoria” en Gran Bretaña o por la vía de las telecomunicaciones, cuando ello es posible material y jurídicamente; y cuando la autoridad judicial no ha podido armar, que se sepa, un material probatorio contundente.

En estas circunstancias, si el riesgo de extradición a Estados Unidos es factible material y políticamente, el asilo se vuelve aceptable a pesar de lo que digan el Reino Unido y Suecia.

Y a todas estas no debe olvidarse que un juicio contra Assange en Estados Unidos plantearía la pregunta de qué hacer con el New York TimesLe MondeEl PaísThe Guardian o El Espectador que divulgaron, igual, aquella información secreta.

Asilo versus poderes arcanos

Por las razones anteriores queda claro que el asilo autorizado por Rafael Correa toca un punto sensible del sistema internacional en transición, que ya no está atado de modo tan indisoluble a la noción de los Estados soberanos.

Ricardo_Garcia_wikileaks_CorreaAhora bien, la condición de “perseguido” del señor Assange no es un hecho evidente.    Foto: otraprensa.com

Por una parte, si se produce la seguidilla de extradiciones de Gran Bretaña a Suecia y de ésta a Estados Unidos, el sistema internacional habría seguido en el juego convencional de las “razones de Estado”. Pero por otra parte, si el asilo prospera, se habrían reconocido la presencia y el predominio del derecho de una comunidad de voluntarios esparcidos por el mundo que, en ejercicio de la libertad de información, se han expresado a través de Wikileaks.

Bajo el manto de argumentos jurídicos, en realidad estamos ante la tensión entre el juego de poderes encarnados en Estados nacionales y los límites al poder de esos estados por parte de nuevos actores que han decidido irrumpir en la escena internacional.

El fenómeno Assange y los nuevos actores internacionales

Es evidente que Assange, como un “individuo-fenómeno”, representa la aparición de un nuevo actor internacional, cuya acción –exagerada o no– busca contrapesar los poderes arcanos, los de la política secreta, al impedir que los gobernantes se escondan bajo el pretexto de la soberanía; y se sometan en cambio a un estatuto mundial mínimo de ética ciudadana.

En el affaire Assange, el Reino Unido, Suecia y Estados Unidos serían los agentes de la reversa, los que convalidan un poder estatal de viejo cuño, amigo de afirmar la soberanía bajo esa dimensión que Hannah Arendt llamaría la potencia.

Por su parte, Julian Assange y Rafael Correa, aún si son megalómanos o mesiánicos o caprichosos, simbolizan –el uno por la rebelión contra el poder arcano y el otro por su decisión atrevida desde un Estado pequeño y débil–, el horizonte de posibilidades para una multiplicación más horizontal de poderes, en un orden futuro.

Limitaciones y forcejeos que son el nuevo signo de los tiempos.

* El perfil del autor lo encuentra en este link.

Dígalo en RP l Agosto

Ricardo_Garcia_Assange_RazonPublica_Anyelik

 

Escribir un comentario

Agradecemos a los investigadores, académicos y profesionales que contribuyen con sus artículos, declaraciones y caricaturas inéditos para ser publicados en la Revista Razón Pública. Los autores son responsables de sus ideas y de la presentación de los hechos en este documento.

“Los comentarios en Razón Pública están sujetos a moderación, (de 8 am a 6pm hora de Colombia) con el fin de garantizar un intercambio de opiniones en tono respetuoso - serán bienvenidas la crítica aguda y la ironía - que enriquezcan el debate y resulten interesantes para lectores y autores.
En consecuencia, no se aceptarán comentarios del siguiente perfil:
1. Que constituyan descalificaciones, ataques o insultos contra los autores o contra otros participantes del foro de comentarios.
2. Que incluyan contenidos, enlaces o nombres de usuarios que razonablemente puedan considerarse insultantes, difamatorios o contrarios a las leyes colombianas.
3. Comentarios sin sentido o repetidos, que serán eliminados sin piedad.

Los comentarios no reflejan necesariamente la opinión de Razón Pública, sino la de los usuarios, únicos responsables de sus propias opiniones.”


Código de seguridad
Refescar

Comentarios  

Lucia
0 # Lucia 20-08-2012 15:43
“El temor por la vida de Assange es justificado, ya que en Estados Unidos se ha hablado de un eventual enjuiciamiento en virtud de la Ley de Espionaje, la cual tiene pena de muerte”. Reino unido trata a Ecuador como colonia. A Pinochet si lo protegió de la justicia, lo declaro demente para evitar por todos los medios q hablara de crímenes execrables porq?
Responder | Responder con una citación | Citar | Reportar al moderador
Anders Rudqvist
+1 # Anders Rudqvist 20-08-2012 16:33
Le felicito por un buen e incisivo artículo y puedo asegurar que su interpretación del papel de Suecia es correcta. Únicamente falta agregar que el gobierno sueco no hace tanto expulsó y entregó dos egipcios a las autoridades egipcias de entonces, basándose en informes y pedidos secretos (nunca hechos públicos en Suecia) de EE.UU. Los hombres fueron encarcelados y torturados en Egipto y el gobierno sueco duramente criticado por organizaciones internacionales defensoras de los derechos humanos.

Anders Rudqvist
Uppsala, Suecia
Responder | Responder con una citación | Citar | Reportar al moderador
el desaparecido
0 # el desaparecido 23-08-2012 06:47
la persecución de un solo hombre y la defensa de los justos de ese hombre encarna la voluntad, la búsqueda de transparencia y de claridad en las relaciones internacionales que siempre desde las colonias han sido flexibles ante la criminalidad de las élites y sus intereses, luego a quien perseguirán, a los que hemos leído o divulgado la información, la caza de brujas esta hoy ala orden del dia, la pena es la muerte para aquellos que desafían el orden tiránico establecido, desde inquisición que poco hemos aprendido.
podríamos hablar de todos los colombianos perseguidos que han disidido vivir mas al sur en un pais que hoy por hoy es mas justo, menos violento y mas autónomo. el debate seria sobre las fortalezas y las debilidades del conjunto de "democracias" latinoamericana s... buffffff que dolor que nostalgia en el corazón me da al pensar, y el intentar reflexionar en mi amada Colombia.
mas de 50 a;os de guerra civil han dejado profundas heridas y amargos muy amargos pesares.
Responder | Responder con una citación | Citar | Reportar al moderador

Esta semana en Razonpublica