facebook   twitter   youtube 

El fantasma del yihadismo recorre Europa

(Tiempo estimado: 6 - 11 minutos)

Jorge Alberto MantillaLos ataques de este viernes en París ponen en evidencia la complejidad del terrorismo islámico. ¿Cómo se ha formado y cómo actúa este movimiento trasnacional? ¿Cómo han respondido los gobierno de Occidente – y por qué esa respuesta no funciona-?

Jorge Alberto Mantilla*

 

 

Homenaje a las víctimas del 13 de noviembre en París.

Yihadismo 2.0           

Los ataques simultáneos del pasado 13 de noviembre en seis puntos de París confirman la tranformación de la violencia islamista en el mundo y agravan sus implicaciones para un continente que habia intentado mantenerse al margen de la guerra contra el terror que Estados Unidos declaró en 2001.

El movimiento yihadista  podía definirse como la campaña desatada por Al Qaeda y los grupos e individuos asociados con esta organización, así como por los integrantes del Estado Islámico y demas grupos. Este fenómeno se diferencia de otros tipos de violencia política porque es inherentemente religioso y no está asociado con agendas propiamente etno-nacionalistas. Además, no está limitado geográficamente sino que actúa a través de redes transnacionales.

La adaptación de estos movimientos a las lógicas de confrontación impuestas por la guerra contra el terror y por la coalición contra el Estado Islámico ha despertado un gran debate acerca de la posibilidad efectiva de derrotar el fenómeno de la radicalización religiosa. 

El corresponsal de CNN Peter Bergen ha denominado este proceso como Al- Qaeda 2.0, pues el debilitamiento del núcleo central de Al Qaeda en Afganistán y las zonas tribales de Paquistán dio lugar a un yihadismo sin liderazgos visibles.

Según Bergen, un  indicio elocuente de esta transformación se registró el 7 de julio de 2005 (recordada por los británicos como el 7/7) cuando atacantes suicidas se inmolaron en varios  puntos del sistema de transporte de Londres, la ciudad más custodiada del mundo, lo que dejó 52 víctimas mortales. Los investigadores concluyeron que los atacantes eran de nacionalidad británica y que además el plan había sido preparado allí por militantes no afiliados a una filial reconocida de Al Qaeda o del Estado Islámico. 

En otras palabras estos ataques fueron los primeros de una serie donde la línea de mando  de las organizaciones yihadistas no figuraba más que como fuente de inspiración de jóvenes europeos y norteamericanos que habían vivido un proceso de radicalización religiosa.

Terror en Europa

Ofrenda floral a las víctimas de los ataques en París, frente al restaurante Le Petit Cambodge.
Ofrenda floral a las víctimas de los ataques en París, frente al restaurante Le Petit
Cambodge. 
Foto: Maya-Anaïs Yataghène

El principal promotor de la idea de que el yihadismo local se ha convertido en la amenaza principal para los países occidentales es el sociólogo y ex analista de la CIA Marc Sageman, quien en 2008 publicó su libro Yihad sin liderazgo. Sageman sostiene que  el yihadismo ha evolucionado desde un grupo organizado de autores intelectuales pertenecientes a grandes franquicias del terror, como Al Qaeda o el Estado Islámico, que controlan vastos recursos y emiten ordenes, hacia una multitud de grupos informales que tratan de emular a sus predecesores concibiendo y ejecutando planes de abajo hacia arriba. 

Estos aspirantes forman una red global dispersa, una yihad sin liderazgo, que en términos operativos permite llevar a cabo acciones de bajo costo y enorme impacto- como la del semanario satírico Charlie Hebdo, la del Museo Bardo en Túnez, o los ataques de este 13 de noviembre en el Bataclan y el Stade de France en Paris. Otros ejemplos de esta nueva modalidad de violencia  terrorista son: 

•    Los atentados del 11 de marzo del 2004 (11-M) en Madrid, perpetrado por jóvenes de ascendencia marroquí que fueron reclutados en los barrios de Madrid y Valencia;
•    El denominado “complot aéreo trasatlántico” de 2006, donde 24 sospechosos de origen yemení fueron detenidos simultáneamente en Londres tras comprobarse un plan para inmolarse simultáneamente con explosivos líquidos en seis aviones rumbo a Canadá y Estados Unidos;  
•    El intento frustrado en 2009 de Umar Farouk Abdulmutallab de inmolarse en un vuelo de Amsterdam a Detroit. 

El proceso de descentralización se basa en la consigna nizam al tanzim, es decir, un sistema, no una organización, que alude a la necesidad de derribar las fronteras organizativas entre los combatientes islámicos para unirse alrededor de la guerra común  contra los “cruzados”, como denominan a los países occidentales. 

El ISIS

Al igual que la Hidra de Lerna en la mitología griega –a la cual le crecían dos cabezas tras cortarle una-, ISIS demuestra cómo los esfuerzos militares de la guerra contra el terror, lejos de debilitar el yihadismo, han provocado su diversificación, su fragmentación e incluso su expansión hacia otras regiones del mundo.

Su califa, Abu Bakr al-Baghdadi, fue detenido durante la batalla de Faluya (2004) y confinado dentro del programa de detenciones secretas de la CIA, donde vivió un proceso de radicalización que hoy le permite abrogarse la calidad de intérprete del descontento suní por la guerra contra el terror en el norte de Iraq.

Bajo una dirección político-militar compuesta por los combatientes que sobrevivieron a la invasión de Iraq, entre quienes se cuentan algunos altos oficiales del régimen de Hussein -como Fadel al-Hayali, quien ahora es el jefe del consejo militar del grupo-, el Estado Islámico cuenta con una capacidad militar producto de una década de combates con las tropas estadounidenses. Según un artículo reciente  del New York Times, “el Sr. Baghdadi tiene 25 diputados en todo Irak y Siria. Alrededor de un tercio eran oficiales militares durante el régimen de Hussein, y casi todos fueron encarcelados por las fuerzas estadounidenses”. Gran parte de estos antiguos militares adscritos a un partido, autodenominado laico, como el Bath, atravesaron un proceso de radicalización religiosa desde 2003. 

Yihadismo global

Otra característica principal del Estado Islámico es su manejo profesional de las herramientas de comunicación, tanto así que algunos consideran que gran parte de la guerra que adelantan Estados Unidos y ahora Rusia y Francia contra esa versión renovada de Al Qaeda se da en las redes sociales.

Este manejo de las comunicaciones ha sido decisivo para el cada vez mayor número de ciudadanos de países occidentales que viajan a vincularse al Estado Islámico y a quienes el propio ISIS aconseja quedarse en su país de origen para operar allí. Chilenos, británicos, noruegos, franceses y alemanes, entre otros, dan forma a una nueva amenaza de enorme capacidad.

Algunas investigaciones policiales en países occidentales arrojaron resultados curiosos sobre los motivos que llevaron a jóvenes entre los 20 y los 30 años a jurar lealtad a la causa de un Estado teocrático. Por ejemplo los libros pedidos a Amazon pocos días antes de que viajaran a siria los dos británicos que luego serían protagonistas de decapitaciones registradas en video, se titulaban Islam para Dummies y Corán para Dummies. Según Mehdi Hasan, esto indicaría que su fe no fue un factor decisivo para vincularse al Estado Islámico, pues se trataba de novatos religiosos que no practicaban el islam en Gran Bretaña. Por el contrario, algunos expertos consideran que una identidad religiosa madura y bien estructurada es la mejor manera de contrarrestar estos fenómenos de radicalización yihadista. 

Más allá de lo militar

Homenaje en Praga a las víctimas de los atentados en París.
Homenaje en Praga a las víctimas de los atentados en París.
Foto: Bianca Dagheti

Además del Estado Islámico, la reciente aparición del Al Qaeda en Libia y en la India permite inferir que los ciclos de la violencia yihadista se seguirán expresando a través de un ejercicio trasnacional y des-institucionalizado.

Las particularidades de este proceso de radicalización en países occidentales, sobre todo europeos, demuestran el fracaso del énfasis militar que caracterizó la guerra contra el terror durante más de una década. Aunque Estados Unidos suponía que el centro de gravedad de Al Qaeda y del yihadismo era el liderazgo de Osama Bin Laden y sus colaboradores, la muerte de Bin Laden en 2011 apenas repercutió sobre los niveles de simpatía hacia el yihad entre la juventud de clase media de los países occidentales.  

Constituidas alrededor de asuntos ideológicos -no necesariamente logísticos o militares- las redes del yihadismo se han extendido entre sectores que eran considerados moderados en septiembre de 2001, pero que tras más de una década de guerra han construido una yihad defensiva.

Asumir lo anterior en términos de política exterior implicaría invertir mayores esfuerzos en corregir las causas de la violencia terrorista y aislar a los sectores radicales del islam de la gran mayoría moderada. Sin embargo los errores y excesos de la guerra contra el terror unificaron a sectores moderados y radicales y crearon uno de los mayores desafíos de nuestros tiempos a la seguridad internacional.

Respuestas equivocadas

Al igual que Estado Islámico representa la supervivencia y la continuidad del proyecto iniciado por Al Qaeda en Iraq, la interpretación del presidente Hollande sobre los ataques en Paris como “un acto de guerra” representa la continuación inquietante del discurso fracasado de Bush sobre la guerra contra el terror.

El peso de este nuevo ciclo de violencia iniciado por el Estado Islámico también ha modificado la estrategia y el discurso de Estados Unidos respecto de la guerra civil en Siria. Tras negarse durante más de tres años a comprometerse militarmente en Siria, el presidente Obama autorizó un programa de ataques con drones que sin duda será más dispendioso y complejo que los que hasta ahora ha llevado a cabo en Yemen y Paquistán.

De allí el dilema estratégico, pues para varios analistas es evidente que el auge militar del Estado Islámico está directamente relacionado con la guerra civil de Siria y los territorios que se encuentran bajo control de una decena de grupos armados muchas veces opuestos entre sí.

No es claro hasta qué punto Estados Unidos aún pretende derrocar el régimen de Bashar al Assad, quien recientemente autorizó la intervención militar rusa. Como dijo Anthony Cordesman, del Centro de Estudios Estratégicos e Internacionales, el dilema de occidente radica en que “el enemigo de nuestro enemigo, es peor que nuestro enemigo”.

Ahora es de esperar un reposicionamiento de actores políticos de extrema derecha en Europa, particularmente en Francia, con las repercusiones correspondientes en materia de una crisis migratoria que puede generar nuevos ciclos de violencia social, como los disturbios en los Banlieues parisinos en 2005. 

 

* Miembro del Grupo de Investigación en Seguridad y Defensa, Maestría en Estudios Políticos del IEPRI de la Universidad Nacional.

 

Escribir un comentario

Agradecemos a los investigadores, académicos y profesionales que contribuyen con sus artículos, declaraciones y caricaturas inéditos para ser publicados en la Revista Razón Pública. Los autores son responsables de sus ideas y de la presentación de los hechos en este documento.

“Los comentarios en Razón Pública están sujetos a moderación, (de 8 am a 6pm hora de Colombia) con el fin de garantizar un intercambio de opiniones en tono respetuoso - serán bienvenidas la crítica aguda y la ironía - que enriquezcan el debate y resulten interesantes para lectores y autores.
En consecuencia, no se aceptarán comentarios del siguiente perfil:
1. Que constituyan descalificaciones, ataques o insultos contra los autores o contra otros participantes del foro de comentarios.
2. Que incluyan contenidos, enlaces o nombres de usuarios que razonablemente puedan considerarse insultantes, difamatorios o contrarios a las leyes colombianas.
3. Comentarios sin sentido o repetidos, que serán eliminados sin piedad.

Los comentarios no reflejan necesariamente la opinión de Razón Pública, sino la de los usuarios, únicos responsables de sus propias opiniones.”


Código de seguridad
Refescar

Comentarios  

Andrés Martínez Barb
0 # Excelente artículoAndrés Martínez Barb 16-11-2015 11:07
Realmente es un documento ajustado a la situación global del terror, ¿qué nos espera? Sobre todo desde la lógica expansionista del yihadismo hacia occidente...
Responder | Responder con una citación | Citar | Reportar al moderador
Samuel Jiménez
0 # Yihadismo y centralizaciónSamuel Jiménez 16-11-2015 23:49
A mi modo de ver, la vision de la descentralizaci ón del yihadismo es relativa. Si bien es cierto que esa era la realidad hace algunos años, el surgimiento del Estado islámico a sido muy efectivo en centralizar esas redes transacionales, no solo a través de la provision de recursos, armas e inteligencia, sino a través del reclutamiento masivo de fieles y seguidores dentro del territorio europeo. La mayoría de redes islamicas radicales en Europa concentran sus esfuerzos en reclutar jóvenes y enviarlos a territorio Sirio para realizar un entrenamiento "express" y enviarlos de regreso a Europa. Las redes de reclutamiento y de entrenamiento de islamistas radicales en Europa convergen en su casi totalidad en el Estado islámico, en sus recursos económicos y en su entrenamiento militar. El régimen de Bachar Al-Assad empieza a aparecer como un mal menor frente a la gran amenaza del salafismo radical encarnado por un Estado islámico que hoy más que nunca tiene una sola cabeza!
Responder | Responder con una citación | Citar | Reportar al moderador
herwilmar
0 # Re-fritando los refritos...herwilmar 21-11-2015 15:58
Este es uno de esos tantos articulitos de reiteración y de más sobre lo mismo que nunca explican nada. Es de eso que en periodismo llaman "refritos". Y acá es un "refrito" del "refrito", o sea, más tóxicos para el pensamiento!
Responder | Responder con una citación | Citar | Reportar al moderador

Esta semana en Razonpublica