facebook   twitter   youtube 

Siete secretos de Trump

(Tiempo estimado: 2 - 3 minutos)

Es un tipo amoral, ignorante, mujeriego, mentiroso, abusador, ególatra, caótico, corrupto, incompetente y cínico. También es el  presidente de Estados Unidos.

Hernando Gómez Buendía*

A pocos días de unas elecciones decisivas, el señor Trump está en la cima de su popularidad, y las encuestas dicen que podría aumentar su ventaja en el Senado. Esta increíble situación se debe creo yo a siete cosas tan interesantes como preocupantes.     

-Primera y ante todo, a que este tipo encarna y es la caricatura de  algo así como el 35% de los gringos, que han sido y que se sienten excluidos cultural y económicamente del progreso de los últimos 30 años. Son los blancos, no muy pobres, que viven en el centro del país, que perdieron sus empleos frente a China y perdieron su país ante el multiracismo y el pluralismo en la vida americana. Son los votos rabiosos del “presidente obrero”, como lo llama el último best-seller. 

-La segunda es apelar con descaro a los prejuicios más burdos de esa gente. Ahora por ejemplo, Trump pinta a los pobres migrantes hondureños como una horda que incluye a terroristas e islamistas que vienen a invadirlos, a quitarles sus puestos y a violar a sus mujeres con la ayuda de Obama y los demócratas.   

-En tercer lugar, y aunque suene inverosímil, Trump es el ídolo de los evangélicos, que se tragan los sapos y lo encubren a cambio de que el imponga a todos su pacata versión de la moral sexual. Son los dos magistrados anti-aborto que ya llevó a la Corte o es, por ejemplo, el decreto que impide legalmente la existencia de las personas transgénero. 

- Lo cuarto es el apoyo de los súper-ricos, en especial los petroleros, a quienes Trump les regaló billones en impuestos y les está quitando las regulaciones que protegían a los trabajadores, a los consumidores y, lo peor, al medio ambiente que amenaza destruirnos.     

-Esa rebaja irresponsable de impuestos disparó la economía y atraerá a muchísimos votantes que piensan con el bolsillo, pero tarde o temprano causará una recesión mundial  de grandes magnitudes.

-Con la rabia, el fanatismo, la plata para campañas y las 10.359 mentiras que el presidente ha dicho hasta el momento, sus candidatos tendrían casi la mitad de los votos en las elecciones de la otra semana. Y en este punto los ayudará el tramposo sistema electoral, que da más peso a los Estados y distritos atrasados porque este fue el precio de aceptar un gobierno federal en 1776, y porque los republicanos lo han venido amarrando desde hace varias décadas.   

-Y el empujón final vendría de los demócratas, que son la mayoría pero están desubicados y no encontraron un mensaje de unidad distinto de insultar a Donald Trump. 

Así que los Estados Unidos seguirán de verdad muy envainados. Y nosotros también.    

* Director de la revista digital Razón Pública. 
** Escrito para El Espectador