Edición semanal lunes 25 de septiembre de 2017

Seis caminos a la casa de Nariño: abundan los políticos pero escasean los líderes

(Tiempo estimado: 6 - 11 minutos)

Reunión entre gobierno y partidos

Javier DuqueSe aproximan las elecciones de 2018 y aumenta la confusión: cada vez son más los candidatos, las facciones, las alianzas en ciernes y los cruces de cables. No hay partidos ordenados, no hay líderes destacados ni hay tampoco la esperanza de cambio.

Javier Duque Daza*

Leer más...

Elecciones 2018: empezaron las coaliciones

(Tiempo estimado: 5 - 10 minutos)

Coalición entre Robledo, Claudia López, y Sergio Fajardo

Andres DavilaCon el anuncio de la coalición entre Sergio Fajardo, Claudia López y Jorge Enrique Robledo empieza una nueva etapa de un proceso electoral que ha estado marcado por la incertidumbre y las estrategias políticas dudosas. ¿Qué viene ahora?

Andrés Dávila*

Leer más...

Medimás: el síntoma de una crisis estructural de la salud

(Tiempo estimado: 5 - 10 minutos)

Manifestaciones por servicios en Cafesalud.

Mario HernandezPasaron pocas semanas entre el supuesto remedio y la dura recaída. La crisis de esta nueva EPS es consecuencia del mismo sistema de mercado mal regulado que ha venido manteniendo a la salud en su estado lamentable. Pero es posible un cambio.

Mario Hernández Álvarez*

Leer más...

Paternalismo jurídico: el cuidado de los otros y de sí mismo

(Tiempo estimado: 4 - 8 minutos)

Ratio: 0 / 5

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

Autor del libro “Paternalismo jurídico”.

Diana GonzálezAunque la expresión suele tener sentido peyorativo, este libro nos demuestra que es importante volver a ella para examinar qué tan convenientes –y qué tan necesarias– son las acciones paternalistas por parte del Estado.

Diana Beatriz González*

El paternalismo jurídico
Macario Alemany

Editorial Iustel
2006

Doctrinas y reproches

En la academia e incluso en la filosofía existen conceptos que en realidad son muy complejos y sin embargo se usan de una manera simplista y generalmente negativa.

Un ejemplo de lo anterior es el término ¨utilitarismo¨. Esta palabra se emplea para referirse a las propuestas que consideran el bienestar y las consecuencias de las acciones como objetos fundamentales de la ética. Pese a que la discusión sobre esta noción y sus efectos está vigente, y pese a que hay razones poderosas a favor y en contra de la misma, dicho debate no se refleja en el uso del concepto. Por lo general cuando se califica a alguien como “utilitarista” no se tiene en cuenta la complejidad del adjetivo, sino que simplemente se le da una connotación negativa.

En este texto me propongo analizar un término bastante parecido. Se trata de un concepto que se emplea para calificar el efecto de ciertas teorías filosóficas y del derecho que, fuera de su uso académico, puede ser fácilmente relacionado con un reproche: el paternalismo o, más específicamente, el paternalismo jurídico.

El término paternalismo viene de las acciones de cuidado que tradicionalmente están a cargo del padre en el núcleo familiar. En las relaciones interpersonales el cuidado de los amigos y los vínculos entre padres e hijos son comportamientos que se califican como paternalistas. En cambio, cuando se señala a una persona o política de ser ¨paternalista¨ se le acusa de ignorar o de violar derechos fundamentales de los individuos, como la libertad y la autonomía.

Muchas legislaciones tienen como objetivo evitar los daños que los sujetos pueden infligirse a sí mismos con sus acciones. No obstante, lo hacen mediante obligaciones impuestas a la sociedad en general. Se trata de normas orientadas a evitar los riesgos que dichos sujetos no podrían omitir por cuenta propia:

  • Usar cinturón de seguridad;
  • Usar casco para quienes se movilizan en moto;
  • Prescripciones médicas para acceder a ciertos medicamentos.

Todos tenemos algo de paternalistas

El paternalismo suele considerarse negativamente, pero el paternalismo de Estado es, a veces, necesario.
El paternalismo suele considerarse negativamente, pero el paternalismo de Estado es, a veces, necesario. 
Foto: Newtown grafitti

En el libro El paternalismo jurídico la cuestión general planteada por el profesor Macario Alemany es si el paternalismo jurídico es éticamente justificable. Lo primero que constata es que, pese a que esta doctrina suele interpretarse más como negativa que como positiva, es difícil encontrar una propuesta teórica que no incluya alguna medida de protección de los individuos que no toma en cuenta las preferencias de estos.

El autor propone entonces una definición neutra de paternalismo jurídico que permite justificar y evaluar las justificaciones de este tipo de medidas que limitan la autonomía individual.

Quiere decir lo anterior que el paternalismo no es en sí mismo censurable, como tampoco lo es el utilitarismo, pero son condenables las medidas a las que se aplican estos calificativos y que no están adecuada ni suficientemente fundamentadas. Según Alemany, una persona es paternalista cuando ejerce poder sobre otra persona con el objetivo de evitar acciones que la pongan en riesgo o la dañen física, psicológica o económicamente.

Que hay una diferencia entre paternalismo y paternalismo justificado. 

Siguiendo la definición de Alemany, el Estado es paternalista cuando regula la venta libre de ciertos medicamentos cuya utilización no informada y asesorada por un profesional puede lesionar a los consumidores. En todo caso, el tema de la regulación de medicamentos es complejo porque hay intereses económicos y corporativos involucrados para los cuales la protección a los consumidores no es una prioridad.  

El texto resalta que hay una diferencia entre paternalismo y paternalismo justificado. Para que una acción jurídica que busca proteger a un individuo sea admisible debe ser una medida idónea y razonable frente a la cual no haya opciones no paternalistas menos gravosas. Además de esto, debe estar comprobado que el origen de los posibles daños es la incapacidad de los sujetos de juzgar correctamente. Si las personas tuvieran buen juicio estarían siempre de acuerdo con las medidas protectoras.

Volviendo al caso de los medicamentos: una prohibición generalizada para adquirirlos sin receta médica no cumpliría con ninguno de los puntos anteriores porque anularía la posibilidad de cada individuo de decidir si consumir o no drogas que no causan grandes perjuicios y para las cuales bastaría una advertencia en el empaque de los posibles efectos secundarios.

Me protegen de mí

En resumen, el paternalismo jurídico se refiere a las acciones del Estado –o amparadas por él– que protegen a los individuos de sus propias acciones y su mal juicio. Como se mencionó, el término proviene de la vigilancia que los padres ejercen sobre sus hijos por miedo a la autolesión. Este amparo filial llega normalmente hasta que los hijos son autónomos y toman sus propias decisiones (en principio, razonables). De manera análoga, las medidas paternalistas tendrían como propósito la protección de las personas para favorecer su autonomía, aunque dicho de esta manera suene paradójico.

Esta referencia a la autonomía es la razón por la cual muchos teóricos del derecho sospechan de estas medidas. Se trata de un problema relacionado con la reflexión sobre el alcance y los límites del poder estatal. Muchos afirman que las medidas paternalistas son políticas públicas que infantilizan a los individuos y que, con la excusa de defender la libertad individual, buscan mantener a la población sometida, con la necesidad constante de una guía. El profesor Alemany no descarta que algunas acciones puedan calificarse como paternalismo injustificado, pero reitera que estas son inevitables.

La relevancia del paternalismo

Medicamentos.
Medicamentos. 
Foto: Radio Televisión Nacional de Colombia

El paternalismo jurídico es interesante porque lleva a indagar acerca de la legitimidad, efectividad y alcance de los sistemas de derecho para regular la vida en sociedad. Este hecho lo hace un campo de estudio fértil para la reflexión filosófica. Además, Alemany señala que este estudio permite ocuparse de asuntos que no están limitados al ámbito jurídico, sino que son transversales a las relaciones humanas filiales, amistosas, laborales, entre otras.

El paternalismo jurídico se refiere a las acciones del Estado que protegen a los individuos de sus propias acciones y su mal juicio. 

Finalmente, del texto de Alemany podemos destacar cuatro puntos clave en relación con el paternalismo:

  • Procurar el bienestar de otros, ya sean conocidos o extraños, es una conducta compleja. Indagar qué tan tolerante es este comportamiento nos lleva a cuestionar las justificaciones que se dan para él.
  • El concepto es controvertido, tanto su aclaración conceptual como su validez son constantemente puestas en duda.
  • Pese a todas las dificultades en relación con el concepto, Alemany procura no solo acercarse al origen y evolución del paternalismo, sino que también estudia de manera rigurosa la labor de tres teóricos que trabajan el mismo concepto.
  • Como resultado de este estudio del paternalismo y del diálogo con la tradición de la filosofía moral y del derecho que se ha ocupado del tema, Alemany defiende su propia teoría y justifica su propio esquema de análisis.

Por todo lo anterior, invito a leer, estudiar y debatir El paternalismo jurídico y a evaluarlo a la luz de las acciones estatales, jurídicas e interpersonales donde el cuidado y la protección están siempre presentes.

 

* Estudiante de doctorado en Filosofía de la UNAM

Escribir un comentario

“Los comentarios en Razón Pública están sujetos a moderación, (de 8 am a 6pm hora de Colombia) con el fin de garantizar un intercambio de opiniones en tono respetuoso - serán bienvenidas la crítica aguda y la ironía - que enriquezcan el debate y resulten interesantes para lectores y autores.
En consecuencia, no se aceptarán comentarios del siguiente perfil:
1. Que constituyan descalificaciones, ataques o insultos contra los autores o contra otros participantes del foro de comentarios.
2. Que incluyan contenidos, enlaces o nombres de usuarios que razonablemente puedan considerarse insultantes, difamatorios o contrarios a las leyes colombianas.
3. Comentarios sin sentido o repetidos, que serán eliminados sin piedad.

Los comentarios no reflejan necesariamente la opinión de Razón Pública, sino la de los usuarios, únicos responsables de sus propias opiniones.”


Código de seguridad
Refescar

Videocolumnas

Jonatan Rodríguez

Bladimir Basabe

  • Salvemos Varadero

    Hace 3 años se descubrió el arrecife coralino Varadero, en el lugar donde se va a construir un segundo canal de acceso a la bahía de Cartagena. Por Bladimir Basabe.

Ver más videocolumnas

Arte y Cultura

Los 150 años de la Nacional: ¿una universidad para los estudiantes?

(Tiempo estimado: 5 - 10 minutos)

Manifestaciones por parte de los estudiantes de la Universidad Nacional.

Fabian AcostaLa Nacional nació como una universidad moderna en sintonía con las necesidades de un país en construcción, pero en los últimos años el mercado se ha impuesto sobre la educación y los estudiantes han sufrido las peores consecuencias.

Fabián Acosta*

Sazón Pública

Por El Blacho
Este mes           Archivo

 

Lectura Pública

Genocidios: gobierno y ciudadanos en los exterminios masivos

(Tiempo estimado: 5 - 9 minutos)

La UP

Armando MercadoEste libro explica el papel de los gobiernos y los ciudadanos en perpetrar esas masacres a través de la historia. Entender cómo y por qué ocurren es fundamental en el posconflicto colombiano para evitar tragedias como la de la Unión Patriótica.

Armando Mercado Vega*

Recomendado

¿Cataluña se separará de España?

Plaça de Catalunya en Barcelona.

David_MinovesDespués de muchos años de intentar acomodarse al Estado español, Cataluña acabó por embarcarse en el proceso de constitución como Estado independiente. Y el proceso parece irreversible.

David Minoves*

Mirada Pública

Mi hermosa Bogotá por @Elbisnet

Fotos: Elbis Estid Bonilla @Elbisnet

Nos escriben

RP en los medios

Ver más RP en los medios

La Fundación RAZÓN PÚBLICA es una entidad sin ánimo de lucro ni carácter partidista constituida en 2008 para servir como un punto de convergencia y un instrumento para la expresión de los intelectuales colombianos comprometidos con el proyecto de una sociedad pacífica, democrática, legal, justa y productiva.

La Asamblea General de Razón Publica está integrada por sus fundadores, por los autores y autoras que contribuyen de manera regular a esta revista, por los donantes a la Fundación y por el equipo de planta de la revista.

Hernando Gómez Buendía Director y editor generalFernando Garavito Pardo (Q.E.P.D.) Editor emérito • Editores: Carlos Granada,
Valentina Landínez @Valelandinez, Érika Mesa
Valentina Salazar Imágenes • Tatiana Alfonso Coordinadora de Lectura Pública  
Linda Ordóñez  Coordinadora administrativa linda.ordonez@razonpublica.org.co 
Angélica Zambrano  Videocolumnas y webmaster angelica.zambrano@razonpublica.org.co @Anyelik 
Daniela Garzón Coordinadora editorial daniela.garzon@razonpublica.org.co  @Ginethdan

Please publish modules in offcanvas position.