Edición del lunes 12 de noviembre de 2018

 facebook   twitter   youtube 

¡No se pierda esta semana!

#SOSRazonPublica

Por Hernando Gómez Buendía

Uribe, ¿opositor de Duque?

(Tiempo estimado: 5 - 9 minutos)

Duque y Uribe.

Fabian AcunaDiego Gonzalez¿Será cierto que el expresidente se opone a las propuestas del Gobierno? Aquí están las claves para interpretar esta jugada a tres o cuatro bandas.

Fabián Alejandro Acuña* - Diego Armando González**

Leer más...

Garavito y los crímenes imperdonables: ¿un espejo en que no queremos mirarnos?

(Tiempo estimado: 5 - 9 minutos)

Luis Alfredo Garavito.

Roberto SolarteDespués de asesinar más de 200 niñas y niños, ya está a punto de salir de la cárcel. Las reacciones airadas de la gente no se han hecho esperar, pero en Colombia hubo crímenes peores que se quedan impunes con el apoyo de esa misma gente.

Roberto Solarte*

Leer más...

La reforma tributaria de Duque: ¿cómo funcionaría y cómo puede mejorarse?

(Tiempo estimado: 6 - 11 minutos)

Duque en reunión con los gremios sobre la Ley de financiamiento.

El proyecto ha sido duramente criticado por la opinión y por muchos políticos. Pero, ¿en qué consiste realmente?, ¿a quiénes beneficia y a quiénes perjudica? Análisis cuidadoso de un proyecto de ley muy polémico. 

Daniel Wills*

Leer más...

Transformación urbana de Leticia

(Tiempo estimado: 5 - 9 minutos)

casa sobre el agua en el Amazonas

Imagen del contactoIncrustada en medio de la selva y olvidada por la mayor parte de los colombianos, esta ciudad podría encerrar las claves para preservar la Amazonía. Este libro recorre una larga historia de explotación y ambivalencia estatal.

Javier Revelo Rebolledo*

Transformación urbana de Leticia. Énfasis en el periodo 1950-1960. La construcción de una ciudad en la selva amazónica y en una región trifronteriza.

Jorge Enrique Picón Acuña

Editorial Gente Nueva

2010

144 pág.


Destacamento colombiano durante la guerra
colombo-peruana.
Foto: Wikimedia Commons

Promesas sobre la Amazonía

El 23 de septiembre pasado el presidente Santos reiteró ante las Naciones Unidas, con un tono enérgico, que su gobierno estaba profundamente comprometido con la protección de la Amazonía.

Pero su discurso se quedará en palabras si no se crean instituciones capaces y sensibles a las necesidades regionales. Y así se lo dijeron al presidente varios líderes de la región durante la semana anterior al discurso.

La construcción del Estado en la Amazonía es un reto tan complejo que no puede ser definido únicamente desde Bogotá. Es necesario oír con atención a los habitantes, líderes y académicos de la región para evitar que se repitan los errores del pasado.

En este sentido, el libro del historiador leticiano Jorge Enrique Picón Acuña, Transformación urbana de Leticia, no solo es un aporte crucial para comprender el pasado y debatir el futuro de la institucionalidad colombiana en la Amazonía, sino un ejemplo de la calidad y el rigor de los estudios regionales que la centralizada academia colombiana ha hecho invisibles.

Cambio acelerado 

El libro cuenta la modernización acelerada que vivió Leticia, la principal ciudad colombiana en la Amazonía, durante la década de 1950. Para esto, el autor se remonta al siglo XIX y muestra cómo el Estado peruano fundó la ciudad en 1867 con el fin de facilitar la explotación del guano y de frenar los intereses expansionistas del imperio luso-brasileño.

La rápida expansión del Estado peruano y del imperio luso-brasileño dejó a Colombia sin la salida al río Amazonas que había sido reconocida por la Corona española. Pero esto cambió en 1922 con la firma del tratado Lozano-Salomón entre Colombia y Perú, mediante el cual los dos países canjearon territorios amazónicos y Colombia adquirió el trapecio amazónico, incluyendo a Leticia.

Cómo el Estado peruano fundó la ciudad en 1867 con el fin de facilitar la explotación del guano.

Al principio, el Estado colombiano se interesó poco en la región. Así, una década después del canje de territorios, tan solo el 17 por ciento de la población leticiana era colombiana. Como ejemplo de esto, se cuenta la anécdota de una maestra de la escuela de la época que se quejaba porque le tocaba cantar el himno nacional sola.

El Estado central finalmente se interesó en la región tras la “toma” de Leticia por parte del ejército peruano en 1932, que dio origen a una guerra de baja intensidad entre los dos países.

La guerra terminó a los dos años y Colombia recibió, por segunda vez, el poblado de Leticia. Esta vez, sin embargo, el gobierno nacional impulsó su “colombianización” para hacer frente a la amenaza peruana. Para lograrlo, el Estado central estimuló la llegada de colonos a la ciudad. Decenas y, con el tiempo, centenas de personas descendieron de las montañas y se internaron en la selva para hacer dinero o para huir de la violencia partidista.

El renovado interés del Estado central permitió sembrar los cimientos para la posterior construcción de la ciudad moderna en la selva amazónica. En la década de 1940 el comercio ligado a la explotación del caucho floreció y creó una clase comerciante que empezó a demandar mayor presencia estatal. La colonización entonces creó las condiciones necesarias para la construcción de una ciudad moderna en la selva.

Pero el cambio radical ocurriría en la década de los cincuenta (la década en la que se centra el libro) porque, por un lado, la Prefectura Apostólica de Leticia fue creada para hacerse cargo de la educación en la región y, por el otro, el general Rojas Pinilla asumió el poder.

La inversión en infraestructura y servicios aumentó de forma considerable en esta década, y tanto el puerto como el aeropuerto fueron ampliados y/o remodelados, el hospital civil y la Caja Agraria fueron construidos, y se introdujeron los servicios de acueducto, alcantarillado y energía.


Asamblea Departamental y Gobernación del
Amazonas en Leticia.
Foto: Wikimedia Commons

Historia regional e historia nacional

El libro de Picón es muy útil para comprender la relación entre historias regionales y nacionales, el papel de la ciudad en la selva y, finalmente, el dilema de construir Estado en la Amazonía.

El libro muestra que las trayectorias históricas nacionales y regionales pueden ser muy diferentes. En este sentido, la historia de Leticia que presenta el libro coincide con una época turbulenta de violencia partidista e inestabilidad democrática, que ha sido llamada por historiadores y políticos “La Violencia” (1948-1958).

El libro cuenta que la población de Leticia vivió esta difícil época de forma muy diferente al resto del país, y que la violencia partidista promovió la llegada a la ciudad de colonos desplazados, los cuales, sin embargo, convivieron pacíficamente en la región. Igualmente, la transformación urbana de Leticia fue impulsada por el general Rojas Pinilla, quien promovió la institucionalización que los gobiernos civiles anteriores no hicieron.

Esta transformación urbana, dice el autor, es parte de un proyecto civilizador en la selva amazónica: es una fase avanzada de un largo proceso histórico que inició la Corona española, siguió el Estado peruano y continuó el Estado colombiano, y que se ha caracterizado por buscar “civilizar” al salvaje y “domar” a la naturaleza.

Aunque el libro de Picón presenta varios ejemplos de este proceso civilizador, aquí solo muestro uno de ellos. Cuenta el autor que en la década de los cincuenta las construcciones del centro de la ciudad no podían usar techos de paja. En su lugar, fueron introducidas construcciones de tipo andino, con techos de zinc, asbesto cemento, o teja de barro, y que, según dice el autor, “debieron ser muy calurosas”.

Si bien el autor reconoce explícitamente que las relaciones entre la ciudad y la selva o entre los colonos y los pueblos originarios no son el centro de su análisis, el libro presenta información e ideas claves que podrían orientar futuros estudios sobre el tema.

Al respecto, Picón menciona rápidamente que en la década de los cincuenta los indígenas ticuna fueron explotados, marginados y desplazados del área urbana, a pesar de que producían los alimentos que la ciudad necesitaba.

Pero queda pendiente responder la pregunta: ¿cuáles fueron los impactos de la transformación urbana de Leticia en los alrededores de la ciudad?

Construir Estado en la Amazonía

Podría decirse que el Estado es fuente de nuestras dichas y desdichas, y el libro aquí reseñado es un excelente ejemplo de este dilema. Hoy por hoy la presión extractiva se ha intensificado nuevamente y otra vez, el problema radica en que el proceso se esté llevando a cabo en una región donde el Estado ha sido históricamente muy débil.

El libro de Picón es muy útil para comprender la relación entre historias regionales y nacionales.

Para evitar los errores del pasado necesitamos conocer más nuestra historia y, en especial, tener claros los impactos de los procesos de colonización que han sido promovidos o tolerados por el Estado.

Esta no es la primera vez que la presión extractiva se intensifica en la Amazonía. La fiebre del guano llevó a la fundación de Leticia en 1867, la fiebre gomera facilitó la transformación urbana de Leticia en los cincuenta, y esta transformación urbana a su vez promovió la explotación de pieles en los sesenta.

Es cierto que en la selva amazónica, como dice el autor, las instituciones estatales han encarnado formas civilizatorias que desconocen las identidades y los procesos regionales.

Sin embargo, también es cierto que sin un Estado capaz en la región, los actores más poderosos, sean extranjeros o nacionales, legales o ilegales, armados o no, seguirán haciendo de las suyas. Este es, a mi juicio, el dilema central de construir Estado en la Amazonía que el libro de Picón nos ayuda a comprender.

 

* Estudiante del doctorado en Ciencia Política de la Universidad de Pennsylvania e investigador asociado de Dejusticia.

Escribir un comentario

Agradecemos a los investigadores, académicos y profesionales que contribuyen con sus artículos, declaraciones y caricaturas inéditos para ser publicados en la Revista Razón Pública. Los autores son responsables de sus ideas y de la presentación de los hechos en este documento.

“Los comentarios en Razón Pública están sujetos a moderación, (de 8 am a 6pm hora de Colombia) con el fin de garantizar un intercambio de opiniones en tono respetuoso - serán bienvenidas la crítica aguda y la ironía - que enriquezcan el debate y resulten interesantes para lectores y autores.
En consecuencia, no se aceptarán comentarios del siguiente perfil:
1. Que constituyan descalificaciones, ataques o insultos contra los autores o contra otros participantes del foro de comentarios.
2. Que incluyan contenidos, enlaces o nombres de usuarios que razonablemente puedan considerarse insultantes, difamatorios o contrarios a las leyes colombianas.
3. Comentarios sin sentido o repetidos, que serán eliminados sin piedad.

Los comentarios no reflejan necesariamente la opinión de Razón Pública, sino la de los usuarios, únicos responsables de sus propias opiniones.”


Código de seguridad
Refescar

Comentarios  

Nelson  Hernandez
0 # felicitacionesNelson Hernandez 16-11-2014 10:11
Que bueno estos escritos, estos análisis, de seguro formaran un principio de pertenencia a las nuevas generaciones de Amazonenses, mirando un poco mas atrás la primera Leticia nació en el periodo que conocemos como Colombia la república conservadora, que corresponde a la constitución centralista de 1986, donde prevaleció la alianza entre terratenientes y el clero, por eso la iglesia fueron los primeros que tuvieron grandes extensiones de tierra. influyeron negativa o positivamente en colonos, mestizos llegados del interior, o la discriminación indígena verdaderos dueños de la region.
Responder | Responder con una citación | Citar | Reportar al moderador

VideocolumnasVideocolumnas

 

Mauricio Toro

Rudof Hommes

Videocolumnas10 aniversario

 

Hernando Gomez Buendia

  • Apoya a Razonpublica

    Para apoyar a la revista Razonpublica puede donar en Bancolombia, cuenta corriente número 69873803765 a nombre de la Fundación Razón Pública con NIT 900 199 696-5. O si prefiere en http://bit.ly/SOSrazonpublica Por Hernando Gómez Buendía.

Ver más videocolumnas

Arte y Cultura

50 años de Coldeportes: deporte, política y construcción de paz

(Tiempo estimado: 5 - 9 minutos)

XII juegos de integración de Isla Fuerte

Andres Felipe HernandezSon dos historias gemelas y cruzadas: la de Colombia y la de su instituto de fomento del deporte, es decir la historia de Colombia y su deporte. Estos han sido los grandes – y dicientes- entrecruces.   

Andrés Felipe Hernández*

RP en los medios

Ver más RP en los medios

Mirada Pública

Marcha zombie por la educación

Fotografías de Andrés Monroy @AndresMonroyG 

Recomendado

Especial: ¿para dónde va Duque?

Presidente Iván Duque.

Hernando Gomez BuendiaA los cuarenta días de empezar su gobierno, las palabras y acciones del nuevo presidente encajan en una línea perfectamente definida y coherente -aunque tal vez no sea la que pensaban o querían sus votantes-. Este ha sido el balance hasta la fecha.

  Hernando Gómez Buendía*

Sazón Pública

Por Anyelik y Papeto.
Esta semana      Archivo

Nos escriben

  • ¿Y de las pensiones qué?

    Estimado profesor Ferrari: Me gustaría que ampliara su análisis y se ocupara de la propuesta del gobierno de gravar las pensiones. Personalmente me parece un atropello cualquier impuesto a las pensiones, sobre todo a las medias. Y que el gobierno no acompañe su propuesta de un plan para atacar la evasión fiscal y la corrupción, un verdadero descaro. Qué nos puede decir sobre este tema? Muchas gracias.  Por Beatriz Gómez, en el artículo de César FerrariLa reforma tributaria del presidente Duque

La Fundación RAZÓN PÚBLICA es una entidad sin ánimo de lucro ni carácter partidista constituida en 2008 para servir como un punto de convergencia y un instrumento para la expresión de los intelectuales colombianos comprometidos con el proyecto de una sociedad pacífica, democrática, legal, justa y productiva.

La Asamblea General de Razón Publica está integrada por sus fundadores, por los autores y autoras que contribuyen de manera regular a esta revista, por los donantes a la Fundación y por el equipo de planta de la revista.

Hernando Gómez Buendía Director y editor generalFernando Garavito Pardo (Q.E.P.D.) Editor emérito
• Equipo de edición: Valentina Landínez @Valelandinez, Ricardo Díaz, Érika Mesa, Paula Pinzón, Juanita Eslava.  
Valentina Salazar Imágenes • Caricaturas: Papeto (@Papetopintapeor), Anyelik (@Anyelik)

 Paula Pinzón  Coordinadora administrativa paula.pinzon@razonpublica.org.co
Angélica Zambrano  Videocolumnas y webmaster angelica.zambrano@razonpublica.org.co @Anyelik 
Daniela Garzón Coordinadora editorial daniela.garzon@razonpublica.org.co  @Ginethdani