facebook   twitter   youtube 

Ciudadanos vigilantes: un estudio de caso

(Tiempo estimado: 4 - 7 minutos)

Catedral Primada de Ibagué.

En vez de las abstracciones retóricas sobre la “democracia participativa”, este libro ilustra bien los alcances, los obstáculos y hasta las deformaciones de la vigilancia ciudadana organizada sobre el quehacer de las autoridades locales*.

Claudia Margarita Londoño Muñoz **

Universidad de Ibagué

Observatorio al Concejo de Ibagué: una experiencia de control social a la gestión pública.

John Jairo Sarmiento, Lilian Andrea Castro Villareal, Claudia Londoño Muñoz, Carlos Eduardo Rodriguez Revelo, Juan Nicolás Camargo Guzmán, Andrea García Sánchez, Claudia Carrero Montealegre.

Universidad de Ibagué, 2015

Las alertas

En el año 2011, la Encuesta de Percepción Ciudadana del Programa Ibagué ¿Cómo Vamos? mostró cómo el 73 por ciento de los ciudadanos no sabía que existía un Concejo Municipal en la ciudad. Y entre quienes lo sabían, apenas un 23 por ciento tenía una imagen positiva sobre la institución pilar de la democracia local – que es a su vez el pilar de toda democracia-.

Semejantes resultados  despertaron por supuesto el interés del entonces naciente programa de Ciencia Política de la Universidad de Ibagué. Era urgente entender la relación (o la no relación) entre los ibaguereños y el Concejo para poder diseñar y sugerir estrategias que fortalecieran esa relación en el marco de una ciudadanía participativa.

A partir de este interés surgió el proyecto de investigación Concejo al Día. Posteriormente y a través de una alianza entre el Programa de Ciencia Política y el programa de Fortalecimiento Democrático del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) se procedió a crear el Observatorio al Concejo de Ibagué.

El libro aquí reseñado recoge el resultado de esta experiencia de control ciudadano a la gestión de su cabildo entre los años 2013 y 2014. El libro consta de dos partes: una primera donde se analiza la política de Ibagué, y otra orientada a dar cuenta de las lecciones derivadas de la creación y puesta en marcha del Observatorio.

Plenaria del Concejo Municipal de Ibagué.
Plenaria del Concejo Municipal de Ibagué.
Foto: Concejo de Ibagué

Por qué el desinterés

En el primer capítulo, Concejo al día: una aproximación a la dinámica política de Ibagué, redactado por los profesores John Jairo Uribe Sarmiento y Lilian Andrea Castro Villarreal,  se reconocen los elementos relevantes de la cultura política del ibaguereño a partir de la Encuesta de percepción ciudadana de 2012.

Se analiza la escasa confianza de la población en las entidades públicas como instancias que puedan brindar soluciones a sus problemas, y la ausencia de iniciativas ciudadanas para asociarse como una estrategia para defender sus intereses y promover el logro de sus aspiraciones.  Los autores concluyen que las exigencias del día a día parecen ser la prioridad, lo cual no da espacio al involucramiento de los ciudadanos en la vida pública – y esto explicaría en buena parte una cultura marcada por la apatía-.

Dado este contexto, afirman Uribe y Castro Uribe, no es extraño que los ciudadanos estén poco informados sobre las decisiones que se toman en el Concejo y en la Alcaldía. El capítulo plantea reflexiones sobre lo que los medios de comunicación publican, en el sentido de si esta información es suficiente y clara para reconocer las transformaciones que pueden estarse presentando, o si más bien consiste en un ejercicio de desinformación que mantiene una brecha donde quienes cuentan con recursos acceden a una mejor y más pertinente información y así pueden incidir con más fuerza sobre las decisiones políticas.

Reacciones encontradas

En capítulos subsiguientes se describen el ejercicio adelantado por el Observatorio y sus aprendizajes al hacer el seguimiento sobre temas importantes para Ibagué, como la creación de un Sistema Municipal de Planeación y Presupuestos Participativos, la modificación del Plan de Ordenamiento Territorial, la construcción del acueducto alterno para la ciudad y los estudios y diseños de los escenario deportivos para los XX Juegos Deportivos Nacionales y IV Juegos Deportivos Paranacionales que tendrán lugar a finales de este año.

Este ejercicio de observación mostró que, si bien los concejales, las presidencias del Concejo y los medios de comunicación manifestaron recibir con agrado la aparición de este ejercicio de control social independiente a la corporación, esta actitud de favorabilidad cambió una vez puesto en marcha, en algunos casos donde se percibió al Observatorio  como un vigilante cuya misión era hacer evidentes los vicios de la democracia y de los políticos en la ciudad. Esta percepción se tradujo en desconfianza y rechazo por parte de algunos cabildantes, mientras que otros lo vieron como una oportunidad para el avance de sus estrategias políticas o para competir en imagen con los otros concejales.

En cuanto a la ciudadanía, varias colectividades vieron al Observatorio como una oportunidad de fortalecimiento de la democracia local. Sin embargo, es importante reconocer que estas agrupaciones ya cuentan con un recorrido en la acción política y en ejercicios de control a la gestión pública. Por esta razón, a pesar de que el Observatorio al Concejo de Ibagué pretendió llegar a un público amplio, aún queda pendiente la inclusión de más ciudadanos en los ejercicios de rendición de cuentas, veeduría y control social y una divulgación mayor de ejercicios de este tipo.

Sesión en el Concejo Municipal de Ibagué.
Sesión en el Concejo Municipal de Ibagué.
Foto: Concejo de Ibagué

Desde arriba, desde abajo

El libro también concluye que tanto las actuaciones del Concejo como la gestión de los  concejales se mantienen aún distantes de la ciudadanía y que la posibilidad de una comunidad informada y participativa es muy limitada porque los canales oficiales no informan suficientemente sobre lo que sucede en el recinto (por ejemplo las conclusiones de los debates de control), y porque no existen mecanismos adecuados para que la ciudadanía pueda participar en las discusiones sobre proyectos de interés colectivo.

Finalmente, Observatorio al Concejo de Ibagué: una experiencia de control social deja la reflexión sobre la necesidad de fortalecer los ejercicios de control social tanto para que las instituciones públicas vean el control social y la transparencia como expresiones naturales de la ciudadanía en los regímenes democráticos. De igual manera, para que la ciudadanía y otros actores perciban a estas acciones de veeduría y control como parte de la democracia y del ejercicio ciudadano que trasciende a la democracia electoral y electorera.

 

* Razón Pública agradece el auspicio de la Universidad de Ibagué. Las opiniones expresadas son responsabilidad de la autora.

** Politóloga, especialista en Resolución de Conflictos Armados y candidata a Magister en Relaciones y Negociaciones Internacionales, docente del Programa de Ciencia Política de la Universidad de Ibagué y Coordinadora del Observatorio al Concejo de Ibagué.

 

Escribir un comentario

Agradecemos a los investigadores, académicos y profesionales que contribuyen con sus artículos, declaraciones y caricaturas inéditos para ser publicados en la Revista Razón Pública. Los autores son responsables de sus ideas y de la presentación de los hechos en este documento.

“Los comentarios en Razón Pública están sujetos a moderación, (de 8 am a 6pm hora de Colombia) con el fin de garantizar un intercambio de opiniones en tono respetuoso - serán bienvenidas la crítica aguda y la ironía - que enriquezcan el debate y resulten interesantes para lectores y autores.
En consecuencia, no se aceptarán comentarios del siguiente perfil:
1. Que constituyan descalificaciones, ataques o insultos contra los autores o contra otros participantes del foro de comentarios.
2. Que incluyan contenidos, enlaces o nombres de usuarios que razonablemente puedan considerarse insultantes, difamatorios o contrarios a las leyes colombianas.
3. Comentarios sin sentido o repetidos, que serán eliminados sin piedad.

Los comentarios no reflejan necesariamente la opinión de Razón Pública, sino la de los usuarios, únicos responsables de sus propias opiniones.”


Código de seguridad
Refescar