facebook   twitter   youtube 

Qué pasa si la FARC deja de hacer campaña

(Tiempo estimado: 1 minuto)

miguel Salazar

La campaña del discurso de odio promovido por el Centro Democrático no busca ganar a la FARC desde la urnas sino bloquear su participación política. Por Francisco Gutiérrez Sanín.

Escribir un comentario

Agradecemos a los investigadores, académicos y profesionales que contribuyen con sus artículos, declaraciones y caricaturas inéditos para ser publicados en la Revista Razón Pública. Los autores son responsables de sus ideas y de la presentación de los hechos en este documento.

“Los comentarios en Razón Pública están sujetos a moderación, (de 8 am a 6pm hora de Colombia) con el fin de garantizar un intercambio de opiniones en tono respetuoso - serán bienvenidas la crítica aguda y la ironía - que enriquezcan el debate y resulten interesantes para lectores y autores.
En consecuencia, no se aceptarán comentarios del siguiente perfil:
1. Que constituyan descalificaciones, ataques o insultos contra los autores o contra otros participantes del foro de comentarios.
2. Que incluyan contenidos, enlaces o nombres de usuarios que razonablemente puedan considerarse insultantes, difamatorios o contrarios a las leyes colombianas.
3. Comentarios sin sentido o repetidos, que serán eliminados sin piedad.

Los comentarios no reflejan necesariamente la opinión de Razón Pública, sino la de los usuarios, únicos responsables de sus propias opiniones.”


Código de seguridad
Refescar

Comentarios  

Luis Humberto Cardon
0 # DocenteLuis Humberto Cardon 12-02-2018 14:00
En Colombia en general, y en particular algunos sectores de la población, somos vergonzosamente excepcionales, porque tocamos dos extremos a la vez: el de la sumisión y el de la venganza; el primero, dado que siempre nos hemos sentido sometidos, y el segundo, como una forma de retaliación con quien ha sido nuestro verdugo y quien tradicionalment e nos ha sojuzgado. Por ello, un verdadero gesto de reconciliación será bastante difícil en el corto plazo. No es verdad que los colombianos seamos intolerantes; por el contrario, hemos sido históricamente tolerantes con las diferentes desgracias y tragedias sociales y políticas que nos han devastado: la violencia secular, la corrupción ominosa, la mentira y el poco compromiso del estado y de los políticos entre quienes se han feriado los recursos del país. Ahora que se nos insta a aceptar las reglas de la democracia, en un escenario donde la argumentación y no las balas expresen su razón, aparece de nuevo el fantasma de la venganza: vanos serán nuestros sueños y pasajeras nuestras ilusiones de un país incluyente.
Responder | Responder con una citación | Citar | Reportar al moderador

Esta semana en Razonpublica