facebook   twitter   youtube 

La corrupción como bandera electoral: una pelea perdida

(Tiempo estimado: 6 - 11 minutos)

Coalición entre Claudia López, Jorge Enrique Robledo, y Sergio Fajardo.

Hernando Gomez BuendiaEl debate “sobre Odebrecht” en el Congreso podría ser el despegue de la campaña presidencial con la bandera de la anti-corrupción. Pero esta batalla necesaria y urgente es mucho más complicada de lo que parece.  Aquí están las razones.   

Hernando Gómez Buendía*

Una asunto con dos caras

En el sonado debate de este martes (17 de octubre) en el Congreso, los senadores Jorge Enrique Robledo y Claudia López recapitularon el prontuario y los cargos de corrupción pendientes contra un buen número de congresistas, políticos, jueces, funcionarios y directivos de las dos últimas campañas presidenciales, con énfasis especial en la persona y los amigos de Germán Vargas Lleras, e incluyendo al fiscal Néstor Humberto Martínez.

Después tomaron la palabra algunos de los acusados, los voceros de los otros partidos y el ministro del Interior para afirmar la inocencia de cada uno de los afectados y señalar la corrupción de integrantes del Polo Democrático y la Alianza Verde (incluyendo dos cargos triviales contra López -una sanción menor de la Contraloría y una queja menor contra su padrastro-).

Es obvio que “no están todos los que son ni son todos los que están”.

Este simple resumen del debate pone en evidencia la ambigüedad esencial del discurso de la anticorrupción y la dificultad de izar esta bandera:   

  • Por una parte la corrupción se concreta en delitos (i) perpetrados por personas  específicas, (ii) que se dirimen en las instancias judiciales, y (iii) que acarrean sanciones penales.
  • Pero por otra parte la corrupción como bandera electoral (i) no se reduce ni depende apenas de lo que digan los jueces, (ii) tiene que aludir  al “régimen”, a la “clase política”,  al Gobierno de turno o a una personalidad de relieve suficiente como para (iii) atraer masivamente a los votantes.

Por eso en el debate del Senado se produjo un revuelto o confusión irremediable entre lo individual, lo  colectivo, lo judicial y lo político: la evidencia judicial contra individuos (más las “pruebas” filtradas a los medios) se utilizó para inferir que “todos ustedes son corruptos” o para contestar que “yo no soy corrupto” y/o que “ustedes también son corruptos”.  

Bandera con tres boquetes

Corrupción
Corrupción
Foto:  Razón Pública

Pero de aquí no se sigue que el debate haya quedado en tablas. A juzgar por el número de pícaros y por la gravedad de los delitos comprobados, Robledo y López salieron victoriosos, aunque la confusión que mencioné antes les dejó un boquete obvio y otros dos boquetes menos obvios:

  1. Es obvio que “no están todos los que son ni son todos los que están”. Por una parte la Alianza Verde -y aún más el Polo Democrático- tiene algunos políticos corruptos, y esto le quita autoridad moral al candidato o candidata de la anticorrupción. Por otra parte en el Gobierno y en los demás partidos hay por supuesto mucha gente honrada, y esto dará pie a confusión de la ciudadanía y a controversias perdedoras para ese candidato o candidata (de hecho López  ya tuvo que retractarse de sus acusaciones contra un exministro cercano a Vargas Lleras).
  2. Los afectados pueden entonces decir – con mucha o poca razón- que ellos han sido  adalides de la lucha contra ese flagelo. Ordóñez sancionó nada menos que a 2.887  funcionarios deshonestos, De la Calle coescribió la Constitución “contra la clase política”, Uribe mismo intentó un referendo “contra la politiquería y la corrupción”, Vargas Lleras fue el padrino del Estatuto Anticorrupción…¿Por qué creer en las propuestas de López - que además son “refritos”, de dudosa eficacia o ya están consagradas en la ley?    
  3. Dicho en forma más amplia, la eficacia de una bandera electoral depende de su capacidad para deslindar los amigos de los enemigos. Y el debate sirvió para desnudar la dificultad de la coalición Fajardo-López-Robledo para precisar quién es el enemigo:   
  • No pueden decir que sea el Gobierno actual porque López y Fajardo apoyaron a  Santos, porque no saben si les conviene pelear con Santos, y porque no existen  acusaciones públicas creíbles sobre algún negociado del presidente Santos.  Esta es la dificultad estratégica de la coalición, porque le quita la fuerza que tendría la campaña contra un presidente personalmente acusado de ladrón.        
  • No pueden decir que sea el Gobierno como tal, porque a su cabeza han estado  presidentes y ministros que en su inmensa mayoría han sido honrados.  Esta es la dificultad instrumental  de la coalición: no basta con que el alto Gobierno sea  honrado para frenar la corrupción – y por tanto no es claro que un gobierno de Robledo, López o Fajardo cambie mucho el panorama-.   
  • El enemigo entonces son los clientelistas o quizá los políticos “tradicionales”. Pero como López aspira a la Presidencia, tuvo que re-orientar el debate hacia el candidato que está más cercano de aquellos políticos, y lo pintó como el corrupto que ella debe frenar a toda costa. Esta es la opción táctica que le conviene a López pero no necesariamente a Fajardo o a Robledo, que paradójicamente ayuda a convertir a Vargas en el protagonista de una campaña hasta ahora difusa, y que además o en todo caso simplifica, deforma y reduce a táctica electoral un problema tan complejo como la corrupción.               
Recolección de firmas para la candidatura de Germán Vargas Lleras.
Recolección de firmas para la candidatura de Germán Vargas Lleras.
Foto: Facebook Germán Vargas Lleras

La batalla que sí es

Ese problema complejo tiene muchas expresiones y raíces, pero la corrupción más peculiar y repudiada de Colombia se centra en el Congreso y en las demás corporaciones públicas, con sus nexos o metástasis entre contratistas y agencias del Estado (incluyendo en estos tiempos a las Cortes y organismos de control).

Por eso-y aunque su objetivo básico sea la Presidencia- Fajardo, Robledo y López acordaron además listas conjuntas para el Congreso. Esta posibilidad depende de la reforma política, pero reemplazar a los corruptos por personas honestas sería el golpe maestro del movimiento nacional que muchos deseamos. Solo que no es posible que el movimiento logre el control o siquiera una fuerza decisiva en las corporaciones públicas. 

Lo diré en una frase: existen muchos políticos corruptos porque la gente vota por políticos corruptos.         

- Esto tiende a ser así en todas partes del mundo por tres razones básicas: (i) La política no es solo ni principalmente una cuestión de ideas o de símbolos, sino de atender necesidades materiales y concretas del votante; (ii) Toda decisión del Estado beneficia a alguien en perjuicio de alguien (y esto crea un incentivo para sobornar al funcionario), y (iii) La honradez no es el único y casi nunca es el principal criterio para votar por alguien.

La eficacia de una bandera electoral depende de su capacidad para deslindar los amigos de los enemigos. 

-Y, sobre todo, en el caso de Colombia la corrupción es una forma de gobierno, un ingrediente esencial del sistema político, o un “sobrecosto” casi obligatorio de la articulación entre el votante, el congresista y el Estado:

  • Primero está la pobreza extendida, que realza el valor del subsidio del Estado a la persona y realza también la utilidad económica de su derecho al voto.
  • También está el abandono de regiones y barrios, que realza el papel del político como mediador o “embajador” ante el Estado (y por eso desde el siglo XIX los partidos fueron el principal tejedor de la unidad nacional e Colombia).
  • Después está la casi nula importancia de las ideologías o programas (atribuible en mucho a los pactos entre elites para frenar la violencia). De aquí que la “gobernabilidad” o mayoría en el Congreso o en las corporaciones públicas tenga que hacerse a base de repartir cargos de gobierno y “mermelada”, que les sirven al político para ser “embajador” de su región o su barrio y volver a ganar las elecciones.    
  • Y de remate está la competencia electoral: si Usted no invierte más que su rival en propaganda -o en compra de votos-…pues no puede ganar. Así que los políticos dependen de los contratistas, y los que tienen éxito tienen que ser ladrones que invierten lo robado en lo que ellos creen una buena causa: su propia reelección. Y, claro, de pasada, el político del caso se queda con una “comisión”.

Así se cierra el círculo de hierro que amarra el voto de los pobres, el de las regiones y barrios de Colombia – es decir, el voto de Colombia- con el afán de “servicio” y la ambición vanidosa del político, con el Gobierno local y nacional y las demás ramas del pomposo Estado que tenemos.

Contra ese círculo de hierro la alianza López- Robledo- Fajardo solo tiene el discurso de la ética, que en ese caso es también moralista y elitista en tanto subestima el peso y no propone un remedio alternativo para la pobreza o el atraso local, la ausencia de ideología y los demás factores que alimentan ese círculo vicioso. Dicho de otra manera: 

  • Además de las sanciones penales, la  pedagogía ciudadana y el diseño institucional, la lucha contra la corrupción en Colombia implica cambios de fondo en el sistema político y en las relaciones sociales que lo sustentan;
  • Mientras el cambio no se produzca, la mayoría de la gente seguirá votando por los  clientelistas. Por eso la alianza contra la corrupción elegirá muy pocos congresistas – o peor, se quedaría en reemplazar los clientelistas por otros clientelistas-.

*Director y editor general de Razón Pública. Para ver el perfil del autor, haga clic en este enlace.

 

Escribir un comentario

Agradecemos a los investigadores, académicos y profesionales que contribuyen con sus artículos, declaraciones y caricaturas inéditos para ser publicados en la Revista Razón Pública. Los autores son responsables de sus ideas y de la presentación de los hechos en este documento.

“Los comentarios en Razón Pública están sujetos a moderación, (de 8 am a 6pm hora de Colombia) con el fin de garantizar un intercambio de opiniones en tono respetuoso - serán bienvenidas la crítica aguda y la ironía - que enriquezcan el debate y resulten interesantes para lectores y autores.
En consecuencia, no se aceptarán comentarios del siguiente perfil:
1. Que constituyan descalificaciones, ataques o insultos contra los autores o contra otros participantes del foro de comentarios.
2. Que incluyan contenidos, enlaces o nombres de usuarios que razonablemente puedan considerarse insultantes, difamatorios o contrarios a las leyes colombianas.
3. Comentarios sin sentido o repetidos, que serán eliminados sin piedad.

Los comentarios no reflejan necesariamente la opinión de Razón Pública, sino la de los usuarios, únicos responsables de sus propias opiniones.”


Código de seguridad
Refescar

Comentarios  

Marta Gomez
-1 # Bandera con tres BoquetesMarta Gomez 23-10-2017 07:16
Y a lo anterior súmele, los medios de comunicación que tienen el 60% de la culpa de lo que pasa en El País , con respecto a la posición que asumen las comunidades con estos hechos.
Nunca profundizan los temas y nunca cumplen su función como servicio publico.
Siempre están desinformando y asumiendo posiciones económicas.
Responder | Responder con una citación | Citar | Reportar al moderador
Rudaro
0 # Anticorrupción y políticaRudaro 23-10-2017 13:18
No comparto esta visión de los medios de comunicación. Razones: 1) Los medios de comunicación son empresas y se comportan como tales; así que esperar de ellas posiciones políticas totalmente desligadas de sus propios intereses es, en el menor de los casos, una ingenuidad. 2) No obstante lo anterior, gran parte de la información que dan los medios de comunicación es de mucha utilidad, por ejemplo en temas de ciencia, economía y, desde luego, sobre hechos de la vida diaria,pero no nos podemos quedar solamente con lo que estos publican y, hoy día, tenemos una infinita cantidad de recursos para completar o validar la información que recibimos. 3) Tenemos que aprender a no tragar entero.
Responder | Responder con una citación | Citar | Reportar al moderador
Guillermo Calvo Mahé
0 # Academico y Analista PoliticoGuillermo Calvo Mahé 23-10-2017 09:42
Pesar que en la campaña de De la Calle no se ha enfatizado su renuncia de la vicepresidencia por no untarse con corrupción, algo mucho más allá que mero discurso.
Responder | Responder con una citación | Citar | Reportar al moderador
Rosalia Correa
0 # Sobre la dificultad para enfrentar el discurso de la Corrupción como campaña políticaRosalia Correa 23-10-2017 12:56
El sesudo análisis de Hernando Gómez nos lleva a comprender las dificultades que existen oara un cambio sustancial, así sea necesario. En realidad, Hernando Gómez tiene razón acerca de los comportamientos corruptos de varios miembros del partido Verde o del Polo que directamente hemos conocido en las regiones y de las cuales ninguno de los dos partidos ha cuestionado o sancionado. Léase, por ejemplo, el caso de Samuel Moreno.. Emblemático del silencio del Polo. En el Verde también hay otros, que no han sido investigados, porque seguramente son difíciles de probar. Ahora, bien, los votantes, en general, están a nivel de comprender este galimatias? Yo no diría ciudadanos si sólo se consideran así cuando votan. Porque, qué tanto defienden con claridad sus derechos?. Más todavía, qué tanto cumplimos con nuestras obligaciones, como sería en este caso de la corrupción el respeto por las leyes, las que a diario, con mínimas manifestaciones las incumplimos?
En fin. En realidad, este discurso es más complicado de lo que parece.
Saludos
Rosalía Correa
Responder | Responder con una citación | Citar | Reportar al moderador
Rudaro
+2 # Anticorrupción y políticaRudaro 23-10-2017 13:08
Este interesante análisis concuerda con una preocupación que he tenido, en el sentido de que los candidatos de izquierda han centrado todo su trabajo de campaña casi que exclusivamente en la crítica a la corrupción, olvidando la visión de conjunto de la situación del país, de la cual la corrupción no es más que uno de sus ingredientes. Este artículo aporta muy buenos elementos de juicio sobre esta visión tan limitada que estos políticos están haciendo del país en sus campaña política.
Responder | Responder con una citación | Citar | Reportar al moderador
Álvaro
-2 # Asesor EmpresasÁlvaro 23-10-2017 15:27
He sido lector del Maestro Hernando Gómez Buendia desde que escribía en Semana. Casi siempre he estado de acuerdo con sus análisis muy inteligentes y objetivos. Pero hoy creo que la opinión pública como lo dijo anoche Fajardo tiene identificado el problema y no lo personaliza, al estilo juicio. Es esa calse política .. "los de siempre" y ya los tiene en la mira! Creo que estamos en un momento histórico!
Responder | Responder con una citación | Citar | Reportar al moderador
John J
-1 # Por algo se empiezaJohn J 23-10-2017 16:57
La extrema pobreza a llevado a la población a ser corruptora. L@s candidatos q se atreven son los presidenciables . Pocos quieren hablar del tema. Entonces. La historia no la planteamos ella surge de los mismos acontecimientos y es un momento histórico para apoyar a quienes tienen la valentía de desafiar a los perversos gobiernistas corruptos.
Responder | Responder con una citación | Citar | Reportar al moderador
Néstor Méndez
0 # DistingamosNéstor Méndez 23-10-2017 19:17
Muy interesante su análisis y difícilmente discutible.
Quisiera sí señalar la necesidad de distinguir, para el estudio del fenómeno de la corrupción –que, lo sé, no es el objeto de su artículo- conceptos próximos e imbricados pero distintos.
Una cosa es la corrupción administrativa, que –así de paso- podría caracterizarse como grave disfunción del sistema administrativo (en sentido amplio, por oposición al político) que afecta un particular bien: la debida asignación de los bienes públicos; otra, bien distinta aunque con múltiples relaciones causales, finalísticas, etc.-, la corrupción política, falla del sistema político que afecta el debido acceso a las posiciones de asignación de esos bienes.
Recuerdo que el Maestro Humberto Uribe T. insistía en la necesidad de estudiar, v.g., en su particularidad el fenómeno del clientelismo político, y separarlo conceptualmente de la corrupción administrativa. Es buen ejemplo de las mezclas que indebidamente solemos hacer, y de lo benéfico de introducir distinciones mediante un análisis que habrá de fructificar en cuanto se condense por la síntesis.
Responder | Responder con una citación | Citar | Reportar al moderador
Néstor Méndez
0 # Distingamos 2Néstor Méndez 23-10-2017 19:18
Precisamente en referencia a la corrupción en Colombia, MALCOLM DEAS señaló con agudeza:
“(Los colombianos) juntan problemas distintos hasta que tienen en frente un enorme problema, que obviamente no tiene solución, y entonces lo dejan así. Si todo es corrupto, si todos somos corruptos, no hay nada que hacer, entonces nada hacemos. La exageración lleva al fatalismo.”.
Esas generalizacione s no son siempre ingenuas: a la corrupción se le ha instrumentaliza do políticamente como medio de descalificación del adversario, a través de su conceptualizaci ón difusa y ambigua y de su aislamiento respecto de las causas estructurales que la generan.
Su artículo deja en claro los nefastos efectos de esa estrategia: la lucha contra la corrupción (en un medio en el que “todo es corrupto” y “todos somos corruptos”, hace imposible que las campañas se ocupen de un tan importante tema.
Responder | Responder con una citación | Citar | Reportar al moderador
Maria C Ramirez
0 # PhDMaria C Ramirez 23-10-2017 21:13
Me parece muy agudo y esclarecedor el análisis lo que sucedio en el debate en el Congreso. Al leer el articulo identifiqué cuál era la sensación con la que quedé después del debate en cuanto a lo difuso de lo que se entiende por corrupción. Había caido Claudia Lopez en los excesos en el uso del lenguaje como fue el comentario generalizado? El problema era que la forma le quitaba valor al contenido del debate? Creo que esta no es la pregunta que se debe hacer como se deduced del articulo, sobre todo pensando en como romper el círculo.
Responder | Responder con una citación | Citar | Reportar al moderador
juanma
-1 # ¿ Por quien ???juanma 24-10-2017 15:27
Si hay un lider social al cual las elites corruptas de este pais le han hecho un bullying terrible ese es PETRO que ha desenmascarado a mas de un corrupto y ese solo hecho lo convierte en la mejor opcion presidencial !!!PETRO PRESIDENTE, COLOMBIA HUMANA !!!
Responder | Responder con una citación | Citar | Reportar al moderador
Hugo Bahamón Dussán
-1 # Coronel (RA)Hugo Bahamón Dussán 25-10-2017 11:39
La pobreza genera corrupción y la corrupción genera pobreza, ese es el círculo maldito que es necesario romper. EL "statu quo" político actual no lo rompe porque le es beneficioso. ¿Cuál entonces es la solución? ¿Encontrar a un "outsider" que mueva el voto independiente? ¿Encontrar a un político nuevo, que no esté comprometido aún y que, aunque llegue con un partido tradicional, tenga la suficiente independencia para desligarse de los "gamonales" que dominan el voto "tamal"? La solución pudiera ser Iván Duque. He escuchado sus planteamientos y me parece que es el único que tiene el perfil para medírsele a esa tarea de romanos. No seamos ingenuos, no se puede llegar sin una fuerza política poderosa de apoyo, pero se debe mantener la independencia para convencer a los abstencionistas . Esa es la clave del discurso y Duque lo está haciendo bien. Ahora, esa independencia también dependerá de su fuerza parlamentaria, si la consigue, tendremos las estrellas alineadas para el cambio que Colombia necesita, monitoreado de cerca por una opinión pública, cada vez más informada, más comprometida y mas responsable con su futuro y el de los nuevos colombianos que vendrán después de nosotros.
Responder | Responder con una citación | Citar | Reportar al moderador

Esta semana en Razonpublica