facebook   twitter   youtube 

¿Fue elegido Santos en la primera vuelta?

(Tiempo estimado: 5 - 10 minutos)

juan manuel charry Aunque los resultados de la primera vuelta en las elecciones presidenciales fueron contundentes, por ahora no se puede pensar en eliminar la segunda. Lo consagrado en la  Constitución no deja duda alguna.

Juan Manuel Charry *

Ante los resultados de la primera vuelta en las elecciones presidenciales, en las que Juan Manuel Santos obtuvo 6'758.539 (46,56%) y Antanas Mockus 3´120.760 (21,49%), algunas personas sugirieron que no se realizara la segunda, que Antanas Mockus desistiera de su propósito, que se declarara a Santos presidente de la República, y que se ahorraran los costos de esa confrontación, estimados en noventa y cinco mil millones de pesos ($95.000'000.000).

Razones de las dos vueltas

En su artículo 190 la Constitución establece:

"El Presidente de la República será elegido para un período de cuatro años, por la mitad más uno de los votos que, de manera secreta y directa, depositen los ciudadanos en la fecha y con las formalidades que determine la ley. Si ningún candidato obtiene dicha mayoría, se celebrará una nueva votación que tendrá lugar tres semanas más tarde, en la que sólo participarán los dos candidatos que hubieren obtenido las más altas votaciones. Será declarado Presidente quien obtenga el mayor número de votos.

En caso de muerte o incapacidad física permanente de alguno de los dos candidatos con mayoría de votos, su partido o movimiento político podrá inscribir un nuevo candidato para la segunda vuelta. Si no lo hace o si la falta obedece a otra causa, lo reemplazará quien hubiese obtenido la tercera votación; y así en forma sucesiva y en orden descendente.

Si la falta se produjese con antelación menor a dos semanas de la segunda vuelta, ésta se aplazará por quince días."

La norma establece que el presidente se elige con la mitad más uno de los votos depositados por los ciudadanos en las urnas el día de la elección; en otros términos, se elige por mayoría absoluta. Ante la posibilidad de que dicha mayoría no se obtenga, se prevé que se realice una segunda votación únicamente entre los dos candidatos con más altas votaciones, y será elegido quien obtenga el mayor número de votos. Con este sistema de elección se obtiene una figura presidencial con amplia legitimidad y respaldo político. Además, se permite a las terceras fuerzas políticas tener una influencia relevante en la segunda vuelta, mediante alianzas y coaliciones.

Bajo la vigencia de la Constitución de 1886, el presidente se elegía mediante mayoría relativa, lo que significaba que el candidato que obtuviera el mayor número de votos entre los competidores resultaba elegido. Se trataba de un sistema bipartidista, que en la práctica tenía sólo dos candidatos con opción real de ser presidente.

Bipartidismo o multipartidismo

En la exposición de motivos de la ponencia para segundo debate, Hernando Yepes Arcila, delegatario ante la Asamblea Nacional Constituyente de 1991, sostuvo que el sistema de las dos vueltas fortalecía la democracia:

"Elección del Presidente. Doble vuelta. En la mayoría de los proyectos presentados a consideración de la Asamblea, se propuso la elección presidencial por el sistema de doble vuelta, por el cual el Presidente de la República debe ser elegido con la mayoría absoluta de votos de los ciudadanos que participan en la votación, que en caso de no alcanzarse implica la realización de una nueva elección reducida a dos candidatos que hubieren obtenido el mayor número de votos en la primera.

"Consideramos que la adopción de un determinado sistema electoral se debe hacer, fundamentalmente, por consideraciones políticas, ya que los distintos modos de elección tienen consecuencias muy diferentes, especialmente sobre los partidos y, en sentido amplio, sobre la vida política.

"Por lo que respecta a las relaciones entre los sistemas electorales y los regímenes de partidos, parece una tendencia comprobada que los sistemas mayoritarios a una vuelta, que es nuestro sistema actual, implican un bipartidismo alternativo; los mayoritarios a dos vueltas un multipartidismo normalmente aliancista; por último, los sistemas de representación proporcional, aconsejables para las corporaciones públicas, suelen producir un multipartidismo independiente y ordenado.

"Dentro del ánimo de fortalecer la democracia multipartidista es aconsejable mantener el sistema de representación proporcional para la elección de Congreso, asambleas y concejos; así como modificar el actual sistema de elección presidencial estableciendo la mayoría absoluta o doble vuelta, propiciando así el multipartidismo, la participación política de diversos sectores y un ambiente coalicionista en el Gobierno.

"Sin entrar a analizar el bipartidismo, no podemos ignorar los cambios de nuestra actual vida política. Debemos resaltar la aparición de nuevas fuerzas políticas, que constituyen realmente nuevas opciones de poder que deben tener garantizadas condiciones de participación política real, no sólo en la conformación de las corporaciones públicas sino también en la integración del Gobierno. El sistema de doble vuelta, lo hemos dicho, estimula el multipartidismo y las terceras fuerzas, fortaleciendo la democracia y la diversidad de opciones, enriqueciendo así el devenir político de un pueblo. En consecuencia se recomienda la adopción del sistema de mayoría absoluta o doble vuelta para la elección de Presidente de la República.

"No son pocos los países que en América Latina han adoptado el sistema de doble vuelta para la elección de Presidente, entre ellos podemos citar: Argentina, Brasil, Bolivia, Costa Rica, Chile, Ecuador, Guatemala y Perú. De otro lado, países como México, unipartidista, y Venezuela, bipartidista, en sus elecciones presidenciales exigen solamente mayoría simple de votos, o sea, adoptan el sistema de una vuelta no propicio para el multipartidismo.

"Como el sistema implica la celebración de dos elecciones se consagra que se realicen con la mayor proximidad posible, de tal forma que el elector tenga un tiempo prudencial para la reflexión, la organización electoral para disponer la infraestructura, y para que el debate político no genere incertidumbre o zozobra que amenacen la paz pública"[1].

Propósito cumplido

Como bien se expone en la ponencia transcrita, los efectos de los sistemas electorales en los sistemas de partidos son determinantes: Mayorías simples o proporcionales propician el multipartidismo, mientras que mayorías absolutas contribuyen a fortalecer el bipartidismo.

El constituyente tenía la clara intención de establecer e incentivar un sistema multipartidista. Por eso mantuvo las mayorías simples para corporaciones o cuerpos colegiados e introdujo la mayoría absoluta o doble vuelta para la elección presidencial. Es indiscutible que el propósito se cumplió, se desmontó el bipartidismo histórico y en la actualidad existen varias organizaciones políticas con alguna diversidad en sus posiciones.

Elecciones de aquí y allá

En cuanto a los sistemas de elección presidencial, se puede decir que Brasil en su Constitución de 1988, Chile en la de 1980, Guatemala en la de 1985, y Perú en la de 1993, establecen el sistema de mayoría absoluta o doble vuelta, en términos muy similares a la Constitución de Colombia de 1991.

Entre tanto, Argentina, en su Constitución de 1994, y Bolivia, en la de 2009,  establecen un sistema de doble vuelta, aunque con la variante de que se proclamará, en primera vuelta, al presidente y vicepresidente cuando obtuvieren el cuarenta y cinco por ciento (45%) de los votos y una diferencia del diez por ciento (10%) sobre la segunda candidatura.

Costa Rica en su Constitución de 1949, establece un sistema de mayoría absoluta o doble vuelta, con una mayoría que exceda el cuarenta y cinco por ciento (45%) de los votos, pero no fija la diferencia del diez por ciento (10%) respecto del segundo.

En el caso de Ecuador, la Constitución de 2008 establece el sistema de mayoría absoluta o doble vuelta, aunque se elegirá presidente a quien obtenga el cuarenta por ciento (40%) y una diferencia mayor al diez por ciento (10%) sobre el segundo.

México y Venezuela mantienen el sistema de mayoría simple.

Por ahora, nada qué hacer

En Colombia está establecido, para la elección del presidente, un sistema de mayoría absoluta o doble vuelta, sin prever mayorías especiales del cuarenta y cinco (45) o cuarenta por ciento (40%) y diferencia del diez por ciento (10%) sobre la segunda candidatura, para obviar la segunda votación. Quizás el resultado de las elecciones del 30 de mayo de 2010 amerite introducir una mayoría del cuarenta (40) o el cuarenta y cinco por ciento (45%) para obviar la segunda vuelta electoral, como ocurre en otros países latinoamericanos.

En todo caso, dentro de la normatividad vigente, se debe realizar la segunda vuelta. Es más, si faltare alguno de los dos candidatos, por muerte o incapacidad física, su partido deberá nombrar otro candidato. Si faltare por otra causa, o no fuere reemplazado, la elección se realizará con aquel que haya obtenido la tercera votación.

De los resultados que se obtengan se establecerán las mayorías y legitimidad del futuro presidente, pues no es lo mismo ganar por un cincuenta y uno por ciento (51%), que indicaría una división casi equilibrada de fuerzas, que hacerlo por un setenta y cinco por ciento (75%) o más, que mostraría una voluntad ciudadana ampliamente mayoritaria, con lo cual se enviaría una clara señal de autodeterminación a las naciones vecinas y se daría su exacta dimensión a la oposición.

Por último, gastar unos recursos económicos en una segunda vuelta electoral, que permitan una cómoda mayoría al presidente y una legitimidad indiscutible, constituyen una justificada inversión en los valores democráticos y permiten precaver futuros desórdenes políticos.

* Abogado constitucionalista, exdecano de la Facultad de Derecho de la Universidad del Rosario. Fue Procurador Auxiliar, Asesor de la Asamblea Nacional Constituyente, Conjuez de la Corte Constitucional, el Consejo de Estado y el Consejo Superior de la Judicatura. Es autor de numerosas publicaciones. Agradeceré comentarios: Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo. Esta dirección de correo electrónico está protegida contra los robots de spam, necesita tener Javascript activado para poder verla

*Agradeceré comentarios: Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Notas de pie de página  


[1] Informe de la Comisión Especial Codificadora a la Plenaria. Documento inédito que reposa en el archivo del constituyente Carlos Lleras de la Fuente. Ponente: Hernando Yepes Arcila). (Tomado de Lleras de la Fuente, Carlos y Tangarife Torres, Marcel. Constitución Política de Colombia: origen, evolución y vigencia. 1a ed. Medellín: Biblioteca Jurídica Dike: Pontificia Universidad Javeriana: Ediciones Rosaristas, 1996)

Escribir un comentario

Agradecemos a los investigadores, académicos y profesionales que contribuyen con sus artículos, declaraciones y caricaturas inéditos para ser publicados en la Revista Razón Pública. Los autores son responsables de sus ideas y de la presentación de los hechos en este documento.

“Los comentarios en Razón Pública están sujetos a moderación, (de 8 am a 6pm hora de Colombia) con el fin de garantizar un intercambio de opiniones en tono respetuoso - serán bienvenidas la crítica aguda y la ironía - que enriquezcan el debate y resulten interesantes para lectores y autores.
En consecuencia, no se aceptarán comentarios del siguiente perfil:
1. Que constituyan descalificaciones, ataques o insultos contra los autores o contra otros participantes del foro de comentarios.
2. Que incluyan contenidos, enlaces o nombres de usuarios que razonablemente puedan considerarse insultantes, difamatorios o contrarios a las leyes colombianas.
3. Comentarios sin sentido o repetidos, que serán eliminados sin piedad.

Los comentarios no reflejan necesariamente la opinión de Razón Pública, sino la de los usuarios, únicos responsables de sus propias opiniones.”


Código de seguridad
Refescar

Esta semana en Razonpublica