Las propuestas económicas de Duque, Fajardo y Petro

(Tiempo estimado: 8 - 15 minutos)

Economía

Jaime AcostaAlgunas son promisorias, otras poco realizables y otras demasiado generales.

Jaime Acosta Puertas*

¿Qué proponen los candidatos?

Este artículo se centra en las propuestas económicas de los tres candidatos que hasta esta semana estaban al frente de las encuestas en los principales medios.

El análisis aborda aquellos factores estructurales que más influyen sobre el futuro de una economía y el desarrollo de una nación es decir, los relacionados con la productividad como concepto principal para transformar el sistema económico, la sociedad y el Estado.

Por lo tanto el artículo no se detiene en las políticas tributaria, fiscal y pensional, porque estos aspectos deben ser funcionales al modelo de desarrollo productivo y a las necesidades en materia de educación, ciencia, tecnología, desarrollo regional, emprendimiento y comercio internacional.

Economía
Economía
Foto: Cesar 

Iván Duque: industria extractiva y economía naranja

El candidato del Centro Democrático confía en que los altos precios internacionales del petróleo pueden sostenerse por unos años más. Por eso no considera necesario un cambio profundo para superar la dependencia de las exportaciones minero-energéticas. Por el contrario, en un reciente debate, Iván Duque aceptó la posibilidad del fracking en ciertas zonas.

En su modelo, no hay una acción de Estado para transformar la matriz productiva a través de una política industrial de nuevo tipo que desarrolle los sectores primarios y que apunte a la reindustrialización, desarrolle los servicios sofisticados, impulse las industrias 4.0 y las energías alternativas.

Las industrias 4.0 a las que alude como centro de su economía naranja son apenas una parte del problema. En consecuencia, su propuesta para “potenciar las exportaciones de software, fortaleciendo las capacidades nacionales con formación digital temprana, y con incentivos a la inclusión de mujeres y minorías en el sector, así como el desarrollo de una iniciativa que articule programadores con necesidades comunitarias, autoridades locales y recursos público-privados para la transformación digital de la sociedad” no alcanza para desarrollar una potente industria de TIC, base de una potente industria naranja.

Iván Duque no dice nada respecto de la necesidad de un cambio profundo y de largo plazo para superar la dependencia de las exportaciones minero-energéticas.

Por lo tanto, su industria naranja que es parte de la economía digital solo tiene relación con cuatro de las nueve industrias 4.0 (Internet de las cosas, inteligencia artificial, Big Data y datos abiertos, e impresión 3D) y omite otras de mayor o igual impacto en los procesos de diversificación y sofisticación de la economía, como la robótica, la ciberseguridad, la realidad aumentada, los sistemas de integración horizontales y verticales en los procesos productivos de fábricas inteligentes, la fabricación aditiva, y la simulación, las cuales permitirían desarrollar una potente industria electrónica, e inscribirse proactivamente en la revolución de las 4.0 y por tanto en la economía naranja.  

¿Y por qué Duque solo reconoce cuatro de las nueve 4.0? Porque en su propuesta no incluye la reindustrialización del país. Es decir, no tiene una propuesta para la evolución de la industria en Colombia y, por eso tampoco habla sobre desarrollo productivo ni sobre fortalecimiento de los sistemas nacionales y regionales de innovación.

Propuestas irrealizables

Candidato presidencial del Centro Democrático, Iván Duque.
Candidato presidencial del Centro Democrático, Iván Duque.  
Foto: Conexión Capital

Sin posibilidades reales de hacerlo, Duque dice que aumentaría la inversión en ciencia tecnología e innovación (CTeI) hasta el 1,5 por ciento  del PIB es decir, entre cinco y seis veces la inversión actual de Colombia.

Ningún país del mundo ha sido capaz de hacer dicho salto en cuatro años, porque la inversión en conocimiento e innovación no solo es asunto de ordenar más recursos, sino de generar capacidades, condiciones y cultura en las universidades y en las empresas para que haya demanda sostenida de investigación y desarrollo para la innovación (I+D+i).

Tal es la confusión de Duque, que propone concentrar la mayor cantidad de la inversión del 1,5 por ciento del PIB en CTeI, en medicina, la genómica de última generación, la biotecnología y la agricultura. Pero nada dice sobre el desarrollo de una industria de software, aun cuando dicha industria se basa en I+D+i y es el pilar de la economía naranja. Sin embargo, él intentará impulsarla solo con una mayor masa de programadores.

Economía naranja: una ilusión inalcanzable

En los siete proyectos estratégicos de la propuesta de Fajardo, la economía naranja corresponde a dos de ellos: economía digital – industrias 4.0, e industrias creativas y culturales, como ocurre en los países avanzados y en las economías emergentes más dinámicas. Entonces, solo con economía naranja es imposible lograr metas de crecimiento y de cambio estructural. 

Según la OCDE, la inversión en I+D+i en industrias de la economía naranja es la más baja en el mundo. Estas industrias naranja se ocupan más de aplicar de forma creativa una rama inmensa de tecnologías intensivas en I+D+i. Por lo tanto, si las industrias de base no se desarrollan, es imposible que las industrias naranjas puedan liderar el desarrollo de la nación.

Al no tener un marco de política productiva y de CTeI para transformar a largo plazo la dependencia de los commodities minero-energéticos, es imposible que el PIB pueda crecer al 5 o 6 por ciento, como también propone Duque.  

Duque pretende también establecer incentivos de exención del impuesto de renta durante cinco años a las empresas que generen empleos formales permanentes en industrias naranjas. De llevarse a cabo, la propuesta provocará una proliferación de nuevos emprendimientos de limitado valor agregado, tal como ocurre con las apps que impulsa el MINTIC. Al final, el balance no será el mejor.

Duque prevé la creación del viceministerio de Economía Naranja en el Ministerio de Cultura para articular las acciones del Consejo Nacional de Economía Naranja y el Fondo Nacional para el Desarrollo de la Economía Naranja. También propone crear Áreas de Desarrollo Naranja (ADN), que articulen la inversión privada en espacios para los negocios creativos (clústeres, coworkings, etc.), con la renovación de los espacios urbanos que rodean los distritos de los negocios.

Todas estas son acciones necesarias para desarrollar una economía naranja sólida, pero solo tendrán un impacto positivo si hacen parte de unas políticas de desarrollo productivo, de innovación y emprendimiento. Sin estas políticas, la economía naranja de Duque será una ilusión.

Gustavo Petro: muchas ideas, pocas acciones

Candidato presidencial, Gustavo Petro.
Candidato presidencial, Gustavo Petro. 
Foto:  Alcaldía Mayor de Bogotá

Las propuestas económicas de Petro son muy ambiciosas y en varios casos, radicales.  Pero no se especifica a través de qué políticas, estrategias o programas las llevaría a cabo.

Como no supera el nivel de los enunciados, sus propuestas tendrían dificultades en pasar de la mera narrativa a acciones concretas de gobierno. Por lo tanto, es muy probable que una buena idea acabe en una frágil aplicación.

Las propuestas de Gustavo Petro tendrían dificultades en pasar de la mera narrativa a acciones concretas de gobierno.

Para dar un ejemplo, Petro propone lo siguiente: “Reindustrializaremos sectores estratégicos como el metalmecánico, textil, informático, el transporte, la producción de materiales para la construcción y de gestión integral de residuos sólidos y líquidos, entre otros; fomentaremos el desarrollo científico y tecnológico, así como la consolidación y la estabilización de pequeñas y medianas empresas. Diversificaremos nuestras exportaciones (…), habrá mayor educación y formación científica para producir y exportar bienes y servicios inteligentes, rentables y útiles a la sociedad”

El candidato propone reindustrializar la economía, pero no dice cómo hacerlo. Habla del sector metalmecánico, pero también de textiles y salta al sector informático. Después, brinca al uso de tecnologías limpias en transporte, a los materiales para la construcción y a la gestión integral de residuos, sin contar cómo sería la acción en ciencia y tecnología, la estabilización y el apoyo a las pymes, cómo diversificaría las exportaciones para incluir  bienes y servicios inteligentes.

Como ningún otro candidato, su propuesta hace especial énfasis en el desarrollo sostenible. Petro menciona algunas acciones, todas válidas, pero sin una política para desarrollar las industrias de las energías alternativas y otras industrias y tecnologías de los nuevos negocios ecológicos, como parte de la estrategia de reindustrialización de nuevo tipo.

A pesar de lo anterior, la propuesta que más se destaca es transformar Ecopetrol en una empresa del conocimiento para el desarrollo de energías alternativas, sin perjuicio de la  extracción petrolera durante la transición.

Sergio Fajardo: educación y desarrollo productivo

Candidato de la Coalición Colombia, Sergio Fajardo.
Candidato de la Coalición Colombia, Sergio Fajardo. 
Foto: Flickr - Angélica Zambrano

El despegue de una economía productiva requiere de la formación de ciudadanos, trabajadores y empresarios que puedan aplicar su conocimiento en la actividad económica. Por eso Fajardo propone usar el conocimiento para potenciar la producción de alto valor agregado, la innovación en las empresas y la transformación de las comunidades.

Las propuestas de Sergio Fajardo no incluyen de dónde saldrán los recursos para los proyectos estratégicos, ni cómo se estructuran y aplican.

El candidato de la Coalición Colombia propone tres ejes:

  • La educación como clave para desencadenar el proceso;
  • La sostenibilidad ambiental como sello para un desarrollo económico sostenible, y
  • Los Objetivos de Desarrollo Sostenible como referente principal para la fijación de metas de gobierno.

A su vez, la propuesta se agrupa en cinco grandes pilares:

  • Desarrollo productivo
  • Política social
  • Responsabilidad económica
  • Plan de reactivación
  • Proyectos estratégicos

Por razones de espacio, me ocuparé solo del primer pilar y de los proyectos estratégicos.

Desarrollo productivo

Hará más eficiente, sofisticado y diversificado el aparato productivo colombiano; es decir, mejorará la productividad de las actividades económicas existentes e impulsará nuevas actividades. Si es así, la política de desarrollo productivo deberá:

  • Apoyar actividades que ahora jalonan las exportaciones, el empleo, los ingresos tributarios;
  • Apoyar actividades de alto valor agregados que en los últimos años han empezado a consolidar un posicionamiento internacional (naval, servicios de salud de alta complejidad, por ejemplo);
  • Impulsar las que van a emerger como industrias avanzadas (sector aeronáutico), otras de la revolución 4.0 y las energías alternativas.

En total: tres grandes ramas de bienes y servicios, que tendrán algunos instrumentos de corte transversal y otros de uso específico según sus características e impactos en la economía. Así es la economía de la innovación para el desarrollo.

Con estos criterios, se articularán los sectores productivos con los siete proyectos estratégicos basados en educación, ciencia, tecnología, innovación, emprendimiento y cultura (ECTIEC) y las agendas regionales de desarrollo productivo.

Para ello, el presidente liderará directamente la agenda de desarrollo productivo y se reunirá cada mes con el Consejo Nacional de Competitividad y de CTeI. El DNP volverá a su vocación histórica como la entidad que lidera las prioridades presidenciales en el gobierno.

Se fortalecerá el Sistema Nacional de Competitividad, Ciencia, Tecnología e Innovación para crear un potente ecosistema de innovación que apoye la investigación básica y aplicada en centros de investigación y universidades, la transferencia de tecnología al sector empresarial, la creación de empresas y su crecimiento y que incentive el capital de riesgo e impulse la globalización de empresas y tecnologías exitosas.

La política productiva tendrá cuatro frentes para un aumento sostenido de la productividad.

Enfoque Territorial. Los gobernadores y alcaldes, en articulación con el Gobierno Nacional, definirán e implementarán las agendas productivas de sus territorios, y el presidente se reunirá una vez al año con cada una de las Comisiones Regionales de Competitividad (CRC).

Sofisticación y eficiencia. El objetivo es una mayor complejidad de lo que se produce y el aumento de la productividad de las actividades económicas existentes.

Diversificación. Se propone el apoyo y seguimiento a las empresas para que innoven y se expandan hacia nuevas industrias. El fomento a la creación de nuevas empresas y a la entrada a nuevos sectores es el motor de desarrollo del tejido empresarial y del ecosistema de emprendimiento, el cual tendrá atención del Estado desde la creación, la supervivencia en los primeros años y durante el proceso de crecimiento de los nuevos emprendimientos. Sería deseable que Innpulsa se convierta en una agencia del Estado

Habrá un apoyo al emprendimiento social y un paquete de apoyo integral para la supervivencia en los primeros años de las MIPYMES (Estrategia de Cero a Siempre Empresarial).

Exportaciones y comercio internacional. La política comercial se enfocará en lograr mayor acceso al mercado global de los productos y servicios que surjan de los esfuerzos de la política de desarrollo productivo, lo que incluye la revisión de los TLC.

Proyectos estratégicos: objetivos de país

Los siete proyectos estratégicos iniciales son:

  • Biotecnología;
  • Ecoturismo;
  • Energías renovables;
  • Economía digital e industrias 4.0;
  • Industrias culturales, artesanales y creativas;
  • Agroindustria;
  • Ciudades sostenibles.

Debería sumar las industrias de salud (mejores servicios, más I+D+i, y nuevas empresas innovadoras derivadas de emprendimientos más sofisticados y disruptivos) para desarrollar industrias y servicios de alta complejidad, que serían parte de un mejor servicio de salud para todos.

A pesar de que la propuesta no incluye de dónde saldrán los recursos para estos proyectos, ni cómo se aplican, es en definitiva la más estructurada y consistente de las tres.

La política económica y las acciones de la ECTIEC necesitarán un banco de desarrollo, que debe discutirse junto con los otros miembros de la Coalición, porque el acuerdo programático de la Coalición Colombia fue definido por doce años.

Debilidades y fortalezas de los tres candidatos

En Duque, la principal fortaleza está en las propuestas de economía naranja, aunque sin una política de desarrollo productivo puedan ser ilusorias. Otra de sus debilidades es la incertidumbre sobre el futuro del proceso de paz.

En Petro, la gran fortaleza es el énfasis en materia ambiental y de sostenibilidad de las ciudades y el campo. Su talón de Aquiles, como ya expliqué, es no especificar cómo llevará a cabo sus propuestas en cuanto a políticas, estrategias y programas concretos.

En Fajardo, la principal fortaleza es el énfasis en la educación y el desarrollo productivo con ECTIEC, aunque deja todavía cosas para mostrar en el camino.

Tanto para Fajardo como para Petro, la renovación del campo es muy importante. En Duque, el campo es marginal y tiene escasas y ya conocidas acciones.

En Fajardo y Petro la equidad está a lo largo de sus propuestas, en Duque son enunciados de más de lo mismo.

*Analista, consultor e investigador independiente. http://www.jaimeacostapuertas.blogspot.com
twitter@acostajaime

 

Escribir un comentario

“Los comentarios en Razón Pública están sujetos a moderación, (de 8 am a 6pm hora de Colombia) con el fin de garantizar un intercambio de opiniones en tono respetuoso - serán bienvenidas la crítica aguda y la ironía - que enriquezcan el debate y resulten interesantes para lectores y autores.
En consecuencia, no se aceptarán comentarios del siguiente perfil:
1. Que constituyan descalificaciones, ataques o insultos contra los autores o contra otros participantes del foro de comentarios.
2. Que incluyan contenidos, enlaces o nombres de usuarios que razonablemente puedan considerarse insultantes, difamatorios o contrarios a las leyes colombianas.
3. Comentarios sin sentido o repetidos, que serán eliminados sin piedad.

Los comentarios no reflejan necesariamente la opinión de Razón Pública, sino la de los usuarios, únicos responsables de sus propias opiniones.”


Código de seguridad
Refescar

Comentarios  

Gissell padilla
-1 # GUATAVO PETROGissell padilla 08-05-2018 12:01
Bueno en mi concepto es mucho prometer y nada hacer pero con petro notaremos el cabio en colombia nuestro pais a sido gobernado por las mismas 5 familias con mas dinero en este pais pero por una parte es culpa de nostros los pobres ya que no hacemos escuchar nuestra vz frente a las injusticias que se ven dia a dia en nuestra republica colombiana decidamos a conciencia y no porque el señor candidato nos promete algun recurso el cual nos fue robado a nosotros mismos bueno solo es la opinion de una niña de 14 años ..... 8)
Responder | Responder con una citación | Citar | Reportar al moderador

Esta semana en Razonpublica