facebook   twitter   youtube 

Venezuela

(Tiempo estimado: 5 - 10 minutos)

Ingreso de venezolanos a Colombia.

Francesca Ramos

Las propuestas de los candidatos

Unos prometen medidas contundentes y otros no dicen mucho sobre una crisis central para Colombia, pero en ninguno de los candidatos se asoma la esperanza de un mejor convivir con el vecino.  

Francesca Ramos*

Discusión inusual

Tradicionalmente la política exterior no ha ocupado un lugar destacado en las campañas presidenciales de Colombia.

En un mundo globalizado y con varias crisis internacionales, formular propuestas sobre la política exterior, la agenda internacional, las relaciones con los aliados estratégicos o los vecinos no era usual o se hacía de manera fragmentaria por no ser de gran interés para los electores.

Pero esta vez al revisar los programas de los candidatos, se encuentra que principalmente Germán Vargas y Gustavo Petro hacen propuestas generales al respecto. Aunque con mayor desarrollo el primero, ambos tienen entre sus objetivos convertir a Colombia en un país líder en la región. Petro va más lejos: propone posicionarlo como líder mundial.

A pesar de lo anterior, la discusión de la política exterior es bastante pobre en la campaña (y así lo muestra Walter Arévalo en esta misma edición de la revista), con excepción del caso de Venezuela.

Y no es para menos. Cuando se comparten 2.219 kilómetros de una frontera compleja, viva y porosa como la que compartimos con Venezuela, que obliga a que existan mecanismos de cooperación para evitar problemas mayores, no se puede ignorar el avance de un régimen cada vez más autoritario.

La importancia de Venezuela

Candidatos presidenciales 2018.
Candidatos presidenciales 2018. 
Foto: Elaboración Propia

El tema de Venezuela en el debate político interno no es nuevo. En las últimas campañas presidenciales se utilizó para decir qué tan cerca estaría el contendiente de conducir a Colombia por las sendas del chavismo. Lo mismo ocurre esta vez: Vargas Lleras y Duque asocian a Petro y su discurso con Hugo Chávez por sus propuestas antisistema.

Venezuela está casi todos los días en los titulares de la prensa colombiana. Es un tema particularmente sensible que ya tiene consecuencias políticas internas. La crisis multidimensional que padecen los venezolanos ha producido una presión sin precedentes, un reto mayor para el próximo gobierno en materia de atención a los migrantes –entre ellos muchos colombianos que han retornado– y de integración social.

Encuentre en RP: Migrantes venezolanos ¿Cuántos son? ¿Cómo deben ser tratados por Colombia?

Es difícil sacar a Venezuela de la discusión política actual. Aparte del problema de la convivencia con un régimen enfrentado con Colombia, la relación con Venezuela implica otros retos. Los principales son:

La discusión de la política exterior es bastante pobre en la campaña (y así lo muestra Walter Arévalo en esta misma edición de la revista), con excepción del caso de Venezuela. 
  • La inmigración acelerada y creciente;
  • La situación inestable de la frontera creada por los negocios ilegales impulsados por una economía con un régimen de cambio y de producción controlados;
  • La protección que algunas zonas de Venezuela ofrecen para grupos armados (particularmente el ELN) y narcotraficantes que encuentran allí un lugar de refugio y aprovechamiento de los dólares que produce su negocio.

Todo esto ocurre sin que haya un embajador de Colombia en Venezuela, una institución binacional operando o una agenda funcional. Por ello los desafíos en materia de política bilateral son varios, particularmente en cuanto a seguridad en la frontera.

¿Qué dicen los candidatos?

Al revisar las propuestas de los candidatos, tanto en sus programas de gobierno como en foros y debates, se encuentra que:

  • Venezuela es uno de los ejes que propone Vargas Lleras en materia de política exterior. Aborda puntualmente el problema migratorio, pero no como un tema de la futura agenda bilateral y regional, sino como un asunto de política interna. En sus declaraciones ha sido el candidato con el discurso de tono más nacionalista, con la contradicción de que al mismo tiempo desalienta la xenofobia.

Entre las propuestas de Vargas es llamativa la de aumentar la seguridad en la frontera para “garantizar la seguridad nacional y la unidad territorial”. Propone crear una guardia fronteriza con una política de cero tolerancia a la incursión de las Fuerzas Armadas venezolanas. También advirtió que no nombraría un embajador de Colombia en Venezuela.

  • En materia de política exterior, Humberto de la Calle solo tiene un documento titulado “Propuesta para la frontera colombo-venezolana”, donde hace un diagnóstico de la situación migratoria, de contrabando y de desempleo en Cúcuta.

Allí explica el manejo que le daría a la migración, que, como en el caso de Vargas, tendría un enfoque de política interna, no bilateral, aunque hace un llamado claro a evitar la xenofobia y a manejar el tema bajo la guía de la solidaridad.

Así mismo, De la Calle propone la lucha contra el contrabando, una preocupación compartida con Vargas y Duque. Establecería –igual que estos últimos– un mayor control en la frontera para proteger la soberanía territorial y enfrentar la delincuencia mediante vínculos más estrechos con la comunidad y el aumento del pie de fuerza y la inteligencia con apoyo tecnológico en zonas críticas de la frontera.

  • Duque también se ha referido al tema migratorio. Tiene coincidencias básicas con cada uno de los otros candidatos que abordan el problema. Propone mecanismos de atención a los inmigrantes en materia de salud, educación para los niños y empleo para que compitan en igualdad de condiciones con los colombianos.

Una de las pocas diferencias entre los candidatos se refiere a cómo financiar la necesaria atención para los inmigrantes. Vargas, de la Calle y Duque afirman que es preciso apelar a las instancias internacionales para financiar un problema que es de varios países, no solo de Colombia. Sin embargo, Duque propone dos soluciones puntuales para hacer ayudar a resolver el problema:

  • Los 350 millones de dólares que hay para verificar el Acuerdo de paz –para burocracia, según él– deben utilizase para la atención en salud, educación y empleo a los migrantes.
  • Debe hacerse un acuerdo de cuotas de manejo de inmigrados por país de América Latina, como lo han hecho los europeos.

De manera más general, Duque también propone reforzar las fronteras y zonas críticas con el uso extensivo de monitoreo electrónico y satelital. En foros habló de la necesidad de apoyar el regreso de la democracia a Venezuela, y se refirió a los costos que ha tenido la coexistencia con un régimen como el venezolano, en particular en el aspecto comercial.

Venezuela es uno de los ejes que propone Vargas Lleras en materia de política exterior.

Agregó que como presidente denunciaría a Nicolás Maduro ante la Corte Penal Internacional –con lo cual continuaría su acción como senador– para que se le abra una investigación de oficio al “dictador”.

El tema de la denuncia ante instancias internacionales también lo ha abordado De la Calle, quien actuaría ante el Consejo de Seguridad de Naciones Unidas, pese a que la presencia de Rusia y China –aliados cercanos de Venezuela– impediría el avance de cualquier propuesta.

Duque acudiría al Consejo de Seguridad, pero como instancia de cumplimiento de la Resolución 1373 de 2001, que sanciona a cualquier país que albergue a grupos armados, como hace Venezuela con el ELN.

Pero de la Calle fue incluso más lejos en materia bilateral: dijo que rompería relaciones con Venezuela.

¿Y los demás candidatos?:

  • Las respuestas de Petro a las preguntas sobre Venezuela son escuetas, cuando las hay. Se ha limitado a responder que enfrentaría la migración exportando alimentos a Venezuela y que a través de su política exterior conduciría a Venezuela a la Convención Americana. Ignora que este país país denunció la Convención Americana sobre Derechos Humanos hace cinco años.
    • Fajardo habla igual o menos que Petro sobre Venezuela. Menciona la necesidad de unas relaciones internacionales independientes y el apoyo a las instituciones internacionales. En su viaje a Cúcuta habló de la necesidad de utilizar el plan de fronteras propuesto por su candidata vicepresidencial, Claudia López, aunque no especificó de qué se trataba. Sin embargo, con respecto al manejo de la relación bilateral en una entrevista que concedió al New York Times y otra concedida al periódico El Tiempo advirtió que "hara un esfuerzo por mejorar las relacions diplomáticas con Venezuela, porque la solución va a estar allá adentro y no es militar". Resalta la importancia de la diplomacia para resolver conflictos, la necesidad de trabajar las diferencias, y de no desatar una guerra con el vecino país. 

Lea también: Venezuela y la revolución perpetua.

Amanecerá y veremos

Política exterior.
Política exterior.  
Foto: Cancillería

Con lo anterior quedan claras varias cosas.

Al analizar las propuestas de Vargas, Duque y de la Calle se concluye que la situación actual –sin embajador, sin relaciones e intentando sacar a Maduro mediante la diplomacia y las instituciones internacionales, en un esfuerzo coordinado con otros países– avanzaría por la senda de las denuncias internacionales y la ruptura de las relaciones bilaterales.

Una de las pocas diferencias entre los candidatos se refiere a cómo financiar la necesaria atención para los inmigrantes. 

No hay pistas sobre cuál sería la política de Petro aparte del hecho de considerar a Maduro como un dictador, esto último al igual que el resto de los demás candidatos.

Fajardo, por su lado, propone hacer un esfuerzo para mejorar las relaciones diplomáticas, aunque no dice cómo lo va a hacer. 

En relaciones internacionales se dice que no hay ideologías sino pragmatismos. Se puede tener aversión al régimen vecino, pero hay que convivir y resolver los problemas comunes, y para eso se necesitan unas relaciones (Fajardo lo menciona) y una agenda mínima que ningún candidato parece tener.

¿Se trata de una posición de campaña o de una realidad política? En poco tiempo lo sabremos.

Y el problema de Venezuela sigue creciendo sin que se vea luz al final del túnel.

*Directora del Observatorio de Venezuela, Facultad de Ciencia Política, Gobierno y Relaciones Internacionales, Universidad del Rosario.

Escribir un comentario

Agradecemos a los investigadores, académicos y profesionales que contribuyen con sus artículos, declaraciones y caricaturas inéditos para ser publicados en la Revista Razón Pública. Los autores son responsables de sus ideas y de la presentación de los hechos en este documento.

“Los comentarios en Razón Pública están sujetos a moderación, (de 8 am a 6pm hora de Colombia) con el fin de garantizar un intercambio de opiniones en tono respetuoso - serán bienvenidas la crítica aguda y la ironía - que enriquezcan el debate y resulten interesantes para lectores y autores.
En consecuencia, no se aceptarán comentarios del siguiente perfil:
1. Que constituyan descalificaciones, ataques o insultos contra los autores o contra otros participantes del foro de comentarios.
2. Que incluyan contenidos, enlaces o nombres de usuarios que razonablemente puedan considerarse insultantes, difamatorios o contrarios a las leyes colombianas.
3. Comentarios sin sentido o repetidos, que serán eliminados sin piedad.

Los comentarios no reflejan necesariamente la opinión de Razón Pública, sino la de los usuarios, únicos responsables de sus propias opiniones.”


Código de seguridad
Refescar

Esta semana en Razonpublica